12 abril 2015

RELÁMPAGOS VOLCÁNICOS

J.J.D.R.
El vómito de sangrienta lava rezuma por la boca sedienta del volcán oscureciendo el día bajo una opaca e inmensa cortina de grises nubarrones gaseosos. Todo alrededor del macizo de roca se desvanece envuelto en espumarajos de azufre y el infierno se eleva en las alturas haciendo que el firmamento se consuma en medio de una fragua hirviente.

FENÓMENO DE RAYOS EN ERUPCIÓN VOLCÁNICA Foto www.100tificas.blogspot.com
De repente, como sí la mezcolanza de sulfurosos gases y el oscuro velo que desprende el ácido por la boca del volcán no fuera un escenario lo suficientemente catastrófico, las nubes comienzan a ser devoradas por lánguidos y eléctricos látigos de poder luminiscente que castigan con su poder radiante la cima llameante con sus pérfidos aguijones.

Foto www.blog.nuestroclima.com
El cielo se convierte en una escena dantesca, donde un enorme espejo que muestra instantes muertos de furia contenida, parece dibujar a Caronte navegando jubiloso por un mar de lava roja rumbo al inframundo.
La cima del volcán es golpeada constantemente por fugaces relámpagos de colores intensos. El espectáculo natural resulta tan dramático y terrible como sublime y enigmático. Obtener una instantánea de este fenómeno conocido como tormentas eléctricas sucias, es un premio para los reporteros gráficos que recorren el mundo tras aquellos momentos especiales que la naturaleza nos ofrece.

Foto www.documentalium.foroactivo.com
Estos inusuales rayos se producen al colisionar en su ascensión fragmentos de roca y ceniza con las partículas de hielo que conforman las nubes volcánicas, creando fuertes cargas eléctricas estáticas y produciendo finalmente los rayos.
Este fenómeno natural de enorme fuerza visual es conocido desde época antigua, dejando constancia escrita el historiador Plinio el joven tras ser testigo de su aparición en la trágica erupción del Vesubio. La catástrofe, acaecida en el 79 d.C y que sepultó bajo la lava las ciudades de Pompeya y Herculano, se llevó por delante miles de vidas humanas, entre ellas la de su tío Plinio el viejo, quién a sabiendas del peligro que corría, no dudó en lanzar sus galeras hasta las playas cercanas de Estabia, junto a la costa de Nápoles, para socorrer a muchos amigos que allí se encontraban, pero en el intento falleció, posiblemente por asfixia.

Foto www.es.gismondo.com
Recientemente este raro y ocasional fenómeno ha sido fotografiado con gran interés tras la erupción del volcán finlandés de nombre impronunciable (Eyjafjallajökull) -cuya traducción es Isla de las montañas-, el 20 de marzo de 2010 y que mantuvo en vilo la región, teniéndose que cerrar el día 15 de abril el espacio aéreo de la totalidad del norte de Europa.

Foto www.blog.xfree.hu
El poder de la naturaleza no deja de sorprendernos. Causa terror ver la fuerza y el impacto inmediato que surge tras un bostezo de la madre Tierra, y al mismo tiempo nos deja fascinados, resurgiendo en nuestro interior un sentimiento ancestral de divinización arraigado en lo más profundo de nuestro ADN.

Aportes y Datos:
http://www.huffingtonpost.es/2013/03/13/rayos-en-volcanes_n_2865999.html?
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Tormenta_el%C3%A9ctrica



14 comentarios:

  1. Hola jorge , sin duda uno de los post más interesantes que te he leído y que también acompañas con unas fotos expectaculares , sí te digo que he vito en televisiòn el documental de pompeya , y que está clase de documentales me fascinan ... Por una parte me pongo en esa situaciòn y lo mal que lo debieron pasar , y por otro lado me alegro de haber nacido en 1975 , ya que ese tiempo ya pasó .... ¿ pero , que nos deparara el futuro ? Espero que no sea una cosa como está que la verdad es que da mucho miedo.
    Besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, mucho me temo que las grandes catástrofes no entienden de años ni siglos ni milenios, pues nuestra conciencia de tiempo es un suspiro en la inmensidad cronológica del universo. Cuando el momento de un cambio radical en la Tierra haya llegado, estoy seguro que no tendremos tiempo de reaccionar. Es ahora, y por mucho que sabemos que estamos cambiando aspectos irrecuperables de nuestra biodiversidad natural y atentando contra los diversos y únicos ecosistemas terrestres, y no somos capaces de cambiar nada. La Tierra es un ser vivo, yo así lo creo, y el día que se enoje de verdad desapareceremos como un mal virus que fue erradicado.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  2. El ser humano va por la vida como si fuera el rey de la creación y hay muchos fenómenos naturales que nos recuerdan que es la tierra quien tiene la última palabra: terremotos, huracanes, etc. etc. en este caso el fuego de la tierra y el cielo se unen y, tu narración me retrotrae al temor de mi infancia a las bocas de los dragones...
    Haces unas elecciones maravillosas ¡gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo estimada amiga, y no somos más que insignificantes granos de arena de un universo de millones de millones de desiertos. Pero nuestra mirada no nos da para ver más allá de nuestro propio ombligo. El día que Gaia diga ¡aquí estoy yo, y yo soy quién mando! no tendremos donde escondernos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡impresionante!... ni en sueños quisiera estar cerca en esos momentos!
    =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá desde lejos y bien acorazado...las instantáneas han de ser únicas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Realmente impresionante y espectacular!! sobretodo por que como tu dices las imágenes te llevan a un inframundo .
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las imágenes sugieren un mundo oscuro y ardiente, como sería el inframundo antiguo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que imágenes tan espectaculares.. La naturaleza nunca deja de sorprender.. Un saludo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Mínguez, me alegra ver tu huella amiga en este sendero. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que hermosas fotografías y a la vez que miedo da pensar como es la naturaleza cuando se enfada, cuando quiere decirnos quien es más importante, cuando la vida ruge y el sentir asume su poderío. Preciosa entrada, siempre te digo lo mismo pero es verdad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto amiga, es el ente vivo más capacitado para darnos las más bellas y necesarias cosas, como por contra ser el ente vivo capaz de las mayores catástrofes conocidas. Mejor cuidarlo y venerarlo que cabrear.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Pero qué grandeza natural, un espectáculo que aterra por la majestuosidad captada y el desconocimiento de su potencia. Muy interesante tu post y unas fotografías impresionantes.

    Un saludo Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza es el alma más bella e inmensa conocida, pero también el arma más poderosa y destructiva jamás creada.
      Un abrazo.

      Eliminar