Mostrando entradas con la etiqueta MORADAS IMPOSIBLES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MORADAS IMPOSIBLES. Mostrar todas las entradas

05 julio 2020

CASTILLO BISHOP


J.J.D.R.

Alrededor del mundo se alzan curiosas edificaciones que muestran el poder que ejerce la imaginación sobre el espíritu del hombre. Me viene a la mente la casa Do Penedo en Portugal, la de Lino Bueno en Alcolea del Pinar en Guadalajara, un castillo de coral en Miami, una catedral que se sigue construyendo por Justo Gallego en Mejorada del Campo en Madrid, el jardín subterráneo creado por Forestiere en California, o el magnífico palacio edificado por el cartero Ferdinand Cheval en Hauterives, Francia; ejemplos todos ellos de dedicación y persistencia, construcciones llevadas a cavo por un solo individuo y todos ellos guiados por una similar pasión, la de dar vida a ideas y sueños que parecían imposibles.

Foto www.crp.org

Podríamos enmarcar el Castillo Bishop dentro de esta categoría de construcciones llamémoslas “curiosas” o “fuera de lo común”. Es posible que en este caso su creador Jim Bishop no se dejase llevar por una extrema necesidad proveniente de quién sabe qué designios ignotos y en realidad el resultado no naciera de un ideario eclesiástico ni onírico que estuviera implícito en su cabeza esperando ser ejecutado pero, observando esta edificación, desde luego cumple con los preceptos y características de aquellos capaces de dejar su huella y no pasar inadvertidos.

Foto www.elportalinmobiliario.com.mx

Con apenas quince años Jim Bishop compró un pequeño terreno al noroeste del pueblo de Rye al sur de Colorado, EE.UU., por menos de dos mil dólares. Ubicado en medio del Parque Nacional de Santa Isabel, aquel reducto de tierra le pareció un lugar idílico para en un futuro próximo construirse una cabaña en medio del bosque. Una gran idea que logró hacer realidad invirtiendo los ahorros que había conseguido trabajando con su padre forjando hierro en el negocio familiar, repartiendo periódicos o cortando césped para algunos vecinos de Rye.

Foto www.deviantar.com

En la década de los sesenta inició la construcción de la cabaña familiar en aquel lugar al que siempre gustaba de ir acompañado de amigos y familiares y en donde en aquel momento junto a su esposa Phoebe se convertía en el rincón más maravilloso del mundo para poder aislarse de todo. Poco a poco comenzó a levantar su cabaña con piedras y rocas de los alrededores. Desde un comienzo tuvo problemas con las autoridades locales, ya que no había ningún concepto implícito en su contrato de compra que indicase la posibilidad de edificar en su terreno, pero solventado aquel episodio, la edificación de su cabaña cada vez se convertía más en un proyecto de grandes dimensiones que en una simple obra de albañilería doméstica. En unos años, fue apilando rocas y piedras, y mezclando vidrieras a más habitaciones y elevando la estructura hasta alcanzar los cuarenta y nueve metros de altura en su torre más elevada.

Foto www.dreamstime.com

Durante mucho tiempo aquellos que pasaban por su terreno se quedaban boquiabiertos contemplando su edificio, y casi todos se marchaban comentando a Jim que aquello cada día se parecía más a un castillo que una simple cabaña de campo. Y la idea de levantar un castillo en el bosque parece que caló hondo en la mente de Jim Bishop quien acogió la idea como un nuevo proyecto y durante los siguientes sesenta años se dedicó a dar forma a su particular castillo, decorándolo con almenas y escalinatas, balcones y terrazas, tres habitaciones y un salón de baile techado y parapetado con vidrieras de colores que dejan que la luz del día decore con un prisma multicolor las estancias del castillo.

Visitantes en el Castillo Foto www.danellehallbooks.com

Desde sus inicios en la construcción, numerosos curiosos y visitantes se paraban para ver su trabajo. Amigos y algunos familiares le decían a Jim que debería de cobrar una entrada y buscar un beneficio a su trabajo. Nunca quiso. De hecho, a fecha de hoy, la entrada al castillo es totalmente gratuita y se puede visitar durante todo el año. Optó por dejar que cada cual, si realmente deseaba aportar algo lo hiciera por voluntad y a través de donaciones. Tiempo después, cuando el castillo estuvo terminado y las visitas de turistas se multiplicaron, obtuvieron algún dinero extra con la venta de recuerdos en la cabaña de madera.

Foto www.dorisdembosku.blog

Posiblemente el punto álgido de esta construcción fue cuando a través de un amigo recibió un cargamento de pequeñas placas de calentamiento de acero inoxidable que transportaba hasta el vertedero como desecho. En pleno trayecto se acordó de su amigo Jim y convencido de que le podría sacar provecho se las acercó a su casa. ¡Y tanto que le sacó provecho! Sobre un esqueleto de acero construyó una chimenea exterior a la cual añadió las pequeñas placas como si fueran escamas y, con mucha paciencia, su dragón estuvo terminado. Pero un dragón que no escupe fuego no es un dragón. Y fue cuando recibió el regalo de un quemador de globos y lo instaló en la estructura cuando aquella cabeza de dragón alzada entre almenas y escaleras de hierro comenzó a escupir fuego, y desde entonces hace las delicias de los visitantes que acuden cada fin de semana a contemplar el espectáculo del castillo Bishop.

Foto www.mymetmedia.com

Hoy día el castillo es un lugar de parada obligatoria si transitas por la carretera estatal 165. La difusión de imágenes en redes sociales y desde hace años de boca en boca, han hecho del castillo un lugar turístico y el más afamado del pequeño pueblo de Rye en Colorado. Incluso se ha creado una Fundación benéfica a favor de la atención sanitaria a los niños de las familias locales, fundación en donde recaen todos aquellos ingresos generados por las donaciones de turistas y eventos tales como bodas que se organizan dentro del castillo.
En día 28 de marzo del año 2018 un incendio, posiblemente provocado por un fallo eléctrico, destruyó la tienda de regalos anexa al castillo, afortunadamente sin ocasionar daños personales y sin que el castillo sufriera daño alguno.

Foto www.colorado.com

Cuando el tesón y la valentía, -algunos lo consideran locura-, vence la razón del ser humano, éste es cegado por una luz invisible que lo arrastra a ejecutar estampas visionadas en sueños lúcidos y poner la maquinaria de improvisación de sus conocimientos al servicio del ingenio de manera autodidacta; elevando, levantando, ensamblando y aglomerando estructuras y edificios que decoran el mundo como piezas de un Tente o Lego moderno, y no hacen otra cosa que demostrar que todo lo que el ser humano se propone con paciencia, estímulo y esfuerzo constante, se puede conseguir a pesar de todos los impedimentos que se opongan en su camino.

Aportes y Datos:
Web Bishop Castle org
http://www.bishopcastle.org/
La Brújula Verde
https://www.labrujulaverde.com/2016/03/bishop-castle-la-iniciativa-personal-plasmada-en-una-rareza-arquitectonica
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Castillo_Bishop
KKTV 11 NEWS
http://www.bishopcastle.org/


09 diciembre 2019

ACANTILADOS DE BANDIAGARA


J.J.D.R.
Durante aproximadamente doscientos kilómetros el farallón rocoso de Bandiagara se extiende como una enorme herida abierta a cuchillo sobre la árida panza de tierra del sur de Malí, separando abruptamente las planicies altas del páramo y los fértiles llanos donde el mijo, principal sustento de las etnias que ocupan esta región africana, es capaz con sus altos y frondosos tallos de difuminar el cercano horizonte bajo el color pardo de su ardiente simiente.


Poblado Dogón, acantilado de Bandiagara, Foto www.economia3.com
Los enormes acantilados de Bandiagara son un fenómeno geológico de gran belleza. La fractura generada en la región de Mopti divide en dos mesetas el país dogón, quedando de un lado en su parte inferior los llanos de Séno-Gondo y en las zonas superiores las tierras altas de la meseta de Bandiagra, ambas cercanas al tránsito del río Níger sobre toda la planicie. El farallón de arenisca y roca en algunos puntos llega a tener desniveles de hasta quinientos metros siendo una barrera natural de difícil acceso, lo que no ha sido impedimento para que estos acantilados fuesen habitados desde tiempos inmemoriales por diversos grupos étnicos humanos. Hoy día son los dogón quienes desde las faldas del gran farallón, dominan sus continuas y constantes aldeas de adobe y paja que se extienden cerca de doscientos kilómetros adosadas a la fractura geológica del acantilado Bandiagara.


Foto www.vertierra.com
No siempre fueron los dogón los dominadores de estas abruptas tierras. Antes que ellos, aproximadamente tres milenios antes de Cristo, -según estudios realizados sobre el terreno- una etnia conocida como los Tellem fueron quienes poblaron inicialmente estos acantilados. Eso sí, no sabemos de dónde llegaron ni cual fue el motivo por el cual se asentaron en lugar tan abrupto e inaccesible. Entre huecos y oquedades, los Tellem edificaron sus moradas, las cuales quedaban suspendidas del suelo decenas e incluso centenares de metros. No es de extrañar que los dogón al llegar a los acantilados de Bandiagara y encontrarse con los Tellem, hablaran de ellos como seres voladores, pequeños hombrecillos rojos que podían volar. Estos Tellem, posiblemente una tribu pigmea, construyeron sus casas sobre el farallón de piedra, y debían de poseer grandes aptitudes físicas para sobrevivir a esas alturas. Es previsible que se instalaran allí para aislarse de depredadores y conflictos con otras tribus rivales. Vivir a esas alturas les sirvió durante muchos años como salvaguarda, hasta que los dogón llegaron a la zona en el s. XV d.C. huyendo de la expansión del islamismo en la región. Tras un periodo de convivencia con los Tellem – ésta cuestión no está muy clara-, estos últimos terminaron dejando sus hogares por voluntad propia o desaparecieron bajo el poder de la nueva tribu reinante debido a la diferencia cultural entre ambas etnias.


Foto www.masterfile.com
Hoy día son más de trescientas las aldeas dogón repartidas a lo largo del acantilado del Bandiagara. Humildes aldeas fabricadas con adobe, caña y barro, y por lo general ubicadas en las zonas llanas adosadas a las abruptas paredes de la roca. Las aldeas dogón son una suerte de barriadas comunales que fluyen alrededor de los graneros y su “Teguna” o casa comunal, espacio en el cual se dirime los problemas sociales del día a día y se narran las tradiciones orales y los ritos culturales que conforman la cosmogonía ancestral de este singular pueblo africano.
Las antiguas edificaciones ubicadas en lo alto del farallón rocoso, aquellas que fueron en su día hogar de los Tellem, nunca fueron habitadas por los dogón, sino que fueron morada de sus difuntos a los cuales alzaban hasta lo alto de los graneros de barro utilizando para ello cuerdas trenzadas con madera del Baobab.


Foto www.guiadeltrotamundos.es
Es muy llamativo observar el detalle utilizado en los grabados que aparecen en las enormes puertas y ventanas de las viviendas dogón. Existe una gran diferencia entre los graneros utilizados por mujeres y hombres, siendo el techado de ellas de forma rectangular y el de ellos en forma cónica. De igual manera, utilizan casas especiales donde la mujer tiene que aislarse cuando tienen el periodo, ya que para los dogón, la mujer en este tiempo es impura y no puede mezclarse con el resto de la tribu. Los dogón son una tribu en su mayoría animista, pero actualmente la islamización ha irrumpido con fuerza y entre sus aldeas siempre se puede encontrar una mezquita de barro donde ejercer el rito y la oración.


Foto www.destinoinfinito.com
No entraré a detallar la particularidad de las antiquísimas tradiciones dogón. Es muy posible que para tal efecto dedique en el futuro un pequeño monográfico, que seguro sólo servirá para reseñar lo más básico de esta misteriosa cultura ancestral. Sólo señalaré que fue el arqueólogo francés Marcel Griaule en la década de los años 30/40 del siglo XX quién, tras ganarse la confianza de este pueblo, dio a conocer al mundo los extraños rituales y las tradiciones orales de estos, los cuales afirmaban que fueron creados por unos extraños seres llegados desde la estrella Sirio cuya existencia conocían con detalle así como su compañera Sirio B- se trata de un sistema binario-, a pesar de que ésta última fuera hallada por los astrónomos con posterioridad. Mucho se ha escrito sobre los ritos y el origen de los dogón. Gracias a Griaule pudimos contemplar por vez primera la espectacularidad de los rituales de fertilidad y funerarios de esta tribu, brillantemente detallados en sus libros y documentales, en los que máscaras bellamente talladas y bailes entre zancos de hasta 5 metros de altura son protagonistas indiscutibles de un viaje a través del tiempo donde lo enigmático se hunde en lo más recóndito de la tierra cobriza.


Foto www.arquehistoria.com
El tiempo parece detenido sobre los acantilados de Bandiagara. El color pardo y ocre lo inunda todo. Sólo de vez en cuando, alrededor de alguna incipiente brecha en las alturas o bajo la falda de un montículo de arena y roca, el verde de algunos túmulos de foresta se cuela en la escena monolítica. Desde 1989 estos parajes son patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Más allá de la indiscutible belleza del lugar, me llama poderosamente la atención la indiscutible capacidad del ser humano para sobrevivir, incluso en los lugares más recónditos e inaccesibles del planeta.

Aportes y Datos:
Guía del Trotamundos
https://www.guiadeltrotamundos.es/2015/09/25/los-acantilados-de-bandiagara/
Destino Infinito
https://destinoinfinito.com/escarpa-bandiagara/
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Acantilados_de_Bandiagara
Viaje al Patrimonio
https://viajealpatrimonio.com/listing/farallones-de-bandiagara-pais-de-los-dogones/




05 noviembre 2017

CASA DO PENEDO

J.J.D.R.
Rodeado de una bruma de tranquilidad y sosiego, acomodada en un pequeño hueco del horizonte de la serranía de Fafe (Portugal), la casa de do Penedo se mimetiza con el paisaje abrazando los fríos vientos que asolan la región en invierno y consiguiendo nutrirse con los esporádicos rayos solariegos de la época estival.
Cuatro enormes piedras de granito quedaron aisladas en un tiempo pasado como gigantescos barcos varados sobre el irregular firme del páramo serrano ubicado entre las localidades de Celorio de Basto y Fafe, en la parroquia de Vázzea Cova al norte de Portugal.

CASA DO PENEDO www.unusualplaces.org
La sola visión de las rocas sobre una pequeña colina despertó la imaginación de Víctor Domínguez un día de 1974 de paseo por la sierra, el cual, pidió permiso a las autoridades locales para dar vida y uso a aquellas obesas formaciones rocosas. Supongo que sólo alguien capaz de ver y observar el mundo que le rodea más allá de lo que sus ojos ven, es capaz de componer en su imaginación un fotograma que ubique y mimetice una vivienda en dónde sólo y por siempre hubo rocas gigantes y un horizonte inmaculado de bruma cenicienta.


Concedida la oportuna licencia, las rocas fueron transformadas en dos años en una confortable y rústica vivienda veraniega, en dónde su privilegiada ubicación permite contemplar la magia de un hermoso paisaje. Hoy día la casa do Penedo forma por sí misma parte del entorno que rodea la serranía de Fafe, totalmente mimetizada entre los pequeños arbustos y las rocas grisees que parecen observar los movimientos rítmicos de los gigantes aerogeneradores que gran parsimoniosos a corta distancia.
Durante años fue todo un misterio saber qué ocultaba el interior de la vivienda. Las cuatro enormes piedras, cimiento y base de la casa, despertaba la curiosidad de los escasos visitantes que la contemplaban.

Foto www.elviajerofeliz.com
El sólo hecho de contemplar la construcción terminada, fotografiar sus contornos en la alborada, provocó que decenas, cientos, miles de instantáneas comenzasen a popularizar la casa do Penedo. El interior de dos plantas, fue labrado todo en piedra, a excepción del techo, ventanas, puertas y barandas que son de madera y, aunque no cuenta con electricidad, el hogar se hace confortable con la estimable ayuda de una chimenea.

Foto en.wikipedia.org
Me indigna conocer los actos de vandalismo que la propiedad ha sufrido en los últimos tiempos debido a su reciente popularidad. Desalmados y vándalos hieren sin sentido, sin reglas, y la casa do Penedo lo ha sufrido de primera mano. Siempre hay gente que hará lo imposible por destruir sin escrúpulo alguno…energías olvidadas y oscuras.
Foto www.pepecabrera.com
Inertes rocas fueron que moteaban la irregular serranía de Fafe pero, gracias al ingenio de un hombre, las rocas hoy día abrazan vida entre los muros heladores sin perder un ápice de la esencia natural que las puso en ése lugar en un tiempo ya muy antiguo.

Aportes y Datos:
El viajero felíz
https://elviajerofeliz.com/la-pintoresca-casa-do-penedo-en-portugal/
Wikipedia
https://pt.wikipedia.org/wiki/Casa_do_Penedo
Pepecabrera.com
http://www.pepecabrera.com/blog/i/824/66/exotica-casa-entre-cuatro-rocas-en-fafe-portugal



12 febrero 2017

SIGIRIYA (LA ROCA DEL LEÓN)

J.J.D.R.
En la provincia central de Sri Lanka, a unos 25 kilómetros de Dambuya, en pleno corazón del denominado triángulo cultural del país asiático compuesto por Anradhapura, Polonnaruwa y Sigiriya, se eleva una enorme roca, antigua huella de un volcán extinto sobre cuya superficie, desde tiempos ignotos, el ser humano sintió de cerca la energía de un lugar privilegiado y dominador de la llanura desde su atalaya en las alturas.

SIGIRIYA Foto www.nonelyplanet.com
Conocida como la roca del León se encuentra dentro del impresionante yacimiento arqueológico de Sigiriya cuyos restos, hoy día, nos muestra la fantasía y el ingenio derrochador de los constructores y arquitectos del rey Kasyapa, quién en el siglo V d.C ordenó la construcción de su impresionante residencia palaciega en lo alto de la roca a 370 metros sobre el nivel del mar. Mucho antes, desde tiempos prehistóricos, Sigiriya ya fue lugar de encuentro y asentamiento humano, teniéndose constancia de que sus cavernas, previamente ornamentadas y preparadas gracias a donaciones de los fieles budistas, fueron utilizadas como monasterio en el siglo III, aunque previamente y al menos 5000 años atrás, ya fue lugar de poder para los primigenios habitantes de la región.

Foto www.serenavacation.com
Su magnífica ubicación dominante ante la bastedad de una planicie revestida de verde floresta, sirvió para que las edificaciones palaciegas sirvieran a la vez como fortaleza militar en época de conflictos, los cuales no fueron pocos ni menores por las disputas territoriales y dinásticas que regaron con sangre la antigua Roca del León.

Foto www.tourblue.com
Los restos arqueológicos de Sigiriya fueron descubiertos y arrebatados del abrazo de la jungla en 1908 por el explorador británico Jonh Still tras la colonización de los territorios conocidos por aquel entonces como Ceilán por la corona inglesa. Aunque el que verdaderamente entendió el significado disperso y tatuado en los muros de piedra del complejo palaciego fue el arqueólogo srilanqués Serenat Paranavithana, al descifrar los textos antiguos y publicarlos en su gran obra de dos volúmenes que fueron publicadas en Oxford bajo el título de “Los glifos de Sigiri”, así como su también afamada obra historia de Sigiriya, con la que puso en el mapa moderno todo el conjunto histórico de la roca del León de Sigiriya.

Foto www.ceylontouradvisor.com
Los visitantes que se desplazan por las galerías y estancias de Sigiriya quedan sorprendidos ante la magnitud de las instalaciones palaciegas. Se puede caminar por los amplios jardines, admirarse con los frescos y murales que decoran las murallas y terrazas o apreciar los numerosos estanques regados por cisternas y fosos aún repletos de agua en los que los cocodrilos, tiempo atrás, campaban a sus anchas rodeados por pequeños muros de piedra.


Pero sin duda alguna, el monumento que destacó por encima de todo en Sigiriya y que le dio nombre a la roca fue dos enormes esculturas de león, centinelas de piedra enladrillada roja que guardaban las puertas de entrada y subida al palacio real. Hoy día tan sólo quedan las enormes garras de uno de ellos, y sirven para hacernos una idea de lo impresionante que tuvo que ser observar tan descomunales monumentos. 

Foto www.tropicalceylon.com
Entre las garras se encuentra el sendero de escaleras de ascenso al palacio, recorrido en el que se pasa por terrazas bellamente pintadas con frescos de hermosas mujeres con torsos desnudos datados en el siglo V, y que supuestamente son ninfas celestiales, concubinas del rey o representaciones pictóricas de la diosa Tara, importante figura del budismo tántrico.

Foto www.tokitan.tv
Se estima que en todo el complejo había cerca de 500 grabados, pero tan sólo unos pocos han llegado en buenas condiciones hasta nuestros días. Las escaleras que ascienden hasta las terrazas superiores del palacio ahora están cubiertas con una malla metálica que protege al visitante, y múltiples elementos de seguridad como barras de hierro y agarraderas que hacen más llevadera la incómoda subida, y que nos da una idea de cómo habría sido ascender en la época de esplendor del palacio y sobre todo cómo hicieron para construirlo y llegar a pintar los murales que hoy se pueden ver en piedras de ubicación inaccesibles.

Foto www.misstourist.com
El yacimiento arqueológico de Sigiriya es patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde el año 1982, y es uno de los iconos turísticos más destacados de Sri Lanka. Uno de los mejores lugares para apreciar la magnífica ubicación de la roca del León es ascendiendo a su pequeña hermana la roca Pirudangala, que situada justo en frente ofrece unas maravillosas vistas de Sigiriya y dicen que unos atardeceres inolvidables.

Foto www.viajessrilanka.es
El sol de oculta tras el horizonte. Los tenues matices del atardecer comienzan a ascender por la piedra volcánica mientras el sonido de la selva cercana se pierde entre las escaleras que ascienden persiguiendo las tinieblas y devorando el esplendor de una época de placeres y lujo desbordado en las alturas de Sigiriya.

Aportes y Datos:
Bibliografia
El hombre y la Tierra (geographica)
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Sigiriya
La sociedad Geografica
http://www.lasociedadgeografica.com/blog/tag/sigiriya-sri-lanka/




11 agosto 2016

MESA VERDE (LA CUNA DE LOS ANASAZI)

J.J.D.R.
Seguros y cobijados entre los grisáceos pliegues que les proporcionaba las rocas, al abrigo del viento, la nieve, y el sofocante calor del intenso verano, los Anasazi construyeron sus moradas en el ombligo de la montaña sobre enormes desfiladeros desde donde podían contemplar gran parte de su vasto territorio y sentirse a salvo de sus enemigos y más cerca de las estrellas que les alumbraban en las frías noches. En sus grandes urbes de adobe y piedra vivieron durante centurias en gran número, hasta que un buen día, aún se desconocen los motivos, decidieron abandonar sus hogares y desaparecer dejándonos como recuerdo de su paso ubicaciones tan impresionantes como Mesa Verde.

MESA VERDE Foto www.wallpaperfolder.com

El parque Nacional de Mesa Verde, instituido el 29 de junio de 1906, ocupa una superficie de 210,93 kilómetros cuadrados del estado de Colorado (sudoeste de EE.UU), ejerciendo de instrumento divisorio entre los estados norteamericanos de Utah, Arizona y Nuevo México cuya división física es apreciable desde las cotas más elevadas del parque que superan los 2612 metros de altitud. Durante más de setecientos años los indios Pueblo estuvieron asentados en estas áridas tierras, periodo comprendido aproximadamente entre el 600 y el 1300 d. C, dejando sobre las planicies y sobre todo entre los riscos pétreos cerca de 4000 enclaves arqueológicos de gran valor histórico y científico.

Foto www.mesaverdefundation.org
Francisco Vázquez de Coronado fue el primer español en recorrer la región cuando buscaba la mítica ciudad de Cíbola. Más tarde, los españoles volvieron en la década de 1760-1770 buscando nuevas rutas que les sirvieran para llegar de Santa fe (nuevo México) hasta California. Los primeros pobladores de los extensos valles de Mesa Verde, los Anasazi, hacía siglos que habían desaparecido, así como una multitud de etnias o grupos conocidos como indios Pueblo que abandonaron la zona por motivos que aún se desconocen. Los españoles fueron los que llamaron al lugar como hoy día se conoce debido a sus verdes valles salpicados de esbeltos pinos y enebros de piel partida y agrietada.

RECREACIÓN ARTÍSTICA Foto www.jeffposey.net
El prospector de tierras John Moss fue uno de los primeros en establecer la ubicación de edificaciones muy antiguas en la base del parque en el año 1873. Un año después, guió al fotógrafo Willian Henry Jackson a la zona para realizar las primeras instantáneas del asentamiento arqueológico. El primer informe (Hayden Survey) sobre las curiosas edificaciones de Mesa Verde lo redactó en 1876 el geólogo Willian H. Holmes después de acompañar un año antes a Jackson en una visita a la región.

PETROGLIFOS, ESPIRALES ANASAZI
Poco tiempo después, cuando la zona comenzó a sentir la presencia de colonos en busca de nuevos territorios, también sintió la devastadora ignorancia de quienes sin miramientos expoliaron muchos restos arqueológicos de gran valor o simplemente los destrozaron haciéndolos desaparecer para siempre. Estaba claro que la supervivencia de la zona arqueológica de Mesa Verde habría de llegar cuando se alzasen voces autorizadas y capaces de parar las acometidas de los colonos en la región.


Paradójicamente, una de las primeras personas en captar la atención y pelear por la conservación del lugar fue un antiguo colono y huáquero llamado Richard Wetheriel convirtiéndose en el primer guía oficial de la región. En el año 1891 sería Gustaf Nordensköld quien redactaría el primer estudio profundo sobre los asentamientos indígenas, a la par que Virginia McClung inició el capítulo burocrático para que la zona fuese en un futuro nombrada Parque Nacional, aportando el trabajo fotográfico y documental de Frederick H. Chapin publicado en The Land of the Cliffelweder en 1892 el cual constituía todo un dossier de pruebas relevantes que subrayaban la importancia de los restos allí presentes y los que podían ser rescatados del olvido y se encontraban enterrados bajo tierra. Finalmente se logró la protección de la zona como Parque Nacional el 29 de junio de 1906, momento en el que se selló, bajo la pluma del respeto y la conservación, el final de un periodo cargado de daños irreemplazables para la historia.

Foto www.diariodelviajero.com
Mediada la tarde el cielo se transforma en una alfombra de fuego que derrama olas hirvientes de lava sobre los roquedales, cubriendo el valle con una segunda piel tapizada de matices cálidos y brillantes. Y es llegado el ocaso, cuando las primeras estrellas comienzan a destellar en el firmamento, el momento en el que Mesa Verde se convierte en ágora de espíritus en donde hasta la suave brisa trae cánticos rituales antiguos que se pierden entre los verdes arbustos y los Kivas de barro.


Los antiguos Anasazi adoraban a dioses invisibles a los que llamaban Kachinas. Muy poco se conoce sobre los Anasazi, nombre que significa “antiguo enemigo” y así fueron nombrados por los indios navajos. De ellos sabemos que fueron grandes constructores, que edificaron enormes ciudades de piedra de hasta cinco pisos de altura como es el caso de Pueblo bonito.

Foto www.revistadearte.com.ar
Estas construcciones fueron levantadas a enorme altura adosadas a la montaña, emulando nidos gigantes de águila, siendo todo un misterio el por qué de ubicación tan inaccesible y cómo consiguieron arreglárselas utilizando básicas herramientas de piedra y madera.



Durante su largo periodo de asentamiento en la región, pasaron de ser nómadas cazadores recolectores a sedentarios agricultores, expertos en el cultivo de maíz, alubias, tabaco, calabaza y la recolección de yuca, siendo capaces de crear un complejo sistema de irrigación para sus cosechas. Sus urbes fueron extensas zonas habitadas. Sus primeros asentamientos estuvieron ubicados en las verdes planicies, enormes ciudades que albergaron hasta 30.000 personas como es el caso de Cañón del Chaco. Casas de adobe y techumbres de paja y madera.

Foto www.estadosunidos.pordescubrir.com
Todas sus construcciones fueron ubicadas con gran conocimiento del entorno, ya que apenas se encuentra una que no esté debidamente resguardada de las acometidas del viento, el calor sofocante del verano y frío y la nieve. Incluso cuando decidieron posteriormente aislarse en lo abrupto de las escarpadas montañas y fortificar sus casas se rodearon de todo aquello que les era imprescindible, incluyendo sus ritos sagrados, para los que sus “Kiva”-sala circular bajo el suelo al que se accedía por unas escaleras- se convertía en su lugar más sagrado, en donde aparte de llevar a cabo sus ritos ancestrales, se debatía sobre los problemas de la tribu.

Foto www.fhotographiyc.nationalgeographic.com
Nada dejaron escrito. Sus huellas están impresas en la piedra en forma de geoglifos, muy abundantes en cada rincón de Mesa Verde, con imágenes de animales y rituales de caza, así como espirales que según algunos estudios podrían ser una especie de calendario solar.
¿Quiénes fueron los Anasazi? ¿Qué motivo les llevó a dejar las fértiles planicies y alzar sus poblados en la montaña?


 ¿Escapaban de algún peligro inminente y su única salida fue fortificarse en el interior de la montaña? ¿Se protegieron de un brusco cambio climático? ¿Cómo se las arreglaron para construir tan extensos poblados en lugares tan inaccesibles utilizando material tan básico? ¿Por qué, después de tanto empeño, los abandonaron sin más? Lo cierto es que aún hay mucho que desvelar sobre este primigenio pueblo norteamericano, cuya semilla sería el fruto de multitud de etnias que posteriormente poblaron las praderas norteamericanas y que siempre tuvieron presente el magnífico legado dejado por los Anasazi.


Mesa Verde está incluida en la lista de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad desde 1978. Actualmente son visitables los asentamientos de Spruce Tree House, Balcony House y Cliff Place siendo este último el más grande con un total de 220 habitaciones y hasta 23 Kivas.

Foto www.allposters.com
Se cuenta que recorrer los senderos que rodean el parque es como caminar por una época y un mundo perdido, haciendo que uno sienta que se adentra en lo más profundo de las raíces de Norteamérica.

Aportes y Datos:
Página oficial
https://www.nps.gov/meve/espanol/index.htm
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_nacional_Mesa_Verde
https://es.wikipedia.org/wiki/Anasazi
usatourist.com
http://www.usatourist.com/espanol/destinations/colorado/nationalparks/mesaverde/mesa-verde-main.html


















12 mayo 2015

COLUMPIO AL FIN DEL MUNDO

J.J.D.R.
Con enérgica despreocupación, el hombre se balancea sentado sobre una endeble tabla sujeta por dos sogas a la rama de un árbol, impulsándose y alejándose cada vez más de la seguridad que le aporta la planicie de la cima. Bajo sus pies, un barranco de más de dos mil metros de altura se cierne sobre el sujeto que, indiferente ante el peligro que corre en cada balanceo, se muestra complacido de estar a merced de la fortuna y la precariedad de un juego que en un segundo le puede costar la vida. Frente a él, a escasos kilómetros en línea recta, el coloso volcán Tungurahua comienza a tronar y escupir ceniza de su boca ardiente. Tiembla la tierra y, por un instante, el mundo parece llegar a su fin…sólo entonces el inconfundible sonido del disparador de una cámara inmortaliza el momento en el cual el hombre balanceaba su cuerpo sobre el abismo mientras la erupción volcánica se instalaba de fondo en la composición fotográfica con impactante resultado.

COLUMPIO DE LA CASA DEL ÁRBOL Foto www.elcomercio.com
La escena fue tomada el 1 de febrero de 2014 y su autor, Sean Hacker Teper, tituló “columpio al fin del mundo” siendo galardonado por la prestigiosa revista National Geographic. La imagen recoge el instante inmediato en el que el volcán Tungurahua comienza a escupir ceniza. Pocos minutos después, el lugar fue evacuado por la incipiente y peligrosa nube tóxica que se instaló sobre el cielo de la casa del árbol.

FOTO DE LA NASA TRAS LA ERUPCIÓN DEL TUNGURAUA Foto www.earthobservatoy.nasa.gov
La casa del árbol se encuentra ubicada en la ciudad ecuatoriana de Baños. Esta bella localidad, alzada al norte de la falda del volcán andino y cuyos afamados parajes salvajes y manantiales que emanan de la tierra aguas termales curativas la han convertido en un lugar de gran interés turístico. 

HERMOSA LOCALIDAD DE BAÑOS (ECUADOR)
Por la carretera de Villavista se acede hasta una planicie donde aguarda una pequeña casa de tejado de zinc y paredes de madera. El árbol, al cual se abraza la morada como queriendo escapar del inminente salto al vacío, se encuentra a escaso pasos de un precipicio de 2600 metros, convirtiendo la vivienda en un lugar no apto para acrofóbicos. Pero lo más llamativo de la casa es un columpio que colgado por dos sogas se balancea sobre el precipicio llevando en su sillín de madera a aquellos que estén dispuestos a vivir una experiencia no apta para cardiacos.

CASA DEL ÁRBOL Foto www.evolutionpie.com
La zona es un precioso lugar donde se puede disfrutar de un esplendido día de campo saciándose con las vistas aéreas de la región y, en particular, con las inmejorables vistas del volcán Tungurahua que eleva su mole pétrea 5023 metros sobre la tierra. Pero sin duda la atracción turística es el rudimentario y a mí parecer terrorífico columpio, que lleva meciendo personas en el vacío mucho tiempo sin ningún tipo de seguridad. Las agencias de viajes conocen la casa del árbol, pero se niegan a llevar a los turistas al lugar conscientes de la poca seguridad que el columpio ofrece.

Foto www.inhabitat.com
Actualmente se han practicado mejoras tanto en la fachada de la casa, la cual se ha reforzado, como en el propio columpio, añadiéndole un asiento nuevo y unas poleas que alivian el peso que sobre la rama del árbol ejercía. Es más, por si un columpio que se balancea sobre el vacío fuera poco, a su lado han colocado otro, no vaya a ser que los turistas se quejen de que tienen que esperar mucho para disfrutar de tan estrambótica locura voladora.

Foto www.ecuahoteles.com
La vivienda es el hogar de un hombre muy peculiar llamado Carlos Sánchez. Este ganadero local, lleva más de 15 años vigilando cada movimiento o señal que venga del volcán Tungurahua. Su mayor pasión es servir a su pueblo y su país, ejerciendo de vigía desde su alta atalaya, desde donde informa durante 24 horas al día a los órganos competentes mediante radio si el volcán emite alguna señal que indique que está despertando. Motivos tiene el bueno de Carlos para temer y respetar las sacudidas del volcán pues, en más de una ocasión ha tenido que refugiarse en su lugar secreto bajo la cabaña de la lluvia de rocas y ceniza expulsadas por la montaña.

CARLOS SÁNCHEZ Foto www.elcomercio.com
A unos pasos de la vivienda se encuentra un pequeño centro de monitoreo sísmico, donde Carlos dispone de un pequeño material de seguridad.
Sin duda mucho a de agradecer la comunidad científica y la propia ciudad de Baños la altruista disponibilidad de este hombre que literalmente se juega la vida en cada erupción volcánica. Pues lejos de ser un volcán inoperante, el Tungurahua se muestra cada vez más activo, y desde que comenzó a desperezarse el 1 de febrero de 1999, no ha dejado de mostrar señales de su terrible fuerza natural para desasosiego de los habitantes de las regiones limítrofes.


Gusta el ser humano de mostrar su atrevimiento de mil formas y maneras. Allá donde el peligro esté presente, siempre hay personas dispuestas a exprimir hasta la última gota de adrenalina que le quede en el cuerpo. Si tú eres uno de ellos, no olvides visitar la casa del árbol y su columpio al fin del mundo, y no olvides llevar a alguien que se atreva sin vacilar a empujarte hacia el abrupto vacío.

Aportes y Datos:
http://www.hostalerupcion.com/casa-arbol-banos-ecuador.html
http://www.andes.info.ec/es/noticias/national-geographic-premia-foto-tomada-ecuador-columpio-fin-mundo.html
El mundo
http://www.elmundo.es/america/2011/12/03/noticias/1322872910.html
El comercio
http://www.elcomercio.com/tendencias/fotografia-tomada-ecuador-ganadoras-concurso.html








ENTRADA RECIENTE

LAVA AZUL, TRABAJO INFERNAL

J.J.D.R. Una densa nube de color indescriptible cubre el inmenso cráter. Ardientes fumarolas de azufre y corrosivos ácidos desgarran con s...