15 abril 2016

EL BESO DE LA VIDA

J.J.D.R.
Una vida colgada en las alturas, sujeta al hálito de una bocanada de oxigeno regalado, tan lleno de vida como un primer suspiro. Hálito inesperado que doblega la muerte preñando el camino por recorrer de nuevo de sueños y esperanzas. Hálito de divina gracia, humano gesto, que recorre los tejidos heridos y devuelve la luz al alma desesperada.

Foto www.tumblr.com
Ocurrió un 17 de junio del año 1967. Sobre un poste de telégrafo, el joven aprendiz R.G. Champion acaba de recibir la terrorífica descarga de 4160 voltios. El arnés que sujeta su cintura impide que salga despedido desde una altura de doce metros. Su derrotado cuerpo pende de la soga de seguridad mientras a su lado, J.L. Thompson enseguida comienza maniobras de reanimación sobre su malherido compañero, insuflándole bocanadas de oxigeno que logran mantener un hilo de vida en los pulmones del joven aprendiz. No sin poco esfuerzo, consigue bajar a su compañero sobre los hombros y cuando llegan las unidades de emergencias el joven es trasladado con vida al hospital. Su camino habría de regalarle muchos años de vivencias. Murió en 2002 con 64 años de edad de un paro cardíaco.

ROCCO MORABITO JUNTO A SU OBRA Foto www.jacksonville.com
La instantánea recorrió el mundo en pocos días ocupando la primera página de los principales periódicos del planeta. Rocco Morabito, autor de la fotografía, escuchó un extraño ruido cuando caminaba hacia su vehículo tras haber cubierto una noticia para su periódico. Al instante, se percató que dos hombres parecía que caerían en cualquier momento desde el poste de telégrafo. Su primer instinto, al comprobar las maniobras de reanimación en las alturas de uno de ellos, fue coger su cámara y realzar un disparo. Después, como narraría un millón de veces, soltó su herramienta y pidió por radio la ayuda de unidades de emergencias. Cuando bajaron al muchacho pudo comprobar que seguía con vida. Llamó a su editor que estaba a punto de cerrar el editorial del día y le indicó “Creo que tengo una muy buena”, refiriéndose lógicamente a la instantánea captada. Aquella imagen fue titulada por un editor del Jacksonville Journal como “el beso de la vida”, título que hizo que su autor fuera galardonado con el premio Pulitzer en 1968.
Una instantánea de vida. La imagen de la esperanza de quién otorga de nuevo la vida en un segundo inesperado y vence el destino posponiendo la cita con la muerte para otro momento. Se cerró la pantalla del obturador sobre el poste telegráfico, captando un beso repleto de vida.

Aportes y Datos:
Errores Históricos
http://www.erroreshistoricos.com/fotos-historicas/1745-el-beso-de-la-vida.html
Kurioso
https://kurioso.es/2010/10/21/doce-fotografias-en-blanco-y-negro-que-no-terminan-de-contar-su-historia/
Imágenes de la historia
http://imagenesdelahistoria.blogspot.com.es/2012/01/el-beso-de-la-vida.html



9 comentarios:

  1. Ya veo que la muerte más de una vez se adelanta pero no se rinde si no lo consigue a la primera. Que fotografía más espectacular, cuanta vida hay en ese boca a boca, que fortaleza la del compañero, y que buena vida después para agradecerle su salvación. Preciosa entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una imagen que nos permite ver la acción heroica de un compañero por salvar a su amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada, la foto premiada es una exhibición de generosidad y la historia un canto al compañerismo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Y vaya si es el beso de la vida, de la vida de ambos, porque no pensó dos veces en su propia vida para salvar a un compañero.
    Magnífica lección de humanidad solidaria.

    Gracias amigo Jorge, siempre dejándonos en tu camino hechos y lugares dignos de apreciar.

    Mi siempre abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge, como estas amigo?, espero que bien, me he alegrado mucho al ver que has actualizado, la verdad que se te echa mucho de menos, pero me imagino que debes estar bien atareado con el trabajo, pero es una alegría verte:)
    La historia que nos cuentas de la imagen, es un acto de mucha generosidad por parte del compañero intentando salvar la vida del otro sin importarle la suya, menos mal que al final le ganaron la batalla a la de la guadaña, y la casualidad del fotógrafo encontrarse en ese momento en el lugar para mostrar ese momento tan angustioso, merecido el premio que le dieron.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Una noticia preciosa, afortunadamente con final feliz, el poder de un beso es que no tiene límite. Su compañero reaccionó a tiempo para darle de nuevo la vida. Me ha alegrado tu vuelta amigo, siempre disfruto con tus publicaciones.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una preciosa y emocionante historia.
    No es de extrañar que, esa foto, haya quedado grabada para la posteridad.
    El beso, hay que valorarlo en todos los aspectos de la vida, en este caso, además de haberle dado vida, es una muestra de amor al prójimo.
    No quiero que se me olvide el agradecerte las palabras de cariño y apoyo que has dejado en mi espacio.Mil gracias.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Hola Jorge , lo primero darte las gracias por pasar por mi blog y dejar tan cariñoso comentario cargado de mucho ánimo que buena falta me hace , eres un encanto de amigo y te lo agradezco mucho.
    En cuanto a tu entrada es una de las más bonitas que te he leido , y la verdad es que no le podían poner mejor titulo a esa foto , por que si no es por su compañero que lo salvo .
    Te deseo un feliz fin de semana .
    Pd ; Si mi amiga en común Kasioles me lo permite , yo te digo lo mismo que dice ella , ya que tiene más razón que un santo , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  9. Quien nos regala estos instantes ya "imperecederos" del canto de calidad humana???

    Jorge - GRACIAS-


    Besos muchos


    TRamos

    ResponderEliminar