24 noviembre 2015

LAS COLOSALES CABEZAS OLMECAS

J.J.D.R.
A pesar del tiempo que generó su olvido, finalmente se desvaneció la tierra que cubría su rostro oculto entre la densa maleza y el húmedo abrazo de la jungla. Negro rostro, en piedra aprisionado por el cincel delicado y maestro de un antiguo escultor, miró un incomprensible presente por vez primera, añorando los años perdidos en los que su faz fue la luz del frío páramo bajo el que se plegaban hombres y conciencias buscando la sabiduría innata y oculta en el granito atado a sus prominentes labios y mejillas.

CABEZA COLOSAL OLMECA Foto www.mundo52.mx
En 1862 el mexicano Jose María Melgar y Serrano, del cual se menciona en dispares fuentes como aficionado a la arqueología, aventurero, viajero, periodista e incluso ingeniero, mientras recorría la región de Hueyapan en el estado de Veracruz, le llegó la noticia del descubrimiento por parte de un campesino de una cabeza semienterrada de tamaño colosal en la zona de Tres Zapotes, concretamente a unos seis kilómetros de una hacienda azucarera al borde de la falda occidental de la Sierra de San Martín, en San Andrés de Tuxtla.


Según le fue informado a Melgar, el campesino que se hallaba laborando, se topó con la enorme cabeza y esperando hallar un tesoro desenterró la enorme escultura.  El acentuado rasgo de aquel rostro hallado, gruesos labios, pronunciadas mejillas y ancha nariz, llamaron poderosamente la atención de Melgar, quien no dudó en pronunciarse sobre la enorme analogía existente entre aquella faz y la raza negra,- etiópica según Melgar-, escribiendo en 1869 un detallado artículo sobre el descubrimiento en el Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

Foto www.elorigen.net
Pasaron muchos años hasta que en 1925 el arqueólogo danés Frans Blom y Oliver La Farge descubrieron el sitio arqueológico La Venta en el estado de Tabasco, cuando exploraban la región en una expedición subvencionada por la Universidad de Tulane. El hallazgo de un inmenso centro ceremonial y el primer trazo urbano de México que incluía la pirámide más antigua de Mesoamérica, les puso ante la evidencia histórica de una civilización más antigua que la de los propios mayas.

Foto www.inmisteriam.fr
En 1929 el director del Museo Indio Americano de Nueva York, Marshall H. Saville, concluyó en un estudio realizado sobre el sitio arqueológico de Tres Zapotes y San Lorenzo, la no relación de entre la cultura que allí estuvo asentada y los propios Mayas, clasificándola como una nueva cultura más antigua que los Mayas y que denominó como “Olmecas” que en azteca significa “del país del Hule”.

ALTAR 5 DE LA VENTA Foto www.anthropology.si.edu
Pero fue en el año 1938, concretamente el 31 de enero, cuando el presente de una arqueología necesitada de descubrimientos y aventura, empezó a desenterrar un pasado tan enigmático y arcaico como apasionante de la mano del matrimonio Mathew y Marion Stirling. Fue en el pueblo de Tlacotalpan, en la costa sur de Veracruz, cerca del encuentro del río San Juan con Papaloapan. A lomo de caballo, en los que se aventuraron en una jungla tan densa y sofocante como la humedad que lo impregnaba todo, tras cabalgar durante diez días en los que durmieron bajo el techo de la selva más profunda, consiguieron hallar de nuevo la primera cabeza colosal Olmeca.

Foto www.catemaco.info
Las fotografías que obtuvo el matrimonio Stirling, les sirvió para que un año más tarde recibieran la subvención necesaria para iniciar un largo trabajo de campo que a la postre serviría para rescatar hasta 17 cabezas colosales Olmecas.

Foto www.archivo.eluniversal.com
Las enormes cabezas están talladas en roca basáltica. Cada rostro es diferente y único. Están tocados con una especie de casco o sombrero característico. Los rostros están minuciosamente definidos, destacándose por sus gruesos labios y ancha nariz y rasgados ojos. El peso de las cabezas Olmecas oscila entre las 8,50 y las 25,3 toneladas, y circunferencias que oscilan entre los 4,20 hasta los 6,53 metros. Todas las cabezas fueron halladas enterradas bajo tierra, probablemente ocultas y olvidadas a propósito.

Foto www.2012caliwali.com
En total se han descubierto 17 cabezas Olmecas, distribuidas en Tres Zapotes, Cerro Nestepe, Rancho de Cobata, la Venta y San Lorenzo, siendo en este último lugar en donde se han encontrado hasta un total de diez bustos basálticos. Se ha podido comprobar que fueron talladas usando herramientas de piedra. Uno de los grandes misterios es la distancia que tuvieron que recorrer para extraer la roca volcánica procedente de las montañas de Tuxtla (Veracruz) a más de cien kilómetros de donde fueron depositadas.

LA VENTA
Si tenemos en cuenta que se desconocía el uso de la rueda y que el terreno selvático aparecía como una barrera totalmente infranqueable para trasladar estos enormes bloques de roca, la ubicación de las colosales cabezas sigue siendo base de estudio y controversia. En un estudio realizado al respecto, quedó estipulado que al menos hubiesen sido necesarios unos 1000 hombres para trasladar las rocas esféricas hasta la gran ciudad. Para llevar una roca de 20 toneladas, hubiese sido necesario desplazarla mediante troncos hasta el río, lugar en el que posteriormente se montaría en balsas en un número mínimo de 14 y de una longitud de 15 metros cada una atadas entre sí.

Foto www.elorigendelhombre.com
Sobre el significado de los bustos Olmecas poco se sabe. Se especula con la posibilidad de que representen a sus guerreros más importantes, aunque también se estudia por parte de los arqueólogos la posibilidad de que representen a los denominados “baby-face” jóvenes afectados por síndrome de Down y que dentro de la comunidad tendrían un elevado peso específico religioso. Las esculturas, en la parte posterior, están marcadas con diferentes símbolos y grabados de jaguares y ofidios. Alrededor de las esculturas se hallaron numerosos objetos de gran interés arqueológico, tales como máscaras de jade, figuras humanas, altares e incluso un trono.

Foto www.aventuraextrema.com
La mayoría de las cabezas son del denominado período Preclásico (1500-1000 a.C) y otras del período Preclásico medio (1000-400 a.C). La región ocupada por los Olmecas se extendía a lo largo de 200 kilómetros de largo por 50 de ancho, comprendidos entre los ríos Papaloapan y Grijalva, adosado a un océano selvático cubierto de oscuros pantanales, ciénagas, marismas y extensos bosques tropicales que hacían que aquel reino natural no fuese apto para la agricultura. La ciudad de los Olmecas se halló enterrada bajo tierra y, a ojos de los expertos, su enterramiento fue un acto deliberado por parte de aquellos enigmáticos habitantes de la selva.


El centro neurálgico era La Venta, lugar ubicado en un pequeño islote arrinconado entre pantanos muy cerca de Huimanguillo. La capital de los Olmecas fue San Lorenzo, de la que se cree fue la primera ciudad centroamericana, la cual llegó a tener un número de habitantes superior a las 6000 personas. Los Olmecas tenían una sociedad ampliamente jerarquizada, estructurada bajo una detallada administración que servía a los intereses de las diferentes clases sociales. Los Olmecas fueron la cuna de la civilización Mesoamericana, y la precursora de todas las culturas que posteriormente habitaron el golfo de México. La gran incógnita, que hasta la fecha no ha podido ser demostrada y sobre la que hay mayores conjeturas e hipótesis son su origen, religiosidad y su lengua, aspectos estos aún ocultos en lo profundo de la selva.

Foto www.elorigendelhombre.com

Y surgió la magia que rodea la duda histórica. Respuestas ocultas comenzaron a esquivar preguntas y suposiciones mientras la selva devolvía el brillo de unos rostros colosales sin nombre que volvieron a ver la luz del mundo tras siglos de silencio bajo tierra. Habría que reescribir los párrafos de la historia conocida, debido a que bajo la sombra de las colosales cabezas Olmecas, se halló la cuna de la madre de todas las culturas Mesoamericanas, descorriéndose el velo que las cubrió de olvido para gozo y disfrute de los amantes de la historia antigua, la aventura y la arqueología.

Aportes y Datos:
Arqueomex
http://www.arqueomex.com/S2N3nOlmeca104.html
Antropología
http://anthropology.si.edu/olmec/espanol/introduction/earlyReports/melgar.htm
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/La_Venta
https://es.wikipedia.org/wiki/Olmeca
La Aventura de la Arqueología, National Geographic
México desconocido
http://www.mexicodesconocido.com.mx/descubriendo-las-cabezas-olmecas.html
Artehistoria
http://www.artehistoria.com/v2/obras/10140.htm












9 comentarios:

  1. Impresionantes hallazgos que nos hablan de antiguas culturas llenas de sabiduría.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. y digo yo, como pulian las piedras si no había lija ni radial para hacerlo? ejjeje
    la verdad es que es un descubrimiento muy guapo y además no se ven en mal estado. En eso si que había que invertir y no tanto en cohetes espaciales ni leches jejeje.
    De todas formas lo que quizá nunca se sepa es de donde procedian todas estas culturas, aunque no se si es mejor no saberlo.
    Un abrazo compi y buen trabajo

    ResponderEliminar
  3. Misterios llenos de belleza, llevamos muchos años y seguimos descubriendo, adivinando y estudiando, 40 años hace del hallazgo de Lucy, eso comparado con la edad de ella es un nanosegundo. Gracias por irnos descubriendo la historia. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Hace unos años salió a la venta una colección del doctor Fernando Jiménez del Oso, que hablaba de misteriosos hallazgos, yo tengo esa colección que por desgracia son de cintas VHS, por entonces vi por primera vez estas cabezas y escuche cosas sobre los Toltecas u Olmecas, resultándome la mar de interesantes, pero ya no he podido volver a ver esos interesantes documentales, de quien tanto me hizo soñar con civilizaciones extrañas y siempre interesantes. Gracias Jorge por otra interesantísima entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Están es muy buen estado! Seguramente será por haber permanecido ocultas, veremos si siguen igual después de otros tantos años a la vista... Bueno, no lo veremos :) Es impresionante y misterioso pensar cómo se tallaron, cuántos hombres participaron y cómo pudieron transportarlas, son demasiado grandes y pesadas. Alucinante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Felicidades por este documento tan interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ES increíble desde luego como siguen apareciendo vestigios de civilizaciones presuntamente adelantadas y extinguidas sin explicación.
    Yocada vez estoy más convencido de que el ser humano se autoextingue cada "X" tiempo y de ahí que aparezcan hallazgos y trabajos imposibles de llevar a cabo con los medios que se les presupone a una edad tan antigua.
    No creo que nunca sepamos la verdad, pero eso forma parte de la magia y del misterio de Gaia, que como buena representante femenina, le gusta tener sus secretos.
    Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
  8. Jorge, este lugarcito está lleno de "expedientes X" y no te imaginas como disfruto, soy de las que pienso que antes de nuestra civilización hubo otras, y cada día encontramos nuevos tesoros que Gaia va dejando salir poco a poco, para no asustarnos, y dejarnos creer que somos muy inteligentes :)
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  9. Me has dejado con la mente y la boca abierta ante el arte de tu blog
    felicitaciones

    ResponderEliminar