27 enero 2015

MONTE RUSHMORE & MEMORIAL CABALLO LOCO

J.J.D.R.
Y se fue tallando el granito hasta que la piel de la montaña se transformó en una fotografía conocida, revelando cuatro rostros de enormes proporciones de firme rictus, que modificaron para siempre la faz natural de valle, que pasó a ser desde entonces vigilado de cerca por la memoria pétrea de aquellos que gestaron el inicio de los EE.UU. de América.

MONTE RUSHMORE Foto www.vanitatis.elconfidencial.com
El Monte Rushmore es posiblemente uno de los iconos más representativos de los Estados Unidos de América. Está ubicado en Keystone en el Estado de Dakota del Sur, y la superficie de lo que hoy día es el Memorial Monte Rushmore abarca los 5,17 kilómetros cuadros. En una de las escarpadas paredes del monte, fueron tallados los rostros de los presidentes George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abrahan Lincolm, como representantes de los primeros 150 años de historia del país.

Foto www.boschce.es
Para tan importante reconocimiento, era necesario emplearse a fondo y crear, a ser posible, una obra que se convirtiera en algo más que un monumento, y más que una obra de arte…se buscaba erigir un icono que definiera la grandeza de un pueblo. Para tal empresa se confió en el escultor estadounidense Gutzon Borglum, quien se había especializado en su carrera en todo lo referente al mundo norteamericano.
Gutzon Borglum, hijo de inmigrantes daneses y nacido en 1867 en St. Charles, lugar cercano a Bear Lake en Idaho, comenzó a horadar el granito de la montaña un 4 de octubre de 1927. Su ardua tarea, precisó la ayuda de más de 400 trabajadores, quienes pertrechados de picos y anclados a andamios y cuerdas, se enfrentaron a la pared rocosa a 152 metros de altura.

GUTZON BORGLUM Foto www.sahearttofinnovation.com
Bajo la atenta dirección de Gutzon, durante 14 años se fue dando forma a los afamados rostros, picando narices de 6 metros de largo, bocas de 5,5 metros de anchura, y ojos que miden de un extremo a otro 3, 4 metros. La altura de cada cabeza es de 18 metros. El escultor, buscando la manera de replicar en las pupilas de los rostros la mayor vivacidad posible, halló la manera de emitir luz en los ojos gracias a la propia naturaleza de la montaña, dejando sobre cada pupila una veta de granito de 56 centímetros para que la luz que reflejara sobre ella le confiriera mayor viveza a los rostros.

Foto www.archive.cyart.org
En el museo que se encuentra dentro del Memorial, se pueden apreciar las herramientas utilizadas para la obra, así como las maquetas en yeso que Gutzon Borglum talló antes de emprender la obra.

Foto www.archive.cyart.org
Gutzon no llegó a ver concluida su magna obra, la cual en un principio estaba diseñada para mostrar las esculturas hasta la cintura, pues falleció el 29 de marzo de 1941, apenas unos meses antes del 31 de octubre de 1941, fecha en la que se inauguró el monumento. Fue su hijo Lincoln Borglum, quien había formado parte en las labores de construcción, quien tomo las riendas del proyecto y acabó la obra iniciada por su padre.

Foto www.sobrefotos.com
Las actuaciones de restauración del emblemático monumento son cotidianas, representando un arduo trabajo que requiere de especialistas en altura que se encargan de quitar líquenes y suciedad que se impregna en la roca, aunque la mayor tarea en este sentido, se llevo a cabo en el año 2008 por parte de la empresa Alfred Karcher GMBH8 Co. utilizando grandes chorros a presión para limpiar los rostros.


El lugar elegido para llevar a cabo la construcción del monumento, represento no pocos problemas para los implicados en el proyecto, pues el monte Rushmore forma parte de las Montañas negras, lugar sagrado para los indios Lakota, habitantes de esas tierras desde tiempos inmemorables. De hecho, en un principio, se sugirió la idea de representar en la pared del Rushmore a los afamados, aunque alguno no tan noble, héroes de la conquista del Oeste americano. Sin duda la elección final, fue la mejor posible, ya que hubiese sido una herida muy dura en la memoria y en la tierra de los indios norteamericanos.

Foto www.globeholidays.net
De hecho, hasta que leí sobre ello no hará mucho, desconocía la existencia de un proyecto que está en construcción en la actualidad y que trata de dignificar y llevar también a las alturas la memoria de los indios Lakota; pues a pesar de que la historia siempre la escriben los vencedores, la huella indeleble de los más débiles existe, y a mí me encanta descubrir su valía.
Korczak Ziolkowski nació el 6 de septiembre de 1908 en Boston. Sus padres, de origen polaco, fallecieron cuando Korczak solo tenía un año de edad, por lo que su infancia la pasó en casas de acogida. Dese muy pequeño mostró grandes habilidades para las artes, y la escultura le maravillaba. Ya convertido en un reconocido artista, en el año 1939 recibe una carta que le cambiaría la vida. 

KORCZAK ZIOLKOWSKI Y GRAN JEFE LAKOTA
La inesperada misiva, llegaba de la mano de un anciano jefe Lakota conocido como Henry Oso Erguido, que residía en la reserva india de Pine Ridge en Dakota del Sur. En su escrito, el jefe indio le mostraba su disconformidad con la ejecución del proyecto en el Monte Rushmore, al entender que si había que hacer algún tipo de homenaje en su sagrada tierra, este debía ser hacia alguien de su pueblo, y dejaba constancia de que no hablaba en nombre propio sino en palabras de otros muchos ancianos jefes sioux de la región. “Nos gustaría que los hombres blancos entiendan, que nosotros los pieles rojas también tenemos nuestros grandes héroes”.

MEMORIAL CABALLO LOCO Foto www.locuraviaje.com
La propuesta del anciano indio era erigir en un lugar de las montañas negras la escultura más colosal de toda la Tierra. Y para tal proyecto pensaron en Korczak por su habilidad y familiaridad con la zona. El proyecto entusiasmó de inmediato al artista, y mantuvo durante tiempo reuniones con grupos de los principales jefes indios de la zona, en las que conoció a Ruth Ross quien terminaría siendo su segunda esposa.

Foto www.noticiasineditas.com
 Pero el proyecto se paralizó debido a la entrada de los EE.UU. en la segunda guerra mundial, donde Korczak participó activamente en la playa de Omaha en el desembarco de Normandía resultando herido.

KORCZAK JUNTO A MAQUETA Foto www.s9.com
Durante un largo periodo, meditó sobre qué escena podría representar, decidiéndose por una muy especial nacida de un relato que llegó a sus oídos. Contaba el relato cómo un comerciante se mofó del gran jefe sioux Tasunka Witko más conocido como Caballo loco cuando prácticamente toda su tribu terminó confinada en reservas, y riéndose desafiante le preguntó ¿Dónde están tus tierras ahora?, a lo que Caballo loco, tras mirar al horizonte y señalar con su brazo extendido por encima de su montura contestó – “Mis tierras están donde yacen mis muertos”

CABALLO LOCO Foto www.imagui.com
Korczak tenía su escena. Y sobre el saliente de 200 metros de una de las sagradas montañas negras, apenas a 13 kilómetros de la colosal obra de Gutzon en el Monte Rushmore, un 3 de junio de 1948 procedió a detonar las primeras diez toneladas de dinamita para despejar el terreno. En aquella primera jornada, asistieron centenares de personas, entre los que estaban cinco de los nueve supervivientes de la batalla de Little Bighon del 25 de junio de 1876.

Foto www.abc.es
Durante su primer periodo de construcción extendió una red de tuberías de 620 metros de longitud por la que trasportaba el combustible necesario para abastecer los martillos neumáticos. A medida que ascendía en altura, elevaba bajo él una intrincada amalgama de tableros de madera a modo de escalera que llegó a alcanzar los 741 peldaños, convirtiéndose en un verdadero problema cada vez que, estando en las alturas, el compresor se apagaba y tenía que bajar para volver a encenderlo. Solía contar que, este desafortunado imprevisto, le ocurrió en una sola jornada 9 veces consecutivas. Posiblemente estaréis pensando, ¿y es que no había nadie que pudiera hacer esta labor?, pues no, trabajó sólo durante muchos años.

Foto www.crazyhorsememorial.org
En las décadas de los años 70 y 80 logró dar forma al rostro de Caballo loco, aunque la obra se ralentizaba mucho al rechazar cualquier tipo de financiación estatal o gubernamental. Además sufrió dos infartos que le mantuvieron apartado de la faraónica obra durante largos periodos de tiempo. 

Foto www.20minutos.es
Korczak murió trabajando en su escultura en 1980 a la edad de 74 años. De antemano, sabía que no podría ver terminada su escultura, y dejó a su mujer y sus diez hijos instrucciones detalladas de cómo dirigir la fundación sin ánimo de lucro y poder terminar la obra algún día.

Foto www.dnevno.hr
Cuando en un futuro, espero no muy lejano, la figura de Caballo loco señalando el horizonte esté terminada, se convertirá en la mayor montaña esculpida de la Tierra. La estatua tendrá 195 metros de ancho por 172 de altura, y solo la cabeza del guerrero sioux se elevará 27 metros en las alturas. El complejo escultórico contará con el museo del indio americano y están previstas zonas de interpretación del entorno junto a varios centros de ocio. En mayo de este mismo año 2014 murió su esposa Ruth a la edad de 87 años. Ahora, La fundación recae en manos de sus hijos, que poco a poco, trataran de ver finalizado el sueño de su padre y de su madre, y con ello poder honrar la memorable memoria de los indios norteamericanos.

Aportes y Datos:
Página oficial memorial caballo loco
http://crazyhorsememorial.org/
Tectónica blog
http://tectonicablog.com/?p=21349
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Monumento_a_Caballo_Loco
http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Rushmore
http://en.wikipedia.org/wiki/Korczak_Ziolkowski
Abc
http://www.abc.es/tecnologia/redes/20140812/abci-bitacoras-estatua-caballo-loco-201408112110.html






24 enero 2015

GOBEKLI TEPE (EL TEMPLO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO)

J.J.D.R.
Cuando descolgué el teléfono la alegría invadió mi rostro. Al otro lado de la línea telefónica mi hermano Javier me alegraba una tarde monótona con su llamada. Muchos kilómetros nos separan, pero parecemos estar interconectados por un hilo imperceptible e invisible que vibra cada vez que uno quiere saber del otro.
Javier tenía cosas interesantes que contarme.


Tanto a mi hermano como a mí nos unen pasiones similares, y no dudamos en llamarnos cuando surgen noticias relevantes de índole histórica o cuyo trasfondo está relacionado con el misterio, las ciencias o la arqueología.
Aquella tarde mi hermano deseaba pasar un buen rato al teléfono. En cuanto comenzó a narrarme la noticia que me tenía preparada, noté por el tono de su voz que se trataba de algo importante.
¿Que sabes de Gobekli Tepe? –me soltó de repente.
La verdad es que no mucho,- contesté-.
Sé que el nombre pertenece a un yacimiento arqueológico encontrado en Turquía y… poco más.
Así es, -me contestó-, -Gobbekli Tepe es un yacimiento encontrado en Turquía, pero veo que no estás al tanto de la magnitud que puede tener lo que allí han descubierto-…sonrió para añadir seguidamente- ponte cómodo y disfruta, porque lo que vas a escuchar es una auténtica bomba que te va a encantar-…

GOBEKLI TEPE

Gobekli Tepe, cuya traducción es “Monte Ombligo”, se encuentra en el punto más elevado de una colina cercana a la ciudad turca de Sanliurfa, la antigua Urfa o Edessa.
La árida y desértica región se expande hasta escasos 15 kilómetros de la frontera con Siria, Irán e Irak, cercada por los cauces de los ríos Eúfrates y Tigris.
En el año 1994 gracias a un hecho casual, como suele suceder con los grandes descubrimientos, el destino se adueñó de los pasos de un pastor de origen Kurdo que guiaba su ganado por la colina Panzuda. Azotado por un sol inclemente y despiadado, el hombre buscó refugio bajo la escasa sombra que desprendía una vieja morera. Cuando se hubo sentado para descansar, se percató de la cercanía de unas piedras de extraño aspecto. Movido por una incipiente curiosidad, recorrió los escasos metros que le separaban del lugar. 


PASTOR KURDO AUTOR DEL HALLAZGO
Pisando ya el terreno donde estaban las piedras, descubrió que sobre los márgenes y los pulidos cantos de las extrañas rocas aparecían signos y dibujos de animales de formas extravagantes. Enseguida se percató de la importancia que podían tener aquellas piedras grabadas y decidió avisar a las autoridades competentes.

Foto www.iniciativadebate.org
Aquel hombre, sin saberlo, estuvo sentado a solas en el epicentro de la civilización humana, a escasos centímetros del primer templo ritual del hombre, cuyas piedras, las mismas que el pastor tocó con temor y recelo, fueron erigidas hace nada más y nada menos que 11500 años, y que arqueólogos e historiadores creen podían pertenecer al auténtico Edén del Génesis bíblico.
Al menos eso es lo que opina el director de las excavaciones en Gobekli Tepe el arqueólogo Klaus Schmidt del Instituto Alemán de Arqueología, excavación que comparten con los científicos del Museo de Sanliurfa.

Foto www.redicicreations.com
Para Schmidt no es nada descabellado pensar seriamente en paralelismos entre Gobekli y el Edén del relato bíblico. Lo que han encontrado ciertamente avala esta hipótesis.
Cuando comenzaron las excavaciones, pronto se pudo comprobar que se trataba de un yacimiento prehistórico. Al llegar al estrato primigenio, el más antiguo, las dataciones realizadas fijaron una fecha desconcertante para los científicos, 11500 años de antigüedad.
“Al minuto de verlo supe que tenía dos opciones: salir de allí y no contárselo a nadie o pasar el resto de mi vida trabajando en ese lugar” declaró Schmidt.
Las piedras con forma de T de enormes dimensiones, de 10 a 50 toneladas y más de 3 metros de alto, dibujan círculos que asemejan los radios de una rueda. Tienen brazos y manos grabados y pegados a los costados como simulando un cuerpo humano, pero carecen de rostro, boca, ojos o nariz.



Se han excavado 4 de los 20 círculos que estiman hay en la colina. De hecho, en casi una década de excavaciones, tan sólo se ha desenterrado un cinco por ciento del total del yacimiento, lo que apunta a que serán necesarias décadas para que salga a la luz todo el complejo.
Grabados en los frentes de las T de piedra, aparecen todo tipo de glifos y pictogramas animalistas. Hay zorros y jabalíes, leones, cocodrilos y venados, buitres, patos, escorpiones, arañas y todo tipo de insectos. Pero sin duda alguna la serpiente es el animal que más aparece sobre las pulimentadas piedras que se alzan sobre el terreno calizo. Las hay por doquier, en los muros, en las columnas, en las rocas, por todos sitios hay serpientes en extrañas simulaciones y formas.

“Y el hombre fue poniendo nombre a todos los ganados, a todas la aves del cielo, y a todas las bestias salvajes, pero no encontró una ayuda adecuada para él”. Gn.2, 23




En el centro de los círculos pétreos aparecen dos columnas igualmente en forma de T, de mayor tamaño, seis metros de altura. Los arqueólogos creen que es la primera representación de un hombre y una mujer, quizás, como epicentro de un ritual de fertilidad. Klaus Schmidt cree que puede tratarse de la primera representación de los dioses.
¡Un templo de hace 11500 años! El descubrimiento es tan impresionante y anacrónico, que cuestiona la cronología oficial del nacimiento de la civilización.
Gobekli Tepe es un gigantesco Ooparts fuera de contexto y hasta ahora inexplicable que deja en pañales construcciones como Stonehege, las pirámides de Egipto o las primeras edificaciones de las regiones Mesopotámicas.



Hasta el momento en el que se descubrió Gobekli Tepe la historia databa en fechas muy posteriores los inicios del hombre en el manejo del cultivo y el pastoreo de ganado.
Los constructores que erigieron Gobekli Tepe no conocían la rueda, la escritura, la cerámica, ni tan siquiera cultivaban el trigo. Aquellos hombres eran cazadores de gacelas y vivían en reducidas aldeas.
Pero en un momento muy concreto, hace 11500 años, algo sucedió, algo que, en espera de nuevos descubrimientos que puedan aportar luz al enigma, hizo que aquellos cazadores cambiaran sus costumbres y su forma de vida y, lo más curioso, les alentó a edificar templos y a comenzar a mitificar y ritualizar extraños dioses, rodeándose de esfinges de piedra varios milenios más antiguas que las encontradas en Egipto.



Para Schmidt no cabe duda de que Gobekli Tepe es un centro ceremonial.
Los restos arqueológicos encontrados atestiguan el sacrificio de animales en ritos arcaicos. No se han encontrado restos humanos ni enterramientos, lo que también acentúa más el hecho de que el complejo fuese un templo de peregrinación de gran influencia que estaba dirigido seguramente por una clase social sacerdotal o de chamanes.
Pero ¿quiénes eran esa clase social capaz de convencer a hombres tan primitivos de la necesidad de construir tan grandes templos?



No olvidemos que cada columna en forma de T podía pesar de 10 a 50 toneladas, lo que supone la intervención de más de 500 personas para su transporte, y teniendo en cuenta que realizaron el trabajo de construcción con herramientas de piedra totalmente rudimentarias.
¿Qué necesidad tenían? Las preguntas se amontonan sin respuesta.
Los especialistas dicen de Gobekli Tepe que es una “supernova”, una luz estelar en la oscuridad de la humanidad, una “edad dorada en plena edad de piedra”.
Cuando en todo el mundo no había un solo núcleo de hombre que viviese como campesinos, en Monte Ombligo se comenzó a domesticar el cultivo del trigo y se formó probablemente la primera sociedad sedentaria de la humanidad.



El Instituto Max Planck para la investigación de cultivos de Colonia, llevó a cabo un estudio genético sobre 50 tipos de escanda moderna realizado por investigadores italianos y alemanes, cuyos resultados señalaron la zona de Gobekli Tepe como el lugar en el cual se originó la agricultura. Este dato no deja de sorprenderme.
Los cazadores nómadas se convirtieron en cazadores recolectores y, como en un Big Ban de la evolución, el ser humano se concentró en torno a un templo y experimentó un cambio radical en su manera de concebir la vida, y seguramente a través de los ritos celebrados en el templo, cambió su concepción de la muerte.



A pocos kilómetros del lugar donde se asienta Gobekli Tepe se encuentra la gruta en la que, según la tradición, nació Abraham. Precisamente en las inmediaciones de éste lugar, en el yacimiento de Balikligöl, arqueólogos turcos de la facultad de Herran, hallaron la escultura de un hombre de enigmático aspecto cuya datación es mil años más antigua que la de Gobekli Tepe. En la figura apenas se demarcan rasgos en su rostro y en su cuerpo de piedra. Bajo una redonda y pelada cabeza, los huecos vacíos de los ojos fueron cubiertos con pequeñas piedras negras de obsidiana. Su mirada vacía y penetrante hipnotiza a la vez que aterroriza. Sus brazos se entrecruzan por debajo de la cintura cubriéndose los genitales y en su pecho, dos líneas cruzan el tórax como si el misterioso ser vistiese un peculiar traje.



Otra gran noticia fue el hallazgo en la misma colina panzuda de una pequeña placa de esteatita (talco), de unos 4 centímetros de alto que tiene grabados dos signos muy peculiares, un árbol y una serpiente.
¿Quizás los signos de la placa querían identificar un lugar concreto?
Los geólogos junto con expertos climáticos afirman que hace 11500 años la región donde se encuentra el yacimiento era un auténtico vergel. El clima era suave y el agua de los numerosos ríos surcaba las colinas y los valles. Grandes rebaños de gacelas se alimentaban en las inmensas praderas verdes. Todo tipo de animales, aves y plantas, tenían su hogar en la región. Gobekli Tepe era un paraíso.
¿Puede que el Edén?



Para esta pregunta no hay respuesta cierta, pero los investigadores, aunque parezca una locura, piensan que puede haber algo de base real en el relato bíblico.
“El señor Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y en él puso al hombre que había formado”. Gn.2, 23
También Ezequiel en 28:14 señala; “el jardín del Edén estaba emplazado en un monte sagrado”. Gobekli Tepe sin lugar a dudas era un lugar sagrado.
Otra gran cuestión es averiguar quiénes eran los sacerdotes o chamanes del templo. Tenían que tener una gran capacidad de convicción. Seguramente su poder emergía del miedo y la superstición que inoculaban con sus ritos y sacrificios en el pueblo.
Nada sabemos de su procedencia y sus enseñanzas.
En su libro Enoch narra lo siguiente;
“Seres denominados vigilantes, se mezclan con humanos entregándoles las artes y ciencias prohibidas del cielo. Las hiervas y plantas, la metalurgia, el embellecimiento femenino y la astronomía”.




¿Las artes y las ciencias prohibidas del cielo?

En los ritos y leyendas sumerios, los Anunnaki, vivían con lo mortales proporcionándoles los rudimentos necesarios para su civilización.
En el relato bíblico, los Nefilim (gigantes o titanes, hijos de los hijos de Dios que se unieron con las hijas de los hombres), son idealizados como hombres-pájaro, representados como buitres encargados del tránsito de la vida a la muerte y que aparecen en relieves de Gobekli Tepe.
¿Son acaso los descendientes de los Nefilim o los Anunnaki, los sacerdotes o chamanes que oficiaban los sacrificios y ritos en Gobekli Tepe?

“Es evidente que aquí vivieron unos seres humanos que trataron de comunicar algo a otros congéneres de una forma perdurable” Sentencia el arqueólogo Klaus Schmidt.




De repente todo cesó. Toda la actividad de Monte Ombligo se esfumó, desapareció, y el templo ceremonial fue fulminado y arrancado de la luz para ser depositado bajo la oscuridad infinita de miles de centímetros cúbicos de arena y piedra.
Éste suceso es uno de los grandes misterios de Gobekli Tepe. Los arqueólogos no saben cuál fue la causa por la que en el 8000 a.C. los templos fueron enterrados, repudiados y abandonados por sus moradores. La forma en la que ocultaron los templos bajo tierra, llevó implícito un trabajo casi tan parecido al de su propia construcción. ¿Por qué se tomaron tantas molestias en enterrar Gobekli Tepe, y no optaron simplemente por destruirlo?
Incluso tuvieron que transportar piedras desde otros lugares para acabar de soterrar los templos. ¿Superstición, miedo, respeto?




Lo que ocurrió en Gobekli Tepe en aquel periodo de abandono, aun hoy día es una incógnita más de las muchas que planean sobre la colina panzuda. De lo que no cabe duda es de la importancia que tuvo en la época el estallido monumental que supuso el aprendizaje de aquellos humanos en Gobekli Tepe. Las bases de la civilización habían quedado establecidas. Los rudimentos esenciales para la creación de las primeras sociedades de cazadores recolectores estaban aprendidos. La semilla de la civilización estaba plantada y comenzaba a regarse, el tiempo haría el resto.




Durante un largo rato, mi mente se distrajo caminando por los áridos círculos enigmáticos de Gobekli Tepe, rodeado de grabados míticos de un mundo que aún no comprendemos. 
El silencio al otro lado de la línea telefónica me devolvió enseguida al sillón de mi casa. Después de haber logrado abrumarme con datos y encandilarme viajando a un pasado remoto, mi hermano Javier se despedía de mí con una frase que me dejó pensativo a la vez que conforme.
Acuérdate de Troya- me dijo- después colgó el teléfono.


Foto www.redicecreation.com
¿Qué tiene que ver Troya en todo esto? Se estarán preguntando.
Con Gobekli Tepe absolutamente nada.
Pero sí existe un paralelismo en el concepto de mito y realidad entre Troya y Gobekli Tepe.
Heinrich Schliemann dedicó su vida y su fortuna en descubrir un mito desoyendo frases lapidarias que le catalogaban de loco y soñador. Nadie le creía.
Afanado en la búsqueda de la mítica ciudad de la Ilíada de Homero, Schliemann descubrió Troya para la arqueología, para el mundo y para la posteridad, convirtiendo en realidad lo que para el mundo hasta entonces tan sólo era un mito y una leyenda.



Puede ser que el relato bíblico esconda las coordenadas que lleven directamente a esclarecer pasajes considerados hasta ahora parábolas o simples leyendas. Puede ser que de la mano de la arqueología, Gobekli Tepe sea el punto hacia donde apunten esas coordenadas y el relato bíblico del Génesis, en el que se detalla el lugar del comienzo de nuestra civilización llamado Edén, tan sólo esté esperando a que un nuevo Schliemann sea capaz de desoír las críticas y sacar a la luz la realidad de nuestra historia, aunque para ello la ciencia tenga que reescribir capítulos de la cronología establecida y aceptar que, a veces, las leyendas y los mitos pueden convertirse en realidad.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior Blog (Centinela del Sendero)
National Geographic
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/7363/gobekli_tepe_primer_templo_historia.html
Terra Antiquae
http://edizioni.oltre.it/public/Terrae%20Antiqvae%20del%2002-08-2011.pdf





























21 enero 2015

LA TUMBA DEL REY ANTIOCO I

J.J.D.R.
En la cima del monte Nemrut, ubicado en la cadena montañosa Antitauro en Turquía, se alzó el mausoleo funerario del rey Antioco I Commagene, como un ágora donde regalar elogio y gloria hacia un rey que se erigió dios, y que como tal quiso ser recordado ordenando construir un recinto flanqueado por colosales esculturas de piedra que representaban dioses y reyes helenos y persas, entre las que se erigió una muy especial, la de sí mismo, sedente escultura que su pueblo debía adorar junto al resto de deidades del antiguo panteón celestial.

MONTE NEMRUT Foto www.diariodelviajero.com
Una losa de piedra acompañada de un león descansa en la terraza oeste del mausoleo. Según los investigadores, las inscripciones que detallan la disposición estelar y la ubicación de planetas como Marte, Júpiter y Mercurio, señalaría la fecha de inicio de la construcción del recinto funerario, cuya fecha sería el 7 de julio del año 62. a.C.

OSMAN HAMDY BEY Foto www.anamoralesblog.com
El rey Antioco I mandó sesgar parte la cima del monte Nemrut para construir en dicho lugar su tumba, para lo que ordenó erigir una colina con piedras del tamaño de un puño. Flanqueando la sepultura, fueron construidas enormes esculturas de dioses helenos como Zeus, Apolo o Hércules, y persas como Ahura Mazda, Tique o Apolo- Mitra. Las gigantes esculturas sedentes, conocidas como hierotherion, medían entre 8 y 9 metros cuando fueron erigidas y todas ellas guardan las inscripciones con su nombre. Pero hoy día sus cabezas de dos metros andan esparramadas en la tierra. 

Foto www.viajar.elperiodico.com
Junto a las esculturas de los dioses también se construyeron enormes águilas y dos leones, y aún se conservan de manera excepcional grandes losas con inscripciones y grabados. En los ropajes que visten las esculturas se aprecia claramente la helenización artística expresada en el rostro de los dioses y reyes que fueron vestidos con los ropajes característicos persas.

DETRÁS SE OBSERVA LA MONTAÑA DONDE SE CREE ESTÁ EL SEPULCRO DEL REY
Los arqueólogos no terminan de ponerse de acuerdo en cuales fueron las causas de que estas grandes esculturas terminaran rodando por el suelo. En vista del deterioro explícito que algunas de ellas muestran en nariz o boca, se apunta a la posibilidad de que fueran derribadas por seguidores religiosos iconoclastas que veían las tallas como una ofensa. Aunque la causa más lógica sea que fueran derruidas por los asiduos temblores causados por los terremotos que han asolado históricamente la región, siendo ambas causas en conjunto otra posibilidad razonable.

Foto www.canalviajes.com
En la actualidad el conjunto arqueológico de Nemrut y Arsemia no ha sido restaurado y las tallas de piedra siguen estando en el mismo lugar en el que fueron halladas. Las primeras pesquisas para averiguar a quién pertenecía el conjunto escultórico de Nemrut fueron llevadas a cabo en el año 1881por el ingeniero alemán Charles Sester cuando realizaba la construcción de una carretera en la localidad de Diyarbakir. Tras alcanzar la cima y admirar el conjunto arqueológico, quedó maravillado ante la presencia de un pedazo de la historia de la humanidad que a todas luces se mostraba ante él como un legajo de papel en blanco sobre el que poder reescribir de nuevo su historia. Gracias a las menciones explícitas que Mester realizó, se envió a la zona al investigador Otto Punchstein para que liderara los trabajos para la academia real. Otto sería, tras un arduo trabajo de investigación, quién determinaría la procedencia del recinto en la civilización Commenage.


Desde entonces hasta la fecha las prospecciones arqueológicas y las investigaciones científicas no han cesado. Posteriores trabajos fueron realizados por Osman Hamdi Bey, quien posteriormente fundaría el Museo Arqueológico de Estambul, o el dilatado estudio realizado por la arqueóloga Teresa Goel y Friederic Karl Dörner entre los años 1953-1980. Los trabajos de investigación no cesan y gran parte de los restos arqueológicos con posibilidad de ser transportados están en el museo de Adiyaman. Pero Nemrut guarda aún su mayor secreto.


Pues el complejo funerario de Antioco I sigue ocultando su tumba, y nadie duda de que su ubicación esté en algún rincón aún no localizado, aunque todo hace prever que habría de desmontar la montaña de pequeñas piedras -cuya altura es de 50 metros y su diámetro de 150-, para dar con el cuerpo del rey.

Foto www.gezgintech.com
El tesoro histórico de Nemrut está en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987. Contemplar los escenarios históricos de Nemrut puede considerarse tan bello como sobrecogerse ante los atardeceres que se pueden disfrutar desde la cima de su escarpado lomo.

Aportes y Datos:
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Nemrut
Diario del Viajero
http://www.diariodelviajero.com/asia/monte-nemrut-cabezas-de-piedra-gigantes-en-un-santuario-patrimonio-mundial-unesco
Tectónica
http://tectonicablog.com/?p=21597









17 enero 2015

CAÑO CRISTALES


J.J.D.R

En Colombia, justo en la cuenca hidrográfica del Orinoco, se encuentra seguramente el río más hermoso del mundo conocido como “río de los cinco colores” o “caño cristales”, acuñado el término “caño” por los lugareños, para definir un río de pequeñas dimensiones o riachuelo.

CAÑO CRISTALES
Caño cristales nace en la Sierra de la Macarena en el departamento del Meta, y transcurre durante 100 kilómetros atravesando esta serranía antigua y maravillosa para morir plácidamente en brazos del Guayabero.
Lo asombroso de éste río es su color. La causa de su belleza, la alta proliferación de varios tipos de algas de vivos tonos como rojo, azul, amarillo, verde, que salpican las pozas y cuyos líquenes y musgo adheridos a las rocas embellecen y dan colorido al lecho fluvial.

Foto www.ocio.facilisimo.com
El río nace en una zona de un valor geológico y natural de gran interés, cerca de los Tepuys más antiguos de la sierra, dónde se encuentran numerosos grabados rupestres de gran valor histórico é, incluso, se sabe de zonas que aún no están exploradas con detalle.
Al desembocar caño cristales en el Guayabero lo hace despojado de sus colores brillantes y distintivos, pues los pierde en la Vereda la Cachivera a la altura del camino real. En verano la sequedad del río, hace que proliferen en abundancia las curiosas algas. 



El lecho está abarrotado de rocas de diversos tamaños que hace que al llover moderadamente, de manera inmediata el río aumente espectacularmente de nivel, ocurriendo lo contrario también en un tiempo récord. Las rocas de éste río están datadas en unos 1200 millones de años. De hecho, la sierra de la Macarena, constituye la prolongación hacia occidente del llamado escudo Guyanés de Venezuela, Guayana y Brasil, cuyas rocas están consideradas las más antiguas del mundo.

Foto www.kebapche.com
Las aguas del río de los cinco colores discurren tranquilas y puras por entre parajes propios del paraíso. Las cascadas y saltos de agua son espectaculares. La naturaleza brilla en cada rincón de sus quebradas, cómo es el caso de la quebrada de la Curia, o en otro caño de nombre Canoas, cuyo salto de agua es espectacular.
La temperatura de la sierra oscila entre los 12 y 25 grados, convirtiendo el lugar en un ecosistema único de selvas húmedas y bosques fríos.

Foto www.bulgaire.com
La ornitología tiene en éste lugar del mundo uno de sus paraísos mágicos. Cientos de especies de bellas aves con los más hermosos plumajes, hipnotizan al excursionista y aventurero. Las orquídeas, con cerca de 48 especies, también son un reclamo fantástico para los botánicos. Aquí crece el cacao, la palma, el guayabo, Zapotillo o el algarrobo. Y sus densos bosques y rocosos parajes, son dominados por múltiples especies de reptiles, osos hormigueros, marsupiales, murciélagos, micos, chucha mantequera o el perro de agua, sin olvidarnos de los cocodrilos y el temido y espectacular puma.

Foto www.canocristales.com
Entre toda ésta exuberante fauna y vegetación, caño cristales salpica aquí y allá su curso fluvial con infinidad de pozas llamadas popularmente “marmitas gigantes”.
Éstas marmitas gigantes se forman cuando algún mineral de gran dureza, (por ejemplo el diamante u otro mineral de dureza extrema), cae en una cavidad y gira constantemente hasta aumentar su tamaño y abrir un hueco importante.
El parque nacional de la Sierra de la Macarena de 650.000 Km cuadrados es Patrimonio Biológico de la Humanidad, y desde 1948 parque protegido por la ley de la república Colombiana.

Foto www.selecty.com
Un pedazo del paraíso está en Sierra de la Macarena, donde Caño cristales resurge cada mañana lleno de vivos colores mientras las aves del paraíso surcan el cielo batiendo el fresco aire andino. El paraíso existe y está entre nosotros, en éste mundo, en éste planeta, cobijado bajo el indulto eterno que Gaia decidió ejercer sobre el agitado culebreo de un río único y fascinante.


Aportes y Datos
Texto de mi anterior blog CENTINELA DEL SENDERO
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Ca%C3%B1o_Cristales