18 agosto 2015

EL OVNI DEL LAGO COTE

J.J.D.R.
Día 4 de septiembre de 1971. Un avión del Instituto Geológico de Costa Rica toma fotos secuenciales del terreno. Sobrevuela a 10.000 pies de altura (3.048 metros de altitud) la región de Alajuela, a cinco kilómetros al norte de la ciudad de Arenal y unos 40 km de la frontera con Nicaragua.
La tripulación del avión está compuesta por cuatro personas; el piloto, un geógrafo, un topógrafo y un especialista en fotografía.
Cada 17 segundos la cámara de alta resolución y última tecnología situada en el fuselaje de la aeronave, dispara el obturador y el diafragma, captando con precisión cada palmo del terreno que sobrevuela.

LAGO COTE Foto www.forodecostarica.com

La tripulación trabaja para el gobierno costarricense. La misión consiste en sobrevolar buena parte del país y realizar fotografías cartográficas para el Ministerio de obras públicas y transportes.
Hace un día espléndido y el cielo se encuentra totalmente despejado. El volcán Arenal se muestra altivo y las aguas oscuras del lago Cote se dibujan con perfecta simetría bajo la silueta del avión.
La misión trascurre con total normalidad. Fue poco después, en pleno análisis de las fotografías realizadas, cuando surgió la incertidumbre y nació el misterio de la fotografía más famosa del fenómeno ovni.
Un trabajador que realizaba el estudio detallado de las fotografías se percató de algo inusual y extraño en la toma nº 300.


De forma nítida y clara, un objeto de forma ovalada y aparente estructura metálica, aparecía en la instantánea sobrevolando las aguas del lago Cote. En la toma anterior y posterior, no había nada anormal y la figura discoidal no aparecía.
Nadie del equipo que volaba aquel día sobre Alajuela y el lago Cote experimentó nada extraño. Ninguno de los cuatro tripulantes se percató del objeto que voló, por un pequeño espacio de tiempo, bajo su avión. Su velocidad, aunque sin estimación posible, era elevadísima, ya que solamente aparece en la toma (Nº 300) y 17 segundos después, en la siguiente toma, ya no aparece el objeto.

Foto www.microsiervos.com
En el año 1979 la fotografía, casi olvidada en las estancias del laboratorio geológico, recaba en manos de Carlos y Ricardo Vilchez, afamados investigadores del fenómeno ovni de Costa Rica y miembros de Icice (Instituto costarricense para la investigación ovni). Avisados por el propio Instituto Geográfico, envían las fotos para ser analizadas por el laboratorio estadounidense de William Spaulding.
Los análisis determinaron que la fotografía no había resultado manipulada.
La calidad del fotograma es de excelente nitidez, resultado de la gran calidad de las lentes utilizadas. El objeto aparece bien definido y con una estructura clara, siendo explícito que no se trata de un reflejo.
Su diámetro se estimó en 40 metros.
El examen del laboratorio concluyó que no había posible manipulación ni irregularidades en el proceso fotográfico, “imagen de buena fe de un objeto aéreo desconocido”.
Teniendo en cuenta que la fotografía no es personal sino gubernamental, le confiere a la imagen ovni un plus añadido de fiabilidad y confianza.



Siempre que se cita el acrónimo ovni, un halo de incertidumbre sobrevuela por encima de la propia palabra. Citarla en público no es fácil, ya que enseguida se asocia a estereotipos divulgados hasta la saciedad, sin que mucha gente se pare a pensar en el verdadero significado de la palabra (Objeto Volante No Identificado).
No necesariamente ha de tratarse de hombrecitos verdes ni naves de otros mundos.
Son objetos de incierta y desconocida energía y procedencia que aparecen y desaparecen a su antojo en nuestros cielos y cuyos movimientos, a veces, son captados por las cámaras fotográficas de testigos de lo insólito.
La foto del ovni del lago Cote es una muestra inequívoca de que algo se mueve allí arriba y escapa a nuestra comprensión.
La foto del ovni del lago Cote es un documento de gran peso para los amantes del misterio ovni y sin duda alguna para mí, una de las mejores fotos captadas hasta el momento.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero



No hay comentarios:

Publicar un comentario