19 octubre 2018

TAKANORI AIBA (EL ARTE DE LO DIMINUTO)

J.J.D.R.
Lo diminuto se torna esbelto y el detalle de lo pequeño, que emerge de las enanas siluetas que aparecen como en un ensueño liliputiense, hacen que la mente del espectador que visualiza los dioramas de Takanori Aiba vuele a mundos mágicos en dónde la naturaleza viva de un bonsái se torna eje fundamental sobre el cual crecen los sueños creativos de la artista.

Foto www.soulface.com
La imaginación, el talento, y sobre todo mucha paciencia son elementos básicos que argumentan las sensacionales creaciones miniaturistas de Takanori Aiba, artista e ilustradora independiente nacida en Yokohama (Japón) en 1953 que tras una larga trayectoria dedicada a la ilustración de laberintos en diversos medios gráficos creó en 1981 su propia empresa Graphics and Designing. A partir de 2003 comienza a darse a conocer con sus obras tridimensionales, consiguiendo en el año 2010 exponer individualmente sus trabajos en la Galería Kakiden de Tokio.

Foto www.pinterest.com
Sus trabajos, que finalizan tras muchos meses de constancia y grandes dosis de paciencia, recrean idílicos lugares en los que naturaleza y sociedad están íntimamente ligadas y proyectan escenarios idílicos. Para ello, el uso del bonsái en sus trabajos es básico, siendo toda una experta en el arte y la filosofía que nace y crece junto a estos hermosos seres vivos en miniatura.

DETALLE
Alrededor de los bonsáis, escenarios y figuras se mezclan enredándose entre las ramas y hojas, siendo el tronco del árbol el eje comunicador y vinculante entre lo vivo y lo meramente artificial.

Foto www.tokiogooidea.com
Son muchos los materiales que utiliza para sus creaciones; arcilla de piedra, plásticos, cloruro de polivinilo, hoja de chapa, papel artesanal, pinturas acrílicas, tinciones de madera, resinas especiales, alambres o cauchos entre otros muchos. El tiempo de desempeño de sus trabajos suele ser de 8 meses a un año y medio. Entre sus obras más llamativas se encuentran Bonsái-B, Hotel de Michelin, The rock Island, Torre de paquetes de helados o el Faro- A.

Foto www.vacioesformaformaesvacio.blogspot.com

Para aquellos que, como es mi caso, hemos disfrutado contemplando la belleza de un bonsái y sabemos de la dificultad, paciencia y esmero que es necesaria para su desarrollo, contemplar cómo alrededor de su frágil a la vez que robusto tronco emergen figuras y escenarios tan creativos, no puedo más que visualizarlo bajo la apasionante mirada contemplativa de lo diminuto y lo frágil. Por ello, Takanori Aiba ha entrado, desde que tropecé con sus obras creativas curioseando por la red, en un lugar predilecto de mis archivos en los que guardo bajo el paraguas del asombro a numerosos artistas y divulgadores de sueños.

Aportes y Datos:
Web
http://www.tokyogoodidea.com/
Entrevista 
https://mymodernmet.com/takanori-aiba-bansai-sculpture/

5 comentarios:

  1. Hola Jorge!
    Su nombre me resultaba familiar. Como bien apuntas ademas de tener gran talento se precisa mucha paciencia, detras de estas obras de arte hay cientos de horas y dedicación absoluta. Magnifica la entrada del blog.
    Un saludo y feliz finde!

    ResponderEliminar
  2. Hay que ser muy preciso y además tener grandes dosis de paciencia y técnica. A mí particularmente me parecen pequeñas grandes obras de arte. Gracias por pasar y dejar tu huella en esta tú casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Coincido en que la idea es muy sugestiva y la creatividad y la paciencia de este talentoso artista es admirable, pero me hubiese gustado que la naturaleza de los bonsais se viera más en cada obra, como en la primera, por ejemplo. Como siempre, me hoy de tu blog habiendo descubierto algo nuevo e interesante. Gracias!
    =D

    ResponderEliminar
  4. Para hacer estas obras hay que tener mucha creatividad precisión y paciencia. Muy bonitas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Antes de nada quiero agradecer tus letras y el que te hayas acordado de mí.
    Cierto es que se te echaba en falta cuando habías dejado de publicar, todas tus entradas son interesantes y merecen leerse con detenimiento, tu característica principal es llevarnos, la mayoría de las veces, a otros mundos llenos de encanto y desconocidos para la mayoría de los que te seguimos.
    Hoy nos presentas a Takanori Aiba y lo cierto es que nos ha impresionado por su maravilloso y minucioso trabajo, es todo un ejemplo de constancia, paciencia y arte. Felicitaciones para ella y también para ti por haber compartido su trabajo con nosotros.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar