06 agosto 2015

EL ABISMO CHALLENGER (FOSA DE LAS MARIANAS)

J.J.D.R.
Al sureste de las islas Marianas y cerca de la isla de Guam en el pacífico noroccidental, se encuentra el abismo más oscuro y gigantesco conocido de nuestro planeta. Con una profundidad de 11.012 metros, una anchura de 69 kilómetros y una longitud de 2.250 kilómetros, la oscuridad en la fosa de las Marianas es absoluta; precipicio de misterios desconocidos que sigue siendo un auténtico enigma para la ciencia y un extraordinario reto para aquellos aventureros que deseen explorar uno de los últimos reductos que el ser humano aún no conoce con detalle.

FOSA DE LAS MARIANAS Foto www.saberespractico.com
Los primeros datos sobre la existencia de la fosa de las Marianas fueron aportados gracias a la labor de investigación de un grupo de científicos que comandaron la que se denominó expedición Challenger. Durante cuatro años comprendidos entre diciembre de 1872 y mayo de 1876, la corbeta británica HSM Challenger –de quién tomó el nombre la expedición- después de zarpar del puerto de Portmouth recorrió cerca de 120.000 kilómetros surcando el océano Atlántico, Ártico, Indico y también parte del pacífico, comandada por el capitán George Nares.

HSM CHALLENGER Foto www.britannica.com
Fue la primera expedición oceanográfica de la historia y el Challenger salió equipado con la mejor tecnología de la época ya que, incluso, contó a bordo con su propio laboratorio. La expedición estuvo dirigida y promovida por el escocés Sir Charles Wyville Thomson, quien contó con la participación de los también científicos William Benjamín Carpenter y Sir John Murray.

JHON MURRAY
El día 23 de marzo de 1875 mientras se realizaban sondeos en la zona de las Marianas, se registraron varias mediciones que señalaron una profundidad de 8.114 metros. El lugar donde se midió tan extraordinaria profundidad fue bautizado con el nombre de abismo Challenger en honor al navío británico y por ende a la expedición oceanográfica de igual nombre.
Pasaron muchos años antes de que de nuevo se realizasen mediciones en la fosa de las Marianas. Esto ocurrió en el año 1957 cuando el buque científico soviético Vityaz, construido en 1939 y que realizó 7942 investigaciones oceanográficas por todo el mundo, realizó nuevas mediciones en el abismo que indicaron una profundidad de 10.934 metros. Poco después en 1962 el buque científico MV Spencer Baird, dotado tecnológicamente con aparatos de profundidad de mayor precisión realizó mediciones que marcaron una profundidad de 10.915 metros.

AUGUSTE PICCARD Foto www.biografiasyvidas.com
Pero sin lugar a dudas el mayor logro en la fosa de las Marianas lo llevó a cavo el Batiscafo Trieste en el año 1960. Diseñado por el profesor de física y aventurero suizo August Piccard, fue botado en 1953 cerca de Nápoles y financiado por el consejo de la ciudad italiana de Trieste.

BATISCAFO TRIESTE Foto www.betasom.it
Sería el hijo de August, Jaques Piccard, quién acompañado del teniente de la marina estadounidense Don Walsh, bajaron hasta lo más profundo del abismo Challenger el 23 de febrero de 1960. Fue la primera y última vez que un ser humano se adentraba a tan escalofriante profundidad. Alcanzaron el fondo de la fosa a una distancia de 11.034 m después de descender durante 5 horas. Cuando alcanzaron el fondo marino estuvieron 20 minutos, en los cuales, debido a los sedimentos levantados tras posarse sobre el suelo, apenas pudieron ver nada con nitidez. El ascenso del batiscafo duró tres horas y 15 minutos, y la proeza del diseño sumergible de Piccard fue todo un éxito científico y marcaría un antes y un después en la aventura de la exploración submarina.

Foto www.elmundo.es
Hasta la fecha nadie se ha aventurado a descender de nuevo al abismo Challenger. El  frío mortal, la oscuridad eterna y la presión atmosférica estimada en 1072 atmósferas, contribuyen a pensarlo dos veces antes de intentar un nuevo descenso.
Aunque la hazaña de los tripulantes del Batiscafo Trieste es mucho menos reconocida popular y socialmente, es comparable a la llegada del hombre a la luna.



Varias expediciones posteriores llevadas a cavo mediante el uso de robots mecánicos submarinos han surcado el abismo en búsqueda de datos científicos.
Se ha testimoniado la presencia de extrañas criaturas de formas y siluetas desconcertantes, así como la presencia de seres vivos luminiscentes que viven en profundidades donde la luz del sol jamás ha penetrado.

Foto www.compa-ciencia.org
En fechas recientes el afamado director de cine James Cameron ha anunciado su intención de bajar hasta el fondo del abismo Challenger.
El proyecto Deep Sea Challenger, en el que participan Nacional Geographic y la marca Rolex, quiere poner a Cameron nuevamente en las portadas de los periódicos mundiales. Para Cameron no es nada nuevo sumergirse en las profundidades oceánicas pues sobre sus espaldas recaen ya cerca de 72 inmersiones, de las cuales 51 las ha realizado a bordo de sumergibles MIR rusos llegando ha alcanzar los cinco kilómetros de profundidad.
Entre estos descensos se cuentan también los muchos que realizó para filmar su portentoso documental sobre el Titanic.

JAMES CAMERON Foto www.noticiasdelaciencia.com
Para esta nueva aventura contará con la ayuda de la mayor tecnología disponible a bordo de un submarino DCV1 de construcción australiana, de ocho metros de largo y con capacidad para un solo tripulante. Está equipado con cámaras de alta definición, incluso en 3D, y la mejor instrumentación lumínica disponible para documentar cada centímetro de tan grande aventura submarina.

NEREUS Foto www.elmundo.es

 Un punto azul gira en la inmensidad oscura que reina en el sistema solar. De entre la hermandad de planetas que surgieron del frío primigenio de la creación estelar, uno en concreto gira alrededor de su estrella bajo un complejo a la vez que específico y perfecto sistema de relojería que ha permitido que la vida en infinidad de formas se abriese camino cubriendo por entero su superficie.

SERES ABISALES
Se le llamó Tierra obviando totalmente su principal característica, ser un planeta cubierto de agua casi en su totalidad. Mar hubiese sido su nombre correcto por el azul inmenso que recorre los cuatro puntos cardinales del globo y como tributo a los mares que fueron los responsables del caldo primigenio y primordial de nuestra existencia.


Hemos recorrido tierra firme de polo a polo, abriéndonos camino por senderos peligrosos entre exuberante vegetación. Sobre las más altas cumbres montañosas hemos picado banderas multicolores y se ha sufrido ante la grandiosidad de los desolados y ardientes desiertos.


Los océanos han sido surcados desde tiempos remotos sirviendo de vía de comunicación con otros mundos generando el intercambio de cultura y ampliando la propia visión que tenemos de nosotros mismos.


Pero aún hoy día, cuando nos encontramos en los instantes previos que nos llevarán a pisar por vez primera la superficie de Marte, no conocemos que se oculta debajo de nuestro manto oceánico, ni qué criaturas pueblan las grandes fosas marinas.
Seguramente ha llegado el momento en el que estemos en disposición de comenzar la gran aventura de explorar concienzudamente las fosas que perforan la corteza de nuestro planeta, y poner algo de luz en los oscuros rincones de nuestra geografía que aún permanecen vacíos de conocimiento.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero






1 comentario:

  1. Maravilloso y muy interesante artículo, sobre esa Fosa marina.
    Gracias por tanta información.

    manolo

    ResponderEliminar