12 noviembre 2014

EL MONTE ULURU (AYERS ROCK)

J.J.D.R.
Y quedó aislado del mundo, como castigado por un ignoto sueño antiguo sin parapeto ni guía visible, a solas bajo un cielo en el que son mostradas todas las estrellas del firmamento, sintiendo la furia del astro rey en su rojiza piel rocosa; mudo de soledad en medio del desierto desde siempre y para siempre igual que un faro que ilumina la faz de la Tierra, para ser contemplado desde la lejanía, allá… en el espacio exterior.

LA FANTÁSTICA SILUETA DEL MONTE SAGRADO ULURU 
El monte Uluru, también conocido como Ayers Rock, es para los Anangu (aborígenes australianos) su lugar más sagrado, icono de su ancestral mundo, mole pétrea que simboliza el origen de su “tiempo de sueños”, lugar que para ellos es el “Ombligo del Mundo”.


El monte Uluru está ubicado a 400 kilómetros de Alice Springs, tercera ciudad más grande del Territorio Federal del Norte de Australia, entre las tripas del Parque Nacional Uluru –Kata Tjuta cuya extensión es de 1325 kilómetros cuadrados. Uluru es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987, y es considerado uno de los monolitos naturales más grandes de nuestro planeta. Es una formación rocosa compuesta de arenisca y arcosa rica en feldespato que data del periodo cámbrico unos 500-600 millones de años. Este Titán solitario, que lleva combatiendo contra la climatología de nuestro planeta millones de años, hoy eleva su cima hasta los 348 metros de altura, peso que soporta la cimentación de su base que alcanza los 2,5 kilómetros bajo tierra y un contorno en superficie de 9 kilómetros, siendo posible discernir su particular geografía rojiza a cien kilómetros de distancia. 

Foto www.quemundo.info
El primer occidental en llegar hasta el monte Uluru fue el explorador inglés Willian Gosse en el año 1873, después de que fuese enviado por el gobierno colonial a explorar la zona oeste de Alice Spring. Tras quedar fascinado por la belleza del monte Uluru (nombre utilizado por los nativos), le cambió el nombre por el de Ayers Rock como homenaje al que era gobernador –más tarde ministro- de la Australia meridional Henry Ayers.

VISTA DEL MONTE ULURU DESDE SATÉLITE Foto spaceref.com
El sol es inclemente en esta región del planeta. El termómetro puede alcanzar temperaturas de hasta cuarenta y seis grados y el suelo pedregoso y seco se muestra agrietado como la vieja piel de un centenario galápago. Según cae el día, cuando el sol comienza a desaparecer, el monte Uluru comienza a centellear bajo intensos matices rojos causando la impresión de que sus muros pétreos sangren por heridas invisibles. Uluru se muestra entonces como una paleta de matices rojos, atrayendo como un imán gigantesco la mirada de todo aquel que recorra los senderos adyacentes. 

Foto www.australiantraveller.com
Depende de la estación del año, o la hora del día que sea, su camaleónico cuerpo de arena se mimetiza con los rayos del sol, o estalla brilloso como en un inmenso caldero de luminoso y ardiente fuego. Al llover, fenómeno este de escasa frecuencia, aún su silueta se torna más majestuosa, cuando las grietas que cruzan su lomo rezuman agua y el estigma de un tatuaje de tinta cenicienta cubre las rocas con una capa delicada de sublime plata.

Foto www.canalviajes.com
Ascender el monte Uluru es profanar el lugar sagrado de los Anangu. Recoger piedras como suvenir también, pero ambas tareas parecen no ejercer ningún efecto y el irrespetuoso turista asciende hasta la cumbre y suele llevarse alguna piedra como pisa papeles.
En los alrededores del monte Uluru se esconden grandes secretos naturales y un gran enigma. Regalos de Gaia son el manantial Mutitjulu, las gargantas de Kantju, o el valle de los vientos y las gargantas de Walpa en el también sagrado territorio de Kata Tjuta.

KATA TJUTA Foto www.traverloverload.com
El enigma que encierra la región del monte Uluru se esconde bajo la techumbre de sus cuevas, en forma de pinturas rupestres de difícil comprensión donde según cuentan los Anangu, están representados sus dioses” Wandjina”, aquellos primigenios seres que llegados desde el cielo más eterno y oscuro dejaron para siempre la huella de su paso por este lugar impregnado en el acervo colectivo y que hoy sigue formando parte de su idiosincrasia más profunda y conforma el elemento fundamental de su tradición y religiosidad.

Foto www.travervivi.com
Imbuida por la soledad más absoluta la mole roja se presta a descansar arropada bajo la frescura de una noche tachonada de luces. El fulgor rojo de los muros pétreos han desaparecido, pero los Wandjinas, esos dioses no terrenales que dejaron su huella en la oscuridad de las cavernas de Kimberley y el monte Uluru, observan el desierto y su monte sagrado desde las alturas, quizá esperando el momento oportuno para regresar y seguir escribiendo renglones en su tiempo de sueños…pero de esto, con vuestro permiso, os hablaré en un próximo artículo.

WANDJINAS Foto www.gettymages.com


Aportes y Datos:
Página oficial Uluru
http://www.uluru.com/
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Uluru
El periódico.com
http://viajar.especiales.elperiodico.com/50-destinos-de-naturaleza/oceania/monte-uluru-australia-el-gran-monolito-rojo/
Australia.com
http://www.australia.com/campaigns/nothinglike/es/uluru.htm











29 comentarios:

  1. Su soledad le ha dado mas nombre que su majestuosidad, visto desde arriba pierde estampa, pero está bien no perder ninguna de sus caras. Tu has hecho un homenaje y a nosotros nos has ampliado las miras y la cultura. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su soledad trasmite misterio, rodeado de tanta llana pradera desoladora, y sí, sus perfiles pueden llevar a desconcertar por su mágica apariencia.
      Un fuerte abrazo Ester.

      Eliminar
  2. "La luz hace en cierta manera que los colores en potencia sean colores en acto". (Aristóteles) Es una frase que recordé y estuve buscando en mis apuntes de pintura al ver el Monte Uluru desde el espacio.
    Sabes, he sido más feliz cuando me salté la racionalidad, por eso adoro la belleza y en la playa busco piedras en forma de corazón. ¿A qué viene toda esta palabrería? Simplemente que quedé hipnotizada de esa imagen tan hermosa y me quedo con el nombre nativo.
    Una vez más, gracias por tus excelentes trabajos cada día soy una alumna con más ansia de conocimiento :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy justo y bello que busques la belleza en las piedras, ya que la naturaleza revela su grandiosa fuerza en cualquier pequeño material, o en grandes obras de arte como en el caso del monte Uluru. En cuanto a tu apreciación, yo también me quedo con su nombre nativo.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. jo ya es raro que solo se vea ese monte de color rojo en toda la llanura en las fotos, es como si todas las piedras se hubieran reunido alli para formar el Uluru.
    Realmente majestuoso y difícil de no verlo, seguro, en la distancia. Y con esas cascadas que le caen por los costados mas impresionante aún.
    Un placer descubrir las maravillas del mundo de la mano de un colega.
    Abrazotesssssssssssssssss amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como un gran faro de luz roja, difícil no verlo. tan solo entre tanta llanura.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  4. La naturaleza es un artista incomparable
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo así lo creo amiga, gracias por venir y dejar tu huella amiga en este sendero.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Rastro seguro de un mundo de otros tiempos
    =)

    ¡Muy interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente, quién sabe, lo cierto es que hay lugares que emanan cierto flujo enigmático de difícil comprensión.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Que belleza y que magia transmite!!, es un lugar sagrado para los aborigenes australianos y es que solo verlo impresiona.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sagrado seguro llegó unida a el magnetismo que un lugar así produce en la gente, y sobre todo en aquellos aislados grupos de pueblos que vivieron en épocas remotas.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  7. Si nosotros desde estas fotos y tu estupenda presentación somos capaces de percibir tanta majestuosidad y misterio, ni me imagino que sería estar allí presente.
    Bien es verdad que algunos paisajes rezuman misterio y leyendas y este sin duda es uno de los más avanzados en ese sentido.
    Por supuesto, me encantaría tocar su petrea mole pero si te aseguro querido amigo que dejaría cada cosa en su lugar, pues la tradición y magia de los antiguos me impone un respeto deseado.
    Abrazos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable que uno se sienta extraño al asomarse a las faldas de este monte solitario, mientras en cualquier atardecer comienza a rezumar reflejos rojos brillantes y el cielo parece danzar junto a su cima. Hay lugares que existen para llamar nuestra atención, para inspirar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha encantado... Tienes que ser un lugar bellísimo y lleno de misterio... Cuanto me gustaría estar allí. Seguro que tiene magia...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé amiga, a mí, particularmente, me parece que hay algo extraño y mágico en su silueta solitaria.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Jorge, desde luego que impone el monte Uluru, nunca había visto ni oido nada de el pero como dice nuestro mago es majestuoso, debe ser impresionante estar alli y ver esta gran mole de ese color rojo tan llamativo, y mas como bien dices si ha llovido y caen esas pequeñas cascadas entre sus grietas, debe ser precioso, desde luego que se deben respetar las tradiciones y no romperlas por los de siempre, llevándose para el recuerdo y luego a lo mejor ni caso les hacen, Gaia siempre sorprendiéndonos y gracias a ti sabemos y conocemos otra cosa mas:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje se hace duro, pero cuentan que ver sus muros de cerca es espectacular. Más aún, si con suerte lleve y uno puede contemplar como los regueros de agua se tornan plateadas cascadas descendiendo por su lomo.
      Un lugar extraño. Abrazos.

      Eliminar
  10. El tamaño, los colores y al estar sola impresiona, no me extraña que sea un lugar espiritual.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente esas circunstancias crearon la necesidad de convertirlo en algo espiritual, pues la soledad se siente mas cercana.
      Una brazo.

      Eliminar
  11. Sin palabras me quedo ante tamaña majestuosidad, la belleza y el misterio que encierra y tantas y tantas cosas que nosotros simples mortales todavía no conocemos de nuestra madre tierra.

    Gracias querido Jorge por tus entregas, por llevarnos de tu mano a mundos desconocidos para muchos de nosotros.

    Abrazos y lindo fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apenas somos capaces de rascar en la superficie de la grandeza de Gaia, que no deja de sorprender con sus mágicos lugares.
      Que vosotros caminéis a mi lado es lo que hace que sea atractivo, divertido y mágico intentar conocer virtualmente las huellas de nuestro mundo.
      Un abrazo querida amiga.

      Eliminar
  12. Bueno, bueno, que hermoso monte, que color tan vivo, y que luz más bonita, no me extraña que sea un monte sagrado, es una maravilla más de la naturaleza. Veo que esta entrada es otra de las muchas maravillas que tu sabes buscar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te gustó conocer la silueta solitaria y roja del Monte Uluru, un espacio diferente, singular y lleno de misterio.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Esta vez vengo con gran necesidad de tus entradas, los paraisos y bellezas que consiguen vuele desde una vida donde a veces estoy más atrapada de cemento y más cemento o hormigón armado.

    Necesito la posibilidad que tu arte me ofrece, y soñar en este lugar tan real.

    Besos inmensos,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras me llenan de emoción, aunque no creo que que mi humilde trabajo desprenda arte alguno. Curiosidad puede ser, al menos yo me siento así desde siempre. Por que crees querida amiga que comencé a escribir sobre tantos lugares mágicos que existen en el mundo?
      Sólo por el hecho de escapar con frecuencia de la opacidad de esos muros que nos rodean a diario y que no nos dejan ver más allá de nuestra nariz. Me gusta evadirme y escapar a estos lugares, aunque sea de manera virtual, ello me ayuda a sentir cerca que hay más realidades que la que contemplamos a diario.
      Un fuerte abrazo amiga, y olvida los agobios.

      Eliminar
  14. Jorge, que preciosidad, no conocía estas formaciones antiquísimas que nos regala nuestra hermosa Gaia, me recuerda a Canaima, aquí en Venezuela también tenemos formaciones rocosas llamadas Tepuy, en lengua de los nativos pemones, una de las pocas tribus indígenas que van quedando sin ser arrasadas por la "civilización", igualmente que esta de Australia, son lugares sagrados, que emanan una sensación especial a todo aquel que contempla su extraña belleza...
    Excelente tu entrada, besos, amigo Jorge

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tu bello país podéis disfrutar de grandes espectáculos naturales. Conocía los Tepuys, sobre todo me maravilla el Roraima icono de la separación de los continentes y los increíbles agujeros de Sarisariñama o el fastuoso Salto del Angel. Venezuela es un ejemplo de que Gaia es el mejor artista del universo.
      Gracias por caminar junto a este sendero amiga. Abrazos.

      Eliminar
  15. Qué preciosidad¡¡ el mundo es mágico y lo representa a través de la naturaleza¡¡¡ gracias como siempre por mostrarme una nueva maravilla¡¡¡ un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar