24 noviembre 2015

LAS COLOSALES CABEZAS OLMECAS

J.J.D.R.
A pesar del tiempo que generó su olvido, finalmente se desvaneció la tierra que cubría su rostro oculto entre la densa maleza y el húmedo abrazo de la jungla. Negro rostro, en piedra aprisionado por el cincel delicado y maestro de un antiguo escultor, miró un incomprensible presente por vez primera, añorando los años perdidos en los que su faz fue la luz del frío páramo bajo el que se plegaban hombres y conciencias buscando la sabiduría innata y oculta en el granito atado a sus prominentes labios y mejillas.

CABEZA COLOSAL OLMECA Foto www.mundo52.mx
En 1862 el mexicano Jose María Melgar y Serrano, del cual se menciona en dispares fuentes como aficionado a la arqueología, aventurero, viajero, periodista e incluso ingeniero, mientras recorría la región de Hueyapan en el estado de Veracruz, le llegó la noticia del descubrimiento por parte de un campesino de una cabeza semienterrada de tamaño colosal en la zona de Tres Zapotes, concretamente a unos seis kilómetros de una hacienda azucarera al borde de la falda occidental de la Sierra de San Martín, en San Andrés de Tuxtla.


Según le fue informado a Melgar, el campesino que se hallaba laborando, se topó con la enorme cabeza y esperando hallar un tesoro desenterró la enorme escultura.  El acentuado rasgo de aquel rostro hallado, gruesos labios, pronunciadas mejillas y ancha nariz, llamaron poderosamente la atención de Melgar, quien no dudó en pronunciarse sobre la enorme analogía existente entre aquella faz y la raza negra,- etiópica según Melgar-, escribiendo en 1869 un detallado artículo sobre el descubrimiento en el Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Foto www.elorigen.net
Pasaron muchos años hasta que en 1925 el arqueólogo danés Frans Blom y Oliver La Farge descubrieron el sitio arqueológico La Venta en el estado de Tabasco, cuando exploraban la región en una expedición subvencionada por la Universidad de Tulane. El hallazgo de un inmenso centro ceremonial y el primer trazo urbano de México que incluía la pirámide más antigua de Mesoamérica, les puso ante la evidencia histórica de una civilización más antigua que la de los propios mayas.

Foto www.inmisteriam.fr
En 1929 el director del Museo Indio Americano de Nueva York, Marshall H. Saville, concluyó en un estudio realizado sobre el sitio arqueológico de Tres Zapotes y San Lorenzo, la no relación de entre la cultura que allí estuvo asentada y los propios Mayas, clasificándola como una nueva cultura más antigua que los Mayas y que denominó como “Olmecas” que en azteca significa “del país del Hule”.

ALTAR 5 DE LA VENTA Foto www.anthropology.si.edu
Pero fue en el año 1938, concretamente el 31 de enero, cuando el presente de una arqueología necesitada de descubrimientos y aventura, empezó a desenterrar un pasado tan enigmático y arcaico como apasionante de la mano del matrimonio Mathew y Marion Stirling. Fue en el pueblo de Tlacotalpan, en la costa sur de Veracruz, cerca del encuentro del río San Juan con Papaloapan. A lomo de caballo, en los que se aventuraron en una jungla tan densa y sofocante como la humedad que lo impregnaba todo, tras cabalgar durante diez días en los que durmieron bajo el techo de la selva más profunda, consiguieron hallar de nuevo la primera cabeza colosal Olmeca.

Foto www.catemaco.info
Las fotografías que obtuvo el matrimonio Stirling, les sirvió para que un año más tarde recibieran la subvención necesaria para iniciar un largo trabajo de campo que a la postre serviría para rescatar hasta 17 cabezas colosales Olmecas.

Foto www.archivo.eluniversal.com
Las enormes cabezas están talladas en roca basáltica. Cada rostro es diferente y único. Están tocados con una especie de casco o sombrero característico. Los rostros están minuciosamente definidos, destacándose por sus gruesos labios y ancha nariz y rasgados ojos. El peso de las cabezas Olmecas oscila entre las 8,50 y las 25,3 toneladas, y circunferencias que oscilan entre los 4,20 hasta los 6,53 metros. Todas las cabezas fueron halladas enterradas bajo tierra, probablemente ocultas y olvidadas a propósito.

Foto www.2012caliwali.com
En total se han descubierto 17 cabezas Olmecas, distribuidas en Tres Zapotes, Cerro Nestepe, Rancho de Cobata, la Venta y San Lorenzo, siendo en este último lugar en donde se han encontrado hasta un total de diez bustos basálticos. Se ha podido comprobar que fueron talladas usando herramientas de piedra. Uno de los grandes misterios es la distancia que tuvieron que recorrer para extraer la roca volcánica procedente de las montañas de Tuxtla (Veracruz) a más de cien kilómetros de donde fueron depositadas.

LA VENTA
Si tenemos en cuenta que se desconocía el uso de la rueda y que el terreno selvático aparecía como una barrera totalmente infranqueable para trasladar estos enormes bloques de roca, la ubicación de las colosales cabezas sigue siendo base de estudio y controversia. En un estudio realizado al respecto, quedó estipulado que al menos hubiesen sido necesarios unos 1000 hombres para trasladar las rocas esféricas hasta la gran ciudad. Para llevar una roca de 20 toneladas, hubiese sido necesario desplazarla mediante troncos hasta el río, lugar en el que posteriormente se montaría en balsas en un número mínimo de 14 y de una longitud de 15 metros cada una atadas entre sí.

Foto www.elorigendelhombre.com
Sobre el significado de los bustos Olmecas poco se sabe. Se especula con la posibilidad de que representen a sus guerreros más importantes, aunque también se estudia por parte de los arqueólogos la posibilidad de que representen a los denominados “baby-face” jóvenes afectados por síndrome de Down y que dentro de la comunidad tendrían un elevado peso específico religioso. Las esculturas, en la parte posterior, están marcadas con diferentes símbolos y grabados de jaguares y ofidios. Alrededor de las esculturas se hallaron numerosos objetos de gran interés arqueológico, tales como máscaras de jade, figuras humanas, altares e incluso un trono.

Foto www.aventuraextrema.com
La mayoría de las cabezas son del denominado período Preclásico (1500-1000 a.C) y otras del período Preclásico medio (1000-400 a.C). La región ocupada por los Olmecas se extendía a lo largo de 200 kilómetros de largo por 50 de ancho, comprendidos entre los ríos Papaloapan y Grijalva, adosado a un océano selvático cubierto de oscuros pantanales, ciénagas, marismas y extensos bosques tropicales que hacían que aquel reino natural no fuese apto para la agricultura. La ciudad de los Olmecas se halló enterrada bajo tierra y, a ojos de los expertos, su enterramiento fue un acto deliberado por parte de aquellos enigmáticos habitantes de la selva.


El centro neurálgico era La Venta, lugar ubicado en un pequeño islote arrinconado entre pantanos muy cerca de Huimanguillo. La capital de los Olmecas fue San Lorenzo, de la que se cree fue la primera ciudad centroamericana, la cual llegó a tener un número de habitantes superior a las 6000 personas. Los Olmecas tenían una sociedad ampliamente jerarquizada, estructurada bajo una detallada administración que servía a los intereses de las diferentes clases sociales. Los Olmecas fueron la cuna de la civilización Mesoamericana, y la precursora de todas las culturas que posteriormente habitaron el golfo de México. La gran incógnita, que hasta la fecha no ha podido ser demostrada y sobre la que hay mayores conjeturas e hipótesis son su origen, religiosidad y su lengua, aspectos estos aún ocultos en lo profundo de la selva.

Foto www.elorigendelhombre.com

Y surgió la magia que rodea la duda histórica. Respuestas ocultas comenzaron a esquivar preguntas y suposiciones mientras la selva devolvía el brillo de unos rostros colosales sin nombre que volvieron a ver la luz del mundo tras siglos de silencio bajo tierra. Habría que reescribir los párrafos de la historia conocida, debido a que bajo la sombra de las colosales cabezas Olmecas, se halló la cuna de la madre de todas las culturas Mesoamericanas, descorriéndose el velo que las cubrió de olvido para gozo y disfrute de los amantes de la historia antigua, la aventura y la arqueología.

Aportes y Datos:
Arqueomex
http://www.arqueomex.com/S2N3nOlmeca104.html
Antropología
http://anthropology.si.edu/olmec/espanol/introduction/earlyReports/melgar.htm
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/La_Venta
https://es.wikipedia.org/wiki/Olmeca
La Aventura de la Arqueología, National Geographic
México desconocido
http://www.mexicodesconocido.com.mx/descubriendo-las-cabezas-olmecas.html
Artehistoria
http://www.artehistoria.com/v2/obras/10140.htm












11 noviembre 2015

LA ROCA MANZANA PARTIDA

J.J.D.R.
Escasos metros separan la extraña formación rocosa de la arena blanquecina de la playa. La corriente marina arrastra arena, espuma y enredaderas de algas que terminan adosándose a las paredes de una roca esférica solitaria y ennegrecida por años de salitre marino que aparece partida por la mitad como si fuese una enorme manzana dispuesta y servida para ser devorada por las olas del mar de Tasmania.

SPLIT APPLE ROCK Foto www.ritebook.in
Observándola detenidamente, la original formación natural conocida como Split Apple Rock (roca manzana partida), se podría comparar con la silueta recortada y ampliada del icónico personaje del juego comecocos, aunque en esta ocasión no fuese perseguido por los incasables fantasmitas de colores que pareciera le han dejado abandonado y petrificado mirando hacia el cielo en medio de la playa.
La curiosa roca partida se encuentra dentro de los límites del parque nacional Abel Tasman, en una isla al sur de Nueva Zelanda. Su composición es granítica y según la aportación científica de los geólogos, su extraña apariencia es debido al proceso que sufrió en la edad de hielo que hizo que el agua se filtrase en el interior de la misma y se congelase, lo que generó en el interior de la roca un aumento considerable de su volumen que terminó por romper la roca por la mitad.

Foto www.periodicoelgancho.com
Los más ancianos del lugar continúan narrando a los más pequeños su propia versión del por qué la roca terminó partiéndose hace muchos años. Los maoríes se complacen de contar entre las muchas virtudes y tesoros de su pueblo con una gran compilación de leyendas antiguas capaces de dar explicación a todo aquello que para bien o mal ha marcado el camino en la historia de su pueblo. Sobre la roca partida, cuentan que fue tal la disputa en tiempos pretéritos entre etnias rivales por poseer la roca al considerarla un talismán cargado de virtudes y poderes mágicos, que la propia naturaleza ejerció de juez y tomo la decisión salomónica de partirla en dos mitades para que dejasen de pelear.

ABEL TASMAN NATIONAL PARK Foto www.texbooktravel.com
También la tradición oral cuenta que cuando los nativos locales vieron ondear al viento las banderas y estandartes de los navíos del capitán Cook en el horizonte cercano de sus costas, hicieron todo lo posible para que los extraños hombres blancos no alcanzaran a poner sus pies en tierra. Durante varias jornadas consiguieron mantener a raya a Cook fuera de su territorio, hasta que el capitán, harto de la hostil bienvenida que los maoríes le dispensaban, la emprendió a cañonazos con ellos, alcanzando uno de sus proyectiles la roca y quedando ésta seccionada por la mitad de inmediato. Los nativos, aterrorizados por lo que entendieron como un poder sobrehumano que escapaba a su lógica, terminaron por rendirse ante el capitán Cook al que rindieron honores como si fuese un semi-dios llegado desde lo más profundo del océano.

Foto www.rtw199.co.uk
Fuese como fuere, lo cierto es que la silueta de la roca partida sobre la playa, atrae la mirada de cualquiera que tenga la suerte de disfrutar de un tranquilo paseo por la hermosa isla neozelandesa. La manzana granítica se partió, y observándola de cerca o en la distancia, uno no puede dejar de afirmar que Gaia cuando se aburre…,de piedras hace manzanas partidas, como hace llorar colores a un río colombiano o vestir de rojizas piedras y doradas praderas valles asiáticos.

Aportes y Datos:
Blog
http://blogmuchomasqueunviaje.com/2015/01/29/viaje-a-nueva-zelanda-tasmania/
Leodegundia
http://leodegundia.blogspot.com.es/2011/07/historias-para-turistas.html



03 noviembre 2015

RINOCERONTE DE PIEDRA (HVITSERKUR)

J.J.D.R.
Bailan las focas bajo el agua en la bahía de Húnaflói, seguramente embebidas por un jocoso ritual o influjo místico que desprende el sol al caer rendido en brazos del helado mar del norte. Los rayos del astro rey retozan en la arena y su reflejo no causa estragos, más bien todo lo contrario, comenzando a decorar la playa y convirtiendo la costa en un gigantesco calidoscopio de prístinos matices cálidos y suaves. Haces de luces adormiladas por el atardecer, se cuelan entre los pliegues rocosos de una silueta solitaria que emerge sobre la playa. Los islandeses la llaman Huitserkur, pero para todo aquel que la observa termina siendo el rinoceronte de piedra.

RINOCERONTE DE PIEDRA Foto juancarlosisla.wordpress.com
En la majestuosa tierra del hielo y el fuego, en la parte más occidental de la bahía de Húnaflói en la península islandesa de Vatnsnes, una roca ígnea de origen volcánico de quince metros de altura esculpida durante miles de años por el viento y la fuerza de las mareas, se ha convertido en una de las más hermosas pareidolias naturales de nuestro mundo. Su silueta recuerda claramente la de un enorme rinoceronte apaciblemente abrevando en solitario.

Foto www.lugaresfamosos.com
La roca se encuentra cercana a la orilla, y cuando la marea está baja, los afortunados que pasean por la arena, pueden acercarse e incluso tocar la escultura natural. El nombre de Huitserkur significa camisa blanca, y es que la conocida talla rocosa, está cubierta de una pastosa capa de desechos fecales expulsados por las cientos de aves que cada día se posan sobre el gigante rinoceronte de piedra.

Foto www.ojoscuriosos.com
Una leyenda local afirma que realmente la formación rocosa es un Troll que quedó atrapado tras la salida del sol, tras intentar en vano destruir el monasterio cristiano de Thingeyran.

Foto www.fotonatura.org
Fuego y hielo se entremezclan en Islandia como hermanados por una contradicción que trata de alejar sin conseguirlo elementos tan contradictorios como necesarios para la vida. Fumarolas de vapor emergen de colinas heladas y el mar helado se cuelga del techo del mundo como un gigantesco espejo. El enorme rinoceronte de piedra solitario, se jacta de ser el único ser imaginario capaz de soportar con sus patas graníticas forjadas por el tiempo la fuerza del mar del norte, mientras su cabeza pétrea admira la delicadeza de una aurora boreal que tiñe el cielo islandés de flecos vaporizados de seda coralina.


Aportes y Datos:
Blog
http://descubriendomundoconpeques.blogspot.com.es/2015/02/hvitserkur-el-rinoceronte-de-piedra.html
Wikipedia
https://en.wikipedia.org/wiki/Hvítserkur