06 abril 2015

LA AVENIDA DE LOS BAOBABS

J.J.D.R.
A ambos lados del sendero de parda arena, cobijándose bajo la plomiza y resquebrajada sombra del nido de extraviadas ramas que redondean sus copas, los sedosos cuerpos de madera de varios baobab consigue que un pedazo del paisaje malgache se transforme en un escenario de cuento, donde los arboles parecen haber decidido darse la vuelta y mostrar sus raíces al viento, dejando que sus orondos cuerpos se bañen con el silbido del rutilante viento.

ESPIGADOS CENTINELAS Foto www.forumtb.com
Tiempo atrás, cuando la tierra aún no hubo entrado en disputa con su fiero enemigo humano, las praderas de Madagascar tuvieron un idílico romance con el árbol baobab. Crecían en cada rincón de la enorme isla, enredando raíces unos con otros y multiplicando la tierra con nuevos congéneres que crecían gloriosos y fuertes bajo el influjo del omnipresente sol para júbilo de murciélagos y lémures.
 De Madagascar son endémicas seis de las ocho especies de este curioso ser vivo al que conocemos como baobab. Las otras dos especies de Adansonia (nombre científico que recibe) de la familia Bombacaceae, crecen en África continental, siendo esta especie la más conocida por el enorme grosor que desarrollan sus troncos. La otra especie, Adansonia gibbosa es la más pequeña y se encuentra en Australia.

Foto www.guiaviajesa.com
Madagascar se está quedando poco a poco huérfana de su icónico árbol botella. La gran mayoría de especies se encuentra en serio peligro de extinción debido a la tala indiscriminada y la deforestación masiva para cultivar arroz y caña de azúcar.
 De este hermoso árbol se aprovecha todo, y esto precisamente se ha convertido en su mayor problema. Su enorme tronco de matices rojizos, de entre los que destacan ejemplares que superan los 30 metros de altura y hasta tres metros de diámetro, son una excelente fuente de fibra utilizada para hacer tejidos. De su fruto, de forma ovoide e intenso olor- el cual atrae en masa enormes grupos de murciélagos frugívoros-, posee una jugosa pulpa que contiene un gran aporte de vitamina c. Incluso la semilla que oculta el carnoso fruto, se utiliza para elaborar un aceite que es usado para cocinar.

Foto www.pasaporte3.com
Los baobabs alcanzan la madurez alrededor de los 200 años. En ése momento, sus rechonchos cuerpos pueden quedarse huecos por dentro, y en el caso de los más ancianos ejemplares africanos, convertirse en auténticas despensas que pueden albergar hasta 1000 litros. El baobab puede vivir de 800 a 1000 años, aunque se conocen algunos individuos que han llegado a los 4000.
En idioma Malgache, el baobab es conocido como “Renala” madre del bosque. Y son populares las leyendas nativas que idealizan a estos árboles como morada eterna de espíritus tan antiguos como el propio mundo.


Hay en Madagascar un lugar muy especial para el baobab. Posiblemente se haya convertido en un pequeño reducto salvaje donde se aún se puede comprobar cómo hubo de ser el paisaje malgache en época antigua, cuando estos seres mágicos eran centinelas de su propio futuro.
Conocido como paseo o avenida del baobab, recorrido de 260 metros de tierra que separa las aldeas de Morondava y Belon´i Tsiribihina en la región de Menabe, un pequeño grupo de estos bellos ejemplares conforman una de las escenas más bellas que se pueden visualizar, cuando el sol se pone tras el horizonte y el mundo se pliega ante el aroma intenso de sus flores y el color de sus vestidos de terciopelo nacarado se torna rojo con el replicar del ocaso.

www.3viajes.com
Este pedazo de tierra prodigiosa, recorte de un paraíso adosado a un árido paraje, es un enorme capricho de Gaia, un santuario de gran valor que parece haber despertado la atención de algunas ONG que se han puesto a trabajar seriamente para conseguir que esta maravilla termine siendo un lugar protegido, alimentando la posibilidad de que sean los mismos lugareños quienes se vean beneficiados de este entorno maravilloso, haciéndoles partícipes de proyectos reales de ecoturismo sostenible y beneficiándose de los emolumentos que el turismo, que cada día se siente más atraído por esta maravilla natural, puede dejar en su región y sus vidas.

Aportes y Datos:
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Adansonia_grandidieri
Ruta 33
http://ruta-33.blogspot.com/2014/05/la-avenida-de-los-baobabs-en-madagascar.html






20 comentarios:

  1. Tan bello todo y pensar que de nuevo .... podemos acabar con la belleza de la Madre naturaleza ..
    me deja , KO
    en fin .. no sé que decirte , a veces la tristeza nubla la belleza
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es una pena que no velemos por conservar y dejar intacto todo lo que nos rodea en este mundo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cuando era pequeña y los veía en los libros pensaba que eran dibujos, ojala que puedan seguir estando ahí para disfrute de las nuevas generaciones, Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues casi que parecen dibujos inanimados, pero por grandeza de la madre natura, son reales y de gran belleza.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Son unos arboles especiales que con sus formas nos evocan a seres con los brazos alzados esperando algo desde el cielo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú imaginación es grande amiga, pues sí que parece que esperen recibir algo esperado desde el cielo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Si algún día dejamos de hacernos tanto daño también sabremos cuidar a GEA.
    Duele leer aquello que parece inevitable va a ocurrir.

    Besos fuertes

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que has dado en una de las claves para nuestra salvación futura. Primero será necesario que logremos convivir con nosotros mismos, pero creo que en la espera o Gaia nos lleva por delante o no quedará nada que cuidar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jorge, que belleza de imágenes, esos arboles parecieran de otro planeta más querido y cuidado que el nuestro, te felicito también por la descripción de esos paisajes...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es necesario salir de nuestro mundo para ver cosas que parecen salidas de una película de ficción, lástima que no sepamos cuidarlas.
      Mil gracias por tu visita. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que arboles tan singulares, la verdad que con tan pocas ramas no parece un árbol de verdad. En fin menos mal que no ponen allí el árbol de navidad…
    Otra entrada interesante de verdad. Un abrazo, amigo explorador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sería lo último por ver amiga, que pudieran bolas y adornos en estos ejemplares que saben más de este mundo que nosotros.
      Gracias mil por siempre estar. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me has dejado de piedra!!! yo pensaba que los baobab sólo existían en el planeta del Principito, si mal no recuerdo con sus raíces perforaron el planeta y lo hicieron estallar.
    Tu ventana cada día me enseña algo nuevo y hermoso ¡gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje..pues mira que no amiga...existen y son unos seres vivos maravillosos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Jorge, ya había visto este árbol en fotos y algún reportaje, pero nunca había caído en lo que tu dices, que parece que tenga las raíces fuera en vez de las ramas y es verdad que mirándolo bien da esa impresión, este árbol es muy singular ya por su forma y características y a la vez bonito, una pena como siempre que este la mano del hombre en su exterminio aunque sea para plantar cosas para comer, ojala no sigan y encuentren otros terrenos para eso y dejen a los Baobab seguir su curso mientras Gaia los protege.
    Gracias de nuevo amigo por tu labor dándonos a conocer parte de lo que nos regala Gaia, y que si no es por ti no lo conoceríamos, no te canses nunca de hacerlo:), cuidate mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo lo mismo, pero de verdad espero que cese pronto la aniquilación de todo aquello que nos hace en conjunto sobrevivir aquí, en este planeta tan maravilloso. Si pensamos que sin nada de lo que nos rodea podremos vivir, estamos en el camino de nuestra desaparición.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  9. Me ha impactado la belleza de tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tenerte por aquí. tu huella amiga siempre será bienvenida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. ES la maldición del ser humano la que le empuja a destruir todo aquello que despues echa de menos.
    Este inmenso dios de la selva cuida de sus hermanos pequeños ofreciendoles su cuerpo como alimento y refugio y solamente el voraz apetito del hombre por el poder desprecia tanta entrega acaba con las leyendas de estas deidades.
    Como decía un antiguo jefe indio..... cuando no quede un solo árbol ni un solo animal, comprenderemos que el dinero.......no se come.
    Un abrazo enorme amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto amigo, lo dan todo de sí y a cambio sólo ven que les devolvemos destrucción y olvido. Tus palabras son siempre savia para este sendero.
      Un fuerte abrazo mago.

      Eliminar