21 enero 2015

LA TUMBA DEL REY ANTIOCO I

J.J.D.R.
En la cima del monte Nemrut, ubicado en la cadena montañosa Antitauro en Turquía, se alzó el mausoleo funerario del rey Antioco I Commagene, como un ágora donde regalar elogio y gloria hacia un rey que se erigió dios, y que como tal quiso ser recordado ordenando construir un recinto flanqueado por colosales esculturas de piedra que representaban dioses y reyes helenos y persas, entre las que se erigió una muy especial, la de sí mismo, sedente escultura que su pueblo debía adorar junto al resto de deidades del antiguo panteón celestial.

MONTE NEMRUT Foto www.diariodelviajero.com
Una losa de piedra acompañada de un león descansa en la terraza oeste del mausoleo. Según los investigadores, las inscripciones que detallan la disposición estelar y la ubicación de planetas como Marte, Júpiter y Mercurio, señalaría la fecha de inicio de la construcción del recinto funerario, cuya fecha sería el 7 de julio del año 62. a.C.

OSMAN HAMDY BEY Foto www.anamoralesblog.com
El rey Antioco I mandó sesgar parte la cima del monte Nemrut para construir en dicho lugar su tumba, para lo que ordenó erigir una colina con piedras del tamaño de un puño. Flanqueando la sepultura, fueron construidas enormes esculturas de dioses helenos como Zeus, Apolo o Hércules, y persas como Ahura Mazda, Tique o Apolo- Mitra. Las gigantes esculturas sedentes, conocidas como hierotherion, medían entre 8 y 9 metros cuando fueron erigidas y todas ellas guardan las inscripciones con su nombre. Pero hoy día sus cabezas de dos metros andan esparramadas en la tierra. 

Foto www.viajar.elperiodico.com
Junto a las esculturas de los dioses también se construyeron enormes águilas y dos leones, y aún se conservan de manera excepcional grandes losas con inscripciones y grabados. En los ropajes que visten las esculturas se aprecia claramente la helenización artística expresada en el rostro de los dioses y reyes que fueron vestidos con los ropajes característicos persas.

DETRÁS SE OBSERVA LA MONTAÑA DONDE SE CREE ESTÁ EL SEPULCRO DEL REY
Los arqueólogos no terminan de ponerse de acuerdo en cuales fueron las causas de que estas grandes esculturas terminaran rodando por el suelo. En vista del deterioro explícito que algunas de ellas muestran en nariz o boca, se apunta a la posibilidad de que fueran derribadas por seguidores religiosos iconoclastas que veían las tallas como una ofensa. Aunque la causa más lógica sea que fueran derruidas por los asiduos temblores causados por los terremotos que han asolado históricamente la región, siendo ambas causas en conjunto otra posibilidad razonable.

Foto www.canalviajes.com
En la actualidad el conjunto arqueológico de Nemrut y Arsemia no ha sido restaurado y las tallas de piedra siguen estando en el mismo lugar en el que fueron halladas. Las primeras pesquisas para averiguar a quién pertenecía el conjunto escultórico de Nemrut fueron llevadas a cabo en el año 1881por el ingeniero alemán Charles Sester cuando realizaba la construcción de una carretera en la localidad de Diyarbakir. Tras alcanzar la cima y admirar el conjunto arqueológico, quedó maravillado ante la presencia de un pedazo de la historia de la humanidad que a todas luces se mostraba ante él como un legajo de papel en blanco sobre el que poder reescribir de nuevo su historia. Gracias a las menciones explícitas que Mester realizó, se envió a la zona al investigador Otto Punchstein para que liderara los trabajos para la academia real. Otto sería, tras un arduo trabajo de investigación, quién determinaría la procedencia del recinto en la civilización Commenage.


Desde entonces hasta la fecha las prospecciones arqueológicas y las investigaciones científicas no han cesado. Posteriores trabajos fueron realizados por Osman Hamdi Bey, quien posteriormente fundaría el Museo Arqueológico de Estambul, o el dilatado estudio realizado por la arqueóloga Teresa Goel y Friederic Karl Dörner entre los años 1953-1980. Los trabajos de investigación no cesan y gran parte de los restos arqueológicos con posibilidad de ser transportados están en el museo de Adiyaman. Pero Nemrut guarda aún su mayor secreto.


Pues el complejo funerario de Antioco I sigue ocultando su tumba, y nadie duda de que su ubicación esté en algún rincón aún no localizado, aunque todo hace prever que habría de desmontar la montaña de pequeñas piedras -cuya altura es de 50 metros y su diámetro de 150-, para dar con el cuerpo del rey.

Foto www.gezgintech.com
El tesoro histórico de Nemrut está en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987. Contemplar los escenarios históricos de Nemrut puede considerarse tan bello como sobrecogerse ante los atardeceres que se pueden disfrutar desde la cima de su escarpado lomo.

Aportes y Datos:
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Nemrut
Diario del Viajero
http://www.diariodelviajero.com/asia/monte-nemrut-cabezas-de-piedra-gigantes-en-un-santuario-patrimonio-mundial-unesco
Tectónica
http://tectonicablog.com/?p=21597









7 comentarios:

  1. Cuanta historia encierran esas piedras dos veces milenarias y cuanto aún queda por descubrir, un placer como siempre acercarse aquí.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, secretos enterrados en la dura piedra que están esperando ser rescatados para ser narrados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es un lugar que impacta, por su belleza y magia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lugar donde la magia de la historia y sus misterios quedó derruida y espera ser reconstruida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No me extraña que este en la lista de la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Es algo tan importante y emocionante que no sé cómo no se sabe más de estas historias que tú nos cuentas cada semana, y que parece que jamás han existido.
    Ne alegro mucho de tener la suerte de venir a verte cada semana, siempre me emociono con tus historias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos lugares que quizá no son iconos turísticos y son menos conocidos que otros, pero ello no implica que no guarden una gran riqueza histórica y muchos misterios, como en este caso, donde la tumba del rey Antioco aún no ha sido desempolvada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Bello y sobrecogedor... esas son las palabras....
    la muerte vista desde su mayor significado y expresión: la arquitectura nos deja unos magníficos momentos para el recuerdo y la veneración¡¡
    Genial y bella entrada¡¡¡

    ResponderEliminar