30 octubre 2020

FARO DE TEVENNEC & FARO DE LA YEGUA (CENTINELAS DEL MAR)

 

J.J.D.R.


Hay faros solitarios que son auténticas leyendas marinas. Estos centinelas del mar han sido para los navegantes a lo largo de la historia y aún lo son en la actualidad, luz de esperanza y guía en días de mala mar y noches de tempestades. Hay faros de porte elegante, algunos levantados sobre colinas desde donde dominan el horizonte y son más visibles. Otros se encuentran en medio de la nada, rodeados de agua y a merced del clima y los caprichos de la mar. Hay faros antiguos y destartalados cuyas diáfanas luces parecen que gimotean con sus discontinuos parpadeos antes de desvanecerse entre las olas y la espuma. Hay faros altos y pequeños, algunos de llamativos colores o simplemente satinados por el verde y húmedo manto de algas y ostiones que se adhieren como una segunda piel a sus paredes ajadas por la bravura del océano. Pero también existen faros legendarios, impenitentes, guardianes de soledades y tormentas, testigos de tragedias e iluminadores de leyendas antiguas que hoy día son ubicaciones turísticas muy apreciadas por la escenografía fotográfica que esgrimen sobre el paisaje.


Faro de Tevennec Foto www.repubblica.net

Un estandarte entre estos faros legendarios es el de Tevennec, situado en el litoral Bretón, región del atlántico de dificultad manifiesta para la navegación debido a su abrupta geografía repleta de arrecifes y acantilados e impregnada por una meteorología rápidamente cambiante y voraz. A esta región marítima cercana a Punta de Raz se la conoce como Finisterre, cuyo paralelismo con el Finisterre español y su costa de la muerte es destacable y evidente. Hasta un total de 84 faros salpican este litoral Bretón, destacando el de Tevennec por su historia repleta de tragedias marinas, que conforma a su alrededor un halo de misterio.

Foto vix.com

Cuenta la leyenda que durante las guerras napoleónicas el navío francés Sédui Sant se hundió junto al peñón de roca que posteriormente sería el lugar donde se ubicaría el faro de Tevennec. Se dice que durante varias noches los marinos supervivientes, heridos, desorientados y desesperados, gritaron pidiendo auxilio durante horas, pero la horrible tempestad se llevo consigo aquellos lamentos. Cuando finalmente se pudo acceder al montículo de roca un implacable silencio confirmó la tragedia. Desde entonces, cuentan que en la soledad del día o la noche, se escuchan los gritos y lamentos de los desafortunados marinos.

Foto orangesmile.es

La construcción del faro de Tevennec no fue nada fácil pues el mal tiempo y la orografía del lugar entorpecían las tareas de los obreros, que se afanaban en  jornadas eternas marcadas por el constante sacudir de olas de hasta 14 metros y soportando constantes rechas de vientos intempestivos. Su construcción, a cargo del arquitecto Pablo Joli comenzó en 1867 y se fue encendida su primera luz en 1875. La región del mar de Iroise desde Punta de Raz hasta isla de Sein comenzaba a ser algo más segura gracias al concierto de estos centinelas del mar. Pero un gran problema comenzó a plantarse sobre la funcionalidad de estos faros, pues en algunos casos, como fue en el caso de Tevennec, su ubicación tan aislada hacía que solo pudiera ser abastecido de víveres durante largos periodos de tiempo y la soledad y el hastío de los días interminables hacían mella en sus ocupantes.

Foto lasprovincias.es

Se llegó a distinguir la viabilidad de los faros según categorías, conociéndose como faros paraísos lo que se hallaban en tierra firme, faros purgatorios, aquellos que se ubicaban en pequeñas islas, y por último los faros infierno aquellos que directamente estaban en medio de la nada totalmente rodeados de mar. Por lo tanto este de Tevennec era un faro purgatorio, y así lo confirmaría su propia historia, pues en las historias de penurias pasadas por los distintos fareros que vivieron en él, marcó su funcionalidad y posterior leyenda negra.

Foto cosasexclusivas.com

Henry Porsmoguer fue el primer farero de Tevennec. Nativo de la isla de Seim, tan sólo aguantó en el puesto cinco meses. Un mes menos duró su sustituto Gilcher Hervé Marie, quien tras abandonar el faro comentó que prefería el castigo de pena de cárcel por su abandono de funciones a seguir trabajando en aquel tortuoso aislamiento que rozaba la locura. Y es que el único contacto con el exterior se realizaba cada dos semanas, periodo de tiempo que había que esperar para recibir nuevos suministros. Dadas las circunstancias a las que se enfrentaban los fareros, periodos prolongados de aislamiento y soledad, se permitió que estos fueran acompañados de sus familias. Así, en 1900 la familia Quemeré fue la primera en lograr pasar hasta cinco años viviendo en dicho faro, tiempo que dedicaron a engendrar y ver crecer hasta tres retoños. Les seguirían los Queré y los Ropart, estos últimos se marcharían en 1907. Seguramente quien peor experiencia pasó en aquel faro fue la esposa de uno de los fareros que tras fallecer tuvo que convivir con el cuerpo del difunto durante tres eternos meses hasta que finalmente llegó la ayuda necesaria para poder escapar de aquella horrible experiencia.

Poco después, en concreto en 1910, el faro se automatizó y desde entonces nadie más vivió allí.  Se acabaron los suplicios de los días y las noches sin luz, sin apenas agua, y con las constantes tormentas asolando la isla bajo el griterío y los lamentos fantasmales que se decía surgían de las profundidades del mar.

Foto marinareservation.com

He de comentar que, en tiempos recientes, un equipo de buzos que trabajaban en la zona, descubrieron sifones y grietas en cavernas ocultas bajo el islote. Es más que probable que el viento y las fuertes corrientes al entrar y salir con fuerza por estas grietas subterráneas, fuesen el instrumento creador de esos gritos y lamentos que dieron pie a la leyenda del faro de Tevennec.

A unos 300 metros de la isla de Quessant, y 20 kilómetros de la costa francesa y también en el denominado Finisterre Bretón, tan incauto como persistente se alza el faro de Jument (La Yegua), vigilante, altivo e imponente, en una zona marítima que sólo en 1896 fue testigo la pérdida de más de 250 personas bajo sus aguas, tras el hundimiento del navío inglés Castillo de Drumwond. Sólo en apenas unas pocas millas a la redonda se encuentran cinco faros como ayuda a la navegación, que simplemente se torna complicada y de gran riesgo por las constantes y fuertes corrientes subterráneas y las continuas mareas altas entre arrecifes rocosos que juegan al escondite entre las enormes olas que los ocultan y envuelven con su enconada fuerza. 

Foto en.wikipedia.org

La construcción de este faro se inició en 1904, como proyecto iniciado por Charles Eugene Rotson, miembro de la Sociedad Geográfica de París y cuyo coste inicial se contabilizó en 850.000 francos. No fue hasta el 15 de octubre del año 1911 cuando se iluminó por vez primera, pero la estructura se movía y se hubieron de realizar trabajos de anclaje mediante cables al subsuelo para poder estabilizarlo. Las constantes mareas y el atroz latigazo de las enormes olas eran tan constantes, que se temió que tan reciente inversión acabase pronto bajo el mar. Su altura es de 47 metros y su luz alcanza los 39 kilómetros a la redonda. Se logró estabilizar su estructura anclada al mar mediante tres cables de 30 metros de largo en el año 1940, consolidando la estructura.  El faro fue automatizado en 1991. Uno de sus últimos fareros fue Theódore Malgorne, quien pasará a la posteridad por haberse topado con un instante prodigioso captado por el objetivo del fotógrafo Jean Guichard.

Faro de la Jument Foto es.advisor.travel


Supongo que ante la lenta pasividad del tiempo dentro de una torreta en medio de la nada, siendo golpeado constantemente por enorme olas que quieren partir en dos mitades lo único que te mantiene a salvo de la furia de la naturaleza, la odiosa monotonía del aburrimiento ha de ser combatida con ingenio, mucha lectura, oficio y altas dosis de paciencia. Aquel día jueves 21 de diciembre de 1989, Theodore Malgorne llevaba días siendo maltratado por una tempestad fuera de lo común, con vientos de fuerza 10 que arrancó la balaustrada y destrozó todos los cristales de las ventanas de la primera planta. Haciendo que muchas de sus pertenencias desaparecieran arrancadas por el viento y la fuerza de las olas. La planta de abajo del faro se había inundado, y aquella situación era ya de clara emergencia. Decidió ascender hasta las plantas superiores cuando el ruido de un helicóptero alertó sus instintos y pensando que venían a rescatarle abrió la puerta del faro para hacerse ver. En aquel instante, en ése preciso momento, el fotógrafo Jean Guichard, que desde el helicóptero realizaba un reportaje de los faros bajo la tempestad, comenzó a disparar su cámara. En una décima de segundo, una enorme ola que cubrió por completo el faro, justo en el instante en el que el farero decidió cerrar la puerta décimas de segundos antes de que el faro fuese engullido por la enorme ola.

Foto destinoinfinito.com

Theodore Malgorne pudo ser rescatado sin que nada le ocurriese más allá de pasar mucho miedo, a pesar de tratarse de alguien acostumbrado a convivir a diario con la soledad ante la fuerza del mar y la meteorología adversa. Nunca pensó que aquel día de diciembre, su silueta se haría mundialmente famosa, justo en el instante en el que la mar enfurecida estuvo a punto de llevárselo para siempre.

Theodore Malgorne Foto nitgard.wordpress.com

La instantánea tomada por Jean Guichard está incluida dentro de su afamado libro Faros publicado en 1992, con el que obtuvo varios premios y en concreto con la foto del faro de Yegua un segundo premio en el prestigioso certamen del World Press Photo, y que hoy día es  todo un clásico entre las fotografías sobre tempestades y faros marítimos.

Foto bonis.foroactivo.com

Habla el mar un idioma antiguo, indescriptible, cuyos vocablos son rugidos que cincelan costas y resquebrajan la tierra. Y aunque audible y ensordecedor por momentos, tan sólo es comprensible por aquellos que fueron capaces de dormitar entre su íntima verborrea de sal y espuma a la par que eran azotados por el grito constante que surfeaba la cúspide de la terrorífica ola segundos antes de romper contra la piedra herida o dormitar para siempre en el fondo marino.  Los mares del mundo se comunican mediante un lenguaje único, arcaico, como lo es su propia génesis y cronología. Y en ciertas costas, lugares estos donde mejor se expresa su oratoria por ser donde fenece su fuerza, elevan su lamento al morir en brazos de la arista de piedra, del púlpito enmarañado por moluscos y conchas, bajo el dolmen sumergido, o en brazos del faro impertérrito que se yergue solitario en su camino iluminando su destino final. 

 

Aportes y Datos:

Las Provincias

https://www.lasprovincias.es/sociedad/201602/22/huesped-faro-maldito-20160221235601-v.html

El Baúl de Josete

https://elbauldejosete.wordpress.com/2008/10/02/el-pulgatorio-de-tevennec/

Wikipedia

https://es.wikipedia.org/wiki/Faro_de_la_Jument

El País

https://elpais.com/elpais/2015/04/06/paco_nadal/1428301800_142830.html

 

 

 

 

09 octubre 2020

LA LIBERTAD ILUMINANDO EL MUNDO

 

J.J.D.R.


En su mano derecha sostiene una antorcha que ilumina la bahía al llegar la noche, y desde la puntiaguda corona de siete puntas que rodea su cabeza, se perfila la línea infinita que dibuja el horizonte sobre las aguas del atlántico norte. La colosal silueta de la estatua de la libertad, con su regio porte, es una de las imágenes más reconocibles del mundo y todo un emblema e icono para Nueva York y los Estados Unidos de América. Y es que hay estampas que parecen inamovibles como si formaran parte desde siempre del paisaje de algunos lugares del mundo, y aunque parezcan inalterables, su origen, construcción y traslado, son capítulos desconocidos para mucha gente.


La Libertad Iluminando el Mundo Foto www.traveler.es

La “Libertad Iluminando el Mundo”, pues éste es su nombre original, fue un regalo del pueblo francés al norteamericano por la conmemoración del centenario de la firma de la declaración de independencia de los EE.UU. y la amistad entre ambos pueblos. Fue esculpida por el jesuita e historiador Frederic Auguste Bartholdi, al hacerse eco de la idea inicial propuesta por Edouard de Laboulaye ante la llegada de la fecha en la que se cumplirían cien años de la independencia de los EE.UU. Pero ante un proyecto que desde su inicio se presentó como una obra de gran calado tanto arquitectónico, escultural, como económico, terminaron uniéndose otros especialistas que idearon e hicieron posible la construcción de este símbolo de libertad, como fueron Gustave Eiffel (el mismo que posteriormente construyó la afamada Torre parisina) que se encargo de diseñar la estructura y forjado interior de la estatua, uniéndose al proyecto al fallecer en 1879 Eugéne Violletle quien estaba designado como encargado de esta tarea. Y por último Richard Hunt a quién se le confirió la tarea de construcción del enorme pedestal sobre el que se alzaría la estatua, para que fuese posible ser vista desde todos los puntos posibles de la bahía de Manhattan y a gran distancia.


Los tres artífices del proyecto Foto www.estatuadelalibertad.info

Por lo tanto, Bartholdi se dedicó a esculpir la cara y el cuerpo de la estatua, para lo que se inspiró, según se cuenta de manera extraoficial, en la rostro de su progenitora y el cuerpo de su amante, aunque lo cierto es que la escultura presenta todo y cada uno de los rasgos de la diosa romana Libertas siendo más que probable que esta y no otra imagen fuera la que le sirvió de inspiración. Es llamativo que desde el comienzo del proyecto en 1865 tardó todo un lustro en tener terminado su diseño final y su construcción se fue realizando por partes.


Construyendo la Estatua Foto www.unabrevehistoria.com

De esta manera, fue en 1876 cuando presentó en la exposición de Filadelfia  el brazo portando la antorcha como pieza inicial.  Dos años más tarde, e igualmente aprovechando la Exposición Universal de París de 1878, presentó la cabeza y hombros de la Libertad iluminando el mundo. Posteriormente, desde 1881 hasta 1884, se procedió al ensamblaje de cada parte de la escultura como si de un enorme puzle se tratase y fue erigida en un patio aledaño al estudio que el artista tenía en París. Todo estaba listo, la estructura de hierro que permitiría mantener en pie la estatua sobre el enorme pedestal estaba también lista, pero los fondos se acabaron y el pedestal aún no había podido construirse.


Pedestal en construcción foto www.historiasdenuevayork.es


Faltaban alrededor de 100.000 dólares más para poder concluir el proyecto, pero los mecenas y compromisarios parecían reacios a llevar a cabo nuevas donaciones. Llegado este punto muerto, entró en liza un hombre que a posteriori sería mundialmente conocido, o mejor dicho, los premios que llevan su nombre serían mundialmente reconocidos.


Foto gmridiomas.com


Me refiero a Joseph Pulitzer que como director por aquel entonces del periódico The World, lanzó una iniciativa popular de recogida de fondos a cambio de una mención honorífica en sus páginas que en apenas 90 días sumó más de 102.000 dólares, suficientes para  relanzar el proyecto y verlo finalizado. El 4 de julio de 1884 el embajador americano en París aprobaba el desmontaje de la estatua y su posterior traslado a los EE.UU.


Anuncio de donativos creado por Pulitzer Foto www.estatuadelalibertad.info

Ya en enero de 1885 la enorme escultura fue desmontada en 350 piezas y embalada en 214 cajas, un enorme rompecabezas de grandes proporciones que fue cargado en un tren que las llevaría hasta la localidad de Roven lugar desde donde bajó en barco por el cauce del río Sena hasta el puerto de Le Havre. En dicho puerto se embarcó en la fragata l’Isére el 21 de mayo, navío que tuvo el honor de ser el encargado de transportar la emblemática estatua hasta Nueva York, destino que alcanzó el 17 de junio con un retraso de nada menos que diez años sobre la fecha prevista.


EN LA EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE PARÍS Foto www.actuallinotes.com


Volver a ensamblar cada una de las 350 piezas llevó cuatro mese de trabajo. Finalizado el montaje, bajo el mandato presidencial de Grover Cleveland, fue inaugurada en Nueva York el 28 de octubre de 1886 delante de más de un millón de personas y bajo una intensa niebla. En sus inicios fue utilizada como faro, bajo la supervisión de la compañía US Ligthouse Board hasta el año 1902, siendo su luz un haz de guía poco visible y ni la tecnología de la época ni su ubicación hacían que fuese efectiva como faro.


Foto www.estatuadelalibertad.info


El peso de acero total de la estatua es de 125 toneladas. A los que hay que sumar las 27 toneladas de su pedestal de hormigón. Su altura es de 92.989 metros desde la base del pedestal hasta su corona, y porta sobre su brazo izquierdo una tabla de la ley donde está inscrita la fecha de la declaración de independencia de los Estados Unidos de América (4 de julio de 1776). Su color tan característico es debido a la oxidación de la fina capa de cobre que la recubre por completo.


Bartholdi junto al pie de la estatua Foto www.estatuadelalibertad.info



Las siete puntas que sobresalen en su corona representan los siete mares y a su vez los 7 continentes, y está rodeada por 25 miradores desde los cuales se puede disfrutar de excelentes vistas sobre la bahía. Para llegar hasta allí hay que subir 162 estrechos escalones ya que no cuenta con ascensor. Bajo su túnica, a la altura de sus pies que simulan movimiento, se ven las cadenas rotas como símbolo de liberación y en contra cualquier acto de esclavitud o represión.


Foto www.maravillas-del-mundo.com


Alrededor de cuatro millones de personas se acercan a visitar la libertad iluminando el mundo. Actualmente se puede acceder tanto al pedestal como a la corona, no así a la antorcha que se encuentra cerrada desde la explosión sufrida el 30 de julio de 1916 y provocada por agentes alemanes en el puerto conocido como Black Tom donde se ubicaba un depósito de municiones de los aliados, antes de que los EE.UU. iniciaran su participación en el primer conflicto bélico mundial.


Foto es.wikipedia.org


En la explosión la antorcha quedó dañada y ya nunca volvería a abrirse al público. Es más, la antorcha que ahora sostiene la estatua no es la original, sino una réplica bañada con una capa de oro de 24 quilates y que fue sustituida en 1986.


ANTORCHA ORIGINAL Foto es.wikipedia.org


De ahí,  del oro que cubre la antorcha, proviene el bruñido dorado que hoy podemos contemplar. Periódicamente, la estatua de la libertad es sumida en tratamientos de mejora y limpieza, para que su aspecto luzca inmejorable en todo momento.


Foto www.mejores-planes-viajes-nueva-york.com


El 15 de octubre de 1924 fue inscrito como monumento Nacional de los EE.UU., y posteriormente, en el año 1984 pasó a formar parte de la extensa y prestigiosa lista de Monumentos Patrimonio de la Humanidad que otorga la UNESCO.


Foto www.as.com


Amanece sobre la isla de la libertad, al sur de la isla de Manhattan, y los primeros rayos de luz impregnan de un brillo cobrizo la faz de la gigantesca y regia dama libertas. Seduce su poder de expectación dominando isla y bahía con su altivo gesto de autoridad, mientras saluda y da la bienvenida a todo aquel que se arrima a este iluminado rincón de la costa norteamericana. En 2012 el huracán Sandy se dejó notar con gran virulencia a su paso por la costa americana, y sus vientos huracanados pusieron a prueba la estabilidad y resistencia de su estructura férrea y su fina piel de cobre. Por fortuna para todos, su elegante porte sigue guiando la mirada de millones de turistas que apuntan las lentes de sus objetivos hacia la silueta de la dama de la libertad más famosa del mundo.

 

Aportes y Datos:

Maravillas del Mundo

https://www.maravillas-del-mundo.com/Estatua-de-la-Libertad/Historia-de-la-estatua-de-la-Libertad.php

Mola Viajar

https://www.molaviajar.com/la-estatua-de-la-libertad/

A Nueva York

https://www.anuevayork.com/?s=estatua

Wikipedia

https://es.wikipedia.org/wiki/Estatua_de_la_Libertad

 Una Breve Historia

https://www.unabrevehistoria.com/2008/07/la-construccin-del-icono-de-la-libertad.html

 

ENTRADA RECIENTE

MEMBRÁCIDO BRASILEÑO (APUNTES SOBRE EL INSECTO MÁS EXTRAÑO DEL MUNDO)

  J.J.D.R. Al abrigo del húmedo y espeso bosque amazónico, escondido bajo una enorme hoja con forma de Pamela, un diminuto y extraño ser m...