15 septiembre 2014

MONASTERIO DE KIPINA

J.J.D.R.
En la región griega de Tzoumerka en las cercanías de la localidad de Kalarytes y sobre un rocoso acantilado que estrecha el paso del río Kalarytiótiko, se horadó la piedra caliza para construir un lugar de culto en las alturas que mirase desde el cielo el transitar del tiempo desde una atalaya magnifica alejado de posibles intentos de expolio o ataques externos. Su nombre es Monasterio de Kipina, y es su arquitectura, una increíble mezcla de tesón y pintoresca belleza.

MONASTERIO DE KIPINA Foto www.tectonicablog.com
El monasterio fue construido utilizando la entrada de una antigua cueva en la escarpada pared de un grisáceo desfiladero. Reconstruido en el siglo XVIII y dedicado al culto de la Asunción, el lugar ha sido habitado desde época bizantina, cuya primera edificación, según algunos escritos antiguos, fue en el año 1212 por orden del obispo Gregory.

Foto www.pbase.com
La ubicación del monasterio hace que visitar el lugar se convierta en toda una aventura. Para acceder a él hay que ascender un buen tramo por un estrecho sendero de peldaños labrados en la roca y ajenos a cualquier apoyo, cuerda o abrazadera, que le brinde un mínimo de seguridad.

Foto www.crestidortonox.ro
En el último tramo del trayecto hay que atravesar un puente colgante de madera, el cual, al disponer de un sistema elevadizo, en caso de urgencia se convertía en un eficaz método de disuasión ante un posible invasor interponiéndose, entre la entrada del monasterio y el sendero, un enorme vacío casi insalvable.
El monasterio cuenta con dos niveles, en los que se ubican las celdas de los monjes, una recepción, un patio, la zona donde están las criptas, una pequeña basílica bellamente adornada con frescos del siglo XVII y la hospedería, desde la cual se pueden obtener las mejores vistas del hermoso paisaje que resguarda este curioso monasterio.

Foto www.tzoumerkalakmos.gr
El monasterio pertenece desde 1931 al obispado de Loannina. Hoy día el monasterio está totalmente restaurado y es posible visitarlo, previa obtención de permiso por parte de los sacerdotes del monasterio de Troukay, del que depende directamente.

Lugares de culto en ubicaciones excepcionales hay muchos en el mundo. Algunos de ellos hoy día apenas son un montón de viejas estructuras aisladas en lugares remotos e inaccesibles. Otros tantos se han conservado de forma casi milagrosa, mostrándonos de qué es capaz el hombre cuando siente la necesidad de aislarse del resto de mortales. Aunque, cuando uno contempla la dificultad que entraña una construcción como la de Kipina, no puede eludir preguntarse cómo eran las vidas de aquellos obreros y cuáles fueron las condiciones en las que desempeñaron sus labores allá arriba, colgando sus vidas en la pared de la montaña, dejando el final de su jornada laboral en manos de la providencia.

Aportes y Datos:
Tectónica Blog
http://tectonicablog.com/?p=58544
Epirustreasure.org
http://epirustreasures.gr/?p=3351&lang=es

22 comentarios:

  1. Cada vez que veo estas imágenes me evocan miles de sensaciones, la del lugar impresionante que transmite fuerza, paz y luz para el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también una fascinante atracción por contemplar la destreza del ser humano para morar en cualquier rincón del mundo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola Jorge, siempre me he preguntado que manía la de los monjes de hacer estos monasterios en sitios tan difíciles como este o en lo alto de alguna montaña también de difícil acceso que sabes tu que los hay que no coge mas que el propio monasterio, pero aquí ya das una respuesta y es por las posibles invasiones, pero jolín con los monjes como no son ellos los que lo construyen les da igual, es bonito de ver y las vistas deben ser una pasada, pero me parece que a mi no me ven el pelo por allí por el problema de acceder con ese tramo de escaleras, ufff pobre de mi vértigo, yo tierra llana y segura:), como tu dices al final los obreros que lo construyeron que seria de su vida cuando lo estaban haciendo por las condiciones.
    Me ha gustado de nuevo tu entrada por todo lo que nos aportas siempre amigo, una vez mas felicidades y sigue así deleitándonos siempre:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cual será en muchos casos lo que les llevó a construir a los monjes en lugares tan variopintos, pero entiendo que la iniciativa de muchos anacoretas de instalarse en cuevas antiguas tendrá también algo que ver, contemplando desde entonces esos lugares como sagrados.
      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  3. jejeje las casas colgantes de Cuenca no son na al lado de esto ejjejej
    Bueno la verdad es que no se porque a todo el mundo antes les daba por hacerse los monasterios y las casas tan altos, con lo que cuesta subir las piedras ejjejeje
    Bueno pues ha estado interesante tu entrada como siempre amigo, el sitio es espectacular.
    unos abrazotessssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que existe un gran paralelismo con las de Cuenca. Estos monjes no dejan de asombrarnos con su manía de trepar por los riscos, como en Meteora.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Impresionante es tu entrada, como sueles hacerlo, no tenía por qué sorprenderme. pero este monasterio y su difícil ubicación, llaman mi atención.
    Mas cerca del cielo no pueden estar esos sacerdotes y me imagino las maravillosas vistas que se aprecian desde tan alto lugar.
    Mi curiosidad puede ser grande, pero sólo pensar en la dificultad de esos accesos, prefiero contemplar tus bonitas fotos y quedarme con las ganas de visitarlo.
    Te dejo mis cariños y mis deseos de que disfrutes de una buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento imaginar su construcción y me quedo helado por el esfuerzo y tremendo peligro que debió conllevar edificarlo.
      Unas vistas de altura, sin duda.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  5. Me conformo con imaginar la vista espectacularmente hermosa que se debe divisar, de ensueño...

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo increíble sin duda. Dese las alturas uno debe sentir la fuerza de la naturaleza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. GUAU... QUÉ MARAVILLA...!!!!
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. Yo en primer lugar diría que ningún religioso pecaba de tonto.
    Me explico:
    Todas y cada una de las edificaciones campestres que he logrado visitar, estaban situadas en sitios maravillosos. Unas veces por sus increibles vistas, otras por su silencio, otras por el placer de vivir retirados del pecado que suponía la convivencia con las multitudes.
    Este monasterio es de una ubicación preciosa, y sin duda ayudaba a cumplir el cometido de meditación que seguramente fue motivo de su construcción.
    Viajar y conocer es con toda seguridad un enriquecimiento humano y espiritual.
    No tenemos medios para conocer todas estas maravillas Jorge, pero.........te tenemos a ti.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con tus observaciones, pues entiendo que ciertos lugares fueron erigidos por haber sido morada de ermitaños desde muy antiguo y seguro los lugares fueron lugar de peregrinación por los fieles.
      Tontos no eran, seguro que no, y tampoco los que los dirigen actualmente.
      Gracias amigo siempre, un abrazo.

      Eliminar
  8. Es sorprendente la capacidad del ser humano para dominar la naturaleza, este es un lugar realmente maravilloso. Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo creo amigo, además pienso que es algo que muestra nuestra capacidad de adaptación a pesar de las dificultades.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Como tantas veces que visito tu blog me he quedado con la boca abierta, de admiración, Jorge.
    Sí yo también he pensado en esos trabajadores que lo construyeron, serían por devoción o esclavos?
    Maravilloso ligar, maravilloso edificio.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que la devoción haya subido esas piedras hasta allí, más bien pienso en la necesidad de trabajar como fuera para alimentar familias, pese al riesgo latente y el peligro inmediato de cada día de labor.
      Es un gusto que estés de regreso paseando por este sendero y en el tuyo deleitándonos con tus letras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me encantaría visitar este lugar. Una vez tuve una experiencia en un monasterio de clausura y fueron unos días reconfortantes... Creo que hay que probar distintas experiencias y si las hubiera trasladado al lugar que nos muestras hubiese sido el acabose¡¡¡ nos leemos¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Lugares mágicos de gran belleza en la que se ve la intención de los hombres… los que escogieron ese lugar para poder encontrase lo mejor de ellos mismos. Si el mundo es hermoso donde te sitúes, pero la magia es otra cosa, y eso es lo que tiene este lugar, seguro que aquí se está más cerca de Dios, y más alejado de los hombres que son los que ensucian los lugares con su mala fe. Precioso lugar. Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar