06 agosto 2015

LA PUERTA DE ARAMU MURU

J.J.D.R.
En una región poco transitada por los turistas y alejada de las visitas guiadas del famoso y cercano lago Titicaca, se ubica un lugar de mágica apariencia y enigmática historia aún no revelada por la ciencia.
Al norte de la localidad de Chucuito y separado unos 35 kilómetros de la ciudad de Puno (Perú), se encuentra la “ciudad de los espíritus” o “Huyu marca” en lengua de los aymaras, sitio en el que se descubrió la puerta de “Aramu Muru”.
Sobre una verde pradera se elevan continuos farallones rocosos formando un bosque de piedra de grisáceo aspecto. Tallado en la pared de uno de los picos de granito, inquietantes líneas rectangulares dibujan lo que en apariencia parece simular una gran puerta. Sus siete metros de altura por siete metros de ancho están labrados sobre una superficie perfectamente pulida, y sólo a escasos centímetros de la base, un enigmático hueco en forma de T parece representar una cerradura que abriría la extraña puerta que, según las antiguas tradiciones orales de locales, es el acceso al mundo de los espíritus.

ARAMU MURU Foto www.punotours.com.pe
Sobre estas leyendas y lo que parecía tan sólo un mito, los historiadores, arqueólogos y etnólogos, tacharon la existencia de la puerta de Aramu Muru como una mitificación de algún lugar sagrado inexistente en la actualidad.
La puerta fue hallada por un hombre de origen aymara llamado Luis Delgado Mamami. Cuenta que tuvo numeroso sueños de índole extraña en los cuales se le aparecía una extraña puerta grabada en una roca y el sendero que comunicaba con ella. Durante semanas los mismos sueños manejaron su mente hasta que, paseando un buen día por una ruta cercana al lago Titicaca, divisó las agujas rocosas que le recordaron al instante el lugar descrito en sus continuos sueños.

LAGO TITICACA
Al poco tiempo y después de hablar con los más ancianos lugareños, los cuales le contaron numerosas historias sobre aquel lugar e incluso le recomendaron no acercarse pues decían era la entrada al infierno; llegó hasta la puerta de Aramu Muru, y delante de ella rememoró las historias que sobre tan curioso sitio le habían narrado.
Cuenta la leyenda que tras las atrocidades cometidas por los conquistadores españoles en la ciudad de Cuzco, un sacerdote del templo de Coricancha llamado Aramu Muru escapó de la ciudad portando un disco de oro de origen sagrado regalo de los dioses que había de poner a salvo a toda costa.

Foto www.tripadvisor.com
Ante el miedo de que los españoles pudieran arrebatarles la sagrada pieza, el sacerdote escapó de la ciudad y se adentró en las lejanas montañas buscando refugio para su divino tesoro.
La pieza de oro había sido tallada por los dioses, quienes la habían dotado de poderes curativos y sanadores convirtiéndola en una pieza fundamental para el pueblo Inca.
Tras perderse en un bosque pétreo de agujas rocosas el sacerdote Aramu Muru llegó hasta la ciudad de los espíritus y contactó con los viejos y sabios yatris o chamanes de la zona, quienes le comunicaron la existencia de una enorme puerta que daba acceso al mundo de los espíritus y del ritual necesario para entrar en él.
Aramu Muru encontró el lugar descrito por los sabios ancianos y siguiendo sus indicaciones logró traspasar la sagrada roca y penetrar al mundo de los espíritus poniendo ha salvo el disco sagrado de su pueblo.
La enorme puerta tallada en la pulida roca pasaría a llamarse desde aquel instante de Aramu Muru, en memoria del sacerdote del templo sagrado salvador y custodio del disco de oro regalo de los dioses.
Después serían los españoles los encargados de desprestigiar el lugar, desmitificando cualquier posible rasgo sagrado y atribuyéndole al sitio un carácter maligno diciendo sobre él que era la puerta de entrada al infierno.

Foto www.ojoscuriosos.com
Hoy en día los visitantes de la misteriosa y singular puerta labrada en la roca, colocan sus manos y posan sus cabezas en el granito intentando ver a través de la piedra los secretos del mágico mundo que dicen se haya detrás. Muchos son los que tras la experiencia dicen haber visto extraños fuegos y luces perpetuas, visiones que en todo momento son acompañadas de una cálida melodía musical que transporta al iniciado a un lugar indescriptible.
También se dice que en determinados días, en los que el astro rey traspasa con su luz la piedra, la puerta tallada en la roca se vuelve transparente y se puede apreciar al otro lado una ciudad claramente iluminada.
Sobre la antigüedad de la puerta de Aramu Muru nada se sabe, así como del periodo en el que comenzó a ser ritualizada por los habitantes de la zona.
Actualmente carecemos de estudios serios que indiquen por quién fue construido Aramu Muru, al igual que tampoco nada se sabe sobre su significado ritual o para qué servía.
Como dato significativo añadiré que en época del imperio Inca, las leyendas de la existencia de la puerta de Aramu Muru eran muchas y variadas, pero en ninguna de ellas se menciona que fueran los propios Incas los que construyeron la puerta sobre el farallón rocoso, lo que puede ser significativo de que ya existiera con anterioridad a ellos.
Actualmente no sabemos mucho sobre el significado de la puerta, pero son muchos los grupos de gentes de toda índole que sobre la talla en la roca han plasmado las más diversas y descabelladas hipótesis rocambolescas.
De lo que no hay duda es que la puerta labrada en la roca es un intrigante enigma aún sin desvelar, uno más de los muchos que se hayan distribuidos por la geografía de un país tan mágico como lo es Perú.

Foto www.wondermondo.com
Para finalizar me gustaría resaltar la similitud que comparten la puerta de Aramu Muru con la puerta del sol de la ciudad Inca de Tiahuanaco, ambas de parecido aspecto tanto en su talla como en sus formas geométricas.
Los mágicos senderos de nuestro planeta esconden en cada recodo del camino lugares de influencias místicas y desconocidos aspectos, muchos de ellos amparados tras la bruma del tiempo, que esperan ser rescatados de su olvido para mostrarse en su auténtica plenitud.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero



2 comentarios:

  1. A veces es mejor que el misterio permanezca... Se han destruido demasiadas civilizaciones en nombre de un sin número de razones.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Un lugar y una estructura que invita a hilar las más variadas hipótesis. Muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar