21 julio 2014

CENTINELAS DEL ÁRTICO

J.J.D.R.
El hielo y la nieve lo cubren todo. Durante cientos de kilómetros a la redonda el poder que ejerce el frío glaciar, petrifica y congela la tierra convirtiéndola en yerma pradera donde solo los témpanos oscuros de hielo mortal, se muestran aliados con un cielo opaco que quedó atrapado en las redes del silencio invernal. Tras ascender una empinada ladera en la cual reposa un glaciar de azulados hielos y dejar atrás los neveros de la estrecha cima, varias figuras desgarbadas parecen dormir pese a la espesura de la nieve en polvo que arrastraba el viento del norte.

CENTINELAS DEL ÁRTICO Foto www.exdya.com
Incrédulo ante la visión de unos seres enormes, grandes como gigantes, que se comportaban como si el frío cruel del ártico que hiere mortal hasta el pensamiento les resultase indiferente, había de observarlos de cerca y contemplar extasiado, la altivez y la fortaleza de unas siluetas sobre cuyos voluminosos contornos parecía reposar el secreto que encierra el silencio en la inhóspita región de la Laponia finlandesa.

Foto www.exdya.com
El termómetro marca menos cuarenta grados. El aire al entrar en los pulmones, se clava en estos como si de un millar de alfileres se tratase. Apenas se ve nada y a medida que me acerco hasta los inexpresivos gigantes que parecen adoptar posturas desgarbadas, me voy dando cuenta de la grandeza del mundo, de lo maravillosa y mágica que es la vida. Ahora me encuentro justo debajo de uno de estos seres misteriosos. Y a pesar del frío que siento en mi cubierto rostro, me es imposible reprimir una gran sonrisa de satisfacción ante lo maravillosa que es la naturaleza.
El fotógrafo italiano Niccolo Bonfadini los denominó Centinelas del Ártico cuando tras pasar las calamidades propias del invierno finlandés, regresó cargado con sus maravillosas fotografías. 


Personalmente creo que no pudo elegir un nombre más adecuado para identificar a estos espléndidos árboles que, lejos de resignarse a morir a pesar del hielo y su estado de congelación, resisten como celosos guardianes del universo de hielo finlandés hasta el nuevo resurgimiento de la primavera, momento en el que de nuevo, como cada año, renacerán del frío invernal. 

ATARDECER EN FINLANDIA Foto www.akaoka.com
Caprichosos en sus formas y fuertes como colosos, estos Centinelas del Ártico aguantan temperaturas de vértigo y un sobrepeso en forma de hielo y nieve sobre sus castigadas ramas. Entre bruma y ventiscas, aislados y solitarios, se retuercen adoptando grotescas formas que en la lejanía podría llegar a confundirlas con seres increíbles de una película de misterio.

Foto www.mipinkadvisor.com
Además, por si la imagen solitaria de estos seres vivos y extraordinarios, a alguien le pudiera parecer un fenómeno menor, los atardeceres y amaneceres en el horizonte de Laponia son de una majestad absoluta cuando Venus, en su mejor posición para ser contemplado con claridad desde nuestro planeta, está más brillante y su luz tamiza el cielo y el horizonte de diversos y suaves colores en un fenómeno conocido como cinturón de Venus.

Foto www.elblogdefinlandia.com
 Llega la primavera. Tras un periodo de soledad y resignación absoluta, los Centinelas del Ártico se desvanecen, regresando a su estado normal, hasta que los copos de nieve del próximo invierno les avisen de que han de regresar para salvaguardar las estepas de hielo del Ártico.

Aportes y Datos:
Niccolo Bonfadini
http://www.niccolobonfadini.com/home.html
Misteriosa realidad
http://www.misteriosarealidad.com/2014/06/los-centinelas-del-artico-lugares-maravillosos-planeta.html
Postales de viajes
http://postalesdeviaje.com/centinelas-del-artico/

24 comentarios:

  1. Una maravilla natural más en la que extasiarnos!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena no poder disfrutar de tantas grandes maravillas que nos regala Gaia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué belleza!!!!
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz semana también para ti.
      Un abrazo Maribel.

      Eliminar
  3. Al principio me recordaron a los suricatas, siempre vigilantes. El espectáculo es maravilloso, y el frío impresionante pero una vez que bajas de 20 bajo cero ya da lo mismo si son 30. Buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un gran símil el que haces con los suricatas, siempre alerta y vigilantes. En cuanto al frío, yo lo llevo fatal, pero lo que dices es muy cierto, llegado a un punto ya ni sientes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. La verdad es que visto de lejos parece una horda de guardianes ejjejeje espectaculares las fotos querido te costo lo suyo jejejeje
    Bueno pasaba a saludarte antes de irnos de vacaciones.
    Cuidate amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha de ser espectacular ver estos árboles en medio de la niebla y la nieve. Al bueno de Bonfadini es al que le costó lo suyo captar las imágenes, parece ser que pasó un frío cruel.
      Un abrazo amigo, yo también descansaré un poco,abrazos.

      Eliminar
  5. Que belleza!! solo ver la imágenes uno siente paz y grandiosidad, es como si miles de seres inertes estuvieran vigilando el paso del tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como guardianes de un mundo envuelto en hielo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. En el silencio y el frío del Ártico de pronto, espectaculares figuras emergen para demostrarnos que la Naturaleza es grandiosa y maravillosa y que nunca se cansa de regalarnos una belleza infinita . Con su eterno amor , nos llama a imitar su ejemplo y a querer ser como ella respetando el equilibrio y nos dice sin palabras que dejemos ya de torturarla porque está ahí para que formemos parte de ella porque queramos o no , somos parte de ella . Ojalá llegue el día en que toda la humanidad sea consciente de esto , ese día , Jorge , muchos seres humanos seremos felices estemos en la dimensión que estemos.
    Un gran abrazo , amigo mío .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá ese día de conciencia absoluta y respeto llegue pronto, ya que el tiempo se agota y el planeta puede cansarse de nosotros.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Adoro los árboles, son fuerte majestuosos, en muchos casos supervivientes y en estas imágenes queda más que demostrado. Nunca los vi congelados así parece mentira que después de sobrevivir a un invierno tan cruel llegé el hombre y los tale, nunca entendí tanta estupidez, deberían estar protegidos o tal vez sea así.
    Como siempre nos descubres que la naturaleza es fantástica.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son seres vivos ejemplares y majestuosos, duros y nobles, que aguardan la llegada de la primavera para volver a revivir de su letargo.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  8. En cada una de sus ramas se esconde la el inequívoco verso de "vivir a pesar de todo".
    La vida se expande, resiste y vuelve una y otra vez aunque todo se interponga para impedírselo. Pasaremos por aquí como un mal sueño que nada aportó autoextinguidos por nuestra codicia mientras estos árboles centinelas (como bien cuentas) y amigos del paisaje y la vida volverán si no hoy mañana a congelarse porque son la parte precisamente de esa vida que la Tierra les donó.
    Asombroso como cada uno de tus post amigo.
    Mil abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué razón tienes amigo, somos una especie que nos creemos eternos, que vamos a estar aquí para siempre, y cuando ya no estemos, la naturaleza seguirá su curso inexorable y lleno de vida.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Jorge, que maravilla lo de estos arboles que a pesar del peso que se les echa encima resisten y vuelven a resurgir como el Ave Fénix, lo que si es algo raro que después de permanecer congelados no se mueran verdad?, sera cosa del lugar que como todo se suele acostumbrar a las inclemencias del tiempo, pobres de nosotros si vamos allí, una maravilla de veras y una preciosidad ver esas formas que adoptan por el peso de la nieve y el hielo, nos vuelves a impresionar y deleitar con tu articulo amigo, felicidades:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hielan aguantando temperaturas extremas, y soportan cargas de nieve y hielo que consiguen doblegarlos y retorcerlos, y aún así, consiguen revivir y florecer y dar sus frutos cada nueva temporada. Algo magnífico sin duda.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. En esta ocasión me ha sobrepasado tanta belleza y adaptación junto con tu forma de presentarlo ....sin poder expresar mi sentír.
    Besos de agradecimiento

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre por tu huella amiga, un abrazo fuerte.

      Eliminar
  11. Que fortaleza de especie, helados, erguidos, impresionantes guardianes y ese fenómeno del cinturón de Venus, nos ofrece un espectáculo inigualable e impresionante.

    Nuevamente, gracias mil, mi querido Jorge, cuanto nos acercas a la madre para cada día quererla y admirarla más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una fortaleza de las que sólo y únicamente se pueden encontrar en la naturaleza. En cuanto al cinturón de Venus, ha de ser maravilloso contemplar como el cielo se torna de colores pastel sobre el horizonte.
      Abrazos amiga.

      Eliminar
  12. Ninguna mano puede compararse a las de la naturaleza, creando maravillas que a todos nos deja extasiados, no hay quien la compare, ni quien la supere. Frio y maravilloso reportaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay artista más grande en el universo que conocemos que Gaia, cuyo talento creador no tiene parangón. Hasta de las circunstancias más desastrosas de la propia naturaleza, es capaz de resurgir creando vida y belleza.
      Un fuerte abrazo amiga Lola.

      Eliminar