27 abril 2016

GRAN BUDA DE LESHAN

J.J.D.R.
El río mece su fluvial caudal bajo sus colosales pies, rindiendo un hermético y antiguo tributo al gran Buda regio y sedente, que fue capaz de apaciguar tiempo atrás sus turbulentas aguas con su sola presencia tras apostarse sobre la montaña.

GRAN BUDA DE LESHAN Foto www.elhilirojodezoe.blogspot.com
El gran Buda de Leshan fue construido en el siglo VIII durante la dinastía Tang bajo la inspección y dirección de un monje llamado Haitong que inicio su construcción en el año 713. Noventa años después fue terminado pos los discípulos del monje quien, quizá desde su infinito lugar de descanso, pudo observar su obra escultórica acabada. El gran Buda de Leshan se levanta sobre el curso de tres ríos, Mingjiang, Qingyi y Daduhe, cuyas turbulentas aguas arrasaban las fértiles orillas y hacían zozobrar las embarcaciones de los comerciantes y pescadores y destruían de cuando en cuando las aldeas situadas en sus orillas.


Con el fin de lograr el favor de Buda, al cual pedían que calmase el devastador torrente acuífero de los ríos, esculpieron sobre el acantilado del monte Lingyu la que hoy día es la escultura de Buda en piedra más grande del mundo, ubicada al sur de la provincia China de Sichuan muy cerca de Leshan y justo frente al magnífico y sacralizado monte Emeishan, uno de los cuatro sacro montes de China.
Y Buda escuchó sus plegarias y las aguas fluviales se tornaron serenas y navegables. Lo cierto es que, tras la construcción de tan colosal escultura, las rocas sobrantes sedimentaron el lecho de los ríos e hicieron que su salvaje caudal frenase su ímpetu en su curso por la zona.

Foto www.historiadelascivilizaciones.com
El gran Buda de Leshan mide la nada desdeñable altura de 71 metros. Una sola de sus orejas mide 3 metros de largo y la anchura de sus hombros suma 28, y sobre su más pequeño de los dedos de uno de sus pies, fácilmente puede sentarse una persona adulta. La escultura, sedente con sus brazos apoyados en sus rodillas, representa a Buda Maitreya (nombre budista que hace referencia al próximo Buda que está por llegar).

Foto www.loquehayqueverenchina.es
En el año 1996 la UNESCO incluyó en su afamada lista de lugares patrimonio de la humanidad la escultura de Buda de Leshan así como todo el entrono que delimita el monte Emeishan, de gran valor faunístico, vegetal, geológico y espiritual.
El monte Emeishan es uno de los cuatro lugares más sagrados de China. En su entorno, vigilado e iluminado por la sabia de árboles milenarios, brota la vida por doquier, con más de 3000 especies distintas de plantas (casi el diez por ciento de toda China) y 2.300 especies animal. 

Foto www.mensenlla.es
La vida se cierne sobre las faldas y cumbres del monte Emeishan como una lluvia infinita que cubre todo el espacio y el tiempo cercano. Tan majestuoso escenario es el lugar que eligió el Panda gigante y el Panda menor para vivir, todo un reducto de paz y armonía natural.

Foto www.ixing.cc
En la zona que rodea el monte Emeishan y el Buda de Leshan, se erigieron más de treinta templos, entre los cuales, el más importante y famoso es el de Wanniansi, cuyos nichos redondos cobija más de 307 Budas de hierro que son venerados con gran entusiasmo por los fieles que acuden durante todo el año. Pero el mayor tesoro del tempo de Wanniansi, construido en el siglo IV es el Buda de Samantabhadra, que montando un elefante finamente tallado y esculpido en el año 980 con gran detalle y bella factura y con un peso de 62 toneladas.

Foto www.viajessichuan.com
Ya en la lejana distancia se puede apreciar la majestuosa dimensión del gran Buda de Leshan, sentado a orillas del río como expectante ante el transcurrir del tiempo. Todo en derredor emana un halo místico y pretérito enmarcado por la suave llovizna que moja la piedra y humedece la exuberante vegetación que impregna de vida este mágico escenario de culto y rebosante naturaleza.

Aportes y Datos:
Diario del viajero
http://www.diariodelviajero.com/asia/el-gran-buda-de-leshan
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Buda_de_Leshan
Crionline
http://espanol.cri.cn/chinaabc/chapter22/chapter220102.htm





15 abril 2016

EL BESO DE LA VIDA

J.J.D.R.
Una vida colgada en las alturas, sujeta al hálito de una bocanada de oxigeno regalado, tan lleno de vida como un primer suspiro. Hálito inesperado que doblega la muerte preñando el camino por recorrer de nuevo de sueños y esperanzas. Hálito de divina gracia, humano gesto, que recorre los tejidos heridos y devuelve la luz al alma desesperada.

Foto www.tumblr.com
Ocurrió un 17 de junio del año 1967. Sobre un poste de telégrafo, el joven aprendiz R.G. Champion acaba de recibir la terrorífica descarga de 4160 voltios. El arnés que sujeta su cintura impide que salga despedido desde una altura de doce metros. Su derrotado cuerpo pende de la soga de seguridad mientras a su lado, J.L. Thompson enseguida comienza maniobras de reanimación sobre su malherido compañero, insuflándole bocanadas de oxigeno que logran mantener un hilo de vida en los pulmones del joven aprendiz. No sin poco esfuerzo, consigue bajar a su compañero sobre los hombros y cuando llegan las unidades de emergencias el joven es trasladado con vida al hospital. Su camino habría de regalarle muchos años de vivencias. Murió en 2002 con 64 años de edad de un paro cardíaco.

ROCCO MORABITO JUNTO A SU OBRA Foto www.jacksonville.com
La instantánea recorrió el mundo en pocos días ocupando la primera página de los principales periódicos del planeta. Rocco Morabito, autor de la fotografía, escuchó un extraño ruido cuando caminaba hacia su vehículo tras haber cubierto una noticia para su periódico. Al instante, se percató que dos hombres parecía que caerían en cualquier momento desde el poste de telégrafo. Su primer instinto, al comprobar las maniobras de reanimación en las alturas de uno de ellos, fue coger su cámara y realzar un disparo. Después, como narraría un millón de veces, soltó su herramienta y pidió por radio la ayuda de unidades de emergencias. Cuando bajaron al muchacho pudo comprobar que seguía con vida. Llamó a su editor que estaba a punto de cerrar el editorial del día y le indicó “Creo que tengo una muy buena”, refiriéndose lógicamente a la instantánea captada. Aquella imagen fue titulada por un editor del Jacksonville Journal como “el beso de la vida”, título que hizo que su autor fuera galardonado con el premio Pulitzer en 1968.
Una instantánea de vida. La imagen de la esperanza de quién otorga de nuevo la vida en un segundo inesperado y vence el destino posponiendo la cita con la muerte para otro momento. Se cerró la pantalla del obturador sobre el poste telegráfico, captando un beso repleto de vida.

Aportes y Datos:
Errores Históricos
http://www.erroreshistoricos.com/fotos-historicas/1745-el-beso-de-la-vida.html
Kurioso
https://kurioso.es/2010/10/21/doce-fotografias-en-blanco-y-negro-que-no-terminan-de-contar-su-historia/
Imágenes de la historia
http://imagenesdelahistoria.blogspot.com.es/2012/01/el-beso-de-la-vida.html