30 octubre 2014

FEDOR JEFTICHEW Y STEPHAN BIBROWSKY

J.J.D.R
Fedor Jeftichew nació en San Petersburgo (Rusia) en el año 1868. Al igual que su padre Adrián, Fedor vino al mundo con todo su cuerpo cubierto de una espesa capa de pelo que a ojos de la gente de la época, lo convertía en una rara especie alejado de cualquier parecido con la raza humana. Como tiempo atrás hubo de hacer su padre, desde muy pequeño tuvo que afrontar la condición de sentir la mirada ajena posada en su físico y escuchar uno y mil insultos de personas de toda condición que lo veían como un bicho raro.

FEDOR JEFTICHEW JO-JO Foto en.wikipedia.org
Guiado de la mano de su padre, desde muy pequeño comenzó a trabajar en espectáculos circenses único espacio que les garantizaba un plato de comida y algo de sustento a cambio de mostrar al público la extraña y difícilmente comprensible fisonomía que la naturaleza les había otorgado. Viajan por Europa, concretamente a Francia, donde trabajó en un circo francés durante dos años. De regreso a San Petersburgo su padre fallece súbitamente y se queda totalmente desamparado, ajeno a cuál será su porvenir y que le demandará el futuro. Poco tiempo después Theodore Lent, propietario de un museo de cera en la ciudad, se fija en él y le ofrece un escueto salario a cambio de exhibir su cuerpo en su negocio. Aquí pasaría un corto periodo de tiempo, tras el cual se marcha de viaje a Londres donde un agente que trabajaba para el afamado Circo Barnum & Bailey se fija en él y le ofrece viajar a Estados Unidos y unirse al espectáculo creado por el ilustre y gran estafador Phineas Taylor Barnum. 

CARTEL ANUNCIADOR Foto www.arts-books.com
Tras aceptar la oferta, el joven Fedor se instala en el circo Barnum como parte integrante del esperpéntico y humillante espectáculo circense, donde bajo el nombre artístico de Jo-Jo niño cara de perro, sería humillado hasta la saciedad. Para que la historia del niño perro calase en la gente, Phineas Taylor inventó una historia con la que daba entrada al joven Fedor en el escenario. Sobre las tablas, se escenificaba una cacería tras la cual el padre del joven salvaje había sido abatido e incluso se contaba que Fedor pertenecía a un clan salvaje compuesto de muchos miembros iguales que él. Mientras duraba el lamentable espectáculo, el joven Fedor que por aquella época tan sólo contaba con 16 años de edad, era obligado a emitir extraños gruñidos y ladridos teniendo en todo momento que comportarse como si fuese un auténtico animal, para gloria y beneficio del gran circo Barnum, donde cualquier persona aquejada de alguna deformidad era perfecta para hacer ganar unos dólares a unos pocos miserables sin escrúpulos. 

CIRCO BARNUM &BAILEY (1915) Foto www.flickrhivermind.net
Fedor pasó casi toda su vida arropado por una espesa capa de humillación y dolor. A los ojos del público que se agolpaba para ver su extraño cuerpo, sólo fue un engendro difícil de catalogar al que disfrutaban viendo realizar extraños movimientos y ruidos. Lo que ignoraban aquellos hombres y mujeres que acudían a ver “al hombre caniche” –así fue presentado en Estados Unidos y Europa-, era que bajo la enigmática apariencia de aquel hombre se hallaba un ser humano que hablaba varios idiomas (ruso, alemán e inglés) y que seguro hubiese deseado poder sentirse, tan sólo durante un instante de su vida, alguien normal. Fedor Jeftichev murió de neumonía el 31 de enero de 1904 en la ciudad griega de Salónica.
El circo Barnum & Bailey giraba en torno a un púbico ávido de regocijarse ante lo extraño, ante hombres y mujeres que habían nacido con malformaciones y que eran presentados como bestias moldeadas por el mismo demonio.


Tras la muerte de Fedor, el hueco en el espectáculo de “Freaks o circo de los horrores” estuvo vacio un tiempo, hasta que lo ocupó Stephan Bibroswky, quién bajo el nombre Lionel “cara de león”, viajó por medio mundo mostrando su particular fisonomía.

BARNUM & BAILEY Foto www.antiquetrader.com
Stephan Bibrowsky nació en la localidad de Bielsk muy cerca de Plock (Polonia) en el año 1891. Su madre al ver el aspecto de su hijo quedó horrorizada y comenzó a repudiarlo de inmediato. El cuerpo de su hijo estaba completamente cubierto de pelo. La gente comenzó a maldecir aquel nacimiento diciendo que la madre había practicado bestialismo. La familia huyó aterrorizada de su pueblo, pero allí donde se alojaban, terminaban siendo señalados como indeseables. Sthephan tenía seis hermanos, todos ellos perfectamente normales, lo que sirvió para que la madre fuese señalada aún con mayor crudeza. Ella, para tratar de dar una explicación plausible ante un fenómeno que hasta la época la ciencia no sabía identificar, urdió una increíble historia en la que explicaba como un león trató salvajemente de matar a su marido cuando ella estaba embarazada y por este motivo el pequeño nació estigmatizado bajo el aspecto de una fiera.

STEPHAN BIBROWSKY Foto www.supercurioso.com
Como es lógico suponer, aquella historia no surtió efecto alguno, y la familia hubo de andar de aquí para allá eludiendo los dimes y diretes de la gente. Pero pronto supieron sacar provecho de la enfermedad de su pequeño y sacarle algo de dinero exhibiéndolo en el Panoptikum de Berlín - un parque de atracciones famoso en la época- con tan sólo cuatro años de edad. Poco tiempo después es descubierto por un agente del circo Barnum llamado Meyer que de inmediato se interesa por hacerse con sus servicios y la familia decide entregárselo sin objeción alguna. 


El tal Meyer sería a fin de cuentas de gran influencia positiva en la vida de Stephan, cultivándolo en la literatura y las artes, consiguiendo que aprendiese hasta cinco idiomas y dotándolo de gran habilidad para tratar cortésmente con la gente así como que desarrollara una habilidad especial para la magia. Con diez años de edad aterriza en EE.UU y comienza su andadura en el circo Barnum. Su buen hacer sobre el escenario, radiante con su larga y rubia melena leonina cubriendo toda su faz, le ayuda pronto a hacerse un hueco entre los numerosos espectáculos del afamado circo. Narran las crónicas de la época que tenía un don especial para la oratoria, guiando con sus gráciles movimientos al público hasta terminar sorprendiéndolos con sus trucos de magia o alguna acrobacia especial.

Foto www.tumblr.com
Viajó por medio mundo con el espectáculo circense, hasta que definitivamente termina afincado en el parque de atracciones de Coney Island en EE.UU. recibiendo un buen jornal que le sirvió para vivir desahogadamente. Su último viaje lo llevó hasta tierras berlinesas, donde falleció de un infarto en 1932 a la edad de 41años.

Foto www.supercurioso.es
Tanto Stephan Bibrowski como Fedor Jaftichew padecían una enfermedad conocida como hipertricosis o hirsutismo, un extraño síndrome relacionado con la aparición masiva de bello en todo el cuerpo a excepción de las palmas de las manos y las plantas de los pies. La ciencia lograba finalmente poner nombre a una enfermedad que afectaba raramente a hombres y también a mujeres, como fue el caso de la célebre mexicana Julieta Pastrana que trabajó también en los escenarios del circo Barnum y viajó por el mundo exhibiendo su físico. Esta enfermedad no constituye riesgo alguno y, a excepción del aspecto que desarrollan los afectados, una vida plena y normal es totalmente posible.



No se me ocurre mayor tortura que la de someter a un ser humano desde la infancia más temprana a vejaciones y humillaciones respecto a su físico. A la memoria me vienen decenas de cuentos y leyendas cuyo trasfondo gira en torno a personajes cuyas capacidades físicas diferían mucho de la normalidad. Hombres lobo, sirenas y sirénidos, cíclopes y duendes... posiblemente son signos inequívocos de la presencia de humanos con deficiencias genéticas vistos por la gente como seres de un mundo ajeno al nuestro y convertidos con el tiempo en seres mitológicos y legendarios.
Stephan Bibrowski y Fedor Jeftichew son ejemplo de vidas paralelas con diferente desarrollo. Pero ambos tuvieron la oportunidad de conocer de cerca la cara más horrible del ser humano, esa que suele mostrarse en forma de mueca irrisoria colmada de ignorancia.
La ignorancia es el peor enemigo del ser humano.
La grandeza, así como la belleza y lo sublime, no se encuentra dentro del mísero e ínfimo cascarón que es nuestro cuerpo; sino en los confines eternos de nuestra alma humana.

Aportes y Datos:
Wikipedia
http://en.wikipedia.org/wiki/Stephan_Bibrowski
http://en.wikipedia.org/wiki/Fedor_Jeftichew
Hipertricosis
http://hipertricosis.com/
Querer la libertad
http://quererlalibertad.wordpress.com/2013/10/01/stephan-bibrowski-apodado-por-los-que-hacian-negocio-con-el-lionel-el-hombre-con-rostro-del-leon/
Supercurioso
http://supercurioso.es/el-hombre-leon-stephan-bibrowsky/
Sentado frente al mundo
http://www.sentadofrentealmundo.com/2012/11/el-hombre-que-nacio-con-cabeza-de-leon.html

29 comentarios:

  1. Es triste que las personas solo valoren a otro ser humano por su aspecto físico y no por su luz interior. Si fueran más comprensivos se darían cuenta de cuantas cosas desperdician por no saber ver la verdadera belleza del alma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ignorancia es un lastre en las personas, y no me refiero al conocimiento intelectual, sino al que se desarrolla en el alma de un ser humano que sepa mirar más allá de un simple físico.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Terrible destino el de esta gente que solo logra insertarse en la sociedad apelando a su situación de rareza o deformidad. muy triste.
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tristeza de personas que nunca llegaron a saber qué es amar de verdad, o qué es recibir cariño o palabras de consuelo. Sus vidas fueron un autentico calvario.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. ya sabes que la gente siempre valora al resto de humanos por su aspecto, seguramente que estos dos casos ambos personajes serian mejores personas que muchos que no tenían ese problema, j....er y al final tienen que terminar como muñecos de feria para regocijo del resto, que humanidad.
    Curioso que ambos fueran de zonas muy cercanas.
    Buen post caballero que tengas un buen dia
    abrazotessssssssssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo, su única forma de sobrevivir fue deambulando con el circo mientras eran expuestos como bichos raros. El circo Barnum fue uno de los lugares donde más atrocidades emocionales se unieron, un terreno en el que bajo una opaca carpa de supuesta charlotada, se ahogaban lamentos con palos, pan y agua, y donde el haber nacido diferente era un regalo para cambiar por dinero.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Nuestro miedo a lo distinto nos hunde en nuestra mediocridad. El hecho de ser discapacitado, y por lo tanto distinto, me hace saber mucho de eso. Hay miradas y murmullos que hielan. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa es la clave amigo, el miedo a tratar de acercarnos a lo desconocido, cuando lo que portamos por fuera es solo un mero cascarón que oculta mil y un universos de almas que esperan sentirse como lo que realmente son, iguales pese a sus discapacidades físicas, seguro, muchos mejores que la gran mayoría que es capaz de girar la cabeza o emitir un sordo comentario al cruzar una mirada.
      Gracias por tu comentario, un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
  5. Hola Jorge, se lo que es el hirsutismo, he leído y conocido mujeres que lo padecen pero no a esta escala, y si para estas personas ya es lamentable como las miran, me hago idea de lo que pudieron pasar estas dos personas así como otras que también lo padecerían, también he padecido en mi entorno esas "miradas" de bicho raro por mi hermana pequeña al tener síndrome de Down, somos lo mas ruin que tiene la naturaleza por reírnos de los defectos de los demás, sin pensar que la vida da muchas vueltas y el día de mañana nos puede tocar también, nunca se sabe lo que nos depara el futuro, por eso entiendo lo mal que lo tuvieron que pasar estas personas y ver que para poder subsistir se tenian que convertir en "monos" de feria para hacer reír a los que se consideraban o consideran perfectos, que pena la verdad que nos riamos de esas cosas, como bien dices, la ignorancia es el mayor enemigo de nosotros mismos.
    Gracias amigo por esta nueva entrada y perdona por lo que digo, pero esto me ha llegado por lo que te he dicho, gracias:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien puedo decir que nadie está exento de nada en esta vida. No puedo entender que se pueda dañar indiscriminadamente a una persona ni por su físico, ni por cualquier condición que lo convierta en distinto a los demás. Cada uno somos un universo de sentimientos, de emociones, de capacidades más allá de las pura y estrictamente físicas. Ambos casos relatados son de una época distante, pero no se logra cambiar pese al paso del tiempo, y el acoso a personas diferentes desde la niñez es frecuente en muchos lugares. Yo he trabajado muchos años en un hospital. Te puedo asegurar que lo que dices sobre lo que a cualquiera le pude pasar en un momento dado es real.
      Todavía hoy más que nunca, estamos haciendo de esta horrible sociedad un campo minado para aquellos que tienen problemas físicos, ya que el estereotipo que todos buscan es la perfección, llegar a ser clones de dibujos animados, muchos completamente vacíos en su azoteas.
      Yo no tengo nada que perdonarte querida amiga, y tú no tienes nada por lo que excusarte,
      mi abrazo fuerte para ti, y por supuesto para tu preciosa hermana.
      Besos.

      Eliminar
  6. Te aseguro que hay mayores bestias en el mundo con cara de ángeles...
    Tu entrada es impresionante y dolorosa, pensar que existen seres capaces de lucrar con el dolor ajeno, capaces de utilizar a un ser humano en su deformidad y que existan personas que puedan disfrutar de tan denigrante espectáculo, no, a mi me ha entrado como una cosita que ni veas...

    Un gran abrazo querido Jorge y linda semana por comenzar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie tiene excusa. Uno puede llegar y ver y sentir perplejidad, asombro, miedo, inquietud, ante alguien distinto que sufre una rara enfermedad, pero de eso, a calumniar, a reír, es algo que me paraliza. Más aún, cuando como bien comentas, otros seres repugnantes ven en todo momento una sola cosa, dinero...y provecho para sí.
      Me acuerdo mucho de un escrito que realicé sobre el tristemente afamado y recordado Carrie Merrick, el hombre elefante, quién en su últimos años de vida, consiguió que se le acercara la gente y les pudo recitar sus poesías y demostrarles lo hermosamente bello que era por dentro.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  7. Lo distinto parece que no se acepta y esto ocasiona muchos problemas y dolor.
    La humillación o compasión hipócrita no deberían de existir pero están ahí, a la vuelta de la esquina.
    Como personas les darían mil vueltas tanto a los explotadores como a los que se reían de ellos.
    Terrible humanidad que nada más que ve su ombligo!
    Un abrazo, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ignorancia lo que hace que uno sienta pánico ante lo desconocido. Pero todos, -bueno no todos, casi todos-, venimos de fábrica con unos gramos de comprensión, otro tanto de consideración, y una buena parte de humanidad y solidaridad. Esto es como el intermitente de un coche, viene de fábrica para usarlo, lástima que muchos, me da igual la época, apenas sepan qué es un intermitente, y menos que es compresión.
      Abrazos amiga.

      Eliminar
  8. Què historia y què triste para los que lo padecieron. Nunca lleguè a entender a los que critican, se rien o se burlan de los que tienen un cuerpo diferente a "lo normal". Todos nacimos, no con el cuerpo que hemos elegido, sino con aquello que se nos ha dado......
    Interesante informaciòn y fotos nos has dado.
    Me parece que en la actualidad existe dos o tres jòvenes con las mismas caracteristicas. No recuerdo bien dònde. A la joven le regalaron el trabajo de depilaciòn con laser....
    Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate amiga, hoy día, esta enfermedad que no mata por sí misma sino que puede ser llevadera, es posible erradicarla con la depilación láser. Sé qué jóvenes citas, y aunque el hirsutismo es raro, existen casos llamativos como el de una familia entera a los cuales se les llamó hombres lobo.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  9. Es verdad que se pone la carne de gallina viendo las fotos de estos pobres seres que desde que nacieron fueron maltratados e incomprendidos, la ignorancia tiene la culpa de todo y como no el miedo a lo diferente. Una entrada diferente a lo que nos tienes acostumbrados, pero siempre interesante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil entender que hubo, hay y habrá personas que disfrutasen riéndose o escandalizaran con la visión en medio de un espectáculo de hombres y mujeres que nacieron con alguna deficiencia física.
      Como digo, es una cuestión de pura ignorancia y desprecio al más mínimo sentido común.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Desgraciadamente, esto de juzgar el físico, ha pasado y pasará y es que no queremos mas que ver lo bueno y bello, sin tener escrúpulos, y ni siquiera sentir algo de empatia por otro ser humano, que sufre y siente igual que uno-a mismo-a, a pesar de ser algo diferente, que no tiene por que ser, objeto de humillaciones.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga, hay muchas personas que les asusta enfrentarse con lo que desconocen y parece que su medio de trasmitir es interponer un muro de odio o desaprobación. Todos somos iguales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es triste que hayan pasado y continúen pasando estas cosas, ya que aún se exhiben en los circos personas con malformaciones para el lucro de los dueños a costa de sus humillaciones.
    La historiaa que cuentas es terrible, no conocer el cariño de una familia debe ser horroroso y más que te repudien, terminar la vida solo más aún, por una enfermedad con la que naciste y te estigmatizó para toda la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, aún hoy día se menosprecia y castiga hasta con la mutilación o muerte a aquellos hombres y mujeres que nacieron con algún problema físico. Ahora mismo me viene a la cabeza la imagen de los albinos africanos, que son perseguidos tan solo para ser humillados por ser diferentes y trafican con sus miembros para rituales.
      La historia del ser humano esta repleta de este tipo de locuras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Somos muy ignorantes y crueles sumado a una curiosidad malsana ....

    Besos muy fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo, por ello, creo que estos hombres se merecen un homenaje, por una vida llena de triste soledad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Aunque lo que nos cuentas haya ocurrido en el siglo XIX, no creas que hemos avanzado a mejor.
    Seguimos aprovechándonos de los más débiles y siempre en beneficio propio.
    Yo aún recuerdo que, ya hace bastantes años, en las ferias se exhibía a la mujer barbuda y los enanos tampoco faltaban para ridiculizarlos al máximo.
    ¡Qué pena! Es vergonzoso que demos más importancia al aspecto físico que a los verdaderos valores de la persona.
    Cariños y feliz semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto amiga, incluso creo que aún hoy día se siguen contratando enanos para charlotadas en los ruedos ambulantes de algunas ferias. Es una pena, el aprovechamiento de las personas está por encima de los sentimientos.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. "Normal"
    Que palabra más estúpida para definir al ser humano. Cuantos y cuantos perseguidos por no entrar en los cánones de la normalidad.
    Pero ¿Quien es normal? ¿Que es ser normal?
    Creer ser normal, definiría a las personas que pecan de todo lo contrario. Muchas veces de pequeño uno deseaba ser como tal actor, como tal futbolista, como tal personaje que destacaba por encima y pasado un tiempo también descubríamos sus deficiencias, es decir que no eran tan normales.
    Muchos, repito mucho hemos sufrido la humillación, el desprecio, el abandono incluso por parte de los mal llamados normales.
    Y voy a decirte una cosa querido amigo si de algo me siento orgulloso es de no haber pertenecido nunca a la estirpe de la normalidad, esa que se sale de los normales límites de la naturaleza misma.
    Ahora si,tu trabajo de investigación es exquisito a más no poder.
    Mi admiración y respeto por siempre amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, cada cual es como es, y lejos de mi pensamiento en todo momento se haya el hecho de menospreciar o poner en inferioridad a cualquier persona por padecer o sufrir alguna deficiencia física, es más, en mi humilde aportación al conocimiento de la desventurada vida de estos personajes como de otros de los cuales escribí con anterioridad, detrás sólo buscaba desentrañar el por qué el ser humano es capaz de manifestar tanta animadversión por aquel que se muestra diferente, ya sea en forma física, por su color o por su manera de interpretar su espiritualidad o cultura. Tienes mucha razón, la normalidad es algo intangible y que se basa en unos cánones establecidos por los propios humanos. Y posiblemente y respecto al uso del término, considerando tu interpretación del mismo, deseo que sepas que nunca fue mi intención usarlo como diferenciador pues entraría en contradicción con el argumento que esgrimo en el propio artículo en el que, como no puede ser de otra forma ni entendería que fuese, tildo de ignorantes a aquellos que manifiestan o actúan en su vida o actuaron de manera denigrante con personas que sufrían un auténtico calvario por padecer, como en el caso del artículo, un síndrome raro y desconocido en la época.
      Yo también me siento orgulloso amigo mío, de que te sientas orgulloso, ya que para mí, el pilar fundamental del ser humano es saberse único en este universo que vivimos, sea cual sea su condición sexual, física o religiosa, y jamás he hecho ni haré distinción alguna al respecto, sin equívocos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Una cancion sobre Jo Jo:

    https://www.youtube.com/watch?v=LUeO876XMqg

    ResponderEliminar