31 agosto 2016

BUDA GIGANTE DE TIAN TAN

J.J.D.R.
El Buda gigante del templo del cielo en Pekín simboliza la serena paciencia y la sabiduría que se encuentra en la meditación interior, una luz que emerge de la piedra y se convierte en un amplificador de plegarias que viajan hasta perderse en un camino invisible hacia un universo infinito. Es icono de armonía entre las personas, entre pueblos, entre naturaleza, religión y alma humana. Como tal, su colosal y sedente figura, se observa desde la lejanía como si fuese un faro erigido para guiar los pasos de los fieles peregrinos.

BUDA GIGANTE Foto www.fineartamerica.com
La estatua de bronce del Buda Amoghasiddhi tiene una altura de 34 metros y un peso de 250 toneladas. Está ubicada en Ngong Ping en la isla de Lantan muy próximo al monasterio de Po Lim en Hong Kong. Su construcción finalizó el 28 de diciembre de 1993 tras 12 años de trabajo en el que fueron ensambladas un total de 202 piezas de bronce.

Foto www.pinterest.com
El gran Buda muestra su serenidad y majestuosa elegancia sobre el horizonte cercano, mientras eleva su mano derecha ejerciendo con fuerza su protección y la eliminación de cualquier atisbo de aflicción sobre la gente. La figura del gigantesco Buda se alza sobre un pedestal de triple plataforma con forma de flor de loto rodeado de seis bellas estatuas también de bronce que realizan ofrendas de flores, incienso, lámparas, ungüentos, fruta y música y que es conocido como “La ofrenda de los seis Devas” que simbolizan caridad, moralidad, paciencia, celo, meditación y sabiduría, todos ellos atributos esenciales para poder llegar y entrar en el Nirvana.

FASE DE CONSTRUCCIÓN Foto www.plm.org.hk
Para alcanzar la figura de Buda hay que ascender 268 escalones que transportan al peregrino o el turista hacia un escenario tan bello como místico. El gran Buda representa la hermandad entre hombre y naturaleza, la simbiosis perfecta entre” ser vivo” y el espíritu eterno de Gaia. Por ello, su establecimiento en el templo del cielo no es nada casual, siendo toda una experiencia viajera alcanzar la cima del monte tras ascender durante 25 minutos en el teleférico Ngong Ping 360 desde la localidad de Tung Chung, con sus hermosas vistas del mar rodeado de montañas que dejan en nada la enorme apariencia de la gran urbe asiática.

Foto www.lista.20minutos.es
Para aquellos turistas aprensivos que no gusten de experiencias arriesgadas o simplemente tengan pánico a las alturas, se puede alcanzar la cima del templo y visitar su museo permanente simplemente tomando un autobús, el cual les deja en la plataforma o base de la loma para luego ascender el sendero que alcanza la cabeza de Buda, sendero que fue construido y adaptado para personas con movilidad reducida.


El sol comienza a ocultarse lentamente sobre la gran urbe. El tiempo agita la vida en la llanura de metal y cemento y el rugido del tránsito cotidiano apenas deja percibir el susurro sereno que apacible se desvanece como rocío de lluvia desde el templo del cielo.

Foto www.microtravelling.com
El gran Buda ora al viento. Ora a la lluvia y el cielo, ora de mañana y sus oraciones se pierden en la tarde…, hasta llegada la noche de frío invierno, momento en que sus plegarias de paz y armonía encienden el firmamento.

Aportes y Datos:
Disfruta Hong Kong
https://www.disfrutahongkong.com/gran-buda
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Buda_Tian_Tan


8 comentarios:

  1. Esta entrada me toca.
    Me encanta Buda.
    Gran trabajo el tuyo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Verlo desde cerca debe ser espectacular.

    Abrazos amigo!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre que hay dos alternativas para alcanzar una etapa elijo la menos mecánica, si hay que subir escaleras se suben, si hay que hacer algún descanso se hace, en este caso ademas son escaleras al aire libre. Gracias por culturizarme.

    ResponderEliminar
  4. Realmente majestuoso, gracias por la información tal valiosa que nos compartes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es verdaderamente hermoso, solo verlo transmite esa paz en el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Jorge, es magnifico este Buda, creí que era de piedra y me ha sorprendido leer que es todo de bronce, de todas formas el trabajo realizado es maravilloso y debe ser una gozada verlo allí mismo, lo que esta muy bien es que hayan adaptado el sendero para personas con problemas de movilidad, así también pueden disfrutar de tanta belleza, gracias querido amigo por compartirlo, cuidate mucho:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Estar ahí debe ser una locura, como me gusta esta cultura.Un post genial.
    Gracias Jorge por tu visita a Factoría Poética, bienvenido.
    Me quedo aquí y me llevo tu blog para no perderme ninguna entrada.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar