24 noviembre 2020

LA ISLA DE LOS CHIMPANCÉS

 

J.J.D.R.

En 1974 el Instituto Liberiano de Investigación Biomédica en colaboración con el mayor banco de sangre de los Estados Unidos de América (New York Blood Center (NYBC), crearon y dieron inicio al proyecto VILAB II cuyo objetivo principal fue la experimentación con virus en primates, concretamente en chimpancés, para la obtención de vacunas contra la Hepatitis B, Hepatitis C y la Oncocercosis o Ceguera de los ríos, ceguera esta que por su casuística mundial ocupa el segundo lugar en incidencia poblacional. Elegir al chimpancé como protagonista de estos experimentos fue por una cuestión propia de su naturaleza, ya que no desarrolla la enfermedad.


Foto de apespain.org

El lugar elegido tampoco fue casual, pues ya se puede uno imaginar que nada, o así debemos entenderlo, se deja al azar en ciencia e investigación, y Liberia (África) fue el lugar idóneo desde el principio por contar con una gran cantidad de estos primates en áreas cercanas, siendo muy fácil su captura, unido a la gran laxitud a la hora de poner trabas burocráticas o de cualquier otra índole a la llegada de capital extranjero por parte de las autoridades.


Foto d elciudadano.com

VILAB II comenzó su actividad y se calcula que unos doscientos chimpancés pasaron por sus instalaciones siendo sometidos a todo tipo de experimentos, sobre todo con ejemplares más jóvenes. Una vez que los animales eran tratados en el laboratorio y su proceso terminaba eran llevados a una zona a unos treinta kilómetros de la localidad de Marshall, en las estribaciones del estuario del río Farmington, donde una cadena de seis pequeñas islas se convirtió con los años en improvisado hogar de un gran número de ejemplares que en un goteo constante fueron llegando y ocupando sobre todo una de las isla, que más tarde sería conocida como la isla de los chimpancés. 


VILAB II Foto de elciudadano.com

El lugar parecía seguro. Las islas, totalmente rodeadas por agua, eran una barrera inexpugnable para los primates qué, incapaces de nadar, solo se aventuran en el agua hasta las rodillas. Una medida importante a la hora de hacinar allí a estos animales ya que eran portadores de enfermedades que hubieran puesto en peligro a otras especies y por ende todo un ecosistema de haber podido extenderse sin dificultad por la región.


Foto anda.jor.dr

Pronto se vio que aquellos islotes serían una solución intermedia y nunca a largo plazo, ya que la isla de por sí carecía de víveres para sustentar a la creciente población y el agua dulce escaseaba en largos periodos anuales en los que la sequía azotaba la zona. Además de todo esto, no por ello de menor importancia, aquellos chimpancés que llegaban a las islas junto al río Farmington lo hacían enfermos, débiles, muchos con graves problemas internos, algunos habían llegado a ser anestesiados hasta 500 veces y otros habían desarrollado terribles deformaciones físicas que al ser vistos por los nativos que se acercaban a la ínsula dio origen a leyendas en las que se afirmaba sobre la existencia en aquel rincón de Liberia de terribles monstruos capaces de atacar y matar a los desprevenidos que por allí se acercasen.


Foto paginasiete.com

Lo cierto es que aquellos chimpancés no sabían cómo hacer para proveerse de alimento o agua en estado salvaje. Les hubiera pasado de forma similar en cualquier otro rincón del mundo, ya que habían sido criados en cautividad y alimentados por el ser humano en todo momento. Por ello, estos islotes rodeados de agua, se convirtieron en auténticas jaulas al aire libre en las que habían de esperar la llegada de los cuidadores que les traían alimento para poder subsistir. Eso sí, el avituallamiento solo podía ser llevado a cabo por los cuidadores que conocían a los animales. Si algún curioso se acercaba a la isla en barca sin el guía adecuado, los chimpancés actuaban con mucha agresividad, arrojándoles cualquier cosa que tuvieran a mano, piedras, palos etc.…


Foto natureworldnews.com


Durante algún tiempo todo funcionó correctamente. Cada varios días, algunos de los mismos cuidadores que los habían criado en VILAB II llegaban con alimentos y cuidaban del grupo de primates. Pero todo se vio interrumpido cuando el proyecto quedó paralizado en el año 2005. La presión mediática de grupos anti vacunas y animalistas puso el foco en aquel laboratorio de Liberia y el proyecto fue cancelado. Durante un tiempo la dirección de VILAB II se hizo cargo de la manutención de los chimpancés pero esto cambió en 2015, cuando, sobre todo por la aparición de un terrible brote del virus ébola en la región, acabó con las ayudas económicas por parte de la dirección del proyecto y el lavado de manos del gobierno liberiano. En aquel momento nadie quería hacerse cargo de estos animales.


Foto laopiniondemurcia.es

Pronto se les olvidó a muchos la importancia que había tenido tiempo atrás, y la inestimable ayuda aportada. O quizá nunca siquiera pensaron en ello. Quizá ni se acordaron  que con sus vidas habían contribuido por obligación a la experimentación terrible con todo tipo de fármacos y tratamientos virales en pos de un beneficio para los humanos. Sólo gracias a la inestimable ayuda de sus antiguos cuidadores y la intervención de la Sociedad Protectora de Animales de EE.UU los chimpancés lograron sobrevivir, escapando por los pelos a tiempos terribles en los que la región estuvo envuelta en dos conflictos armados y como ya hemos comentado una horrible epidemia de ébola. Muchos de los ejemplares abandonados terminaron muriendo.



Foto BBC.com

O se hacía algo y se tomaba parte en el asunto o por sí mismos no seguirían viviendo por mucho tiempo, su supervivencia pendía de un hilo, y ése hilo era tan fino como la necesidad de que cada varios días les llevasen comida y agua. La longevidad media de un chimpancé puede alcanzar los 60 años, y urgía la necesidad de un  protocolo inmediato de actuación para salvaguardar su estabilidad social y poner en marcha los mecanismos necesarios para realizar controles de natalidad, epidemiológicos y de movilidad del grupo para evitar que los ejemplares infectados pudieran alterar el medio contagiando a otras especies y descontrolando todo un hábitat. Para ello hacía falta medios económicos y esto siempre es el problema, por encima de cualquier otra prioridad, como por ejemplo salvar la vida de estos chimpancés.


Foto lavanguardia.com


Durante un tiempo voces autorizadas del gobierno liberiano y de la dirección del proyecto se tiraron los trastos a la cabeza tratando de desligarse de su propia responsabilidad, argumentado que la manutención de los chimpancés ya no era competencia suya. Gracias a la acción inmediata y constante de la Sociedad Protectora de Animales y las imágenes de los chimpancés captadas a pie de playa, pusieron en tela de juicio el inmoral tratamiento realizado sobre estos animales y su despreciable abandono a su suerte. La repercusión del caso, gracias a la enconada lucha de los activistas, obtuvo varias pequeñas victorias que sirvieron para solventar económicamente un problema constante y paliar el sufrimiento de los animales, hasta que se obtuvo una gran recompensa en 2017 con la firma de un acuerdo por parte del Banco de Sangre para hacerse cargo de la manutención de los 66 chimpancés que sobreviven en la isla durante toda su vida, manteniendo la zona como una reserva y santuario de chimpancés bajo control administrativo.


Foto elmundo.es


Esta historia sucedió hace casi medio siglo y afortunadamente mucho han cambiado las cosas desde entonces pese a que aún está por definir un futuro horizonte donde la investigación científica no necesite el uso de animales para sus proyectos. Está claro que los controles y protocolos de investigación son garantes de una excelente praxis científica en cuanto al bienestar de los animales se refiere y como suele pasar al tratarse de temas controvertidos, no es fácil alejarse de la perspectiva actual a la hora de analizar sucesos de antaño. Pero es imprescindible hacerlo y ser aséptico para mantener una distancia que nos ayude a ver con mayor profundidad y claridad los acontecimientos y sus causas y efectos.


Foto BBC.com

Si bien la experimentación con animales es un tema complicado de tratar y si ponemos sobre la mesa todas las opciones y contamos con las ventajas y problemas que plantea, nos topamos con un nudo que como el gordiano será complicado deshacer. Solo me vienen a la mente contradicciones ante éste dilema. Y he de decir que no son de fácil solución. Por una parte la experimentación con animales ha sido imprescindible para lograr salvar millones de vidas humanas, pero a su vez, el empleo de primates con los que compartimos hasta un 99 por ciento de nuestros genes hace que un nudo crezca y se encone en mí garganta cuando pienso en el sufrimiento padecido por ellos. Por otro lado también trato de calcular el beneficio final. Y me doy cuenta de que es de una importancia necesaria y capital, porque la investigación y posterior creación de las vacunas, anestésicos, antiinflamatorios y analgésicos han mejorado, sanado y alargado la vida no sólo de los seres humanos, sino que gracias a ellas se han podio vacunar y calmar las dolencias de todos aquellos animales que acompañan nuestros pasos a diario en este mundo y son tan necesarios para nuestra existencia, desde la ganadería, las granjas o aquellos que nos hacen felices y conviven con nosotros como fieles amigos y aliados.  


Foto compromisoatresmedia.com


Pero jamás será admisible la falta de controles estrictos. Y ha de  exigirse que los estudios con animales se realicen como última alternativa posible en cualquier proyecto de investigación. Tampoco puedo entender la ausencia de remordimientos o la carencia de empatía, y el solo hecho de pensar en que se puedan escatimar recursos económicos que ayuden a salvaguardar la vida de aquellos animales que han sido tan útiles me parece deleznable, y pienso que les debemos respeto y un merecido y adecuado recuerdo.


Foto nationalgeographic.com.es


Arrancados de su arbóreo mundo salvaje fueron doblegados bajo el yugo que impone la disciplina científica, rígida doblez que parte en dos la conducta animal y diezma la capacidad del propio principio del “yo” infinito, ése inviolable e innegable envoltorio que nace y muere con cada ser vivo de este planeta. Fueron capturados e inmediatamente encerrados en barracones. Privados de libertad terminaron cautivos por años, presos de la luz del día, cegados por el miedo y heridos por el abandono; recluidos forzosamente sin poder apreciar el brillo estelar sobre las copas de los árboles al llegar la noche mientras musitaban su lamento en lo profundo de su improvisado hogar llegada la alborada. Y todo pasó justo allí,…en un escondido rincón de una pequeña ínsula liberiana, lugar en el que aún susurran su dolor y su pena.


Aportes y Datos:

BBC 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-37408948

La Vanguardia

https://www.lavanguardia.com/natural/20181212/453520613739/monkey-island-chimpances-abandonados-enfermedades-contagiosas-experimentos.html

Cuarto Milenio

https://www.cuatro.com/cuarto-milenio/isla-monos-medicina-experimentacion-monkey-island_18_2760720027.html

BioBioChile

https://www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/debate/2018/12/15/monkey-island-la-tragica-historia-de-la-isla-de-los-chimpances-infectados-con-virus-mortales.shtml


17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias amiga...un abrazo y cuídate.

      Eliminar
    2. te cuento tengo mas tiempo Asombrada lo he leido No sabia nada empecé a saberlo gracias por compartir tu ingenio

      Eliminar
  2. Creo haber visto hace poco un documental sobre esto, un tema tan complicado como opinable, y por lo tanto, conflictivo. Muy interesante, como siempre.
    Pd
    participarás con tu foto para la tarjeta navideña de este año? es abierto a todos los bloggers

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es conflictivo y entiendo que difícil de abordar, por ello he tratado de exponer aunque brevemente los pro y contras de la experimentación con animales. Pero lo que no es comprensible y que creo que muy denunciable, como a sí fue, es el maltrato y su abandono.
      Muchas gracias amiga por estar. En cuanto a lo de la foto, no hay problema, sólo necesito saber cómo hacer para enviártela.
      Un abrazo y cuídate.

      Eliminar
  3. Sabes muy interesante y triste , siempre me
    han dado pena cuando veo documentales de
    ellos, algunos son mal tratados,gracias por
    mostrarnos mas de ellos.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que tengamos que contemplar estos casos tan extremos. Entiendo que no son la norma y que el respeto y el control es exhaustivo, pero ha de valer para denunciar y crear conciencia.
      Un abrazo y cuídate.

      Eliminar
  4. Con demasiada frecuencia, la intervención del hombre en la vida animal subvierte el orden establecido sin saber cuales son los peligros que en el futuro habrá de comportar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amigo. Pretendemos controlarlo todo y a todo ser vivo del planeta. Pero hemos de respetar y sentir que no podemos dejar desamparados a estos animales que además nos aportaron tan grande ayuda.
      Un abrazo y cuídate.

      Eliminar
  5. Es terrible lo que hizo este laboratorio, de los 200 chimpances sobrevivieron 66, tendrian que tener respeto por la vida animal. La ciencia para obtener evolucion en los medicamentos abusan de los animales, bien por reaccionar la Sociedad Protectora de animales.
    Un informe cruel y real. Que tendria que haber mas protocolos para tratar con animales.
    Un beso Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda una tragedia que afortunadamente pudo terminar con un acuerdo de salvaguarda de estos animales. Yo, que me considero un amante de los primates, creo que lo sucedido fue algo lamentable, que no ah de volver a pasar.
      Gracias por estar y dejar tu huella amiga.
      Un abrazo y cuídate.

      Eliminar
  6. ¡Impresionante y conmovedora entrada!
    Sinceramente, no quisiera verme metida en la piel de cualquiera de esos chimpancés.
    Si ellos pudiesen hablar... me aterra pensar en el sufrimiento que día tras día han ido acumulando tras su captura.
    Siempre me ha gustado tomar partido por una u otra opción, pero puedes creerme que, en este caso tan delicado, temo no saber opinar, haré de Pilatos y lo dejaré en manos de esas personas que tengan poderosas razones y sean conscientes de que los beneficios que aporta el sacrificio de unos pocos primates, compensa con creces al contribuir protegiendo a la población humana.
    Por lo que no paso, es dejarlos más o menos abandonados a su suerte, no es de extrañar que las Sociedades Protectoras de Animales se rebelen y busquen apoyos para protegerlos.
    Me has dejado pensando.
    Cariños y disfruta del fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudieran hablar seguro nos daban una gran lección de humanidad, ésa humanidad que nosotros como humanos no demostramos en ocasiones con ellos. Supongo que no es la norma y que hoy se hacen las cosas de otra manera. Pero es lamentable que se llegase a ése punto de abandono.
      Siempre mi abrazo amiga...cuídate mucho.

      Eliminar
  7. Hola Jorge no sabía nada de estos experimentos quedo asombrada y triste, ahora me doy cuenta, todos somos animales, lo de racionales en muchos casos lo pongo en duda. Muy interesante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema controvertido. Lo que nos e ha de admitir en ningún caso es el sufrimiento de ningún ser vivo.
      Un abrazo amiga, me encanta ver tu huella amiga .
      Cuídate.

      Eliminar
  8. Hola Jorge, como estas?
    Esta entrada es terrible, por supuesto un tema controvertido porque entran en funcionamiento cuestiones y dilemas religiosos, filosóficos, científicos, prácticos. Este tema puntual de la experimentación tan atroz con esos chimpancés y su posterior abandono alegando falta de recursos etc etc...me parece aberrante.
    Adoro los chimpancés, pero si se tratase de cualquier otro animal sometido brutalmente, dejado abandonado a su suerte y limitado en sus potencialidades de encontrar recursos para subsistir porque fue "literalmente explotado" en nuestro beneficio hace poner la piel de gallina..
    suerte que existen asociaciones que velan por la protección de las especies en el mundo entero pero quizás deberíamos hacernos muchas preguntas en relacion a nuestra propia vida y a nuestros derechos por sobre los que injustamente llamamos "animales". Un tema que da para debatir horas y horas y seguramente todos tendremos distintas opiniones y sentires... Bendecida sea la ciencia que salva vidas, pero que no sea a costa de otras que a mi criterio, valen tanto como la nuestra.. abrazo enorme y gracias por tus aportes siempre tan interesantes . Bonita semana

    ResponderEliminar
  9. Un asunto complejo. Pero primordial que no vuelva a ocurrir el abandono de animales y menos aún su tortura.
    Gracias por dejar tu huella en este sendero.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar

ENTRADA RECIENTE

PUNTO NEMO (EL LUGAR MÁS INACCESIBLE DEL PLANETA)

  J.J.D.R. Hay un lugar de nuestro mundo donde un profundo silencio se cierne sobre el horizonte oceánico. El sol fustiga con su celeste l...