Mostrando entradas con la etiqueta CENTINELA DEL SENDERO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CENTINELA DEL SENDERO. Mostrar todas las entradas

26 junio 2017

HAMBRE

J.J.D.R.
Sus ojos demacrados apenas ven entre las moscas adosadas a sus párpados.
Sedientos sus labios mortecinos, cocidos por la sequedad, detallan la guadaña de la muerte entre sus dientes. Sus ojos demacrados no se mueven.
La desesperación se tragará su aliento de vida, más, los espasmos de su dolor, que ya ni duelen, serán cenizas de olvido en un mar de cuerpos decrépitos y moribundos.
Huesos de cristal se retuercen sobre la áspera arena.
La cabeza, busto cadavérico, es errante silueta en un mar de muerte y desolación.
Demacrados sus ojos, son ya de otro mundo, de otro espacio ajeno al nuestro, una dimensión que desconocemos y que tratamos de mantener ausente de nuestra mente, incapaces de ver y mirar cara a cara la hipocresía del hombre y su crueldad.
Él es uno más y está sólo. Uno de tantos miles, cientos de miles, que sucumbirá ante el espectro mortal y la indiferencia diaria de aquellos anónimos seres que nacen y mueren cada segundo ante los ojos del mundo.  

Foto www.libertaddigital.com
Se encuentra desnudo. El pudor le abandonó tiempo atrás. Su sentido de desnudez falleció junto a su orgullo el día que necesitó comer y no pudo, ¿Para qué vestirse? ¿Para comerse la ropa?
Su propia condición humana le fue arrebatada el propio día que fue parido.
Un insecto cualquiera obtuvo alimento al nacer.
Los senos de su madre estaban secos como el desierto de indiferencia que le rodea, y la sed y el hambre fueron sus nanas en las frías noches de hastío.
Sus ojos demacrados son grandes y negros. La piel en su cara es tan fina como el papel de fumar, tan prieta y ajustada a sus huesos que un mínimo gesto podría desgarrarla.
Pequeño cuerpo acurrucado entre la fétida persistencia de las moscas, permanece ajeno al desastre que se avecina.
Su mente seguramente dejó de pensar hace tiempo.


El mínimo de energía necesaria para poder razonar, fue consumido en un último gesto tratando de levantar la mano para pedir comida.
Después se esfumó la última proteína de su cuerpo.
Sus ojos demacrados ya no parpadean. Pupilas enormes anuncian el desastre.
El aire se ha parado, como se paró la conciencia del mundo ante el hambre que palpita desgarradora en medio mundo. El otro medio cambia sedas y pastorea codicias.
Estómagos repletos. Enjambres de avaricia. Riquezas que serán un simple estorbo para los gusanos y parásitos que sacudirán sus cuerpos.
Un mundo se mueve indiferente a escasos metros. El fétido y maloliente mundo paralelo de los desamparados, esconde el humus negro que desprende la traición humana y su peor perversión.

Viñeta de www.vistoenlared.org

Despacio, como un muñeco de trapo, su cuello se pliega ante unos hombros encogidos por el espasmo. Su mortaja será el viento y su comitiva fúnebre las alimañas.
Mientras termino de escribir la frase, el pequeño anónimo desnudo a muerto.
Sus ojos demacrados no tuvieron fuerzas para cerrarse solos por última vez.

Foto taringa.com

 Cerca de 1000 millones de personas se acuestan cada día con el estómago vacío.
Cada año 9 millones de niños mueren antes de cumplir los cinco años de edad a causa del hambre que padecen.
Unos 178 millones de niños menores de cinco años, sufren retrasos de crecimiento, y cerca de 55 millones padecen trastornos derivados de las carencias nutricionales que son claves en los primeros 1000 días de vida.
En el cuerno de África, uno de cada tres niños sufre desnutrición aguda. En esta zona del mundo, la mayor sequía de los últimos 60 años ha llevado a 13 millones de personas al borde de la inanición. Países como Somalia, Kenia y Etiopia, están en la frontera del desastre total, inmersos actualmente en la peor crisis de seguridad alimentaria de todo el mundo.

 
Foto www.diarioinformacion.com
La crisis mundial, el incremento de los precios en los alimentos básicos, la durísima sequía y los masivos desplazamientos, matan cada día a miles de personas rodeadas de la miseria más absoluta e inimaginable.
Estimaciones recientes confirman que los países industrializados desechan anualmente 600 millones de toneladas de alimentos, de las cuales 220 millones son desperdiciados por países ricos.

listas.20minutos.com
La grave crisis ahonda en las heridas de estos países e, irremediablemente, aumenta y engrosan la lista negra nuevos países con tasas elevadas de hambruna.
Unos pocos gozan de lo que desean y son los que gobiernan este mundo. Desgraciadamente, al resto, sólo le queda esperar las migajas que caigan de la mesa.



Aporte y Datos:
De mi anterior blog Centinela del Sendero

10 diciembre 2015

PHILLIPE PETIT (CAMINANDO EN EL VACÍO)



J.J.D.R
Phillipe Petit nació en Nemours (Francia) el día 13 de agosto de 1949. Desde muy temprana edad comenzó a mostrar una personalidad inquieta y extrovertida. A medida que crecía, igualmente sus actitudes para el arte aumentaban, tanto, que pronto dirimía su tiempo entre la pintura, la escultura, el dibujo y el teatro, e incluso la equitación y el complejo esgrima ocuparon su deseo y su tiempo de juventud.

PHILLIPE PETIT
A los 17 años abandonó su casa. Se dedicó a callejear en busca del aplauso de los viandantes como mimo en alguna esquina o haciendo malabares entre las terrazas de los bares y las plazas importantes llenas de turistas. Es cierto que en aquellos años pasó hambre y mucho frío, pero el aplauso del improvisado público calentaba su espíritu y reconfortaba su sufrimiento. Phillipe Petit está considerado uno de los primeros juglares callejeros modernos de París. Monociclista, mago y equilibrista, en el año 1968 comenzó realmente su carrera con la que se ganaría posteriormente el respeto, llegando incluso a dejar absortos y boquiabiertos a medio mundo.

EN 1971 SOBRE NOTRE DAME
Es en la cuerda floja dónde Phillipe muestra su grandeza absoluta. Le gusta ascender por el milimétrico cable y sentir el zarandeo del viento en sus costados. Cuanto más alto asciende, más es su disfrute y su convencimiento de alcanzar retos aún mayores.
Un día, tras un terrible dolor de muelas, acude a la consulta de un dentista. En la sala de espera decenas de revistas esperan ser ojeadas. Hay una en concreto que llama la atención de Phillipe. En su portada se muestran las fotos de la construcción en Nueva York de dos torres de tamaño descomunal. Son gemelas, y tras el concurso de obreros y arquitectos, las azoteas de aquellas moles de hormigón cristal y acero, alcanzarían las nubes del cielo neoyorquino sobrepasando los 400 metros de altura. Sin lugar a dudas, nada más grande se ha construido hasta la fecha.

Foto www.lefigaro.fr
Aquel día de 1968 Petit salió de la consulta del dentista con una idea fija en su cabeza. Quería subir aquella torre, pasar un cable hasta su hermana gemela, y cruzar caminando sobre un cable el vacío que las separaba.
Antes de alcanzar aquel loco sueño, fueron los franceses quienes asombrados vieron como Phillipe Petit caminó sobre la catedral de Notre Dame. Después fue el turno de los australianos en su puerto de Sydney los que le vieron danzar sobre su cable de acero, mientras el vacío penetrante se abría a sus pies. Pronto vino la Torre Eiffel y el Palais de Chaillot, al igual que, en la misma época, acudió con su cable y su contrapeso a deslumbrar al público de Lousiana y Hennepin County en Estados Unidos.
Fue precisamente en Estados Unidos, concretamente en Nueva York, donde en 1970 actuó exitosamente en el Washintong Square Park.

Foto www.imax.com
Es en aquellos primeros viajes a Nueva York donde Phillipe comienza a recabar información sobre la construcción de la torres. Haría incluso varios viajes expresamente para observar la edificación de las gemelas. Cruzar el vacío entre ambas torres se convirtió en su máxima obsesión. Tanto es así que después de 6 largos años, decide que ha llegado el momento de alcanzar su meta.


Contando con un reducido grupo de colaboradores, comienza a visitar asiduamente las instalaciones del WTC (World Trade Center), familiarizándose con el personal de seguridad, con los horarios de los empleados, y dejándose ver hasta llegar a resultar familiar.
En varias ocasiones se coló en las azoteas de las torres. Fue de ésta manera como consiguió recabar los datos esenciales que necesitaba para abordar su arriesgada travesía. Llegó incluso a falsificar tarjetas de identificación. En alguna ocasión lograron detenerle interrogándole sobre su actividad. Salió al paso diciendo que era trabajador de una empresa que estaba instalando vallas electrificadas en las azoteas.

EN LAS TORRES GEMELAS Foto www.usatoday.com
Cuando había tomado todos los datos que necesitaba sobre la estructura y armazón de las torres, planificó al detalle las medidas del contrapeso que utilizaría y el grosor y peso del cable por el cual caminaría. Ésta tarea no fue nada fácil, ya que aún tendría que calcular las oscilaciones que soportaría su cuerpo debido al balanceo de las propias torres. Al final tomó la decisión. Caminaría sobre un cable de 240 kg y cargaría con un contrapeso de 7,9248 mts y 27 kg.
Llevaba 6 largos años planificando al detalle aquella gran actuación. Se dedicó plenamente a estudiar cada detalle no dejando nada al azar, para que tan solo, su valentía, su tesón, y su locura pasión por el riesgo exacerbado hicieran el resto.
El día 7 de agosto de 1974 estaba todo dispuesto. El día anterior, una vez más sorteando las medidas de seguridad del WTC, lograron subir hasta las escaleras de la azotea de la torre sur el material necesario.

Foto vintage.es
Eran las 7:15 de la mañana. Phillipe Petit, de 24 años, estaba en su lugar soñado. Casi podía tocar las nubes con los dedos. El viento no hizo acto de presencia, y una calma perturbadora envolvía su cuerpo.
Con un arco lanzaron una flecha con un sedal de torre a torre. De esta manera pasaron el cable, para posteriormente calzarlo y asegurarlo con soportes y vientos a la estructura.

Es una línea recta. Que se enrolla sobre sí misma. Que oscila. Que se comba. Que vibra. Que es hielo. Que está tensionada a tres toneladas, lista para explotar. Para disolverse. Para disolverme. Para tragarme. Para lanzarme silenciosamente al vacío encerrado entre las dos torres. El cable espera.”

Con las dos torres casi terminadas, aquella mañana, los viandantes rápidamente comenzaron a ver cómo un hombre, caminaba sobre el cielo de Manhattan. La muchedumbre que salía de las bocas del metro, se agolpaban en las aceras, y de los vehículos se bajaban para contemplar el espectáculo maravilloso de Petit. La policía y los servicios de vigilancia corrieron a detener al joven funambulista. Pero era demasiado tarde.

Éste es probablemente el final de mi vida, caminar por ese cable. Y, por otra parte, algo a lo que no me podía resistir, ni haría ningún esfuerzo por resistirme, ese cable me llama. Y la muerte está muy cercana.”

Phillipe Petit caminaba a 417 metros sobre el suelo, elegantemente, parándose de vez en cuando para saludar tranquilamente a la gente. Los guardias le arengan e increpan para que vuelva a la azotea y se entregue. Es en ése momento cuando Petit se acomoda recostándose sobre el cable y comienza a hablar con una gaviota.
El estupor de la gente es absoluto. No dan crédito a lo que ven. Creen que está loco, que es un lunático, pero la belleza del espectáculo que Petit les regala es demasiado potente para ser calificarlo de manera tan simple.

Foto www.fastcompany.com
Durante 45 minutos caminó hasta 8 veces de un lado a otro de las torres, salvando una y otra vez los 42,672 metros que las separaban. A cada regreso a las azoteas le esperaban los policías, y Petit les regalaba una sonrisa para acto seguido dar media vuelta y volver al vacío.
Y todo concluyó. El mayor espectáculo artístico posible terminó. Al final alcanzó Petit la azotea y fue tragado por los brazos de los agentes de policía. Lo empujaron y esposaron mientras bajaban a la calle. Después declararía que fue mayor su miedo en brazos de los agentes que sobre el propio alambre. Al llegar a la calle, una multitud entusiasmada aplaudía y vitoreaba a Petit. Los medios de comunicación intentaban sacar alguna palabra al joven que, tras la pregunta de un periodista sobre el porqué de aquella locura, Petit respondió pausadamente; “Cuando veo tres naranjas hago malabares, cuando veo dos torres, las cruzo.”

ACOSTADO SOBRE EL CABLE
Se le imputó varios cargos de los que rápidamente fue absuelto, sobretodo por el gran impacto mediático que logró. La gente sentía verdaderamente admiración por Phillipe Petit. Y, como única sanción, se le impuso actuar para los niños en Central Park sobre el lago Belvedere Tartle Pond. Lógicamente lo hizo encantado.

Foto theguardian.com
Su arte espontáneo y lleno de belleza inundó las páginas de los periódicos. El presidente del WTC, Guy F. Tozzoli, al que se le conoce como gato de 9 vidas por salir ileso del 11 de septiembre dijo; “Phillipe Petit planificó y ejecutó el crimen perfecto…y el mundo entero lo adoró por ello”.


Sobre la vida de Petit se realizó un documental, Man on Wire, dirigido por James Marsh y que acaparó todos los premios posibles. Ganó el premio del jurado y el de audiencia en el festival de cine de Sundance 2008. Posteriormente en 2009 ganó el Bafta a la mejor película británica, el Independent Spirit Awards y el Oscar como mejor documental de larga duración.
Petit llegó a decir; “no necesito de la fama ni de la publicidad, y no dejaré que me conviertan en millonario”.

CARTEL DE LA PELÍCULA MAN ON WIRE
Cuando entregaban el oscar al mejor documental, Petit corrió hacia el escenario junto a James Marsh lleno de energía y con una sonrisa en su rostro. Mientras hablaba al público ejecutó un truco de magia con una moneda, y cuando le cedieron el Oscar, lo cogió y se lo puso en la barbilla para realizar equilibrios con la estatuilla bajo la mirada de asombro de todos. Después se despidió agradeciendo a la academia por haber creído en la magia.
El siguiente presentador comentó alucinado; nada más que por esto que ha hecho, se merece el premio.

EN LA ENTREGA DE LOS OSCAR
El arte tiene infinidad de formas y maneras de expresión.
Sobre un cable de acero, Phillipe Petit caminó entre las nubes como quién pasea por el salón de su casa. El arte no tiene fronteras ni alturas, el arte es un germen que nace y se desarrolla en el interior del ser humano y clama salir y ser entregado para disfrute del mundo.


"En breve se estrena The Walk, película dirigida por Robert Zemeckis, donde se narra la vida de Phillipe Petit, y el gran desafío que fue su vida caminando sobre un cable de acero sobre el vacío"


Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero




26 agosto 2015

BOSQUES LAMINARIALES

J.J.D.R.
Bajo el profundo y extenso manto oceánico, cubriendo amplios espacios del lecho marino, espesos bosques laminariales aportan con su singular apariencia, un bello ecosistema acuático donde una gran variedad de vida marina se alimenta y reproduce entre los enormes y suculentos tallos de las algas pardas o Kelp.
Esta clase de alga (Phaeophyceae) perteneciente a un grupo de más de treinta especies denominado Protista, tiene como mayor característica su tamaño y su proliferación, llegando a formar espesos bosques bajo el mar conocidos como laminariales.

BOSQUE LAMINARIAL Foto www.eng.laprensa.hn
Estas algas crecen en aguas con gran contenido en nutrientes y su tamaño puede alcanzar de treinta a los ochenta metros de altura viven de uno a veinte años.  Los bosques laminariales son comunes en aguas del Pacífico siendo muy bellos y famosos los que se encuentran cercanos a las costas de California como por ejemplo el de la Isla de San Clemente de varias decenas de kilómetros. Se pensaba que estos espesos bosques de algas enormes sólo eran capaces de reproducirse en aguas del Pacífico, hasta que fue hallado uno en pleno Trópico.
A parte de constituir una base fundamental en la dieta de una gran cantidad de especies marinas, estas algas también son su refugio y un escenario perfecto para los amantes del buceo, los cuales no niegan sentirse como si nadasen entre un bosque de gigantescas coníferas submarinas.

Foto www.neofronteras.com
El aprecio de los humanos por esta nutritiva alga viene de lejos, siendo el Kelp o cabeza de toro, el alga más utilizada por los nativos norteamericanos como fuente de alimento y también como eficaz cordel para la fabricación de redes de pesca en épocas pasadas. Estas algas son muy nutritivas al contar con gran cantidad de aportes alcalinos, sodio, calcio, magnesio y potasio, además de ser una enorme fuente de Dorofila, sustancia que hace aumentar la formación de células sanguíneas que purifican el organismo. El aporte nutritivo de estas algas está altamente considerado, ya que sus cenizas son muy ricas en yodo y Alcalis que sirven para fabricar jabones, vidrio, fertilizante, y el aporte de Alginato es utilizado para espesar productos como la pasta de dientes, los helados, mermeladas, cremas y salsas. Su gran facilidad de reproducción hace que el mercadeo con estas especies sea muy productivo y de escaso impacto medioambiental, habiéndose experimentado con gran éxito en las granjas de Kelp su utilización como fuente de energía renovable al emanar una gran cantidad de metano tras su combustión.


Es indudable la gran cantidad de bienes naturales que nuestro planeta nos aporta y lo mucho que necesitamos cultivar una eficaz y duradera sincronía con nuestro medio ambiente. Una puesta de sol, un amanecer en un idílico rincón paradisiaco, el sonido del mar al abrazar la arena de una playa o el bramido del viento cuando sopla frío y hermético junto a la blanca nieve, son postales que a todos nos gusta disfrutar y que son casi una necesidad vital para nosotros. Pero sentir que nuestro mundo respira y creerlo es diferente. Y es necesario llegar a sentir su latido, saber que siente y padece como cualquier ser vivo, sólo de esa manera,   volveremos a formar parte de esto que llamamos nuestro planeta.


Foto www.mexicodesconocido.pc.mx
Los bosques Laminariales perpetúan la vida de un sinfín de seres marinos y conforman un espectacular oasis subacuático. Contemplar el enorme y tupido tejido verde de sus algas, es un ejemplo más, de la magnífica arquitectura natural diseñada por Gaia.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero











25 agosto 2015

JOSEPH SEIGENTHALER & THOMAS KUEBLER

J.J.D.R.

Bustos de piel adormecidos por el silencio cuelgan por doquier de las paredes de la estancia, como en una sala de trofeos taurinos o la colección privada de un taxidermista.
Bustos que parecen querer salir de su prisión de cal, retorcidos sobre sí mismos, tratan de alcanzar con la expresividad de sus ojos cristalinos el alma del que observa con detalle su fisonomía desgarrada pendiendo de las paredes.

ESCULTURA DE JOSEPH SEIGENTHALER Foto en.wikipedia.org
Joseph Seigenthaler es el autor del hiperrealismo que cuelga en las paredes del museo.
Nació en Nashville, Tennessee (EE.UU.) en 1959 y lleva más de dos décadas esculpiendo figuras, y haciéndolas caminar entre la credulidad y el desconcierto que origina en el espectador el hiperrealismo más absoluto.
Comenzó muy joven realizando esculturas de cera y pronto su detallada técnica y el buen uso de los materiales modernos le han puesto en el disparadero de los más cotizados y afamados artistas hiperrealista del momento.

Foto www.pinterest.com
Su estudio, tachonado de resinas, óleos, acrílicos, siliconas, ceras y telares para vestir a sus creaciones, encubre toda una sociedad de seres amputados de vida pero tan reales en apariencia, que miedo me daría quedarme en una habitación a oscuras y solo ante ellos.
Como casi la mayoría de los artistas que disfrutan creando esculturas hiperrealista, el objetivo es alcanzar el mayor realismo posible y, sobretodo, provocar en el espectador todo tipo de sensaciones raras y controvertidas.
Joseph Seigenthaler consigue de sobra captar la atención con sus obras, sobretodo con los Noggins, bustos que reflejan con increíble detalle hasta los poros de la piel por los que transpirarían sus obras si cobrasen vida.


Junto a su esposa y sus tres hijas, trabaja y reside en la actualidad en Chicago (EE.UU.), donde además tiene de la mano de Carl Hammer Gallery, una de sus colecciones permanentes.
Inmersos en un mar de siliconas y vidriosos ojos que fijamente miran hacia el vacío, todo un mundo de brujas, zombis, mutantes y pequeños duendecillos del bosque, aparece entre pinceles, paletas, acrílicos, y toda clase de utensilios de atrezo.
Mecido por la corriente de fantasía que destilan sus creaciones, Thomas Kuebler tiñe y perfora formas y colores bajo el telón que cubre su bizarro mundo de personajes diabólicos y frikis figurillas de silicona.
Thomas Kuebler nació en Cleveland, Ohio (EE.UU.) en 1960. A muy temprana edad, comenzó a perfilarse como un inquieto y hábil artista, que esculpía figuras de barro y se divertía arreglando todo tipo de juguetes mecánicos.

Foto www.thomaskuebler.com
Después de terminar sus estudios en Kent, trabajó como diseñador de juguetes para la empresa Americam Greeting durante dos décadas y media, diseñando prototipos de juguetes, pero sin descuidar en ningún momento su gran pasión, crear un sin fin de personajes fantásticos que eran exhibidos en diferentes galerías y certámenes.

THOMAS KUEBLER CON UNA DE SUS CREACIONES 
Pasado un tiempo Thomas decide realizar su sueño y dedicarse a ser escultor de lo bizarro, como él mismo se denomina, y de manera independiente, vende esculturas a museos, empresas y colecciones privadas, que demandan sus cotizados trabajos en todo el mundo.
Su técnica es muy depurada y el realismo de sus personajes monstruoso, ya que su obra está compuesta de los más variados y extraños personajes del panteón mágico de los cuentos infantiles.

Foto escalofrio.com
Para llegar a la perfección soñada, Thomas Kuebler ha seguido los consejos de expertos antropólogos para crear monstruosos cráneos y fisonomías imposibles.


Cuerpos de silicona vestidos con telas, ojos de cristal que parecen mirar en el interior de la mente del observador, cabellos sedosos y dientes amarillentos, siluetas obesas y ancianos arrugados hasta un extremo imposible, hacen que la obra de Kuebler no deje a nadie indiferente, y sus Trolls maléficos y sus duendes cejudos, lleguen a dar la sensación de querer salir en cualquier momento.

Foto www.desingswan.com
Joseph Seigenthaler y Thomas Kuebler son dos grandes exponentes del increíble arte escultórico y figurativo denominado hiperrealismo que tantos adeptos tiene en el mundo, sobretodo a través del apoyo que reciben desde las redes sociales y los medios de comunicación en Internet.


Ante cualquiera de las obras de estos extraordinarios artistas, la ficción parece ganarle terreno a la realidad, y cualquier personaje salido de la mente de estos hombres, asusta por el frío y perfecto reflejo que proyectan en un espejo.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero










24 agosto 2015

CATEDRAL DE MÁRMOL

J.J.D.R.
Bajo las turquesas aguas del lago General Carrera, los bancos de salmones y truchas en procesión subacuática esquivan con rítmico y simétrico danzar de escamas y aletas, los angostos y retorcidos muros de la catedral del mármol.
Por encima de las aguas del lago obviando el constante borboteo de los peces, una cúpula de mármol resalta en el horizonte cercano.
Trescientos millones de años de cincelado natural lograron crear ondulaciones perfectas en un conjunto pétreo de hermosura sublime.

CATEDRAL DE MÁRMOL Foto www.medioambiente.org
La catedral del mármol se ubica en las costas del lago General Carrera en la región de Aysén. La demarcación geográfica del lago es compartida por Chile y Argentina, siendo conocido el lago patagónico por parte de los argentinos como lago Buenos Aires.
Con una altura de cuatro metros, la catedral de mármol, suele ser un buen refugio para los afortunados visitantes que se acercan al lago y que, en pequeñas embarcaciones, se adentran por las cavidades minerales llenas de color.


Cerca de la Catedral, se puede contemplar la capilla y la caverna de mármol, esta última de menor tamaño pero no por ello menos espectacular.
Las tres siluetas que se elevan como centinelas sobre el lago, son formaciones de roca caliza que muestran grandes vetas de puro y ondulado mármol blanco, rizadas brechas grisáceas y rectilíneas vetas de bellísimo mármol rosáceo.


Poder adentrarse en las cavernosas entrañas de estas formaciones marmóreas y palpar la húmeda piel de la roca, debe ser como doblegarse ante un diafragma de luz atemporal que golpea los muros sintiendo que se penetra en un gigantesco caleidoscopio.
En el año 1994 el conjunto natural del lago General Carrera o Buenos Aires, fue declarado Santuario de la Naturaleza.
El mejor lugar para comenzar la travesía es Puerto tranquilo, pequeña y apacible localidad donde se puede alquilar una embarcación o sumarse a grupos que salen asiduamente a navegar por el lago.

Foto www.tumblr.com
Las excursiones a pie son también muy atractivas, siendo numeroso los senderos que discurren por toda la región que nos llevarán hasta los pies de espectaculares cascadas, quebradas de hielo, y un sin fin de aventura y libertad.
La lluvia suele ser constante en la región patagónica. Los nueve grados de temperatura son casi rutina en una zona que, por norma general, presenta buena climatología para la pesca y la observación de la fauna marina y las aves del litoral.
La luz es el mayor aliado del mármol. Los rayos del astro rey, como un tímido velo de seda se desplazan por la pulida y tersa piel de la antigua roca.

Foto www.amolife.com
Entre claroscuros y sombras chinescas, abrazada por el silencio y rozada por el leve viento que sopla del norte, la catedral del mármol, se erige como sublime icono natural y espejo en el cual el sol se asoma cada mañana al sur del continente americano.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero







23 agosto 2015

LOS SHUAR (JÍBAROS)

J.J.D.R
El antiguo y espléndido imperio Inca fue incapaz de doblegar el espíritu de los Shuar. Pueblo guerrero e indomable, defendieron sus territorios de los ejércitos Incaicos con sangre y violencia. Durante mucho tiempo, las confrontaciones fueron cruentas y terribles, logrando expulsar de sus territorios a los Incas en el año 1490.

Foto www.flacsoandes.edu.ec
Años después llegaron los conquistadores Españoles. Y enseguida comprendieron porqué ni la fuerza de los guerreros Incas ni otras tribus de las regiones cercanas habían sido capaces de doblegar a tan indómitos y aguerridos hombres.

Foto www.elmercurio.com.ec
Las incursiones Españolas desde 1549 fueron repelidas una y otra vez por los aborígenes. Cuando algún español caía en manos de los guerreros Shuar, eran decapitados y realizaban un ritual llamado “Tzantza” que terminaba con la cabeza reducida del infeliz abatido. Al contemplar estas costumbres, los españoles les llamaron Jíbaros (salvajes).

Foto www.sabercurioso.com
Fue en el año 1599 cuando finalmente expulsaron a los españoles de sus territorios, habiendo quedado zonas como Morona Santiago y Chinchipe, sin ser conquistadas por los extranjeros, debido al terrible ardor guerrero que mostraron los jíbaros de la zona.
La fórmula que utilizaban los jíbaros para reducir las cabezas, se mantuvo en secreto hasta hace poco tiempo.


Cuando lo jíbaros entraban en contienda contra sus enemigos, una vez acabada la refriega, para poseer la fuerza y agradar a los espíritus de la guerra, el jefe vencedor cortaba la cabeza del jefe vencido. El resto del grupo pasaba a formar parte de los vencedores, sin mostrar por parte de ningún bando rencor, ira o deseos de venganza.
después se procedía a preparar la Tzantza.
Primero se realiza un corte desde la nuca al cuello para, acto seguido, tirar de la piel hasta desprenderla del cráneo, desechando el cerebro, los ojos y las partes blandas, así como los huesos.

Foto www.id-portodoelmundo.blogspot.com
La piel se introduce en agua hirviendo, se le añade un caldo de liana y otras hojas que evitan que el cabello se desprenda. Aproximadamente durante 15 minutos la piel está sumergida. Si el tiempo es mayor, corre el riesgo de pudrirse. Al sacarla del agua, la piel ya tiene la mitad de su tamaño original. Es el momento de ponerla a secar. Una vez seca, se rasca la piel por dentro para quitar los restos de carne y evitar el mal olor y la putrefacción, frotándola con aceite de carapa justo después. 

Foto www.ecuatorianoenvivo.com
Es en éste momento cuando se procede a coser el corte inicial. También los ojos y la boca se cierran como si fuera una bolsa. Se le añade una piedra o arena caliente. Se cuelga sobre el humo del fuego para desecarla, dándole forma al cuero con una piedra caliente. Es ahora cuando la cabeza acaba reduciéndose. Después se retira la arena o la piedra y se tiñe de negro toda la piel.


CABEZAS REDUCIDAS Foto www.commons.wikimedia.org
Los Shuar, término que significa gente o persona, son el pueblo amazónico más numeroso, cuyos territorios se encuentran en una amplia zona de Ecuador y Perú. Actualmente la cifra de individuos de ésta comunidad se estima en unos 80.000.
A pesar de que las zonas de influencia de éste pueblo no está bien definida, en Ecuador se extienden por las regiones del río Pastaza, Upano, Zamora y Morona Santiago, ubicándose en Perú en el norte de sus regiones amazónicas.


A partir del año 1930, con la llegada de los misioneros Salesianos, se unificaron los asentamientos repartidos por diferentes regiones. Esto provocó que en 1964 se estableciera la Federación Shuar. Pero muchos otros grupos decidieron desplazarse hasta zonas selváticas y aisladas.

Foto www.pueblosoriginarios.com
Los Shuar basan su economía de la producción de los productos que cultivan; yuca, camote, maíz, palma de chonta y plátano. La caza y la pesca, junto a la recolección de frutos e insectos, aportan a la comunidad lo necesario para la sustentación. Entre las comidas predilectas de los Shuar, está la carne asada de mono y la carne de jabalí. Y uno de sus postres más especiales y suculentos son las hormigas asadas. La chicha es un brebaje con un altísimo grado de alcohol que se bebe asiduamente.

Foto www.gsp.edu.ec
El mundo ritual de los Shuar es extenso en cuanto a dioses de su panteón espiritual. Pueblo animista, veneran valles, ríos, cascadas, y en sí toda la selva, la cual creen habitada de espíritus que viven en ella. Así mismo, cada acontecimiento de la vida, la creación del universo, la creación del mundo, la vida, la muerte y las enfermedades, tiene su propio ser espiritual. El bien fluye a través de Etsa, el mal lo hace con Iwia, la fuerza la encarna Shakaim, el agua Tsunki, así cómo, de la felicidad, se encarga Nunkui.

Foto www.pinstopin.com
Al fallecer, su espíritu (Arútam) pasará a otro ser, ya sea un hijo o un nieto, y el proceso se repetirá de forma indefinida. La persona encargada de canalizar todas las influencias espirituales es el chamán o Uwishin, líder político y mediador entre lo divino y lo mortal.
Los hombres se encargan de la caza y la protección del pueblo, dejando a las mujeres las labores de cultivo y las propias del hogar. Las viviendas son de forma elíptica- suelo de tierra, paredes con tablillas de chonta y el techo de hojas de palma-, con dos zonas diferenciadas, Ekent, un área familiar para las mujeres y niños pequeños, y Tankamash, destinada a los hijos varones y las visitas.

Foto www.vistazo.com
La vestimenta típica del Shuar es, en el varón, una falda llamada Itip hecha de algodón y pintada con tintes de colores, mientras que la mujer usa una túnica amarrada al hombro y atada a la cintura con un cordón.

Foto www.utegabriela.blogspot.com
Hoy día son muy reducidos los grupos jíbaros que aún viven en aislamiento. Es cierto que los que siguen residiendo en las profundidades de la selva, mantienen sus costumbres ancestrales. Sus territorios se extienden por zonas prácticamente inaccesibles dónde, por ahora, la civilización y su poderosa ola de destrucción no ha llegado. Sus cabañas de madera y cade, cobija a indómitos guerreros que se niegan a aceptar un solo modelo de vida y, a la espera de intrusos en sus territorios, las hogueras prenden encendidas para seguir ahumando la Tzantza.

Foto www.hispacuarela.es


Actualmente, el gran pueblo Shuar, está seriamente amenazado por las grandes compañías petrolíferas. La aparición de reservas de petróleo en sus territorios desde 1970, les está conduciendo lentamente al desastre. Sus zonas de caza y pesca se han reducido considerablemente y la contaminación de sus recursos naturales está mermando su población.
La sangre del pueblo Shuar está siendo contaminada progresivamente con cadmio y plomo que las empresas petroleras vierten en sus ríos impunemente, contaminando su medio natural de vida y diezmando sus recursos naturales.
Hoy día la maldición de los jíbaros no son pueblos belicosos con hambre de expansión y conquista. La gran amenaza que recae sobre la estirpe de éste gran pueblo amazónico, es el capitalismo corrupto, el egoísmo absurdo del ser humano unido a un progreso mal entendido, en el cual, la vida de seres humanos que decidieron un día no caminar bajo su influencia, sufren los pesares y la maldición de ver como su mundo ancestral cae derrotado sin poder hacer nada al respecto.


Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero 

ENTRADA RECIENTE

LAVA AZUL, TRABAJO INFERNAL

J.J.D.R. Una densa nube de color indescriptible cubre el inmenso cráter. Ardientes fumarolas de azufre y corrosivos ácidos desgarran con s...