31 julio 2015

TRIBU VADOMA (LOS HOMBRES AVESTRUZ)

J.J.D.R.
Sentados bajo un sol de justicia varios hombres observan con atención los movimientos del objetivo que intenta captar su atención. Absortos por la máquina, que aleja y acerca el zoom de sus cuerpos de manera automática, los hombres ríen y hablan de la rareza del hombre blanco que con su ojo extraño y metálico les observa de arriba abajo.
El motivo que ha llevado al fotógrafo hasta su pequeño y perdido poblado lo conocen bien, ya que él, como antes lo hicieron otros, desea ver con su curioso ojo, los pies más populares de la región, las extremidades más buscadas de África, los dedos más peculiares y extraños del mundo, más parecidos a las extremidades de un avestruz que a unos pies humanos.
Los hombres negros exhiben sus extremidades con cierta timidez  pero, después de un rato de tranquila pose ante la cámara, se sienten más cómodos y comienzan a explicar al hombre blanco qué se siente y cómo se vive en África siendo un hombre avestruz.

MIEMBROS DE LA TRIBU VADOMA Foto www.abc.es
Los miembros de la tribu Vadoma viven en pequeñas comunidades a lo largo del valle del Zambeze (Zimbabwe) bajo la protección de un mar de árboles y la fértil tierra que cubre las necesidades del rebaño de cabras que pastorean a diario.
Hace mucho tiempo, en antiguos escritos, se narraba la existencia de hombres negros que tenían grandes cualidades para subir a los árboles y cuyos pies tenían unas enormes tenazas en forma de uve que les permitía asirse con fuerza al tronco de un árbol casi sin esfuerzo. Fueron conocidos como hombre avestruz.


De ellos habló en las crónicas de sus viajes el director de la compañía Neerlandesa De la Indias Orientales Jan Jacob Hastsinck en el año 1770, aunque la leyenda de su existencia cayó en el olvido durante mucho tiempo alojada bajo el peso de la incredulidad popular.
Hoy día, gracias a los conocimientos médicos y nuestra gran capacidad para viajar y documentar el continente y contenido de nuestro globo terráqueo, se ha podido verificar el poso de realidad que había en la leyenda del hombre avestruz.


Los miembros de la tribu padecen una malformación que afecta al cromosoma siete, conocida como ectodractilia o síndrome de Karsch-Neugebauer, cuyo síntoma más característico es la ausencia de los tres dedos centrales de pies o manos, y el crecimiento extremo de los dedos externos en forma de pinzas de langosta.
La medicina ha podido estudiar esta malformación en individuos de muchas partes del mundo, pero lo que hace que la tribu Vadoma sea un caso excepcional, es el elevado número de miembros que la padecen, hecho éste asociado con la endogamia de la tribu, que no permite el casamiento con extranjeros.

RADIOGRAFÍA Foto www.portaldemedicos.com 
Casos similares se han reportado en individuos de la tribu Tlaunda en Brunapeg (Zimbabwe) y Senyawe en Francistown en Bostwana.
Perdidos en un rincón aislado del inmenso valle del Zambeze, los hombres de la tribu Vadoma ven alejarse al hombre blanco con su ojo metálico cargado de imágenes curiosas, que serán reveladas al mundo como el eco de un gigantesco trueno es escuchado en las alturas de una montaña.

Foto www.soytv.com
El autor del reportaje, alucinado por la experiencia de un viaje extraordinario y la cordialidad expresada por un pueblo sensible, dejará entrever junto a las líneas que acompañarán la fisonomía extraña de unos pies con forma de tenazas, cómo, en ocasiones, las leyendas se fundamentan en grandes realidades.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero





3 comentarios:

  1. Voy a invstigar más por este blog..

    ResponderEliminar
  2. Qué cosa más extraña!! podrán caminar sin problemas? mmmm...no lo creo
    Esto sí que no lo había escuchado antes
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. QUE COMPLICACION!!!
    NUNCA ESCUCHE ALGO SI.
    CHAUCITO

    ResponderEliminar