26 junio 2017

HAMBRE

J.J.D.R.
Sus ojos demacrados apenas ven entre las moscas adosadas a sus párpados.
Sedientos sus labios mortecinos, cocidos por la sequedad, detallan la guadaña de la muerte entre sus dientes. Sus ojos demacrados no se mueven.
La desesperación se tragará su aliento de vida, más, los espasmos de su dolor, que ya ni duelen, serán cenizas de olvido en un mar de cuerpos decrépitos y moribundos.
Huesos de cristal se retuercen sobre la áspera arena.
La cabeza, busto cadavérico, es errante silueta en un mar de muerte y desolación.
Demacrados sus ojos, son ya de otro mundo, de otro espacio ajeno al nuestro, una dimensión que desconocemos y que tratamos de mantener ausente de nuestra mente, incapaces de ver y mirar cara a cara la hipocresía del hombre y su crueldad.
Él es uno más y está sólo. Uno de tantos miles, cientos de miles, que sucumbirá ante el espectro mortal y la indiferencia diaria de aquellos anónimos seres que nacen y mueren cada segundo ante los ojos del mundo.  

Foto www.libertaddigital.com
Se encuentra desnudo. El pudor le abandonó tiempo atrás. Su sentido de desnudez falleció junto a su orgullo el día que necesitó comer y no pudo, ¿Para qué vestirse? ¿Para comerse la ropa?
Su propia condición humana le fue arrebatada el propio día que fue parido.
Un insecto cualquiera obtuvo alimento al nacer.
Los senos de su madre estaban secos como el desierto de indiferencia que le rodea, y la sed y el hambre fueron sus nanas en las frías noches de hastío.
Sus ojos demacrados son grandes y negros. La piel en su cara es tan fina como el papel de fumar, tan prieta y ajustada a sus huesos que un mínimo gesto podría desgarrarla.
Pequeño cuerpo acurrucado entre la fétida persistencia de las moscas, permanece ajeno al desastre que se avecina.
Su mente seguramente dejó de pensar hace tiempo.


El mínimo de energía necesaria para poder razonar, fue consumido en un último gesto tratando de levantar la mano para pedir comida.
Después se esfumó la última proteína de su cuerpo.
Sus ojos demacrados ya no parpadean. Pupilas enormes anuncian el desastre.
El aire se ha parado, como se paró la conciencia del mundo ante el hambre que palpita desgarradora en medio mundo. El otro medio cambia sedas y pastorea codicias.
Estómagos repletos. Enjambres de avaricia. Riquezas que serán un simple estorbo para los gusanos y parásitos que sacudirán sus cuerpos.
Un mundo se mueve indiferente a escasos metros. El fétido y maloliente mundo paralelo de los desamparados, esconde el humus negro que desprende la traición humana y su peor perversión.

Viñeta de www.vistoenlared.org

Despacio, como un muñeco de trapo, su cuello se pliega ante unos hombros encogidos por el espasmo. Su mortaja será el viento y su comitiva fúnebre las alimañas.
Mientras termino de escribir la frase, el pequeño anónimo desnudo a muerto.
Sus ojos demacrados no tuvieron fuerzas para cerrarse solos por última vez.

Foto taringa.com

 Cerca de 1000 millones de personas se acuestan cada día con el estómago vacío.
Cada año 9 millones de niños mueren antes de cumplir los cinco años de edad a causa del hambre que padecen.
Unos 178 millones de niños menores de cinco años, sufren retrasos de crecimiento, y cerca de 55 millones padecen trastornos derivados de las carencias nutricionales que son claves en los primeros 1000 días de vida.
En el cuerno de África, uno de cada tres niños sufre desnutrición aguda. En esta zona del mundo, la mayor sequía de los últimos 60 años ha llevado a 13 millones de personas al borde de la inanición. Países como Somalia, Kenia y Etiopia, están en la frontera del desastre total, inmersos actualmente en la peor crisis de seguridad alimentaria de todo el mundo.

 
Foto www.diarioinformacion.com
La crisis mundial, el incremento de los precios en los alimentos básicos, la durísima sequía y los masivos desplazamientos, matan cada día a miles de personas rodeadas de la miseria más absoluta e inimaginable.
Estimaciones recientes confirman que los países industrializados desechan anualmente 600 millones de toneladas de alimentos, de las cuales 220 millones son desperdiciados por países ricos.

listas.20minutos.com
La grave crisis ahonda en las heridas de estos países e, irremediablemente, aumenta y engrosan la lista negra nuevos países con tasas elevadas de hambruna.
Unos pocos gozan de lo que desean y son los que gobiernan este mundo. Desgraciadamente, al resto, sólo le queda esperar las migajas que caigan de la mesa.



Aporte y Datos:
De mi anterior blog Centinela del Sendero

6 comentarios:

  1. Recuerdo como a la hora de la comida nos mostraban a los niños del Biafra, como en Navidad el turrón, pero seguimos cambiando el nombre de los países y las mismas fotos nos sirven año tras año. Las denuncias no hacen mella, si acaso y a nivel personal, tras el anuncio de una de las "ineficaces" ONG nos apuntamos a dar un donativo. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. De pequeña que veía fotos así pensaba que eso acabaría..ya soy mayor y esto va a peor mas hambre mas ricos y lo que menos piedad y humanidad.
    Que pena que cambiamos a peor.
    Besitos muchos

    ResponderEliminar
  3. verguenza el ser humano que no atiende a estos desprotegidos....

    ResponderEliminar
  4. Que triste es ver estas cosas, es tan injusto. Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge, es una pena que hoy en día siga pasando esto, que se gaste tanto dinero en armas y no se ayude a esta pobre gente a salir adelante como debe ser y no estar como están, tanto dinero como hay y que no se ponga remedio es tremendo, no hay derecho.
    Como estas amigo?, creí que ya había pasado a comentarte antes y me encuentro que no lo había echo:), espero estés pasando un buen verano y estés bien, cuídate mucho querido amigo, hasta pronto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Qué triste que la suerte de un niño dependa del lugar donde nazca. Para qué? si esos que amasan petroleo, oro, y diversos papeles de distintos colores, incluso movimientos de clik, al final de nada le vale ser los más ricos del cementerio.
    Un abrazo Jorge, voy a seguir poniéndome al día con tus escritos.

    ResponderEliminar