24 enero 2015

GOBEKLI TEPE (EL TEMPLO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO)

J.J.D.R.
Cuando descolgué el teléfono la alegría invadió mi rostro. Al otro lado de la línea telefónica mi hermano Javier me alegraba una tarde monótona con su llamada. Muchos kilómetros nos separan, pero parecemos estar interconectados por un hilo imperceptible e invisible que vibra cada vez que uno quiere saber del otro.
Javier tenía cosas interesantes que contarme.


Tanto a mi hermano como a mí nos unen pasiones similares, y no dudamos en llamarnos cuando surgen noticias relevantes de índole histórica o cuyo trasfondo está relacionado con el misterio, las ciencias o la arqueología.
Aquella tarde mi hermano deseaba pasar un buen rato al teléfono. En cuanto comenzó a narrarme la noticia que me tenía preparada, noté por el tono de su voz que se trataba de algo importante.
¿Que sabes de Gobekli Tepe? –me soltó de repente.
La verdad es que no mucho,- contesté-.
Sé que el nombre pertenece a un yacimiento arqueológico encontrado en Turquía y… poco más.
Así es, -me contestó-, -Gobbekli Tepe es un yacimiento encontrado en Turquía, pero veo que no estás al tanto de la magnitud que puede tener lo que allí han descubierto-…sonrió para añadir seguidamente- ponte cómodo y disfruta, porque lo que vas a escuchar es una auténtica bomba que te va a encantar-…

GOBEKLI TEPE

Gobekli Tepe, cuya traducción es “Monte Ombligo”, se encuentra en el punto más elevado de una colina cercana a la ciudad turca de Sanliurfa, la antigua Urfa o Edessa.
La árida y desértica región se expande hasta escasos 15 kilómetros de la frontera con Siria, Irán e Irak, cercada por los cauces de los ríos Eúfrates y Tigris.
En el año 1994 gracias a un hecho casual, como suele suceder con los grandes descubrimientos, el destino se adueñó de los pasos de un pastor de origen Kurdo que guiaba su ganado por la colina Panzuda. Azotado por un sol inclemente y despiadado, el hombre buscó refugio bajo la escasa sombra que desprendía una vieja morera. Cuando se hubo sentado para descansar, se percató de la cercanía de unas piedras de extraño aspecto. Movido por una incipiente curiosidad, recorrió los escasos metros que le separaban del lugar. 


PASTOR KURDO AUTOR DEL HALLAZGO
Pisando ya el terreno donde estaban las piedras, descubrió que sobre los márgenes y los pulidos cantos de las extrañas rocas aparecían signos y dibujos de animales de formas extravagantes. Enseguida se percató de la importancia que podían tener aquellas piedras grabadas y decidió avisar a las autoridades competentes.

Foto www.iniciativadebate.org
Aquel hombre, sin saberlo, estuvo sentado a solas en el epicentro de la civilización humana, a escasos centímetros del primer templo ritual del hombre, cuyas piedras, las mismas que el pastor tocó con temor y recelo, fueron erigidas hace nada más y nada menos que 11500 años, y que arqueólogos e historiadores creen podían pertenecer al auténtico Edén del Génesis bíblico.
Al menos eso es lo que opina el director de las excavaciones en Gobekli Tepe el arqueólogo Klaus Schmidt del Instituto Alemán de Arqueología, excavación que comparten con los científicos del Museo de Sanliurfa.

Foto www.redicicreations.com
Para Schmidt no es nada descabellado pensar seriamente en paralelismos entre Gobekli y el Edén del relato bíblico. Lo que han encontrado ciertamente avala esta hipótesis.
Cuando comenzaron las excavaciones, pronto se pudo comprobar que se trataba de un yacimiento prehistórico. Al llegar al estrato primigenio, el más antiguo, las dataciones realizadas fijaron una fecha desconcertante para los científicos, 11500 años de antigüedad.
“Al minuto de verlo supe que tenía dos opciones: salir de allí y no contárselo a nadie o pasar el resto de mi vida trabajando en ese lugar” declaró Schmidt.
Las piedras con forma de T de enormes dimensiones, de 10 a 50 toneladas y más de 3 metros de alto, dibujan círculos que asemejan los radios de una rueda. Tienen brazos y manos grabados y pegados a los costados como simulando un cuerpo humano, pero carecen de rostro, boca, ojos o nariz.



Se han excavado 4 de los 20 círculos que estiman hay en la colina. De hecho, en casi una década de excavaciones, tan sólo se ha desenterrado un cinco por ciento del total del yacimiento, lo que apunta a que serán necesarias décadas para que salga a la luz todo el complejo.
Grabados en los frentes de las T de piedra, aparecen todo tipo de glifos y pictogramas animalistas. Hay zorros y jabalíes, leones, cocodrilos y venados, buitres, patos, escorpiones, arañas y todo tipo de insectos. Pero sin duda alguna la serpiente es el animal que más aparece sobre las pulimentadas piedras que se alzan sobre el terreno calizo. Las hay por doquier, en los muros, en las columnas, en las rocas, por todos sitios hay serpientes en extrañas simulaciones y formas.

“Y el hombre fue poniendo nombre a todos los ganados, a todas la aves del cielo, y a todas las bestias salvajes, pero no encontró una ayuda adecuada para él”. Gn.2, 23




En el centro de los círculos pétreos aparecen dos columnas igualmente en forma de T, de mayor tamaño, seis metros de altura. Los arqueólogos creen que es la primera representación de un hombre y una mujer, quizás, como epicentro de un ritual de fertilidad. Klaus Schmidt cree que puede tratarse de la primera representación de los dioses.
¡Un templo de hace 11500 años! El descubrimiento es tan impresionante y anacrónico, que cuestiona la cronología oficial del nacimiento de la civilización.
Gobekli Tepe es un gigantesco Ooparts fuera de contexto y hasta ahora inexplicable que deja en pañales construcciones como Stonehege, las pirámides de Egipto o las primeras edificaciones de las regiones Mesopotámicas.



Hasta el momento en el que se descubrió Gobekli Tepe la historia databa en fechas muy posteriores los inicios del hombre en el manejo del cultivo y el pastoreo de ganado.
Los constructores que erigieron Gobekli Tepe no conocían la rueda, la escritura, la cerámica, ni tan siquiera cultivaban el trigo. Aquellos hombres eran cazadores de gacelas y vivían en reducidas aldeas.
Pero en un momento muy concreto, hace 11500 años, algo sucedió, algo que, en espera de nuevos descubrimientos que puedan aportar luz al enigma, hizo que aquellos cazadores cambiaran sus costumbres y su forma de vida y, lo más curioso, les alentó a edificar templos y a comenzar a mitificar y ritualizar extraños dioses, rodeándose de esfinges de piedra varios milenios más antiguas que las encontradas en Egipto.



Para Schmidt no cabe duda de que Gobekli Tepe es un centro ceremonial.
Los restos arqueológicos encontrados atestiguan el sacrificio de animales en ritos arcaicos. No se han encontrado restos humanos ni enterramientos, lo que también acentúa más el hecho de que el complejo fuese un templo de peregrinación de gran influencia que estaba dirigido seguramente por una clase social sacerdotal o de chamanes.
Pero ¿quiénes eran esa clase social capaz de convencer a hombres tan primitivos de la necesidad de construir tan grandes templos?



No olvidemos que cada columna en forma de T podía pesar de 10 a 50 toneladas, lo que supone la intervención de más de 500 personas para su transporte, y teniendo en cuenta que realizaron el trabajo de construcción con herramientas de piedra totalmente rudimentarias.
¿Qué necesidad tenían? Las preguntas se amontonan sin respuesta.
Los especialistas dicen de Gobekli Tepe que es una “supernova”, una luz estelar en la oscuridad de la humanidad, una “edad dorada en plena edad de piedra”.
Cuando en todo el mundo no había un solo núcleo de hombre que viviese como campesinos, en Monte Ombligo se comenzó a domesticar el cultivo del trigo y se formó probablemente la primera sociedad sedentaria de la humanidad.



El Instituto Max Planck para la investigación de cultivos de Colonia, llevó a cabo un estudio genético sobre 50 tipos de escanda moderna realizado por investigadores italianos y alemanes, cuyos resultados señalaron la zona de Gobekli Tepe como el lugar en el cual se originó la agricultura. Este dato no deja de sorprenderme.
Los cazadores nómadas se convirtieron en cazadores recolectores y, como en un Big Ban de la evolución, el ser humano se concentró en torno a un templo y experimentó un cambio radical en su manera de concebir la vida, y seguramente a través de los ritos celebrados en el templo, cambió su concepción de la muerte.



A pocos kilómetros del lugar donde se asienta Gobekli Tepe se encuentra la gruta en la que, según la tradición, nació Abraham. Precisamente en las inmediaciones de éste lugar, en el yacimiento de Balikligöl, arqueólogos turcos de la facultad de Herran, hallaron la escultura de un hombre de enigmático aspecto cuya datación es mil años más antigua que la de Gobekli Tepe. En la figura apenas se demarcan rasgos en su rostro y en su cuerpo de piedra. Bajo una redonda y pelada cabeza, los huecos vacíos de los ojos fueron cubiertos con pequeñas piedras negras de obsidiana. Su mirada vacía y penetrante hipnotiza a la vez que aterroriza. Sus brazos se entrecruzan por debajo de la cintura cubriéndose los genitales y en su pecho, dos líneas cruzan el tórax como si el misterioso ser vistiese un peculiar traje.



Otra gran noticia fue el hallazgo en la misma colina panzuda de una pequeña placa de esteatita (talco), de unos 4 centímetros de alto que tiene grabados dos signos muy peculiares, un árbol y una serpiente.
¿Quizás los signos de la placa querían identificar un lugar concreto?
Los geólogos junto con expertos climáticos afirman que hace 11500 años la región donde se encuentra el yacimiento era un auténtico vergel. El clima era suave y el agua de los numerosos ríos surcaba las colinas y los valles. Grandes rebaños de gacelas se alimentaban en las inmensas praderas verdes. Todo tipo de animales, aves y plantas, tenían su hogar en la región. Gobekli Tepe era un paraíso.
¿Puede que el Edén?



Para esta pregunta no hay respuesta cierta, pero los investigadores, aunque parezca una locura, piensan que puede haber algo de base real en el relato bíblico.
“El señor Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y en él puso al hombre que había formado”. Gn.2, 23
También Ezequiel en 28:14 señala; “el jardín del Edén estaba emplazado en un monte sagrado”. Gobekli Tepe sin lugar a dudas era un lugar sagrado.
Otra gran cuestión es averiguar quiénes eran los sacerdotes o chamanes del templo. Tenían que tener una gran capacidad de convicción. Seguramente su poder emergía del miedo y la superstición que inoculaban con sus ritos y sacrificios en el pueblo.
Nada sabemos de su procedencia y sus enseñanzas.
En su libro Enoch narra lo siguiente;
“Seres denominados vigilantes, se mezclan con humanos entregándoles las artes y ciencias prohibidas del cielo. Las hiervas y plantas, la metalurgia, el embellecimiento femenino y la astronomía”.




¿Las artes y las ciencias prohibidas del cielo?

En los ritos y leyendas sumerios, los Anunnaki, vivían con lo mortales proporcionándoles los rudimentos necesarios para su civilización.
En el relato bíblico, los Nefilim (gigantes o titanes, hijos de los hijos de Dios que se unieron con las hijas de los hombres), son idealizados como hombres-pájaro, representados como buitres encargados del tránsito de la vida a la muerte y que aparecen en relieves de Gobekli Tepe.
¿Son acaso los descendientes de los Nefilim o los Anunnaki, los sacerdotes o chamanes que oficiaban los sacrificios y ritos en Gobekli Tepe?

“Es evidente que aquí vivieron unos seres humanos que trataron de comunicar algo a otros congéneres de una forma perdurable” Sentencia el arqueólogo Klaus Schmidt.




De repente todo cesó. Toda la actividad de Monte Ombligo se esfumó, desapareció, y el templo ceremonial fue fulminado y arrancado de la luz para ser depositado bajo la oscuridad infinita de miles de centímetros cúbicos de arena y piedra.
Éste suceso es uno de los grandes misterios de Gobekli Tepe. Los arqueólogos no saben cuál fue la causa por la que en el 8000 a.C. los templos fueron enterrados, repudiados y abandonados por sus moradores. La forma en la que ocultaron los templos bajo tierra, llevó implícito un trabajo casi tan parecido al de su propia construcción. ¿Por qué se tomaron tantas molestias en enterrar Gobekli Tepe, y no optaron simplemente por destruirlo?
Incluso tuvieron que transportar piedras desde otros lugares para acabar de soterrar los templos. ¿Superstición, miedo, respeto?




Lo que ocurrió en Gobekli Tepe en aquel periodo de abandono, aun hoy día es una incógnita más de las muchas que planean sobre la colina panzuda. De lo que no cabe duda es de la importancia que tuvo en la época el estallido monumental que supuso el aprendizaje de aquellos humanos en Gobekli Tepe. Las bases de la civilización habían quedado establecidas. Los rudimentos esenciales para la creación de las primeras sociedades de cazadores recolectores estaban aprendidos. La semilla de la civilización estaba plantada y comenzaba a regarse, el tiempo haría el resto.




Durante un largo rato, mi mente se distrajo caminando por los áridos círculos enigmáticos de Gobekli Tepe, rodeado de grabados míticos de un mundo que aún no comprendemos. 
El silencio al otro lado de la línea telefónica me devolvió enseguida al sillón de mi casa. Después de haber logrado abrumarme con datos y encandilarme viajando a un pasado remoto, mi hermano Javier se despedía de mí con una frase que me dejó pensativo a la vez que conforme.
Acuérdate de Troya- me dijo- después colgó el teléfono.


Foto www.redicecreation.com
¿Qué tiene que ver Troya en todo esto? Se estarán preguntando.
Con Gobekli Tepe absolutamente nada.
Pero sí existe un paralelismo en el concepto de mito y realidad entre Troya y Gobekli Tepe.
Heinrich Schliemann dedicó su vida y su fortuna en descubrir un mito desoyendo frases lapidarias que le catalogaban de loco y soñador. Nadie le creía.
Afanado en la búsqueda de la mítica ciudad de la Ilíada de Homero, Schliemann descubrió Troya para la arqueología, para el mundo y para la posteridad, convirtiendo en realidad lo que para el mundo hasta entonces tan sólo era un mito y una leyenda.



Puede ser que el relato bíblico esconda las coordenadas que lleven directamente a esclarecer pasajes considerados hasta ahora parábolas o simples leyendas. Puede ser que de la mano de la arqueología, Gobekli Tepe sea el punto hacia donde apunten esas coordenadas y el relato bíblico del Génesis, en el que se detalla el lugar del comienzo de nuestra civilización llamado Edén, tan sólo esté esperando a que un nuevo Schliemann sea capaz de desoír las críticas y sacar a la luz la realidad de nuestra historia, aunque para ello la ciencia tenga que reescribir capítulos de la cronología establecida y aceptar que, a veces, las leyendas y los mitos pueden convertirse en realidad.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior Blog (Centinela del Sendero)
National Geographic
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/historia/secciones/7363/gobekli_tepe_primer_templo_historia.html
Terra Antiquae
http://edizioni.oltre.it/public/Terrae%20Antiqvae%20del%2002-08-2011.pdf





























22 comentarios:

  1. Realmente es un gran misterio, que esconde entre sus piedras un mensaje de gran magnitud, que ha permanecido fuera del alcance de los ojos humanos, tal vez por que todavía no estaban lo suficientemente preparados para asumirlo en su totalidad.
    Me ha gustado mucho todo lo que has expuesto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo no equivocarme al comentar que sobre este yacimiento se hablará mucho en los próximos años. Ahora, como suele suceder por la intersección de los conflictos cercanos, las prospecciones están paralizadas, pero queda tanto por excavar que lo que salga de allí probablemente signifique un gran cambio en la cronología actual.Eso sí, siempre y cuando, los historiadores deseen ver más allá de lo puramente establecido.
      Un fuerte abrazo, y gracias siempre por tus letras.

      Eliminar
  2. Por completo impresionada.

    Miles de gracias



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo que me alegro por ello.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Sumamente interesante. Primer noticia que tengo de este lugar, tan enigmático y simbólico. Me apunto a sumarme a tu deseo.
    Gracias por este tipo de post. Ya me puso a volar!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mucho que dará que hablar este yacimiento...que anticipa en mucho la etapa establecida en la que el ser humano se cree que comenzó a ser cazador recolector y levantar monumentos de culto.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Creo que este tema y el anterior están relacionados, al menos en la misma tierra: Turquía. Cuánto habrá enterrado bajo las arenas del desierto... Puede que la vida en la tierra haya contenido más civilizaciones de las que pensamos pero es tan fácil creernos el ombligo del universo.
    Un abrazo y gracias maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que Turquía fue cuna de civilizaciones, y sus legendarias arenas, así como las de Egipto, guardan aún muchos secretos que desvelar.
      Estoy convencido de que algo más allá de nuestro conocimiento actual sucedió tiempo atrás y que dejó huellas en todos os continentes, y que forman parte del acervo colectivo de culturas y religiones.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Jorge, siempre es grato compartir aficiones y cosas que nos gustan con familiares o amigos, en este caso tu con tu hermano y gracias a eso aquí nos has dejado esta gran entrada con este nuevo descubrimiento, me imagino lo que habrás disfrutado indagando y recopilando datos, la verdad que después de todo lo que nos dices a saber lo que pasaría, ya que es muy raro que allí no se encuentre ningún resto de algún cuerpo, pero puede ser como dices que fuese algún lugar de culto, si que es magnifico ver en las impresionantes piedras y mas con esa forma de te los dibujos tallados de los animales, y lo que mas deja pensando, es el porque tomarse la molestia de enterrarlo, son muchas preguntas que ojala con el tiempo los mas entendidos sepan hallar las respuestas, pero como decimos siempre, cuantas maravillas nos tiene reservada aun la naturaleza, gracias querido amigo y a tu hermano por compartir esta nueva entrada llena de misterio con nosotros:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es cierto, con mis hermanos comparto gran afición a estos temas y cuando nos juntamos, nos podemos pasar las horas muertas divagando sobre mil teorías y fantaseando un poco jeje
      En el caso de Gobekli es algo fastuoso el hallazgo, y si consiguen desenterrar todo el complejo, puede que la ciencia no tenga más remedio que cambiar con muchos cánones establecidos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Yo creo que como otros sitios conocidos y otros que has presentado tú hay muchas incognitas aún por aclarar sobre la procedencia del ser humano. Quizá sea mejor que nunca queden aclaradas, igual no nos gusta saber la verdad ejjejeje.
    Sobre Gobekli Tepe pues la verdad es que resulta impresionante como se podían hacer esos trabajos y poner esas monstruosidades de piedras unas encima de otras solo con la fuerza humana jeje si no había maquinas y en la actualidad solo hay seis en todo el mundo que podrían hacerlo entonces como sucedió?
    Ha sido una relato interesante el que surgió de esa conversación telefónica querido amigo.
    un abrazoteeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, a mi particularmente me encantaría descubrir la verdad sobre nuestros orígenes, aunque creo que será una cosa muy improbable que se pueda esclarecer con cien por cien de veracidad dado que son ya muchos milenios los transcurridos. Pero pienso que es muy interesante averiguar que no todo lo contado oficialmente es tan verídico y que pudieron ocurrir muchas cosas que aún desconocemos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. De esta historia podrían escribir unos libros maravillosos llenos de aventuras e incógnitas¡¡ cómo siempre tus entradas son apasionantes e intrigantes¡¡ me ha encantado¡¡ un abrazo enorme¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, saldrían obras interesantes y con una gran carga misteriosa.
      Un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
  8. Bueno, Jorge , antes estuve aquí e hice mi comentario pero... como mi wiffi es prestado de un Bar , estaría a tope y cuando quise enviar el comentario se fue todo. Voy a probar a mandarte este y si veo que se queda o lo envía , repito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas cosas pasan cuando uno depende de la tecnología.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Ahhh pues parece que si . Lo escribo de nuevo vaya a ser que otra vez me deje colgada.
    Te decía , que, a pesar de haber muchas incognitas sobre la procedencia del ser humano , a mi si que me gustaría saber nuestra procedencia aunque luego a lo mejor me arrepintiera , pero bueno. ¡ Que magnífica Obra y hallazgo ! y me planteo que con las pocas herramientas de trabajo que se supone ( que solo es una suposición porque no sabemos nada ) había en aquella época ¿como llegaron a levantar tan enormes obras ? necesitarian sin duda miles y miles de personas con una gran fuerza física y ¿habría tanta población en edad de trabajar entonces ? No se , son muchas las interrogantes que encierra sin duda este lugar . Seguramente existieron otras civilizaciones más avanzadas que la nuestra y cada vez lo tengo más claro , es más, habrán sido muy muy avanzadas . pero ... siempre está todo lleno de incognitas y de hechos ocultos .
    Ciertamente es grandioso este Trabajo y como dice claramente el Texto , es evidente que ahí vivieron unos seres humanos que trataron de comunicar algo a otros pero ¿qué intentarian o querrían comunicarnos ?
    Las fotos, geniales , sobre todo me gusta mucho la que se ve un cielo muy estrellado . Gracias por acercarnos siempre a tantas maravillas e incognitas que guarda Gaia . Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, sería extenderme demasiado en un comentario el tratar de argumentar en cuántos lugares han aparecido símbolos, esculturas, petroglifos, pinturas, y textos antiquísimos que nos hablan de periodos antiguos aún indescifrables anteriores a la nuestra. De hecho, cuando uno se planta frente a cualquier texto religioso de cualquier cultura del planeta, se da cuenta enseguida que el génesis de todas ellas es curiosamente idéntico, como si todas ellas partieran de una misma base argumental. Claro está que, demostrar esto es harto difícil, sobre todo cuando lo único que nos queda son fragmentos interpretables. Pero yo cada día estoy más convencido de ello, y creo que tal vez algún día se descubra la piedra filosofal de nuestro origen.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. me he quedado absolutamente estalactita, maravillada, impresionad ante tan magnífico hallazgo. Verdad que tan misterio resulta acomodarse al irrefrenable progreso del mundo como al origen de las civilizaciones. Sin obviar las otras civilizaciones precolombinas para cuyos orígenes las incógnitas se multiplican.

    Extraordinariamente interesante esta 'lección' al aire libre...,
    Un placer saludarte, Jorge
    Y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo no equivocarme al decir que en cualquier lugar del planeta existen indicios que claramente son una muestra de la singladura humana que dista mucho de recorrer los mismos senderos que dice la ciencia. Está claro que los historiadores se tienen que basar en hechos veraces y pruebas concluyentes, pero también tienen que estar abiertos a escenificar otras posibles vías históricas mas allá de que coincidan o no con la cronología previamente establecida.
      Es un placer tenerte por aquí, y un honor ver tu huella amiga en este humilde sendero de historias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Constantemente están apareciendo pruebas de sucesos acaecidos que van echando por tierra lo establecido hasta ahora.
    Si a esto sumamos todo lo que se afanan por ocultarnos, tenemos como respuesta que casi nada de lo contado tiene que ver con las realidades que se van desenterrando.
    Este último hallazgo que nos presentas Jorge puede ser otro punto de partida hacia un periodo cultural que fue y al mismo tiempo se avecina.
    Todo esta rodeado de misterios inexplicables o que nos ocultan (como ya dije).
    Me ha impresionado sobre todo el echo de sepultar la ciudad con arena como no queriendo mostrar al mundo su existencia.
    Nos queda tanto por descubrir en este mundo al que recien llegamos.
    Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto amigo, tal vez nada de lo establecido como origen inicial de nuestra especie sea tal cual nos han contado, al menos hay suficientes pruebas en todo el planeta que merecen ser contempladas como otra posible vía de investigación. Empezando por nuestro propio compuesto humano, todo un misterio, ése ADN que portamos es posiblemente el primer y gran misterio de nuestra creación, algo tan especial e irrepetible que hasta el propio descubridor de su doble cadena helicoidal Francis Crick expresó que no podía en ningún caso ser fruto de la mera casualidad, y fue más allá añadiendo que estaba convencido era el resultado de una intervención exterior.
      Los tiempos van cambiando, y la tecnología y la ciencia nos ha demostrado que hoy día nosotros mismos somos capaces de replicar la vida. Por qué no pensar que algún día podamos hacerlo en algún lugar lejos de la Tierra. Y por qué no pensar a su vez que otros lo hicieron aquí en tiempos remotos?...sé que es mucho elucubrar, pero pensándolo detenidamente no es ninguna locura.
      Un fuerte abrazo mago.

      Eliminar