14 octubre 2015

PINÁCULOS DE HIELO

J.J.D.R.
De repente, aquella ladera ceñida a la montaña, cual faja desierta de color y forma desolada bajo una colmena de abruptos penachos de roca basáltica de grandes dimensiones, se transformó en un enjambre de afilados dientes que apuntaban directamente hacia el cielo, asemejando su montañosa estampa la gigantesca boca de un Megalodón.

PINÁCULOS DE HIELO, Foto www.toyoteros.com.ar
El sol de la última hora de la mañana descendía por el valle andino en rauda retirada, pelando a su paso la envoltura afilada de cientos de penitentes de hielo que comenzaban a mudar su acuífera silueta bajo el calor del sol invicto.
Pero ni el sol, ni tan siquiera la terrible fuerza destructora del viento de las altas cumbres montañosas de Sudamérica, son capaces de deshacer la figura de estos curiosos pináculos de hielo, que crecen tocados por el hilo conductor y creador de Gaia, siempre presta a deleitarnos con geometrías naturales cargadas de misterio y grácil belleza.

Foto www.altoandes.cl

Los conocidos como “penitentes de hielo” son formaciones naturales de silueta puntiaguda que surgen en las altas cumbres de la cordillera andina siempre inclinados hacia el norte buscando sus hileras de blanquecino cristal de hielo el sol de este a oeste.

Foto www.pixabay.com
La aparición de estos pináculos es exclusiva de las regiones andinas centrales a partir de los 4000 a 5200 msnm, siendo su formación un fenómeno natural poco conocido y que aún en el ámbito científico sugiere enconados debates y cierta controversia. Los primeros estudios metódicos sobre este fenómeno natural fueron llevados a cabo por el glaciólogo francés Louis Lliboutry en los años 1954, 1956 y 1990, y cuyas conclusiones reflejaron factores ambientales y meteorológicos exclusivos de las regiones andinas centrales.

Foto www.imagenesdeargentina.nirudia.com
Los nativos de las regiones andinas creen que los penitentes de hielo son producidos por efecto de los vientos andinos que bajan por la cordillera y modelan a capricho la nieve y el hielo hasta formar estas curiosas figuras. Pero el fenómeno físico, capaz de crear estos estiletes de hielo conocido como “sublimación”, es un reflejo discontinuo de que la vida, como cualquier forma física del universo, no siempre se ciñe sobre reglas establecidas, como demuestra este fenómeno en el cual un elemento es capaz de pasar de sólido a vapor sin pasar por su fase líquida. La ausencia de líquido hace que se generen pequeños surcos en los cuales queda atrapada la luz reflejada y que hace que aumente la sublimación y con ella la profundidad de las depresiones, en las que se genera una gran humedad y la subida de las temperaturas haciendo que el hielo se derrita y el proceso de crecimiento de estos penitentes de acelere. Algunos de estos afilados pináculos blancos pueden llegar a medir hasta 9 metros de altura, aunque su media normal oscila entre los 4 y 5 metros.

Foto www.zonaforo.meristation.com
La presencia de los penitentes de hielo es conocida desde muy antiguo. Ilustres personajes como Charles Darwin, cita sobre su viaje del 22 de marzo de 1835 como presenció en su travesía desde Santiago de Chile a Mendoza en Argentina, este fenómeno natural en su cerca del paso Piuquenes, quedando asombrado por tan singular paisaje. Hoy día, conocemos que estos mismos fenómenos naturales se reproducen de igual manera en lugares tan distantes de la Tierra como es la luna de Júpiter “Europa”, según aportó el estudio realizado por científicos de la Universidad de Colorado y que presentó Daniel Hobley en la conferencia científica Lunar y Planetaria de Texas (EE.UU.).

Foto www.taringa.net
Los alpinistas profesionales, acostumbrados a toparse de lleno con estas formaciones a grandes alturas, tratan de evitar cruzar estos terrenos por el riesgo que conlleva acercarse a sus peligrosas y afiladas crestas.
Pese a evitar el peligro que posiblemente conlleva atravesar un tramo de terreno sembrado de estos penitentes de hielo, pienso que es su belleza y extrañeza un valor excepcional que Gaia expone en su mapa de excentricidades naturales, que aquí, en las mesetas centrales y nevadas de la cordillera andina, escenifica el tortuoso paso de cientos de penitentes de hielo en una procesión de silencio eterno.

Aportes y Datos:
Glaciares.org
http://www.glaciares.org.ar/categorias/index/penitentes
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Penitentes_(glaciolog%C3%ADa)
20 minutos
http://www.20minutos.es/noticia/1769502/0/picos-hielo-penitentes/europa-jupiter/andes/



8 comentarios:

  1. Que belleza!! es como si la madre naturaleza nos dijera que hay instantes para detenerse y meditar, para hacer cierta penitencia y valorar todo lo que tenemos a nuestro alrededor.
    Muchas gracias por compartir.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pero que belleza , una pasada.
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Fantástico, unas imágenes para imaginar y disfrutar. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  4. Impresionantes fotografías y caprichosas formas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Imagino que será ahí donde iran a entrenarse los faquires jajajaja se presta a ello.
    No me extraña que los alpinistas ni se asomen por alli, yo tampoco lo haría, por sentido comun ante todo jejeje.
    Preciosas las fotos y preciosos esas afiladas agujas que desde lejos deben ser impresionantes.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué maravilla!

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar
  7. Como siempre Jorge, tus entradas son preciosas.
    Mi blog cumple 6 años y tus visitas son escasas, sé que disponemos de poco tiempo, por eso yo posteo una sola vez al mes, mi salud no me permite hacer más y tengo que ir reduciendo mis visitas. Espero que lo comprendas.
    Un saludo.
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  8. Hola Jorge, conocía este fenómeno de verlo en algún documental, pero la verdad que no deja a nadie indiferente que aun teniendo el peligro que tiene y bien bonito, los alpinistas hacen bien en evitarlo ya que como bien dices corren el peligro de algún accidente de pincharse con sus afiladas puntas o cortarse, pero lo que si debe ser magnifico es verlo en vivo, he imaginarse como tu has dicho estos "penitentes" en esa procesión en silencio, gracias querido amigo una vez mas por tu buena entrada, cuidate mucho:)

    Besos.

    ResponderEliminar