20 octubre 2014

SAHARA EL BEYDA (DESIERTO BLANCO)

J.J.D.R.
Los reflejos del astro rey difuminados en partículas diamantinas se proyectan en las blancas piedras formando un espejo calizo que muerde a dentelladas la vista. El desierto blanco, tan inmenso como bello, tan pacífico como aterrador, tan claro y enigmático como alucinógeno en sus formas, colores y destellos; se transforma en una cantera de siluetas que sombrías, al caer el sol tras el horizonte, parecen un recuerdo olvidado, anclado al tiempo en la llanura donde el rutilante silbido del viento escultor forjó la piedra convirtiendo la blanca arena en un teatro de sueños caprichosos.

SAHARA EL BEYDA Foto www.teammarcopolo.com
El desierto blanco o Sahara el Beyda, se encuentra en la depresión de Farafra, al oeste de Egipto, a medio camino entre el oasis de Dakhla y Bahariya. Farafra es una pequeña localidad de beduinos que viven en casas de piedra y adobe rodeado de la inmensidad de un desierto implacable que, de vez en cuando, muestra su cólera ciclópea arrojando montañas de arena bajo una nube tormentosa sobre la tierra, oscureciendo el cielo bajo un espeso manto de ceguera absoluta.

Foto www.casaegipcia.com
A pocos kilómetros de Farafra se encuentra el desierto blanco, lugar en el cual, en seguida, la arena blanca y las siluetas de piedra advierten al viajero que se adentra en un lugar diferente a cualquier otro, donde el viento porta un cincel invisible y la arena es el martillo que golpea el tiempo gobernando sus horas de trabajo. Tiempo, arena y viento, llevan colaborando juntos en este desierto millones de años, delineando sobre la caliza cretácica las fantasías de Gaia, encargada de perforar geometrías extrañas y proyectar siluetas y formas que sobre la planicie blanca conforman un diorama que bien podría representar un escenario de ciencia ficción.


Los mismos elementos que tardaron milenios en crear estas singulares formaciones en el desierto, son hoy día su mayor enemigo. El viento y las tormentas de arena en ocasiones colapsan algunas formaciones derribándolas para siempre, acentuando el carácter efímero que fluye de la naturaleza más exquisita y mágica.

Foto www.destinos.elperiodico.com
Patrimonio de la humanidad, ofrece Sahara el Beyda la oportunidad de disfrutar de un rincón de paz casi absoluta, en el cual el viajero puede experimentar la sensación irreconocible de hallarse en otro mundo, en un lugar donde el sol, cuando renace cada día, parece rendir pleitesía a la Tierra con encajes de abrumadores destellos y, al desperezarse y encaminar su luz hacia el ocaso, las estrellas comienzan a descender sobre el orbe hasta casi tocar la arena con la platea brillante de sus lomos cósmicos.

Foto www.viajerosblog.com
Recorrer el desierto blanco es una aventura de varios días donde lo más recomendable es pasar al menos una noche bajo las estrellas, consejo que bien merece tener en cuenta por estar considerado una experiencia maravillosa. No suele estar muy transitado, y la mejor época para experimentar la sensación de abrirse camino a través de un mundo diferente son los meses de marzo y abril.

Foto www.ojodigital.com
Cuenta Gaia que ha esculpido en tiza decenas de figuras en medio de un desierto blanco. Sonríe al narrar cómo lo hizo, y continuamente parpadea como nerviosa al saberse sumamente caprichosa en sus creaciones. Más no puede reprimir un sentimiento de nostalgia cuando cuenta sus peripecias dibujando ríos de colores y soplando cumulonimbus sobre las húmedas planicies verdes; soñando el momento en el que los seres humanos elevemos la vista del suelo y sepamos apreciar su arte, ése don misterioso y cósmico con el que trata de regalarnos segundo a segundo la pasión por la vida.

Aportes y Datos:
Egyp Travel
http://es.egypt.travel/attraction/index/the-white-desert
Kuriositas.com
http://www.kuriositas.com/search?q=sahara+el+beyda
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Depresi%C3%B3n_de_Farafra




16 comentarios:

  1. Hola Jorge, impresionante el "Sahara el Beyda", había oído hablar de este desierto a Manuel, el autor del blog "http://latabernadelderviche.blogspot.com.es/" en el programa de radio "La noche en blanco" de RNE. Me dejó encantado el relato que hacía de ese lugar mágico único en el planeta. Ahora gracias a tu magnífica entrada, a esas alucinantes fotos y a tu exposición, creo que no me queda ninguna excusa para no visitarlo (me encantan los desiertos) y podré pasar una noche al raso contemplando uno de los más grandes "embrujos de Gaia".
    Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, me alegra que coincidamos en gustos radiofónicos, ya que soy asiduo del programa de espacio en Blanco y me encanta oír hablar a Manuel de sus experiencias espirituales en la taberna del derviche. Además, aunque no estoy muy seguro de si fue el caso, es posible que anotase este lugar escuchando algún potcast mientras viajo, pues tengo la manía de anotar todo aquello que me interesa para luego rebuscar. Espero y deseo que puedas encaminarte por las arenas blancas de este maravilloso desierto y contemplar bajo las estrellas tanta magia.
      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  2. Mi querido Jorge siempre es un placer el viajar de tu mano por estos bellos parajes que nos muestras y que nos invitan a pasear aunque sea de manera virtual.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mio,al saber que de alguna manera viajamos juntos en estas ensoñaciones.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Maravillas que nos muestras, sueños que despiertas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ello es con lo que disfruto, soñando volar a estos lugares, ya que de otra forma es complicado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Diríase querido Jorge que Gaia intenta de alguna manera comunicarse con nosotras a traves de diversas maneras.
    Estos caprichos del viento y la arena son un claro ejemplo indicador de nuestra falta de paciencia,
    MIles de años le costó a nuestra madre realizar estas maravillas a las que nosotros no damos la importancia merecida.
    Sin duda toda una lección de nuestro cambiante planeta.
    Abrazos Amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estás en lo cierto Karras, su manera de hablarnos es intentar provocar en nosotros esa inquietud que abra nuestros corazones ante tanta inmensa belleza. Lo raro es que haya tanto ciego suelto que no sepa o no quiera ver con los ojos del alma.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Otra hermosura que me hace volver a soñar que el hermoso paisaje de este desierto, hay otros pero no todos son bonitos y que te hagan sentirte bien, este lo consigue. Como siempre consigues sacar lo mejor de mí en estas entradas tuyas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los desiertos son por norma general lugares inhóspitos y crueles, aunque hasta dentro de su salvaje y árido poder encierran un magnetismo increíble. Este desierto blanco es especial, pues además de ser bello nos regala un si fin de esculturas magníficas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Realmente parece un paisaje de otro mundo, digno marco para un cuento de ciencia ficción.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo creo, escenario perfecto para rodar cualquier fotograma de una película de este género.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Hola Jorge, cuantas formas tiene Gaia de mostrarnos la belleza con la que nos regala dia a dia y una de ellas es este precioso desierto blanco, las figuras de las piedras me recuerdan a la "Ciudad Encantada", lo que pasa que es una pena que por la erosión de esas tormentas algunas se vayan cayendo, se nota en las imágenes donde castiga mas las tormentas que es en la parte de abajo, de hay su desgaste y que caigan con el tiempo, pero es realmente bonito y que llama la atención ya que todos estamos acostumbrados a los desiertos de arena "amarilla", ojala como espera Gaia levantemos los ojos del suelo y sepamos apreciar cada día mas ese arte que nos ofrece diariamente, de nuevo gracias amigo por esta nueva lección:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me recuerda a la ciudad encantada, sobre todo en la forma del Tormo, celebre en nuestro espacio natural. La naturaleza es un baúl sin fondo de misterios y maravillas. Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  8. Es bellísimo¡ más que eso , no encuentro califactivo para tanto arte natural....

    Besos inmensos de gratitud,

    tRamos

    ResponderEliminar
  9. Querido Jorge,
    paso a saludarte, a leerte y a admirar las fotos y la descripciòn que haces.
    Son màs que maravillosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar