05 mayo 2020

TIPPI DEGRÉ (UNA INFANCIA DE PELÍCULA)


J.J.D.R.

La infancia de Tippi Degré fue una aventura constante. Durante sus primeros diez años de vida la pequeña tuvo como compañeros de juegos a leopardos, suricatos, monos, elefantes, leones y un etcétera de animales que aunque acostumbrados a la presencia humana, hubieran podido hacer mucho daño o acabar en un suspiro con la vida de una indefensa pequeña de melena rubia que corría junto a ellos sin miedo alguno. La estampa de Tippi Degré sobre la enorme trompa de un gigantesco elefante fue portada en numerosas revistas y dio la vuelta al mundo, y fue precisamente el público ávido de curiosidad quien comenzó a preguntarse quién era ésa pequeña de melena rubia que como Mowgli en el libro de la selva crecía indiferente a cualquier peligro y viviendo a diario una aventura digna de película de Disney.

Foto www.cientounviajes.com
Tippi Benjamine Okanti Degré nació en Windhoek (Namibia) un 4 de junio de 1990. Sus padres, Silvie Robert y Alain Degré, afamados fotógrafos y cineastas franceses, ambos especializados documentalistas de la vida silvestre y el mundo animal, se afincaron en Namibia para elaborar una serie de trabajos documentales sobre la etnografía y fauna africana, sobre todo de la región del Kalahari, lugar sobre el publicarían un magnífico libro tiempo después. Sobre este trasfondo de vida personal y profesional nació  su hija Tippi, quien dará sus primeros pasos rodeada de animales salvajes y recibiendo las enseñanzas milenarias de tribus tan arcaicas y profundas como los bosquimanos y los himba, de quienes aprendió su idioma así como su  alimentación de supervivencia y a comprender y sentir el estrecho vínculo que une a estos pueblos con su entorno.

Foto www.familiasenruta.com
Los lugares elegidos por sus padres para vivir y poder criar con seguridad a su hija fueron enormes fincas particulares en las que sus propietarios conservacionistas, mantenían y cuidaban diferentes especies de animales que en su mayoría habían quedado huérfanas. Con muchos de estos individuos se crió Tippi, pasando de tomar ella su biberón a dárselo a una cría de leopardo al que llamaban J&B, capaz de aparentar ser un frágil gatito o mostrarse en cuestión de segundos como el más fiero de los felinos. Los genes de cada especie son los que son. Un día, según cuenta la protagonista de esta historia, J&B atacó inesperadamente al hijo de un cuidador del parque hiriéndolo de mala manera. Ella que estaba muy cerca, se acercó al animal y con un golpe seco en el hocico consiguió que el felino se marchara de inmediato, consiguiendo que el ataque no fuese letal.

Foto subida de la red
Éste era el día a día de Tippi. Éste su mundo, que podía pasar de llevarse un susto de muerte a estar recostada y retozando junto a Mufasa, un cachorro de león con el que gustaba jugar. Un caso similar fue el de su entrañable amigo Abu. Cuando la mayoría de niñas de su edad jugaban con muñecas o con otros niños, la pequeña Tippi se colgaba de la trompa de un enorme y magnífico ejemplar de elefante llamado Abu. Entre ambos existió una gran complicidad, un enorme cariño. Abu trabajó en el circo y fue una estrella de películas y anuncios publicitarios. Su perfecta estampa le sirvió para ganarse un merecido descanso en una de estas reservas africanas y consentía que la diminuta cría humana le rodeara con sus brazos y utilizara de balancín su enorme trompa.

Foto www.treedom.net
Tippi no tuvo lo que se dice una infancia al uso. Y según el cristal con el que queramos ver su historia, podemos opinar que fue una temeridad total por parte de sus padres dejar que se criase así, o por el contrario pensar que fue un gran regalo y una experiencia única e irrepetible, una infancia difícilmente superable. Fue herida en diversas ocasiones, recordando como la más dolorosa una vez que un grupo de suricatos casi le arrancan la nariz o aquella ocasión en la que un mono cabreado le agarró su melena rubia y se llevó un buen puñado de cabello brillante como recuerdo en medio de los gritos de dolor de la pequeña.

Foto www.caglobalind.com
Cuentan sus padres que en ningún momento la pequeña estuvo desprotegida. Siempre había un plan establecido para su seguridad. Pero si bien en un hogar convencional ocurren cosas, cómo era posible sustraer a una niña inquieta correteando por aquellos terruños a los pies de mandíbulas y garras sin que le afectara lo más mínimo. Casi parece un milagro que no sufriera un mayor daño. Para su madre aquella época fue magnífica, manifestando en repetidas ocasiones que “mi decisión de criarla  en el desierto africano fue una de las mejores decisiones que he tomado y no me arrepiento de ello”.


Foto www.vaiu.com
Durante aquella década atípica para Tippi sus padres firmaron varios acuerdos profesionales en los que su hija sería la principal protagonista de varios documentales titulados Tippi alrededor del mundo. En ellos aparecía rodeada diariamente de animales, en lugares y entornos idílicos y semisalvajes, y recorrió el África austral descubriendo la magia de cada rincón de un continente exuberante y único. Una vez que Tippi creció y fue consciente de muchas situaciones vividas, también reconocido que en ocasiones sus días se volvían tediosos al pasar demasiadas horas seguidas delante de las cámaras grabando una escena tras otra. Es posible que no todo fuese de color de rosa.

Foto www.rebloggy.com
Cuando Tippi cumplió diez años la familia se trasladó a Madagascar durante un tiempo para continuar grabando documentales y posteriormente se afincaron definitivamente en París. Fue el final de una época maravillosa. Nada más llegar a Francia sus padres se separaron tras 25 años de matrimonio. De repente, para la pequeña niña de cabellos rubios, su mundo se transformó por completo y su vida cambió en un instante. El colegio le parecía una estupidez y no conseguía relacionarse con otros niños. Prácticamente no consiguió superar cursos académicos y terminó por estudiar en casa. Supongo que cada día la imagen de Abu, J&B y un sinfín de recuerdos junto a sus amigos bosquimanos en el continente africano, sería como un aullido desesperado en su mente, cuando viéndose rodeada de calles estrechas y gente por todos lados, sintiese que le habían robado su verdadera libertad.

Foto decopeques.com
Tippi Degré consiguió terminar sus estudios en artes escénicas. Hoy día trata de ganarse la vida con lo que más le gusta, documentar la vida silvestre. Su sueño es, según cuenta, poder regresar una y otra vez a África y ser capaz de rodar el gran documental que sueña y tiene en mente sobre la naturaleza y la vida en el gran continente negro. Hasta entonces, mientras añora los atardeceres del Kalahari, en su mente tiene la fortuna de poder rasgar y hacer que imágenes y recuerdos de una infancia alucinante fluyan y salgan a la luz para decirle de viva voz lo inusualmente afortunada que fue por haber gozado en primera persona de una aventura tan mágica y alucinante.

Aportes y Datos:
Verne el País
Vaiu
Tippi org
Wikipedia org

13 comentarios:

  1. Sin dudas una vida apasionante, pero un riesgo de sus padres al conducirla hacia un fin concreto que ella se ha encontrado y no ha elegido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, una vida apasionante hasta que se vuelve un obligación hacerla pública y documentarla.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Una entrada maravillosa...Buenísima, como las que sueles hacer. Por cierto, pasa por tigrero que ya hice la primera de Sebastiao Salgado y Gaia está en las fuentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Alí, me pasaré y disfrutaré de tú artículo sobre Sebastiao.
      Un abrazo y gracias por caminar por este sendero.

      Eliminar
  3. Cuanto tiempo sin detenerme por estos lados! Perdon.... Y que magnificas imágenes y lo que cuentas tan maravillosamente, me has dejado con el pico abierto.
    Inmenso placer leerte, saludosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por venir y pasear por éste tú espacio, siempre abierto a las letras y la amistad.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Mi querido Jorge, no sabes la alegría que me ha dado verte por mi casita, donde siempre tendrás las puertas abiertas, no de mi casa, de mi amistad, eres de esos seres que no esperan para entregar porque sabes que basta la palabra solidaria, la presencia que nos hermana.
    Que belleza de entrada, reconforta la ternura en la inocencia y la respuesta de esos animales, si algo he admirado y disfrutado dentro de todo lo triste que vivimos son las imágenes de los animales, sin miedo a quien los pueda atacar, dueños de carreteras, calles, parque, hasta pinguinos en la ciudad, esperando uno para que los otros lo sigan y ponle la dieresis que no la encuentro...

    Un abrazo gigante y gracias por permitirme el EMBRUJO DE GAIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La alegría fue mía al ver que seguías publicando y de manera tan hermosa como siempre, pues tus letras son un reclamo constante a la lucidez y la belleza.
      Un inmenso placer tenerte de nuevo por aquí haciéndome compañía, ahora que a pesar de la inmovilidad, decidí retomar escritos que tenia pendiente y dar rienda suelta de nuevo a viajes imaginados que tenía en un cajón.
      Un fuerte abrazo querida amiga...cuídate

      Eliminar
  5. Hola Jorge, que infancia tan bonita tuvo esta niña con sus peligros pero bonita, estar rodeada de la naturaleza y de estos animales no creo que lo olvide nunca, no me extraña que no lograse relacionarse con los niños en el colegio al compararlos con los compañeros que tenia en Namibia, me recuerda a la película de Tarzan que al cabo de los años lo encuentra la familia vuelve con ellos y como no se adaptaba bien a ese mundo volvió a la selva.
    Querido amigo, muchas gracias por tus buenos deseos, gracias a dios de momento estamos bien y el maldito virus no nos ha tocado ni a la familia ni amigos ni nada, espero que pase lo mismo contigo y los tuyos, te deseo que todo vaya bien amigo, cuídate mucho vale?.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Es una alegría para mí que estés bien, y espero y deseo que esto pase pronto.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  7. Hola Jorge!
    Me ha resultado muy agradable e interesante la lectura del post. Siempre un placer visitar tu blog.
    Venga, espero que sigas bien, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estimado Fran, Me alegra que te gustase el artículo. Un placer verte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar

ENTRADA RECIENTE

MANTIS ORQUÍDEA

  J.J.D.R. Alada dama de la húmeda selva. En sus patas terciopelo, rosados pétalos florecidos para el engaño. Sortilegio sutil el que pose...