01 septiembre 2014

BERKUTCHIS (CETREROS KAZAJOS)

J.J.D.R.
En la cima de un nevado roquedal del macizo del Altái, un joven pastor kazajo sostiene sobre su brazo una enorme águila dorada. La estampa del hombre y el ave es, en sí misma, la pose de un recuerdo tan antiguo como eterno, referencia atemporal que ha ejercido sobre el ser humano la mística del reino animal. El resultado de la estrecha simbiosis entre hombre y ave es consecuencia de siglos de observación de los movimientos y destrezas de las rapaces así como de la utilización de las experiencias vividas durante milenios y que constituyen todo un tratado de sucesos cetreros.

PASTORES KAZAJOS 
El joven pastor kazajo es un Berkutchi, nombre con el que se denomina a los cetreros, auténticos maestros de la caza con aves. El joven es el varón de menor edad de su familia y, como manda la tradición de su pueblo, el responsable de adquirir los conocimientos necesarios para el arte de la cetrería y el encargado llegado el momento, de hacer lo mismo con su descendiente más pequeño. Generaciones de Berkutchis durante milenios han trasmitido estos conocimientos que se han de poner en práctica para conseguir que una de las aves más impresionantes del reino animal consiga convertirse en un aliado competente y eficaz, esencial para la caza en latitudes inhóspitas y crueles como son la frontera natural que conforma el macizo del Altái, división natural de China, Rusia, Mongolia y Kazajistán.

Foto www.enbuscadelosnomadas.blogspot.com
Los pastores kazajos son de origen túrquico, descendientes de Gengis Khan, que terminaron huyendo de las estepas con sus ganados tras las guerras que enfrentaron en el siglo XVII a diferentes etnias tribales en el norte de Asia central, sobre todo en Rusia y China. Kazajo significa” hombre libre” y como hombres libres, recorren las tierras del Altái, al oeste de Mongolia, buscando nuevos pastos para sus rebaños de yak y ovejas.  Son uno de los últimos pueblos nómadas de la Tierra. Cabalgan en sus pequeños y fuertes caballos en busca de pastos nuevos llevando a cuestas todo lo que necesitan para subsistir. Nómadas del frío y del hielo, los pastores kazajos, son un pueblo que se rige por costumbres ancestrales en las que el respeto, la humildad y la hospitalidad, son base fundamental de la idiosincrasia del pueblo.

ÁGUILA REAL 
El clima inhóspito, cuyas temperaturas descienden hasta los cuarenta grados bajo cero, no es impedimento para que estos valientes y aguerridos humanos vivan en condiciones de supervivencia extrema. Su vida se entiende como parte de una conciliación continua con la naturaleza que les rodea. De sus rebaños obtienen la leche, pieles de abrigo, carne, e incluso en los meses de invierno y cuando quedan aislado para el comercio, utilizan los excrementos de yak como combustible. Las yurta son cabañas de piel con forma circular y es su hogar, refugio que trasladan de un lado a otro cuando los pastos escasean y han de recorrer cientos de kilómetros para alimentar sus rebaños a través de las heladas montañas y las frías estepas asiáticas. 


Ser berkutchi hoy día es una rara excepción. Apenas unos trescientos hombres continúan cazando como lo hacían dos mil años atrás sus antepasados. Y es una gran pena. Pues, si hay una forma realmente pura de de cazar respetando la ley cinegética natural, es sin duda alguna la que engloba en todo su argumento práctico y cultural el bien llamado “arte de la cetrería”.

UNO MÁS DE LA FAMILIA
Porque si hay una manera noble de llegar a la completa ganancia de interés entre hombre y animal, éste es el caso de la caza con rapaces, momento en el que el lance en sí se convierte en un duelo natural entre predador y presa sin otro medio discordante que el de sus propias habilidades naturales. Mejor que yo, indiscutiblemente, lo dejó escrito en su prólogo a la segunda edición de su tratado de cetrería, el que ha sido para mí el mejor exponente del arte cetrero y el mejor divulgador en defensa de la naturaleza, Félix Rodriguez de la Fuente:
“Y al ganar la amistad de una criatura salvaje que volaba libremente para volver con espontaneidad a mi mano, conquisté también algo mucho más importante; el respeto a la libertad de todos los seres vivos y la repugnancia más profunda ante todo lo que signifique dar muerte a un animal mediante los procedimientos ventajosos y poco deportivos empleados, todavía por desgracia, por tantos y tantos seres humanos que están a punto de terminar con especies enteras sobre la faz de nuestro planeta”

FÉLIX RODRIGUEZ DE LA FUENTE Foto www.rtv.es
Los pastores Kazajos son cetreros experimentados. Su vida y su cultura están estrechamente ligadas con la de sus aves, a las que cuidan dentro de su yurta como si de un miembro más de la familia se tratase. Suelen coger del mismo nido los pequeños polluelos en verano o atrapan las aves de jóvenes utilizando redes. Por norma general siempre son águilas doradas o reales, y siempre hembras, que son mayores en envergadura y más hostiles. 

Foto www.traveldragon.com
Un águila dorada es un ave formidable y, en la región Holártica, la mayor rapaz y el cazador más temible del Altái. Su porte es descomunal y su belleza todo un símbolo de alado poder. Los ejemplares adultos pueden llegar a pesar siete kilos y alcanzar una envergadura de alas de más de dos metros y medio. Sus garras son como enormes ganchos prestos a desgarrar y su anaranjado pico una tenaza puntiaguda y rocosa.

Foto maescentics2.medellin.unal.edu.co
Para que el ave se adapte a su socio humano, a sus olores, a los ruidos que ocasionan, las águilas duermen dentro de la yurta junto a la familia y son criadas libres. Poco a poco y mientras se alimentan, comienzan las excursiones al campo donde realmente comienza el adiestramiento cetrero. Las patas del ave son sujetas con pihuelas y sobre la cabeza se le coloca una caperuza a la que los Berkutchis llaman tomaga. Los kazajos utilizan un guante de cuero reforzado que cubre casi la totalidad del brazo y sobre el lomo del águila y el gorro del cetrero, se colocan penachos de plumas de búho real como señal de respeto y manera de pedir protección a los benefactores espíritus.  


El ave es transportada a caballo sobre un baldák, que no es otra cosa que un pequeño poste anclado a la silla de montar y que sirve para que el ave repose tranquila y el berkutchi pueda descansar su brazo. La primera etapa del entrenamiento o Shahiru, se utiliza la pata de un conejo como señuelo considerándose lo primordial conseguir que el ave regrese tras la captura hasta el puño.  Durante meses de agotadoras jornadas, en las que ave y humano pueden pasar varios días aislados recorriendo grandes distancias, el ave está preparada para volar en cualquier circunstancia- sobre el brazo de su adiestrador, ya sea a pie o a caballo- y lanzarse sobre la sirga,- piel de zorro embadurnada y rellena que emula ser una presa-, y que es arrastrada por lo caballos a toda velocidad. Cuando el ave rapaz abate la presa, para que con sus garras y pico no destroce la pieza, se le enseña a que obtendrá enseguida su recompensa, por norma general una pieza pequeña de carne.

Foto www.3.uah.es
Con el paso del tiempo, Berkutchi y águila casi conforman una sola especie. El brazo del hombre se vuelve gatillo y basta que sea alzado al aire para que la enorme ave sobrevuele el macizo rocoso y se pierda en un velocísimo picado que puede superar los 160 kilómetros por hora. Ningún animal que se mueva por la naturaleza hostil y cruel de los fríos páramos de las regiones del Altái, es capaz de sobrevivir al ataque certero y mortífero de un águila dorada. En los terribles meses de invierno, cuando todo es cubierto por la nieve y apenas es posible salir a cazar, el águila dorada se muestra infinitamente más eficaz que cualquier arma moderna, proveyendo de caza al pastor kazajo- grandes piezas en ocasiones-, alimentándose durante largo tiempo con dietas pobres, lo que las convierte en un socio esencial para la supervivencia del pastor kazajo. La gran mayoría de presas del águila son zorros, cuya piel tras ser vendida, les ayuda a adquirir víveres o enseres de primera necesidad. 

Foto moehba.blogspot.com
Estas rapaces, por su gran voluptuosidad y poderío, son capaces de abatir un saiga, –bóvido que puede pesar más de cuarenta kg, siempre hembras o jóvenes más pequeños-, muy rara vez pantera de las nieves y, aunque los propios Berkutchis intentan evitarlo, lobos, por lo general ejemplares solitarios y que ante el ataque de un águila han de emplear toda su destreza. Éste último lance, por sí sólo, es muy significativo a la hora de imaginar el poder de estas águilas. 

Foto www.cetreriaconaguilas.com
La imagen de un lobo con sus fauces abiertas repletas de caninos afilados y colmillos punzantes esperando poder atrapar con su mandíbula el cuerpo del ave, nos puede hacer dudar de la posibilidad de que el lobo pueda sentirse amenazado. Pero el águila, que ha caído de improvisto sobre el lomo del carnívoro solitario, clava las garras de una de sus patas en el lomo y la otra se aferra al hocico hasta que prácticamente termina asfixiándolo. Después del dramático lance, el ave espera a que llegue su socio humano y este termine la faena. Entonces llega el momento en el que parte del corazón del lobo es dado a la rapaz como premio y muestra de respeto. De los casos documentados de este lance tan extraordinario, apenas se detallan casos en los que el águila haya salido herida o muerta.

Foto www.bashny.net
Las águilas son dejadas en libertad a los diez años de edad. Con tan ejemplar apto de respeto, los Berkutchis garantizan que esas aves volverán a criar y de esta forma el ciclo de vida de la especie volverá de nuevo a reemprenderse.  En los meses de septiembre y octubre, se celebra la afamada competición de caza en Bayan- Olgii (Mongolia). Los Berkutchis hacen acto de presencia engalanados con sus trajes de seda y adornando sus caballos con arneses de plata y pieles de zorro. El espectáculo del veloz y poderoso vuelo del águila está servido.

Foto www.nationalgeographic.mn
Pronto las bajas nubes serán testigo del planear de decenas de maravillosas águilas cortando, con su veloz e impetuoso vuelo el aire helado que azota las cumbres del macizo del Altái, mientras a cientos de metros del suelo y sobre un pequeño roquedal sobresaliente de la anodina y yerma meseta, un Berkutchi espera con paciencia y orgullo sentir el poderoso batir de alas del rey del cielo aterrizando sobre su brazo.

Aportes y Datos:
Bibliografía
El Arte de la Cetrería (Félix Rodriguez de la Fuente)
Ocho leguas
http://www.ocholeguas.com/2008/12/09/asia/1228839678.html
Cetreria con Águilas
http://www.cetreriaconaguilas.com/
En busca de los nómadas
http://enbuscadelosnomadas.blogspot.com.es/
BBC NEWS
http://news.bbc.co.uk/2/hi/asia-pacific/4101887.stm
Viajar Asia
http://www.viajarasia.com/?s=cetreros+altai&submit=Buscar




30 comentarios:

  1. Tras un pequeño descanso, estoy de regreso.
    Os iré visitando.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  2. Un espectáculo el que nos dejas hoy. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  3. Precioso reportaje mi querido amigo, como no podía ser de otra manera, que sepas que te sigo aunque no deje mi huella en tu blog, cada vez que lo visito me siento mas culto y todo gracias a ti. Cuídate y sigue deleitándonos con tus reportajes. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Adolfo, me alegra que te gustase. Te mando un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  4. Un mundo totalmente diferente al nuestro!...gracias por darloa conocer.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que ver con nuestro mundo. Aunque pienso que, dentro de lo austero de sus vidas y lo salvaje e inhóspito del medio en el que viven, seguro que son muy felices con viviendo como lo hacen. Aunque también pienso que las generaciones venideras posiblemente no quieran vivir así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. TREMENDAS IMÁGENES. UN POST TANTO INTERESANTE COMO BELLO. GRACIAS POR COMPARTIR.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasear por este sendero. Me alegro que te gustase.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Permíteme felicitarte por esta preciosa entrada y por compartirla con nosotros. Yo también te sigo (si no te importa) desde este momento y estoy encantado de compartir experiencias y relatos tan hermosos como el que hoy nos traes... un abrazo y hasta pronto¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer tenerte por aquí y que hayas dejado tu huella amiga en este sendero de curiosidades e historias de nuestro mundo.
      Siempre bienvenido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha encantado saber sobre cosas que no conocía...

    Muy interesante y las águilas... impresionantes.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una alegría saber que con mi pequeño y humilde aporte disfrutaste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bueno aquí tengo algunos sentimientos encontrados Jorge.
    Por un lado aplaudo este sistema de supervivencia en tierras tan hostiles que dejan poquisimas opciones si no fuera por la ayuda de estas aves.
    Por otro lado la competición se escapa a mi gusto pues no se debe hacer deporte ni entretenimiento con la vida, sea cual sea la estructura de su cuerpo.
    Estos experimentados cetreros, cuentan con todo mi respeto pues es cuestión de salir adelante en climas inhóspitos y han encontrado en la misma naturaleza la respuesta a su necesidad.
    Pero el arte de la cetrería, no es entendida como ellos la entienden.
    No ha mucho conocí a un mal llamado cetrero que tenía en condiciones pésimas a un halcon peregrino en un garaje al cual sacaba cuando le apetecía. Muy lejos del respeto que sienten los Kazajos por sus aves.
    Por otro lado están los mercadillos medievales y sí, es cierto que es la única oprtunidad que tenemos los simples mortales para hacernos una foto con estos magnificos animales, pero seguro que el estres de verse en esa situación para nada les beneficia. por no hablar de los domingueros que tienen una de ellas para tirarse el rollo el fin de semana.
    El documento sabe poner en su lugar el entendimiento de la hermandad con los hijos de Gaia y el sometimiento de estos.
    Un abrazo grande Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas comparto contigo cada palabra. El arte cetrero empieza por el respeto absoluto hacia el ave y su adiestramiento se basa exclusivamente en hacer que el animal regrese a la mano del humano tras el lance. Los Berkutchis los adiestran como aliados para poder cazar cuando las condiciones climáticas son adversas, pero son tan respetuosos con ellos que hasta forman parte de sus familias y conviven con ellos a diario. Un ave de cetrería, como cualquier otro animal, no es un capricho, por bello o curioso que sea. Como dices, siempre está el típico inconsciente que por fardar un rato tiene un animal que necesita la libertad para vivir atado en un poste en un garaje. Insensatos siempre hay en todos lados.
      Un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
  9. Magnifico reportaje, ampliamente documentado y con esplendidas fotos de esa majestuosa ave, el águila. Es cierto que nunca se le agradecerá lo suficiente a Félix Rodríguez de la fuente, lo que hizo por la fauna y flora. Interesante lectura de un tema que desconocía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Félix Rodrígez de la Fuente se le conoce popularmente por su gran difusión de la fauna y sus divulgaciones majestuosas en radio y televisión. Pero el se consideró siempre un amante del arte de la cetrería, y escribió sobre este arte un magnífico libro que es casi una joya bibliográfica.
      Lástima que no hayan salido más Félix en los últimos tiempos, pues personajes así son los que hacen falta para concienciar obre la importancia de respetar la vida animal y medio ambiente en el que vivimos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Jorge, sabia algo de la dura vida de los kazajos y de sus casas llamadas Yurta por algún documental que he visto en TV, pero no sabia nada de lo que nos cuentas sobre las Águilas y ellos, es un arte la Cetrería y lo que hacen estos hombres con las Águilas es para quitarse el sombrero y mas en las condiciones tan inhóspitas como se encuentran, lo que si me gusta mucho esque a los 10 años las dejen libres y las cuiden como a uno mas de la familia, es asombroso como se ve en la imagen, hablando de imágenes he de decirte que son magnificas, ver a los cazadores con el Águila y al Águila sola son preciosas, bonito recuerdo que le haces también a Felix.
    De nuevo gracias por este magnifico reportaje donde nos descubres la dura vida de estos pastores-cazadores kazajos, me ha gustado todo lo que nos cuentas y mas el respeto que estas personas le tienen a los animales, gracias amigo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Espectacular reportaje, con unas imágenes realmente hermosas y una historia de como deberían de ser las cosas entre el hombre y la naturaleza,.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando intento entender cómo viven estos pueblos, me veo transportado a una época antigua y desconocida, donde probablemente el hombre y la Tierra se llevaban mejor que hoy.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. ¡ Vaya como está hoy la cosa ! cada commentario que hago se pierde , desaparece , antes me pasó lo mismo con otra amiga del Blog . Vuelvo a intentarlo más tarde a ver qué pasa . Mientras tanto, te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he notado esta semana que bloguer da problemas, las cosas de la red.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  13. Que increíble comunicación la del hombre y un ave como esa, impresionante como los ayudan en su tarea y es que como siempre digo, amigo Jorge, los hombres tenemos tanto, pero tanto que aprender de los animales.

    Un abrazo y felíz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una comunicación ancestral y mítica, donde se deduce la hermosa alianza entre animal y humano.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Esto lo estuvieron echando en un documental en la tele que me puso el chaval y resultaba impresionante ver como estos animales están entrenados y cuidados desde el máximo respeto. Sin duda algo increible.
    Cierto es que no se deberían tener estos animales en cautividad en malas condiciones pero a veces si queires verlos no hay más remedio que los mercadillos o los zoos.
    Hola amigo ya volvimos al bario, jejeje ha sido un paroncillo largo pero obligado pero ya estamos de vuelta y disfrutando de articulos tan buenos como este que nos dejas.
    Nos seguimos la pista.
    Un abrazoooooooo y cuidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto teneros de regreso. Deseo que lo halláis pasado genial y sobre todo halláis descansado. Sí creo que también he podido verlo alguna vez en documentales, y es algo increíble ver volar esas águilas y posarse en los brazos del cetrero.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  15. Gracias por transportarme a otros mundos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por caminar por este sendero y dejando tú huella hacer posible que los viajes a esos mundos sean mejores.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Doy gracias a los Berkutchis por traerme hasta tu blog, cuando buscaba información sobre ellos para un trabajo. Adoro tu forma de escribir, este reportaje es una maravilla y las fotos son espectaculares.Será un placer seguir leyéndote!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco muchísimo tus palabras, que acojo como un alago que estimo mucho. Es un placer tenerte paseando por este humilde sendero de historias y curiosidades. Gracias por tus letras. Un abrazo.

      Eliminar