07 agosto 2015

ARCO IRIS DE FUEGO

J.J.D.R.
Posiblemente uno de los fenómenos menos habituales pero a la vez más exclusivos y únicos del mundo sea el conocido como Arco iris de fuego. Solo teniendo en cuenta cuántas circunstancias se han de dar para que un arco iris de fuego se transforme en el firmamento, hace que este fenómeno sea algo único y su observación un regalo maravilloso e inolvidable para el afortunado que pueda disfrutarlo.

ARCO IRIS DE FUEGO Foto www.medioambiente.org
Su nombre científico es Arco circunhorizontal, y su formación es producto de una serie de factores muy concretos y de escasa frecuencia. Los Cirros son nubes muy altas que acumulan cristales de hielo. Para que un arco iris de fuego se forme, los pequeños cristales de hielo han de tener una forma específica, de forma plana y hexagonal, pues cualquier otro tipo de cristal que no cumpla con este requisito geométrico no sirve. A parte de esta característica difícil de encontrar, todos los cristales han de encontrarse alineados horizontalmente para que al recibir la luz del sol actúen como un gigantesco prisma refractando la luz y llenando de esta forma el cielo de color. Por si fueran pocas las casualidades que se deben de dar para ver este fenómeno, hay que añadir que el sol ha de incidir a una latitud determinada estimada en 58º, por lo que, según los expertos, la observación de este singular fenómeno, es casi exclusiva de lugares al norte de los 55º o desde montañas muy elevadas y cercana a esta latitud.El arco iris de fuego más popular hasta la fecha es el fotografiado por Coeur D’Alene en Idaho el 3 de junio del año 2006. Por su notoriedad, las fotografías fueron publicadas en la revista New Scientist así como en periódicos como el Daily Mail, y posteriormente tuvo gran difusión gracias a su aparición en National Geographic News.

Foto www.actualidad.rt.com
Recorriendo senderos, espolvoreando la arena del camino al pisar con nuestra huella curiosa y humana el mundo que nos rodea, bien por la casual providencia del destino o llevados de la mano de la diosa fortuna; en contadas ocasiones el viajero atento, el caminante impenitente o el avezado e inquieto senderista que no deja de observar en ningún momento el firme que pisa, el horizonte que avista o el cielo que extendido sobre su cabeza se muestra por segundos diferente, puede toparse ante sí con espectáculos naturales únicos e irrepetibles.

Foto www.blogmuchomasqueunviaje.com
Extraños cúmulos nubosos que aparentan tomar vida, auroras boreales, luces de hielo verticales como lanzas impactando contra el cielo, alertan nuestros sentidos, despabilan nuestro rutinario caminar, avivan el espíritu que nos fuerza a seguir indagando sobre el qué y el por qué de las cosas que nos rodean. Fenómenos extraños en los cielos hay todos los días. Algunos son comunes, otros únicos y muy extraordinarios, pero siempre hay que estar atentos a aquello que se mueve a nuestro alrededor, pues puede ser que Gaia haya decidido obsequiarnos con una visión única, con un espectáculo que no volveremos a ver nunca más en la vida, como un arco iris de fuego crepitando sobre nuestra atónita mirada.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero










2 comentarios:

  1. Amigo, logras emocionarme y eso me lleva a pensar que todo en la vida es como un milagro y nosotros, hijos de alguna casualidad cósmica.
    No conocía "Centinela del Sendero" y creo que engrandece este maravilloso mundo que es el "Embrujo de Gaia"
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Jorge me ha encantado ver y sabrr de este fenomeno del que desconocia su existencia pero que deja imagenes de gran belleza.
    Besos

    ResponderEliminar