18 mayo 2015

CUEVA DE FINGAL

J.J.D.R.
Cuentan que el botánico, naturalista y explorador británico Joseph Banks, quedó obnubilado cuando penetró en la pequeña caverna de piedra y escuchó la melodía que acompañaba las olas al desvanecer justo en la bocana de la gruta. Banks, en cuyos hombros reposaba la experiencia de haber viajado con el capitán Cook a bordo del Endevour en su primer viaje, y cuya trayectoria estaba repleta de gratos descubrimientos y aventuras, desembarcó en 1772 en una pequeña isla conocida como Staffa, ubicada en el archipiélago de las Hébridas interiores en Escocia, quedando maravillado de la belleza de ése diminuto rincón del mundo.

CUEVA DE FINGAL Foto www.peru.com
Tras recorrer el islote, el cual aparecía abundantemente salpicado de columnas de basalto de formas hexagonales, llegó a la entrada de una gruta donde el mar se perdía repentinamente. Desde el interior de la pequeña caverna y junto a los hombres de la tripulación que le acompañaban, escuchó un leve lamento que rápidamente fue tornándose en una grácil melodía marina que les dejó cautivados. La mar, furtiva y transparente, peleaba por hacerse un hueco en la estrechez de la bocana de la cueva, salpicando espuma y limando con fuerza y constancia las piedras basálticas que aparecían brillantemente pulidas y que emitían un suave silbido cuyo eco envolvía la gruta con una inusual musicalidad.

ISLA DE STAFFA Foto www.agrandesrrasgos.com
La cueva descubierta tomó el nombre de Fingal, aunque su nombre gaélico Uamh-Binn (gruta de la melodía) se me antoja mucho más poético y creo que le hace mayor justicia. Tan apasionante son los cantos de sirena que la gruta emite, que en 1830 el compositor Félix Mendelsson compuso la obertura de las Hébridas Opus 26, más conocida como la cueva Fingal.

Foto www.fothography.nationalgeographyc.com
La isla está totalmente deshabitada y apenas recibe visitas debido a que desplazarse hasta ella exige embarcarse en un Ferry desde Escocia Continental hasta la isla de Mull, para desde allí tomar otra embarcación hasta la localidad de Fionnphort, lugar desde el cual salen esporádicamente barcas turísticas hasta la isla de Staffa. Pero su limitada accesibilidad, no ha sido un inconveniente para que ilustres personajes como Julio Verne, Sir. Walter Scott, David Livingstone o William Wordworth, arribaran al islote para dejarse atrapar por la mística que despabila la isla y su gruta cantora.


Como piezas de un enorme tetris, las rocas basálticas crean muros grisáceos y curiosas pozas donde la espuma del mar acampa cuando es traída por las olas. De oscuros y platinos tonos grisáceos, el basalto dibuja un bello contraste sobre la superficie del islote, muy similar al diorama de piedra que conforma la calzada de los gigantes en Irlanda, ya que ambas estructuras naturales deben su origen al mismo flujo de magma.

Foto www.bbc.co.uk
 Los pilares de basalto relucen sobre la isla de Staffa. El silencio recorre tierra y cielo precipitadamente hasta topar repentinamente con la gruta de Fingal. Es entonces cuando el silencio irremediablemente muere, día a día y cada noche, derrotado por el ritmo cadencioso y mágico que surge de la roca junto a la mar, conformando una sinfonía creada por Gaia en un tiempo que se pierde en la memoria del mundo.

Apòrtes y Datos:
Wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Gruta_de_Fingal
Machbel
http://machbel.com/staffa-cueva-fingal-una-islas-raras-escocia/

18 comentarios:

  1. Otra maravilla que nos deja la madre Gaia, nos queda tanto por admirar que duele ver lo mal que la tratamos, todo lo que destruimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Este maravilloso planeta no aguardará eternamente a que nos decidamos a poner remedio a nuestros destrozos, y cuando se canse de ésta nuestra especie desagradecida, nos extirpará como se hace con un molesto forunculo.
      Un placer siempre tenerte aquí. Abrazos.

      Eliminar
  2. Realmente el lugar es mágico y muy especial y la música de Mendelsson es fabulosa y es que sientes en vaivén de las olas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que deambular por este pequeño islote lleno de mágica musicalidad debe ser algo genial.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  3. Ésto sí ya lo tenía visto, en documentales, al menos. Debe ser un lugar maravilloso para ser recorrido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La región, toda ella, es un lugar repleto de vida marina y un ecosistema pleno para la vida de las aves migratorias.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  4. Había visto un PowerPoint sobre esta cueva, ahora tu has pues las palabras y me ha encantado. Gracias t abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que así haya sido estimada amiga. Un abrazo.

      Eliminar
  5. No tenía ni idea de este sitio que nos muestras hoy. Creo que tienes razón en lo del nombre es mucho más poético en gaelico que el nombre que luce.
    Tiene que ser una pasada meterte por esa cueva de tan preciosos colores y dejarte atrapar por esas serenatas que deben producir las olas.
    Un lugar mágico sin duda querido amigo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que con la mar bravía ha de generar miedo y mucho respeto, pero en calma, seguro es una experiencia genial.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Hoy he tenido la sensación de conocer otro planeta... Me alegro que no sea muy visitada, al menos conservará la magia de su esencia.
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un dato que a mí me alegra también el hecho de que no esté masificado el lugar, pues aun le da un toque mucho más especial.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Hasta la música se la debemos a Gaia.
    En cierto modo me alegro de su poca accesibilidad pues es una buena forma de preservación ya que si no algun paranoico del poder económico hubiese puesto en práctica sus malas artes de explotación.
    Nosotros somos los únicamente limitados a su visita pues seguro que toda calse de aves llevan escuchando las sinfonías desde hace milenios.
    ¿Que decir? solamente que espero que seamos conscientes y respetuosos hacia la belleza natural de todos estos sitios que nos muestras.
    Otro tesoro desvelado por el vigilante intemporal en el que te estás convirtiendo amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que la música nació en el mismo instante en el que comenzó a gestarse el universo. Todo en el cosmos genera melodías de todo tipo, algunas tenebrosas y angustiosas, otras, como es el caso de la cueva de Fingal, armonía y musicalidad. éste pequeño rincón está protegido, y como bien comentas, es un lugar idílico para la vida marina y la avifauna. Deseo también que nunca se masifique y con ello llegue su deterioro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Las cuevas casi todas son asombrosas, esta es maravillosa, mágica, y enigmática que debió de pensar que una alucinación cuando la encontró el explorador Joseph Banks.
    Sé que estas entradas tuyas suelen llevarnos a ver el lugar que aquí traes con tus fotos mágicas “In situ” y después de leerte suelo pasar a google para ver más fotos, y leer mas sobre el lugar que encuentras que me hacen soñar con viajar algún día allí.
    Gracias de nuevo por tu interesante entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jorge, pues de nuevo nos sorprendes con esta nueva aportación para los que no lo conocíamos ni sabíamos nada de este hermoso lugar, no hay duda de que Gaia cada vez nos regala hermosos lugares que como este, al tener difícil el acceso así se conserve mucho mejor, debe ser una gozada el visitar la cueva y oír esa melodía que surge de entre sus pilares, y quien sabe si son las mismas sirenas que están escondidas entre ellos:), también me gusta mas su nombre en Gaélico, uno de mis sueños es poder visitar Escocia, si alguna vez lo hago a ver si puedo visitar la cueva, gracias de nuevo querido amigo, me ha encantado:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla!! Gracias por compartir
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola Jorge, la naturaleza siempre nos sorprende por su enigmática belleza.
    Veo que no se quedaron mis anteriores comentarios de cada mes, me está pasando con otros blogs.
    Un abrazo

    ResponderEliminar