18 septiembre 2021

MEMBRÁCIDO BRASILEÑO (APUNTES SOBRE EL INSECTO MÁS EXTRAÑO DEL MUNDO)

 

J.J.D.R.

Al abrigo del húmedo y espeso bosque amazónico, escondido bajo una enorme hoja con forma de Pamela, un diminuto y extraño ser mantiene quieto y oculto su cuerpo tratando de pasar inadvertido ante el paso continuo de otros insectos que desfilan junto a su verde y húmeda morada. Para los oriundos habitantes de este pedazo de terruño amazónico, el aspecto del extraño ser, aparentemente, parece no causar sensación alguna, aunque él mismo sabe que cuando hace acto de presencia en público, sobre todo en tardes soleadas, sus vecinos insectos cuchichean y se ríen de su aspecto en cuanto se da la vuelta.


Foto anafisclass.com


Lo curioso de esta historia de pequeños seres vivos de nuestro mundo, es que el Membrácido Brasileño, así conocido por el ser humano, -ahora que le otorgo la facultad de poder expresar sus sentimientos haciéndome pasar por entomólogo- sicólogo-, diría que ciertamente es el insecto más feo y raro del mundo, aunque eso no justifica que, por ser como es, el resto del mundo insectario se mofe a todas horas de su aspecto.


Foto reddit.com


Para entender su complejo físico y ser partícipes del motivo de su malestar, usaremos como herramienta visual una lupa, ya que su cuerpo apenas mide de 4 a 7 milímetros, y esto nos ayudará a conocer en detalle su curioso aspecto. Es en ése momento y a través del convergente cristal,  cuando la sorpresa y el asombro nos invade al comprobar con detalle este insecto sudamericano, el cual parece haber sido creado por la mente fantástica de un experto en el diseño de personajes de ciencia ficción.


Foto extremomundial.com


El Membracido brasileño, cuyo nombre científico es Bocydium Globulare, pertenece al orden de los Hemípteros y su hábitat comprende ciertas zonas de la selva profunda amazónica brasileña, bosques húmedos de las dos Guayanas y regiones frondosas tanto de Perú como de Surinam. Es un insecto al que se denomina como folívoro o filófago, animal que se alimenta exclusivamente de las hojas de las plantas y árboles, en cuyo dorso ponen sus huevos y sus larvas crecen succionando la sabia de las hojas. El arbusto o planta de la Gloria “Tibouchina Urbilleana” es la planta cuyo ciclo vital está estrechamente ligado con la del Bocydium brasileño.


Foto ecured.com


Y bien. Ahora toca hablar de lo realmente impresionante de este insecto, que es su aspecto y es todo un enigma para los entomólogos. Su cuerpo tiene una tonalidad oscura. Tiene dos alas y seis patas que destacan por su intenso color amarillo. Pero lo realmente llamativo son los apéndices que sobresalen de su cuerpo y que aún está por dilucidar y comprender la función que desempeñan. Estas protuberancias, que asemejan ser cabezas independientes, oscuras esferas u ojos, son unos apéndices parecidos a modo de cuernos cubiertos por pelo. Para algunos expertos, su función estaría ligada a un complejo sistema de cortejo. Para otros, es como un sistema de alerta rápida capaz de captar las vibraciones producidas en el aire ante la proximidad de un depredador. Por último, y para otros entomólogos, su función es meramente comunicativa, y son una especie de antenas trasmisoras y receptoras que sirven como telégrafo antiguo o wasap moderno capaz de enviar y recibir información entre los miembros de su especie.


Foto supercurioso.com


El Membrácido brasileño se ha ganado a pulso el título de insecto más raro del mundo. Al menos, el más extraño conocido hasta la fecha. Y, aunque su apariencia despierte todo tipo de rumores en su vecindario, no hay tarde soleada en la que no se le vea gozando del calor de la vida sobre una verde hoja o paseando orgulloso de sí mismo por la piel rugosa de una rama.


Aportes y Datos:

Enciclopedia de Animales

https://enciclopediadeanimales.com/bocydium-globulare/

Gizmondo

https://es.gizmodo.com/este-insecto-brasileno-es-probablemente-el-bicho-mas-ra-3783789

Wikipedia

https://es.wikipedia.org/wiki/Bocydium_globulare

Animales Raros

https://www.animalesrarosdelmundo.com/invertebrados/membracido-brasileno/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 septiembre 2021

ENIGMA YONAGUNI

 

J.J.D.R.


Aquel día, una vez más, se sumergía para buscar nuevas ubicaciones que ofrecer a los clientes de su agencia de viajes. Decenas de veces había encontrado corrientes muy próximas a la costa que atravesaban  grutas o pequeños acantilados que eran senderos submarinos en donde el enorme tiburón ballena o su pariente el tiburón martillo usaban en sus rutas en busca de alimento, convirtiendo estos itinerarios en un efectivo reclamo para los apasionados de la fotografía subacuática. Sin duda aquel pedazo de tierra y mar era un lugar especial y Gaia se había mostrado generosa con aquellas costas asiáticas engalanándolas de rincones únicos para el buceo y la práctica de numerosos deportes acuáticos. Muy despacio descendió unos cuantos metros más. Aún podía ver las centellas del sol difuminarse sobre su cabeza y lentamente se encaminó hacia el oscuro abismo hasta que el silencio y la soledad  tejió a su alrededor una espesa red que atrapó su cuerpo dejándolo a merced de la fuerte corriente y de un hondo silencio. De pronto un escalofrío sacudió su cuerpo bajo el traje de neopreno al descubrir frente a él una enorme estructura de grandes muros de piedra. La estructura, un enorme monolito de piedra, era de dimensiones extraordinarias y se podía ver a simple vista esquinas pulidas y escalones oscuros que ascendían por una de sus caras. Al instante fue consciente de que aquella extraña estructura que ahora iluminaba con su potente foco y que mostraba un perfecto alineamiento entre sus terrazas y muros, podía cambiar parte de la historia conocida y sería asunto de acalorado debate en los próximos años.


Estructura Yonaguni Foto eltiempo.com


El hallazgo en el año 1985 realizado por Kihachiro Aratake, director de la Asociación de Turismo Yonaguni Cho, no tardó en aparecer en numerosos medios de comunicación. Como él mismo intuyó al toparse de frente con aquella enorme estructura de piedra en su inmersión junto a la costa de la isla Yonaguni, - perteneciente al archipiélago RyuKyu al sur de Japón-, las secuencias fotográficas y su difusión alteraron de inmediato el panorama científico. De ser cierto y corroborarse las noticias que llegaban atropelladas tras la confusión inicial, aquello era un gran bombazo mediático. A priori, las instantáneas mostraban un enorme complejo de manufactura humana que se hallaba sumergido desde su base a unos 25 metros de profundidad pero cuya cúspide piramidal se podía apreciar a tan sólo 5 metros de la superficie. De ser cierto, de comprobarse que el complejo arqueológico era de manufactura humana, sería necesario realizar una revisión a fondo y considerar de inmediato la reconstrucción total o parcial de la cronología histórica y oficial de la región asiática y por ende del mundo.


Mapa isla de Yonaguni Foto esascosas.com


A todas luces, y tras varias inmersiones en las que se llevaron a cabo las primeras mediciones y se realizaron numerosos vídeos y se tomaron fotografías; todo indicaba que lo que parecía una enorme pirámide sumergida, llevaba allí el tiempo suficiente como para tener que reescribir parte de la historia conocida. Y como ya sabemos, no es plato de buen gusto para los científicos ortodoxos admitir que tal vez se equivocaron en sus cálculos y estudios y una humanidad mucho más antigua y compleja que la establecida hasta la fecha existió en diferentes lugares de la tierra, capaces de edificar gigantescos complejos arquitectónicos que tiempo después fueron abandonadas, como el caso de Gobekli Tepe en Sanliurfa (Turquía) que terminó sepultado bajo tierra, o sumergidas bajo el mar muy probablemente debido a algún evento natural y extremo de consecuencias terribles como es más que probable en el caso de Yonaguni.


Foto prunellblog.com


La enorme estructura piramidal tiene una longitud de 50 metros y otros 20 de anchura. Se puede apreciar con claridad como paredes, vértices, aristas, ángulos y escalinatas, mantienen una alineación perfectamente estructurada, y ciertamente todo parece indicar que se trata de una construcción realizada por el ser humano. Su simple existencia es un gran enigma, un acertijo hasta ahora sin solución. Se ha establecido una antigüedad de alrededor de 10.000 años. Fecha que otorga a esta edificación más antigüedad que las más antiguas edificaciones halladas en Mesopotamia y también más longevas que las pirámides egipcias. De nuevo aparece la enigmática cifra de los 10.000 años. Una y otra vez, junto a los senderos que nos lleva tras la búsqueda de curiosidades de nuestro mundo, esta cifra se define como la insospechada base de un cambio sustancial en nuestro universo sapiens, como el hilo conductor hacia un saber que no alcanzamos a descifrar y, una y otra vez, es un marcador que parece indicarnos que algo extraordinario sucedió en nuestro mundo y posiblemente cambió el designio de nuestra especie y por ende de nuestra historia conocida. Esta reflexión particular daría para un texto demasiado largo. Volvamos pues a Yonaguni.


Foto japonpedia.com


Para Robert Schoch, investigador de la Universidad de Boston, la formación del monolito submarino es totalmente natural, habiéndose creado por la acción directa de las erupciones en una zona estrechamente ligada a estos fenómenos y cuyos movimientos sísmicos tienden a fracturar las rocas de manera regular provocando estas simetrías y líneas perfectamente regladas. Por todos es sabido y asumido que Gaia es un complejo y maravilloso cajón de sastre capaz de dibujar y recrear paisajes oníricos e inimaginables. Pero bajo mi humilde opinión, que no es más que la de un profano en materias geológicas, es presuponer mucho que lo que hay bajo las aguas de las costas de Yonaguni, sea el producto de la acción única y exclusiva de la propia naturaleza. ¿Y si fuera producto de ambas acciones? Este otro planteamiento es el que esgrime Masaaki Kimura, sismólogo y geólogo marino, profesor emérito de la Universidad Ryukyus de Okinawa (Japón), que lleva más de dos décadas estudiando la enigmática estructura de Yonaguni. En su teoría, defiende que la formación en su origen pudo crearse de manera natural en superficie, siendo moldeada y perfilada por la mano del hombre para su utilización. Con qué propósito y qué función desempeñaba es otro misterio. Una de las premisas que tratan de dar verisimilitud a su teoría es la aparición en la parte central de la escalinata de la estructura de una enorme grieta que habría servido como entrada al interior del recinto. La roca que conforma la grieta es una piedra calcárea no natural de esa región de Japón. Dadas las condiciones de la zona, que en época muy antigua fue un enorme glaciar –hablamos del final de la última glaciación, final de la edad del hielo- defiende la idea que pudiera tratarse de una edificación cuya funcionalidad fuese la de gran aljibe de agua pues se han encontrado dos grandes orificios de dos metros de profundidad en el centro del monumento. Para Kimura, Yonaguni es una pieza fundamental para tratar de reorganizar nuestra visión e interpretación de nuestro pasado más antiguo.


Foto mailxmail.com


El 4 de mayo de 1998 un terremoto submarino barrió por completo la zona dejando innumerables daños en la estructura y sacando a la luz nuevas estructuras antes ocultas, como Zigurats similares a los mesopotámicos, pero que serían mucho más antiguos. Es muy importante señalar que hasta la fecha no se han hallado herramientas ni en las proximidades hay canteras de donde se pudieran haber surtido para su construcción. En últimos estudios, se han podido identificar numerosos agujeros en la parte más superficial de la estructura, que se creen podrían haber tenido como función el soporte de pilares de madera en tejados y techumbres. Actualmente se han contabilizado un total de 10 estructuras en la región de Yonaguni y otras 5 similares en la de Okinawa.


Foto bbc.com


Para el polifacético Diego Cortijo, escritor, reportero, fotógrafo y relevante investigador de la Sociedad Geográfica Española, todo un auténtico Indiana Jones moderno, Yonaguni es una pieza clave y fundamental para iluminar una etapa de nuestra historia en la que posiblemente un enorme cataclismo global ocultó la huella de antiguas civilizaciones de las cuales tan solo nos ha sido legado el recuerdo diluido en leyendas y mitos en casi todas la culturas y lugares de nuestro globo terráqueo.


Isla de Yonaguni Foto semana.com


Kimura lo tiene claro. Y así se lo trasmite en su entrevista a Diego Cortijo al señalar que son evidentes los hallazgos de manufactura humana en los restos arqueológicos así como el trazo de la utilización de herramientas, aunque, como ya dijimos anteriormente, por el momento no se ha hallado resto alguno de las mismas. Parece evidente que este complejo sumergido no es producto de un capricho natural y la identificación de terrazas y escalones perfectamente tallados en todo el recinto sumergido así lo atestigua. Algo sucedió en este lugar hace mucho tiempo. Y ése algo fue de dimensiones apocalípticas, que hizo que todas estas edificaciones que por aquel entonces reposaban en la superficie, terminaran sumergidas bajo el mar. Además,  anota el investigador nipón, en 1771 un enorme Tsunami asoló las costas japonesas con olas de hasta 40 metros de altura. Cierto es que bien pudo ocurrir algo similar milenios antes.


El investigador Diego Cortijo Foto diegocortijo.com


Al oeste de la isla un hito identifica la zona como la más occidental de Japón. En su superficie, caballos de apenas un metro de estatura, los Yonaguni Uma, recorren salvajes los páramos del archipiélago de RyuKyu mientras la mariposa Atlas, la más grande del mundo, se mimetiza entre las copas de los árboles y engaña a sus posibles depredadores con su peculiar dibujo grabado en la terminación de sus alas que se asemeja a la cabeza de una serpiente. Yonaguni es una isla llena de curiosidades. Ya sea en superficie o bajo sus aguas, sin lugar a dudas es una isla repleta de curiosidades y un enigma submarino oculto durante siglos. Míticos relatos cuentan cómo el ser humano estuvo al filo de su desaparición. Narran la existencia de civilizaciones complejas y como desaparecieron tras un trágico evento natural. Es de desear que los restos submarinos hallados en Yonaguni, alumbren tanta luz como están aportando los hallazgos recientes en Gobekli Tepe, y logremos escribir esas líneas histórico temporales cuya ausencia es todo un misterio para el entendimiento de nuestro pasado más remoto y una laguna en la memoria colectiva de nuestra especie. 


Aportes y Datos:

Red Historia

https://redhistoria.com/las-ruinas-yonaguni-misterio-la-historia/

BBC 

https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-57300178

Japonpedia

https://japonpedia.com/ruinas-yonaguni/

El Confidencial

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2021-03-16/yonaguni-estructuras-japon-ciudad-sumergida_2991840/

Diego Cortijo

https://www.diegocortijo.com/post/2014/03/21/expedici%C3%B3n-yonaguni


ENTRADA RECIENTE

MANTIS ORQUÍDEA

  J.J.D.R. Alada dama de la húmeda selva. En sus patas terciopelo, rosados pétalos florecidos para el engaño. Sortilegio sutil el que pose...