27 abril 2016

GRAN BUDA DE LESHAN

J.J.D.R.
El río mece su fluvial caudal bajo sus colosales pies, rindiendo un hermético y antiguo tributo al gran Buda regio y sedente, que fue capaz de apaciguar tiempo atrás sus turbulentas aguas con su sola presencia tras apostarse sobre la montaña.

GRAN BUDA DE LESHAN Foto www.elhilirojodezoe.blogspot.com
El gran Buda de Leshan fue construido en el siglo VIII durante la dinastía Tang bajo la inspección y dirección de un monje llamado Haitong que inicio su construcción en el año 713. Noventa años después fue terminado pos los discípulos del monje quien, quizá desde su infinito lugar de descanso, pudo observar su obra escultórica acabada. El gran Buda de Leshan se levanta sobre el curso de tres ríos, Mingjiang, Qingyi y Daduhe, cuyas turbulentas aguas arrasaban las fértiles orillas y hacían zozobrar las embarcaciones de los comerciantes y pescadores y destruían de cuando en cuando las aldeas situadas en sus orillas.


Con el fin de lograr el favor de Buda, al cual pedían que calmase el devastador torrente acuífero de los ríos, esculpieron sobre el acantilado del monte Lingyu la que hoy día es la escultura de Buda en piedra más grande del mundo, ubicada al sur de la provincia China de Sichuan muy cerca de Leshan y justo frente al magnífico y sacralizado monte Emeishan, uno de los cuatro sacro montes de China.
Y Buda escuchó sus plegarias y las aguas fluviales se tornaron serenas y navegables. Lo cierto es que, tras la construcción de tan colosal escultura, las rocas sobrantes sedimentaron el lecho de los ríos e hicieron que su salvaje caudal frenase su ímpetu en su curso por la zona.

Foto www.historiadelascivilizaciones.com
El gran Buda de Leshan mide la nada desdeñable altura de 71 metros. Una sola de sus orejas mide 3 metros de largo y la anchura de sus hombros suma 28, y sobre su más pequeño de los dedos de uno de sus pies, fácilmente puede sentarse una persona adulta. La escultura, sedente con sus brazos apoyados en sus rodillas, representa a Buda Maitreya (nombre budista que hace referencia al próximo Buda que está por llegar).

Foto www.loquehayqueverenchina.es
En el año 1996 la UNESCO incluyó en su afamada lista de lugares patrimonio de la humanidad la escultura de Buda de Leshan así como todo el entrono que delimita el monte Emeishan, de gran valor faunístico, vegetal, geológico y espiritual.
El monte Emeishan es uno de los cuatro lugares más sagrados de China. En su entorno, vigilado e iluminado por la sabia de árboles milenarios, brota la vida por doquier, con más de 3000 especies distintas de plantas (casi el diez por ciento de toda China) y 2.300 especies animal. 

Foto www.mensenlla.es
La vida se cierne sobre las faldas y cumbres del monte Emeishan como una lluvia infinita que cubre todo el espacio y el tiempo cercano. Tan majestuoso escenario es el lugar que eligió el Panda gigante y el Panda menor para vivir, todo un reducto de paz y armonía natural.

Foto www.ixing.cc
En la zona que rodea el monte Emeishan y el Buda de Leshan, se erigieron más de treinta templos, entre los cuales, el más importante y famoso es el de Wanniansi, cuyos nichos redondos cobija más de 307 Budas de hierro que son venerados con gran entusiasmo por los fieles que acuden durante todo el año. Pero el mayor tesoro del tempo de Wanniansi, construido en el siglo IV es el Buda de Samantabhadra, que montando un elefante finamente tallado y esculpido en el año 980 con gran detalle y bella factura y con un peso de 62 toneladas.

Foto www.viajessichuan.com
Ya en la lejana distancia se puede apreciar la majestuosa dimensión del gran Buda de Leshan, sentado a orillas del río como expectante ante el transcurrir del tiempo. Todo en derredor emana un halo místico y pretérito enmarcado por la suave llovizna que moja la piedra y humedece la exuberante vegetación que impregna de vida este mágico escenario de culto y rebosante naturaleza.

Aportes y Datos:
Diario del viajero
http://www.diariodelviajero.com/asia/el-gran-buda-de-leshan
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Gran_Buda_de_Leshan
Crionline
http://espanol.cri.cn/chinaabc/chapter22/chapter220102.htm





11 comentarios:

  1. Precioso paraje amigo, la verdad que en vivo y en directo el Buda debe impresionar lo suyo, me ha gustado la historia de la cual proviene, gracias por compartir.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es enorme y colosal, debe ser formidable verlo en vivo, al buda y toda la montaña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un bello lugar que invita a estar en paz.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Quizá lo mas grande sea, la determinación del espíritu que impulsó la construcción de tal obra.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge, desde luego el lugar es muy bonito, menuda obra realizaron esculpiendo este gran buda, y que gracias a las piedras sobrantes se consiguió que el río se calmase un poco, precioso lugar desde luego, aunque yo iría antes a ver a los pandas:), gracias querido amigo por compartir algo tan bonito, cuidate mucho:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Una imágen de gran belleza y gran energía sutil.


    Gracias.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es tan precioso el lugar como el Buda, y es que impacta verlo así de cerca.
    Estos lugares mágicos pocos pueden visitarlo, pero gracias a esta gran ventana de internet, abrir la pantalla es abrir el grifo de la magia, y poder soñar en la distancia. Gracias por hacer posible esta magia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. EStoy plenamente convencido de que el tiempo tenía otro significado en aquel entonces.
    Lo importante era la obra y el concepto que se tenía de ella. La magia flotaba entre ríos y roca y el hombre sabía integrarse en el paisaje llegando a mejorarlo en ocasiones.
    Si aprendiesemos de lo ya leído....
    Un abrazo grande Jorge, amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hermosas imágenes Jorge, desde siempre los hombres han esperado y confiado la solución de sus problemas a los dioses, y a veces, ellos cumplen...

    Abrazos desde Caracas

    ResponderEliminar
  10. Desconocía la existencia de este lugar. Muchas gracias por informarnos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. De tu mano visito lugares que nunca pensé conocer, y en todos y cada uno de ellos su propia belleza ante el asombro de los hombres, su forma de ver la vida, de concebir la naturaleza, sus ruegos y plegarias, pero todo, absolutamente todo, nos lleva a la inmensidad que nos rodea, al maravilloso regalo que nos han entregado y muchos no sabemos valorar.
    Un gran abrazo, querido Jorge y lindo fin de semana.

    ResponderEliminar