13 junio 2017

EL ÚLTIMO ABRAZO

J.J.D.R.
Todo ocurrió en cuestión de segundos. Rápidamente el fuego se adueño de la góndola y un humo denso y negro hizo que fuera imposible respirar dentro de la capsula del generador eólico. Los cuatro técnicos que reparaban el aerogenerador apenas tuvieron tiempo para reaccionar. Dos de ellos, lograron alcanzar la trampilla exterior de la góndola y descender por las escaleras internas que dan acceso a la turbina. Pero los otros dos, vieron como el fuego les acorralaba y prendía fuego al cable de seguridad, quedando aislados sin otra alternativa que salir al exterior y caminar hacia las enormes palas del molino de viento. El fuego avanzó con tanta virulencia que, en apenas unos minutos, salpicaba con sus llamas los pies de los dos jóvenes que con la más terrible desolación fueron conscientes de su inminente y trágico final.
Son aún unos niños de apenas 19 y 21 años. Los dos operarios, caminan por el lomo metálico del aerogenerador a 67 metros de altura conscientes de que no tienen salida y que la muerte les acecha de forma cruel. Ya suenan las sirenas de los camiones de bomberos y las ambulancias. Las luces parpadean y centellean bajo sus pies, justo por debajo de un horizonte que se muestra impasible, tamizado por un cielo llamativamente azul. Ha de ser terrible ser consciente de que no hay escapatoria. Es horrible pensar que cualquier decisión que tomasen les llevaría al mismo final…una muerte segura.

EL ÚLTIMO ABRAZO Foto mendozapost.com
El obturador de la cámara pestañeó, justo cuando el diafragma permitió que accediera la cantidad necesaria de luz para impregnar la escena. Y la escena fue un abrazo, “el último abrazo” título que daría la prensa a tan trágica secuencia. Pues los dos jóvenes, en un último adiós desesperado se unieron en un abrazo para después cada cual finalizar aquella horrenda jornada laboral con una última decisión dolorosa. Uno de ellos se lanzó al vacío falleciendo en el acto. El otro, se adentró en la gruesa capa de humo y fuego y fue localizado al extinguirse el incendio calcinado junto a la turbina del molino de viento. El fatídico suceso ocurrió en la localidad holandesa de Ooltgensplaat el 29 de octubre del año 2013. La terrible historia publicada por el periódico NU.nl, rápidamente dio la vuelta al mundo y la escena de los dos jóvenes dándose un último abrazo antes de morir fue una de noticia que se convirtió de manera fulminante en una noticia viral que recorrió la red de redes como las mismas llamas que atrapó sus vidas.  

Foto www.jackingcongruente.com
Detrás de muchas instantáneas, como en esta ocasión, el horror más inquietante, la angustia y la incertidumbre se cuela en la retina del observador. Uno puede preguntarse ¿Cómo hubiera reaccionado ? ¿Habría sido posible escapar de tan inesperada y trágica situación? Creo que según se presentó la tragedia nada podría haber salvado a estos dos jóvenes. Al quedar aislados del único cable de seguridad por el que podrían haber descendido, no había en el molino eólico otros medios de salvamento, ni tan siquiera, al parecer, contaron con un extintor con el que tratar de luchar contra las poderosas llamas. Un cortocircuito incendió la turbina y provocó la tragedia, y cuando los equipos de rescaten llegaron ya nada pudieron hacer por las víctimas.

Foto www.dforcesolar.com
El último abrazo fue una hermosa manera de decir adiós. Un adiós no sólo dedicado a quien junto a él moriría poco después, sino un adiós para todos aquellos  a los que no volverían a ver, a los que nunca más podrían dedicar una sola palabra.

Dos jóvenes valientes murieron aquel trágico día. Y en lo más alto de un molino de viento gigantesco se despidieron, sabiendo que quizás ése día estaba marcado en rojo en la agenda de su destino.

Aportes y Datos:
Mendoza Post
http://www.mendozapost.com/nota/13852-el-ultimo-abrazo-la-desgarradora-historia-detras-de-una-foto/

6 comentarios:

  1. Ohhh! que pena, las imágenes son muy duras y el resultado artritismo, no sabía de esta noticia y tampoco hubiera sabido que hacer en el lugar de los jóvenes, visto desde la distancia seguramente saltar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, hoy si me quedo sin palabras
    algo aprieta en la tripa
    imaginándolos

    El título es precioso
    la historia tremenda

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Precisamente hoy que un incendio en Portugal llena de dolor nuestros corazones leo tu escrito... La madre tierra, a veces, es así de cruel y en esas circunstancias salé lo mejor de los seres humanos.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  4. Realmente impactante, sin palabras. Un abrazo lleno de mi amistad.

    ResponderEliminar
  5. excelente! triste y fuerte, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  6. Un final trágico de los muchos que hay, que son historias que ni las sabremos. Un abrazo

    ResponderEliminar