06 diciembre 2014

MATTHIAS SINDELAR (EL HOMBRE DE PAPEL)



J.J.D.R


Reconozco que hasta hace bien poco, si me hubieran preguntado por Matthias Sindelar, en mi dilatada ignorancia hubiese admitido desconocer a dicho personaje. Tampoco tendría nada de particular haberlo ignorado, pero en mí caso, por considerarme ferviente enamorado del fútbol, me pareció un desaire no saber nada del hombre que se enfrentó a los nazis empleando su habilidad con el balón como única arma, pese a que luego le costase su vida. 
Hace poco se cumplieron 72 años de la muerte de Sindelar, el hombre que vestido de corto y con un balón en los pies, humilló a los nazis. Esta es su historia… 

MATTHIAS SINDELAR Foto www.wikipedia.org
Matthias Sindelar nació en la localidad de Kozlov (Moravia) el día 3 de febrero de 1903 en el seno de una familia judía. Se crió en el barrio vienés de Favoriten donde, desde muy pequeño, demostró sus grandes cualidades jugando al fútbol. Estas actitudes pronto se vieron recompensadas al fichar con tan solo 15 años por el Hertha de Viena, para dos años después recaer en Austria de Viena, equipo con el que conseguiría sus mayores logros. Ganó tres campeonatos, seis copas nacionales y en su mejor momento, dos trofeos Mitropa (la actual liga de campeones) en los años 1933, 1936.  

Foto icd.juanfutbol.com
En una época en la que el fútbol era un juego de ataque y goles, Sindelar llegó a marcar la cifra nada desdeñable de 600. El fútbol austriaco disfrutaba de un ciclo maravilloso de grandes futbolistas. La selección austriaca disputó 50 partidos en los que solo cosechó 4 derrotas. Se conocía a esta selección como el Wunderteam (equipo maravilla), y Sindelar era el líder indiscutible. Le apodaban “El hombre de papel” por su delgadez y la agilidad que demostraba para zafarse de los contrarios en los partidos. Junto a Giuseppe Meazza y el húngaro György Sarosi, estaba entre los tres mejores jugadores del mundo. 


Era la referencia del fútbol austriaco y en su país era apreciado y querido como deportista de élite. Su fama era descomunal. Hoy día estamos acostumbrados a ver a jugadores de fútbol haciendo campañas publicitarias y cobrando por ello. Pero en los años treinta, que un jugador de fútbol fuese reclamo publicitario de marcas de moda y a demás cobrase emolumentos por ello, no era nada común. Pero Sindelar era diferente. Hacía anuncios de postres y relojes, así como de ropa y otros artículos de moda. Se puede decir que Mathias Sindelar se convirtió en el primer jugador mediático del fútbol. 

SINDELAR CON SU EQUIPO EL AUSTRIA DE VIENA Foto www.trescuatrotres.com
En el mundial de Italia de 1934 llegaron a las semifinales, donde se enfrentaron al equipo anfitrión de Mussolini. En un partido en el que hubo de todo, destacó la increíble y desafortunada actuación arbitral, dejando apeada de la competición a la selección austriaca que terminaría como tercera clasificada.  Después de la anexión de Austria por parte de Alemania y de cara al mundial de Francia de 1938, Hitler planificó la unión de ambas selecciones para lograr un equipo invencible. Si Austria era una selección poderosa, Alemania también lo era, y hasta cinco jugadores fueron llamados por el seleccionador alemán. Entre ellos, como no podía ser de otra manera, se encontraba Sindelar. Pero el artista del balón, evadía cualquier convocatoria del seleccionador alemán aludiendo lesiones continuas. 

Sindelar era judío, y no estaba dispuesto a defender la camiseta de una nación que, en aquella época, mataba a sus conocidos y familiares causándole un dolor enorme. Incluso con la llegada al combinado alemán de un nuevo seleccionador que no compartía las ideas nazis de sus superiores, llegó a pedirle que no le llamase y evitase convocarle para jugar con el equipo. Pero las presiones por parte de las autoridades nazis eran demasiado grandes. Querían tener la mejor selección y ganar el mundial. Y Sindelar, le gustase a él o no, debía vestir la camiseta Alemana o no vestiría ninguna otra. Para conmemorar la anexión de Austria al territorio alemán, el día 3 de abril del 1938, se disputaría un partido entre ambas selecciones. Que duda cabe que, de antemano, se trataba de un partido amañado. Los dirigentes nazis no consentirían ver derrotada a su selección y para ello se dispuso todo al detalle. Se habló con jugadores y árbitros y el partido casi se decidió desde el vestuario. 
Aquel partido acabaría con el ciclo y la época dorada del fútbol austriaco, y con el Wunderteam (equipo maravilla) para siempre. 

PARTIDO ALEMANIA &AUSTRIA Foto www.lachachara.es
Como presagio de lo que más tarde sucedería, Sindelar comenzó eludiendo el saludo obligatorio a los nazis con el brazo alzado. Este gesto pronto seguiría a otros singulares detalles del futbolista, que pretendía revindicar en el césped su negativa a ser humillado. Comenzó el partido y la trama ridícula se puso en marcha. Cada ocasión que el equipo austriaco tenía, era concluida con garrafales fallos de los jugadores ante el marco alemán. Una y otra vez, delante de la portería germana, las ocasiones eran falladas estrepitosamente. Sindelar se mofaba de la defensa alemana.



Se adentraba en el área y tras regatear a todo defensa que se ponía delante, cuando frente al potero la ocasión de meter gol era clara, se giraba y con total desprecio lanzaba el balón hacia la grada. En aquel circo de mentiras en el que se había convertido el partido, Sindelar tomó la decisión de acabar de una vez por todas con aquella falsa.  Matthias Sindelar sacó un disparo potente y certero que acabó entrando en la malla de la portería. Toda la rabia contenida del futbolista y todo su orgullo como hombre, reventó con aquel disparo que entró en la portería del conjunto alemán, para desconcierto y pábulo de las autoridades germanas. Pero aún no contento con marcar el gol, Sindelar corrió como un loco hacía el palco de honor, y ante la mirada estupefacta de los presentes, se marcó un baile caricaturesco que los dejó helados y humillados. 


Sin duda marcó aquel día el gol más controvertido de la historia y el que a la postre acabaría con su vida. Si para el pueblo austriaco Sindelar era un ídolo futbolístico, después del partido se convirtió en un icono para su gente, y aún más, en un elemento subversivo para los nazis. La persecución comenzó de inmediato. Sindelar se escondió, y su día a día, pasó a convertirse en una carrera en pos de salvar su vida. Al poco tiempo un local de su propiedad fue devastado hasta dejarlo en ruinas. La Gestapo lo buscaba con insistencia, incluso el mismo Hitler puso precio a su cabeza ofreciendo una suma de dinero a quien diese pistas de su paradero. Parece que el reclamo económico obtuvo respuesta en algún conocido del futbolista, ya que poco después, sucedió lo inevitable. 


El día 23 de enero de 1939 se hallaron los cuerpos sin vida de Matthias Sindelar y su reciente esposa Camila Castagnola, en el dormitorio de ambos y tumbados en la cama. Las autoridades rápidamente cerraron la investigación, y declararon que había sido un suicidio. Dijeron que Sindelar y su esposa habían muerto a causa de un escape de gas, y que probablemente se suicidaron a causa de las presiones a las que estaban sometidos por la Gestapo. Era una solución sencilla y fácil. 

Foto bbc.co.uk
Pero, incluso en la época, se supo que bomberos que acudieron al domicilio de Sindelar, declararon no haber notado olor a gas y que la estufa estaba cerrada. El día que falleció, ex compañeros suyos jugaban un partido en territorio austriaco. El árbitro mandó parar el juego. Todos los jugadores se extrañaron de este hecho y fueron a protestar. Cuando se enteraron de la noticia de la muerte de Sindelar, muchos terminaron tendidos en el césped llorando y abatidos por el dolor. 



Al morir Sindelar, Austria de Viena, su club, recibió más de 15.000 telegramas de condolencia. Fueron tantos que el correo de la ciudad se colapsó. El día de su funeral más de 45.000 personas acudió a despedir a su héroe nacional. 

TUMBA DE MATTHIAS SINDELAR
El hombre de papel había muerto, el hombre que con un balón en los pies se burló del poder nazi, metió un gol que valía más que una copa del mundo o un campeonato. Aquel gol sirvió para ganarse el respeto de su pueblo y demostrar su coraje e intransigencia con la injusticia y la opresión. Aún hoy día, dirigentes de su club, federativos del fútbol austriaco y aficionados, el 23 de enero se unen junto a su tumba para rendir un sencillo homenaje a su memoria. 

Aportes y Datos:
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Matthias_Sindelar
Texto de mi anterior blog CENTINELA DEL SENDERO 

23 comentarios:

  1. Hola Jorge, no soy aficionada al fútbol pero la historia que nos cuentas sobre este héroe es impresionante, ya que el solo echo de plantarle cara a Hitler ya es decir mucho sobre Matthias, me imagino lo mal que debería sentirse ante los nazis que estaban matando a su gente y tener que hacer lo que ellos querían, no me extraña que respondiese de tal manera sabiendo luego lo que le esperaba, es triste que por no comulgar las mismas ideas de unos locos pasase todo lo que paso, y que asco que por el maldito dinero lo descubriesen teniendo el y su esposa ese final, aunque el de una forma u otra me imagino lo esperaba, tanto el como muchos otros son dignos de que los recuerden siempre, personas con este coraje y valentía no deben olvidarse nunca, gracias amigo por contarnos su historia ya que es digna de tener en cuenta, buen trabajo amigo, felicidades:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debió de ser un trance muy duro tener que pasar por semejante tesitura, jugando obligado por aquellos que estaban asesinando a los suyos. Hay muchas historias de héroes anónimos como esta que son poco conocidas, y creo que es justo sean alumbradas.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  2. Hola Jorge, la gente buena siempre deja huella, y es importante no olvidarlos. Yo tampoco había oído hablar de este estupendo jugador de futbol, y es que la memoria histórica habiendo guerra por medio se acaba antes, aunque no me extraña que el día de su muerte hubiese tantos telegramas de pésame. Me ha gustado pasearme por la historia futbolera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente de que guste el fútbol o no, creo que el deporte se vio ensangrentado con la irrupción del nazismo, igualmente que la vida civil, y no está de más reconocer los méritos de gente como Sindelar que luchó con la fuerza que poseía- un balón y sus cualidades- contra el régimen autoritario.
      Gracias amiga y fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Sabia de la existencia de este jugador coraje y que dio una increible leccion a quienes no tenian dignidad por el ser humano.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que conocías la historia de Sindelar, quién como bien comentas, usó sus facultades para derrotar moralmente a todo un régimen totalitario, aunque luego lo pagó con su vida.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  4. La verdad es que nada sabía de Sindelar pero nos has descubierto a un gran héroe para la humanidad, alguien que es capaz de enfrentarse el solo a la mayor máquina destructora del momento es algo que muy pocos serían capaces de hacer,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegado el momento crucial, tomó la decisión más difícil de su vida, o agachar la cabeza y arrodillarse ante el opresor, o levantar el alma y pelear por su dignidad. Esto último le convirtió en un héroe, aunque lastimosamente no pudo disfrutar de ese triunfo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Gracias por dar a conocer esta historia. Nunca la había escuchado.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por siempre venir y tras caminar junto a este sendero dejar siempre tu huella amiga en él.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Jorge, yo si soy un enamorado del deporte en general y del fútbol en particular, pero del deporte como ejemplo de superación y como medio de hermanamiento entre iguales, no como servil instrumento para los más abyectos fines políticos. Como Matthias, Jesse Owen en las olimpiadas nazis de Berlin en el 36 o los "Black Power" Tommie Smith Y John Carlos en Mexico 68, Mohamed Alí... a lo largo de la historia han sido muchos los deportistas que han desafiado al poder con su actitud y que han pagado un alto precio por ello. Me sumo gustoso a tu homenaje y me gustaría recordarle disfrutando del buen fútbol sin importar colores de equipos, razas o género.
    Un abrazo amigo.
    Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deseo añadir ni omitir siquiera una coma a tu comentario, pues esa es simple y llanamente el sentido propio del deporte.
      Un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
  7. No puedo por menos que admirar su integridad, aún a costa de saber que peligraba su vida.
    Su actitud, en contra de lo que estaban haciendo los alemanes con los judíos, en aquella época, está más que justificada.
    ¡Lástima lo haya tenido que pagar con la muerte!
    Pero el hombre de papel, sigue vivo en el recuerdo de muchos.
    Te agradezco me lo hayas presentado con esta entrada, no tenía ni idea de su existencia.
    Cariños y feliz semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente Sindelar es muy poco conocido, y lo lamento de verdad. Fue un ejemplo de sorda lucha y ello le costó la vida.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  8. Hola Jorge , una entrada muy hermosa , lastima que gente tan buena como el tengan que morir de esa forma , me a gustado mucho , te deseo una feliz semana , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda una lástima que su acción deportiva le costase la vida, pero cualquiera que se atreviese a objetar o desdeñar cualquier orden nazi era muerto al instante. Aún así, eligió levantar la cabeza y desafiar al horror.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  9. También soy aficionado al fútbol y jamás había escuchado nada sobre este hombre. Cuando la integridad, el deporte y la personalidad se unen, poco o nada puede derribarles. Si a esto añadimos el coraje o valor que este hombre demostró, ni tan siquiera la muerte puede con ellos, porque comienza a vivir el mito. Gracias por ese ejemplo y aporte histórico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo dicho amigo, con tales armas la lucha es posible, aunque en ello la vida cueste la inmortalidad del ser y el acto permanece.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Que maravilla Jorge, repito mas veces que maravilla conocer esta historia que siendo una gran aficionada a leer cuanto cae en mis manos del gran cretino, no sabía que hubo un SER ESPECIAL que le humillara de tal manera que yo siento hasta un sosiego encantador de saber la historia de alguien fiel a sus principios pasados tantos años.
    Emotivo homenaje al HONOR, que no olvidaré.

    Besos miles y más miles


    tRamos

    ResponderEliminar
  11. Me uno a ti reconociendo mi ignorancia de la existencia de este gran hombre.
    Casi grito goooool leyendote amigo.
    Me imagino a la todopoderosa alemania nazi humillada por un futbolista y me consta que no fue la única humillación sufrida por simple e importante.
    Hoy por hoy necesitamos héroes como Sindelar que acaben con tanta deshumanización con un gol por la misma escuadra.
    Abrazos de un hincha de las libertades.

    ResponderEliminar
  12. Hermosa historia la de este hombre Jorge, en aquellos años de tanto fascismo en Europa y resto del mundo cuando una cabeza sobresalía se la cortaba inmediatamente...como siempre me sorprendes con tus reportajes que están llenos de información. Un abrazo amigo

    ResponderEliminar