06 agosto 2014

KANDOVAN

J.J.D.R.
A sesenta kilómetros de Tahiz, capital provincial del condado de Osku (Irán), la pintoresca localidad de Kandovan aparece acurrucada entre las arenas cenicientas de la falda del monte Sahand. A vista de pájaro, se observa perfectamente la singular arquitectura de este pequeño pueblo, con sus cientos de afilados pináculos en forma de chimenea apuntando hacia el cielo, estrechos pasadizos de roca que dividen calles y casas, sus inconfundibles ondulaciones en los pardo rojizos muros de roca, las puertas y ventanas de madera, la cadencia grupal de huecos oscuros y cavernas, los senderos de parda arena que se pierden entre un bosque de labradas rocas, y todo arrinconado en un espacio reducido que hace que Kandovan parezca desde el cielo un gran termitero humano.

LA CIUDAD DE KANDOVAN Foto www.kenthorne.com
La arquitectura vernácula de Kandovan, junto a las ciudades de la región turca de Capadocia, son el ejemplo perfecto de cómo el ser humano es capaz de sacar provecho del entorno legado por la naturaleza para construir lugares óptimos para ser habitables.

Foto www.iranian.com
El origen que dio lugar a la peculiar morfología de este pintoresco pueblo iraní fueron las erupciones producidas por el monte Sahand, habiéndose establecido como de gran importancia la ocurrida hace un millón de años, y otra de similar magnitud ocurrida hace once mil años. Hoy día el monte Sahand se encuentra inactivo, aunque su cuerpo cetrino de ceniza y pardas y oscuras laderas de volcánica roca, siguen atrayendo con su pasado terrorífico las miradas de los viajeros que se aproximan hasta sus dominios.


Y fue envuelto el cielo en ceniza, polvo negro que fue muriendo despacio en el valle fertilizando la tierra, ahogándose bajo el yugo de un tiempo implacable, durmiendo su poder destructor tras la erupción, desprendiéndose su fuerza en brazos de la vida. Y sobre aquellas cenizas, venteadas por los vientos y acurrucadas por el lecho fluvial de acuíferos, manantiales y lagos de transparencia cristalina, el valle resurgió, renació, abrió los ojos al presente convirtiendo la región de Osku en un jardín edénico donde agua y plantas son sumamente beneficiosas para el ser humano por sus cualidades curativas.


De esas cenizas surgió Kandovan; del fácil labrado de la piedra pómez caída sobre la tierra, del aprovechamiento de los escombros acumulados sobre una pequeña meseta y que dejaban huecos enormes bajo tierra que fueron el cubil perfecto para refugiarse de las inclemencias del tiempo y los ataques enemigos. La naturaleza creó un retorcido laberinto de frescas cavernas que fue transformándose en un enmarañado complejo de calles interconectadas y casas ocultas bajo cúpulas de barro a modo de tejado, cuya forma cónica aún sigue siendo motivo de controversia para los especialistas.

Foto www.hotelclub.com
Las casas, a las que se las conoce como Karaan, tienen de dos a cuatro pisos de altura, la primera planta se utiliza como establo para animales, siendo en la segunda planta donde se encuentra la sala de estar y habitaciones y las últimas donde se ubican las despensas.  El aislamiento de las casas es perfecto, manteniendo las estancias frescas en verano y cálidas en invierno. En el entramado cruce de angostas calles que mueren bajo la madera de las pequeñas puertas de entrada a las casas, son muchos los canales de desagües que permiten que el pequeño poblado de Kandovan sucumba bajo las fuertes precipitaciones que asolan la región en los gélidos inviernos.


El pueblo parece haberse detenido en el tiempo. Sus cuevas, sus calles, sus pináculos pétreos, parecen una estampa prehistórica, o el decorado de una película sobre un mundo perdido en cualquier mundo desconocido y lejano.
Según algunos autores Kandovan significa colmena, nombre que sin lugar a dudas le viene que ni pintado, o según otros, la traducción correcta identificaría el lugar como la tierra de los talladores desconocidos, lo que a todas luces indicaría que estos últimos no se complicaron mucho a la hora de bautizar la ciudad. Sea cual sea su significado, aún no se sabe con exactitud cuando fue poblado Kandovan, habiendo indicios notables de presencia humana de alrededor de tres mil años de antigüedad, o citas como la que refiere el comandante macedonio Antigono Monophthalmas en el 317 a.C, nombrando a los habitantes de este lugar como hombres de las cavernas.


Uno de los últimos censos efectuados en Kandovan (año 2006) dejó un registro de 601 habitantes de un total de 168 familias. Poco a poco, y gracias a la globalización de la información y el poder de los tentáculos de Internet, la ciudad de Kandovan es cada vez más popular y el turismo ha crecido considerablemente, gracias también a la belleza de los parajes que subyacen en los alrededores de Kandovan.

Foto www.wallempires.com
Agazapado entre los pliegues de una estrecha cornisa de roca volcánica, Kandovan muestra al mundo la peculiar arquitectura de sus casas y calles, así como la estimulante variedad orográfica que ofrece su entorno para aquellos ávidos viajeros necesitados de llenar sus macutos de aventura y bellas experiencias.

Aportes y Datos:
Heritage Institute
http://www.heritageinstitute.com/zoroastrianism/urmia/kandovan.htm
Wikipedia
http://en.wikipedia.org/wiki/Kandovan,_Osku








22 comentarios:

  1. Un poblado tan extraño como digno de conocer. Muy interesante.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso sobre todo, como un enorme hormiguero humano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Invita a la calma, a la conversación y a un café (ya se que debería poner té, pero soy cafetera) Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy más cafetero, en compañía de unas pastita y una buena conversación, el lugar lleva al encanto.

      Eliminar
  3. ¡Hola! cada día nos sorprendes... Cuántas maravillas existen en este planeta tan hermoso donde somos capaces de aprovechar la naturaleza para buscar cobijo o crear belleza. La pena es que también creamos terror y lo hacemos tan injusto...
    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuántos quedarán aún sin descubrir y estarán esperando ser hallados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Jorge, donde menos te lo esperas se encuentran tesoros que si no es por personas como tu nunca los conoceríamos, en este caso el tesoro es este poblado tan original y a la vez tiene su belleza, un trabajon lo que hicieron al ir construyendo las casas entre las rocas, sabes?, me recuerda a las famosas casas cueva que hay creo que por Andalucía, me gusta mucho y ver que todavía viven alli la ver que da gusto ya que así y con los turistas se podrá mantener y no perderlo como ocurre con otras cosas, gracias amigo por compartirlo y disfrutar de este nuevo descubrimiento para nosotros:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto amiga, creo que es en Granada donde hay pueblos que viven en auténticas cuevas. La necesidad y el ingenio hacen maravillas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es una pasada esas vidas hechas en roca, en corazón ardiente del interior de la tierra. Y luego nos llenan las costas de hoteles y chalets que llaman de lujo. Un despropósito.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, y aunque muchos pueblos antiguos se acercaron a ecosistemas delicados, nunca perjudicaron el espacio que es daba la vida y el sustento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Realmente sorprendente y bello a la vez. Gracias por hacernos viajar por estos remotos lugares llenos de belleza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir sendero conmigo y dejar tu huella en él.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Sabes encontrar la magnificencia de la naturaleza tal cual recoletor de bellezas.
    GRACIAS SIEMPRE¡¡

    Besos muy fuertes

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga, aunque no es difícil hallar belleza en cada rincón del planeta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Jorge ! Nada más ver la primera foto de tu actualización , me quedé alucinada e impresionada por la belleza y originalidad de la Ciudad de Kandovan . es impresionante como bien tu dices la capacidad del ser humano para adaptarse a vivir en lugares como este por ejemplo , aprovechando lo que la Madre Naturaleza ha creado o se han producido por fenómenos como la erosión . Es impresionante de verdad y las imágenes lo son mucho , he estado un buen rato mirándolas y admirando todos los detalles , las escaleras de una de las fotos impresionan un montón .
    No se si tu conoces las casas que hay utilizando las rocas en un Pueblo de Cádiz que se llama Setenil de las Bodegas que tambien impresionan o las de Baza ( Granada) y otros lugares que hay por aquí en Andalucía . Las personas que viven en estas casas dicen que no pasan calor en verano ni frio en invierno porque las rocas los aislan.
    Gracias una vez más por todo el conocimiento que nos aportas y por el interés que despiertan los lugares que nos descubres . Un abrazo grande , Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga Charo, aunque soy de Cádiz, no conozco el pueblo de Setenil y eso que casi los conozco todos, pero ya tengo puesta una muesca en el mapa para dentro de poco. Hay muchas localidades que usaron huecos naturales para edificar sus viviendas y sin duda son lugares que abrigan en invierno y refrescan en verano.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. No parece de este mundo .. o nuestro mundo no se parece nada al de ellos..
    Desde mi ignorancia te digo que parece un escenario de película .. siempre un placer pasear por Gaia
    buen fin de semana un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me parece un escenario de película, no sabría decir de qué género, pero realmente me parece impresionante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Como siempre digo, increíble el ingenio del hombre, edificar tan curiosas viviendas desde el centro de las rocas y las escaleras impresionantes, ni idea de que existía algo así, siempre nos sorprendes amigo.
    En este caso es admirable, pero a mi particularmente me dió un poquito como de claustrofobia el pensarme dentro de una de las viviendas, en realidad es que lo soy y no es broma.

    Un abrazo grande Jorge y una muy linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para alguien que parezca claustrofobia supongo que no es una idea brillante irse a vivir a un lugar así, aunque si no hubiese más remedio seguro uno se acostumbraría.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Querido Jorge, ultimamente estoy peleando con un libro de Toureau que en principio nos habla de lo poco que necesita el hombre como cobijo.
    Sin duda el era ignorante de la existencia de esta ciudad si no la hubiese puesto de ejemplo.
    Es un preciosidad donde recuperar el espíritu enfermado por las grandes urbes. Como bien dices la magia de internet está dando a conocer lugares similares y paradisicos que esperemos que el masivo turismo no degraden en el futuro.
    Un abrazo y mis respetos siempre por tu gran trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las grandes urbes nos roban un elemento esencial y necesario a la hora de lograr el respeto que merece el entorno natural. Viviendo como vivimos, aislados en un entorno artificial, es fundamental inculcar la necesidad de preservar la naturaleza, pues cada vez es más estrecho el cerco que las grandes ciudades establecen con el medio ambiente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar