23 mayo 2017

LA CAPILLA DEL ROBLE (ALLOUVILLE-BELLEFOSSE)

J.J.D.R.
Según narra la tradición, alrededor del año1600 d.C, un rayo impacto sobre el anciano roble abriendo un enorme agujero en su estómago de madera. Cuenta la leyenda que, durante días, el enorme árbol desprendió una humareda intensa y de sus entrañas, con virulencia y sin descanso, lenguas de fuego fueron consumiendo sus tripas lentamente. Tiempo después, incomprensiblemente, el venerable roble volvió a dar su fruto, y para muchos lugareños aquello fue un signo proveniente de la divinidad más absoluta, una señal inequívoca de un milagro nuevo. 

ROBLE DE ALLOUVILLE-BELLEFOSSE Foto de www.mapio.com
Las crónicas reflejan la extraordinaria antigüedad del árbol. Incluso, según se cuenta, el venerable anciano de madera, llegó a contemplar la regia pose del mismísimo Guillermo el Conquistador postrándose bajo su tronco siglos atrás para rezar antes de batirse en la guerra contra las tropas anglo-sajonas allá por el siglo VIII.
Este curioso suceso acaeció en la localidad agrícola y comuna francesa de Allouville-Bellefosse, en el distrito de Roven, perteneciente al departamento de Sena Marítimo, en la región de Normandía.

Foto www.patrimoine-normamd.com
El enorme hueco, negro y oscuro, dejado por el impacto del rayo, no llegó a carbonizar su interior, dejando con vida al magnífico ejemplar que año tras año después del desgraciado incendio, siguió produciendo bellotas para asombro y deleite de los locales. De aquel suceso fue testigo tanto el Abad du Detroit como el sacerdote de la localidad el padre Du Cerceau, quienes en ello vieron de inmediato un milagro divino. El eco de tan extraño suceso se convirtió rápidamente en milagro, y los senderos que discurrían hasta Allouville-Bellefosse, se convirtieron en ruta marcada para peregrinos ávidos de dosis de fe que llegaban de todos los rincones del cantón de Yvetot. Abad y cura, tras interpretar los designios del señor, decidieron construir dentro del árbol una primera capilla que guardaría la imagen de la virgen y a la que llamaron Notre Dame de la Paix (Nuestra Señora de la paz).

CAPILLA Foto www.panofhoto.org
Años después, una nueva capilla se adhirió a la ya existente, aunque para acceder a esta hubieron de construir una escalera de caracol en su exterior y reforzar sus ramas y el propio tronco. Esta segunda fue denominada La Chambre de L´Ermite (Sala del ermitaño).

Foto www.flickriver.com
Éste bello roble, el árbol más antiguo de Francia y símbolo de Allouville- Bellefosse, ha sido mudo testigo de siglos de historia. Sus ramas percibieron el dolor de las masacres continuas en la guerra de los cien años. Sus raíces, crujieron y buscaron cobijo en la oscuridad del subsuelo al sentir de cerca la llegada de la peste negra, el sonido metálico del cargar de bayonetas en la revolución francesa, o el agudo silbido de la muerte a lomos de los proyectiles lanzados en ambas guerras mundiales. 

Foto www.pinterest.com
 Posiblemente, uno de los momentos claves de su perdurabilidad actual, reside en la fortaleza de espíritu mostrada por un sacristán llamado Jean-Baptiste Bonheure, quien en plena revolución de la patria francesa, evito que los revolucionarios, llevados de la mano de la irracionalidad, prendieran fuego a las capillas adheridas al roble. Según la tradición, el sacristán logró convencer a los asaltantes, bajo el dominio y el influjo de sabios alegatos, consiguiendo aplacar los ánimos embrutecidos de la turba y rebautizando para todos el enclave como “Templo de la razón”.

Foto www.panoramio.com
Actualmente, cuando llega la festividad de la Virgen de agosto, fiesta de la Asunción, la localidad se viste de gala y son muchos los que peregrinan para ofrecer respeto en la Chêne Chapelle (Capilla del Roble) como es conocida.
Las dos capillas siguen aún en uso. Cierto es que, una parte del viejo roble ya murió, pero otra muy importante se resiste a dejar de latir y sus raíces se aprietan día a día en busca del aliento que le suministra Gaia.

Foto www.imgur.com
Su enorme cuerpo de madera de dieciocho metros de altura y dieciséis de diámetro se encuentra encorvado, reclinado por su ancianidad, y apoya su agrietado cuerpo en enormes postes de madera que le sirven de improvisados bastones. Alrededor de su cuerpo, tejas de madera tapan sus visibles heridas y huecos abiertos, huellas de un sinfín de lamentos callados. Nunca caminará…más no piensa moverse y, aunque la muerte le miró de cerca en numerosas ocasiones, no deja de latir en su piel de madera la dignidad de un ser vivo extraordinario, relicario de fe, de historia, pasión y fuego.

Aportes y Datos:
Sobre Francia
http://sobrefrancia.com/2011/01/12/allouville-y-el-roble-milenario/
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Allouville-Bellefosse




5 comentarios:

  1. Muy interesante tu historia y realmente bello el roble.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ilesin, me alegra que te gustase.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Fuerte como un roble, frase hecha que repetimos muchas veces sin detenernos en escucharnos, y aquí está el roble y su fortaleza, ha sobrevivido a un rayo y ni los años pueden con el, es precioso y "acogedor" Una historia viva que me ha gustado conocer. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga. Las frases comunes suelen tener un trasfondo de pura realidad. Este Roble en concreto, sigue soñando con ver cada día un nuevo sol.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Muy linda historia, su alma es grande así lo mantiene aun ahora vivo. Los robles suelen ser fuertes pero este supera todo. Abrazos mi querido Jorge con mi cariño.

    ResponderEliminar