15 septiembre 2015

SARCÓFAGOS DE KARAJÍA

J.J.D.R.
Y quedaron colgados y aislados en el farallón de roca, encerrados en sus coloridos y enormes sarcófagos, esperando que sus almas lograsen alcanzar la eternidad que aparecía oculta tras la frontera del cielo mientras sus retorcidos huesos envueltos en fardones de tela, observaban el transitar de la vida de sus congéneres desde la majestuosa atalaya que les serviría de morada eterna.

SARCÓFAGOS DE KARAJÍA Foto www.historiaperuana.com
Los Chachapoyas fueron un pueblo pre-inca que se extendió por los Andes amazónicos (Perú) en un periodo que comprendió el denominado horizonte medio e incluyó todo el periodo intermedio tardío aproximadamente en 900-1470 d.C.

Foto www.ngenespanol.com
La cultura Chachapoyas destacó por la elaboración de ricos y coloridos tejidos, construcción de complejos mausoleos, así como por sus monumentos pétreos y la construcción de enormes sarcófagos antropomorfos ricamente tallados, que demuestra el complejo y alto sentimiento que este pueblo andino sentía por el culto a sus difuntos y los rituales funerarios que rodeaba la partida definitiva de los miembros de su pueblo.

Foto www.terraantiqvae.com
Los Chachapoyas se asentaron al sureste de Bracamoros en la margen derecha del río Marañón, ubicando su centro neurálgico poblacional en el valle del río Utcubamba, cuyo nombre significa territorio de los agujeros o cuevas.

Foto www.romystours.com
Necesitaría alargar demasiado este artículo si pretendiese nombrar las muchas y variadas costumbres que tenían los Chachapoyas, como para poder contar la historia y belleza de cada uno de los lares que este maravilloso pueblo gobernó y sobre el que construyó fenomenales edificaciones como Llacta de Kuélap, Gran Pajatén, o el maravilloso mausoleo de la Laguna de los Cóndores.

Foto www.despiertaalfuturo.blogspot.com
Por todo ello, y aunque seguramente en próximos artículos pueda retomar alguno de estos lugares y dedicarle la merecida información, me centraré en su enigmática costumbre de momificar y enterrar a sus difuntos en sarcófagos enormes que depositaban después en las alturas de los acantilados más inaccesibles.

Foto www.peru21.pe
Los Chachapoyas, moradores del norte amazónico norteño, elevaron sobre un acantilado de 2.702 m.s.n.m, siete sarcófagos sobre una estrecha escarpadura de la montaña. Durante siglos, los sarcófagos se mantuvieron a salvo de indeseables saqueadores o el destrozo que pudieran haber ocasionado los animales de haber estado a su alcance. 

Foto www.limareps.com
Este curioso rito funerario Chachapoya quedó registrado en el Mercurio Peruano en 1791, y el texto llamó la atención de Louis Langlois en 1939 y posteriormente de los arqueólogos Henry y Paule Reichlen en 1950, aunque las indagaciones efectuadas sobre los sarcófagos fueron olvidadas sin mucho interés. Fue en el año 1985 cuando el antropólogo, arqueólogo e historiador peruano Federico Kauuffmann Doig, redescubrió para la ciencia los sarcófagos antropomorfos de Karajía totalmente intactos.

KAUUFFMANM DOIG Foto www.arqueologiadelperu.com
Su antigüedad, datada por radiocarbono, indicó que estos enigmáticos e inaccesibles féretros fueron construidos alrededor del 1.460 d.C. La pared que recubre el cascarón externo del sarcófago está realizada con arcilla mezclada con pequeñas piedras, madera desmenuzada y paja brava o ichu. Con todo ello lograban una argamasa fuerte y compacta que tras el tiempo transcurrido se ha podido comprobar su gran durabilidad y resistencia a los elementos externos.

Foto www.perutoptours.com
Una vez terminados, habiendo sido perfilados los rasgos característicos de nariz y mandíbula prominente, fueron pintados de blanco y decorados con tonos rojizos. El cuerpo del difunto, previamente momificado, era colocado en cuclillas o en posición fetal, y tras ser envuelto entre varias capas de fino algodón y un gran manto o fardo funerario, por último se introducía en un saco de cuero de venado que era atado fuertemente con cuerdas o juncos y colocado mirando hacia el frente dentro del sarcófago.

Foto www.auperutours.com
Se pudo conocer el interior de los sarcófagos debido a que uno de ellos se halló muy deteriorado posiblemente a consecuencia del terremoto que sufrió la zona en 1928. Po ello también se pudo averiguar que el difunto era enterrado junto con un pequeño ajuar funerario compuesto principalmente de objetos cerámicos y pequeños utensilios oferentes.

Foto www.terraantiqvae.com
Los sarcófagos o Purunmachos antropomorfos, con una altura media de 2,50 metros de altura, fueron alzados sobre el farallón de piedra calcárea de la margen derecha de la quebrada de Somal. Desde tan elevada atalaya, los difuntos escaparon de las oscuras azadas de los huaqueros y la depredación faunística y hoy día, dentro del complejo arqueológico de Chipuric, continúan dominando el paraje andino con la mirada posada en el horizonte perpetuo, tras haber escapado del férreo yugo terrenal volando envueltos en sus gruesos fardos tras las huellas del tiempo.

Aportes y Datos:
El comercio. pe
http://e.elcomercio.pe/66/doc/0/0/1/9/2/192970.pdf
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Sarc%C3%B3fagos_de_Caraj%C3%ADa
De Perú
http://www.deperu.com/cultural/sitios-arqueologicos/sarcofagos-de-karajia-2630
Historia Cultural
http://www.historiacultural.com/2008/10/cultura-o-reino-chachapoyas-intermedio.html





14 comentarios:

  1. Gracias por todo lo que enseñas. Es una pasada visitarte.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por siempre venir y dejar tu huella amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Realmente curioso y de verdaderos arquitectos el pensar en todo para preservar a los suyos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, los antiguos moradores de nuestro mundo, hicieron enormes esfuerzos por entregar el cuerpo de sus difuntos en óptimas condiciones para que tuvieran un trayecto en busca de sus dioses lo más placentero posible. De ahí que nos legaron estas maravillas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Pienso en el trabajo que tuvieron que realizar para colocarlos a semejante altura ¿cómo harían?... Cada día que vengo a tu ventana me encuentro un tesoro, eres el IndianaJones de los blogueros :)
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, imaginarlo es complicado, por muchos estudios que al respecto se realicen, pues muchos pueblos antiguos hicieron verdaderas locuras por tratar de alzar a sus difuntos lo mas alto posible, seguramente para preservar sus cuerpos alejados de la tierra y a la vez arrimar los cuerpos a su tan ansiado cielo repleto de dioses.
      Me encanta tu comentario, aunque creo que no llego a Indiana ni siquiera a Tadeo Jones...jeje un fuere abrazo.

      Eliminar
  4. Tras la pausa vacacional y el consiguiente acomodo a la normalidad, paso a saludarte y me encuentro con otro regalo más, siempre aprendemos contigo. Gracias y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El regalo lo recibo yo querida amiga, cada vez que dejas tu huella en este sendero de humildes historias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jorge, siempre nos sorprendes con tus magníficas entradas, un gustazo pasarse por aquí...

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por un segundo mis letras logran entretener y sorprenderte, mi objetivo está más que superado con creces. El gusto es siempre mío al ver tu huella amiga en este sendero.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Siempre son curiosas e interesantes tus entradas, se aprende de una manera cómoda y siempre es un placer entrar a verte, ha sido un largo verano, pero ahora ya volví a recuperar tus letras que tanto me gustan al igual que las fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verano fue largo y para mí un momento espléndido para poder terminar algún libro atrasado y terminar también de escribir más artículos que espero os gusten.
      Un abrazo fuerte querida amiga.

      Eliminar
  7. Impactantes imágenes
    Muy completo escrito
    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Hola Jorge, ando muy poquito ahora por los blogs y por eso mi tardanza en visitarte, me alegro que ya estés entre nosotros y nos deleites de nuevo con tus magnificas entradas:)
    La de hoy no nos deja indiferentes, como siempre se quedan muchas preguntas en el aire, como la de como los pudieron subir tan altos, y también le veo algo semejante a las pirámides cuando enterraban a alguien y también les dejaban esa especie de ajuar, menos mal que aquí no dejaban a gente con ellos, pero me ha gustado mucho amigo la entrada, ya se te echaba de menos, gracias por todo:)

    Besos.

    ResponderEliminar