24 agosto 2020

CUEVA AZUL DE VATNAJÖKULL

J.J.D.R.


Entre brumas de nieve y vapores de hielo, bajo el abrazo de témpanos de cristalina tierra movediza; los pórticos de entrada a las cavernas azules permanecen ocultos bajo una gruesa techumbre de verticales muros oscuros, angulosos vórtices que brillan y centellean y terminan reflejando la luminosidad del día en un caleidoscopio de matices azules que gobiernan la cueva en todo su esplendor. Nada en nuestro planeta es comparable con este lugar. El color azul no hace más que sumar belleza en las paredes de la fría sima y el trasluz del hielo cristalino que lo inunda todo se desayuna la oscuridad, y entonces emana el asombro reflejado en las pupilas anonadadas del perplejo viajero.

Foto mylittleadventure.es

Las cuevas glaciares y azules del sur de Islandia son un espectáculo natural de primer orden. Estas grutas de hielo están en constante movimiento y su ubicación debido al desplazamiento de los glaciares cada año puede ser distinta, por lo que es muy importante contar con la participación de un guía local si uno quiere encontrar y fotografiar una de estas estancias maravillosas que Gaia guarda con celo bajo el perpetuo hielo del norte del continente europeo.


Foto islandia24.com

El Glaciar Vatnajokull es el más grande de Europa. Se ubica en Islandia, a unos 390 kilómetros al este de su capital Reikiavik, y solo es accesible de noviembre a marzo. En las enormes extensiones de terreno de los glaciares islandeses hay muchas cuevas de hielo. Pero no todas guardan en su interior la capacidad de reflejar la luz y el color y poder disfrutar de caminar en profundo silencio y ver la pureza de los ríos del deshielo surcando las grietas bajo los pies. Estas cuevas son muy peligrosas. Y la falta de experiencia en este tipo de terreno con numerosos y habituales desprendimientos, o la mala gestión de la ruta sin contar con la experiencia de un buen guía, puede llevar a que se produzcan accidentes que en muchos casos han sido mortales.


Foto proyectonomada.com

No todas las cavernas de hielo son azules. Pero sí, todas ellas, están creadas enteramente de hielo. Se puede contemplar en ellas como el agua al derretirse cae por las innumerables grietas y fluyen a través de manantiales bajo el hielo que,  en algunos casos, como en el de la famosa cueva de Kverkfjoll, siendo manantiales de aguas termales que transcurren tratando de escapar de millones de toneladas de hielo compacto. Estas cavernas son verdaderos laberintos de grietas y simas heladas en constante movimiento. Entre las paredes del hielo puede apreciarse la pureza del tiempo atrapado en las burbujas de aire hace cientos de miles de años.


Foto naturalezasalvaje.es

Los glaciares conforman el doce por ciento del territorio de Islandia. El glaciar Vatnajokull tiene una extensión de 7900 kilómetros cuadrados, una altitud de 2110 metros y una longitud de 150 kilómetros. Un gigante que se mueve lentamente y cuyo resquebrajamiento se convierte en un profundo lamento que se siente y percibe en cada centímetro cuadrado de su superficie helada.


Foto islandia24puntocom

El frío es tan eterno en Islandia como las burbujas de aire atrapadas en las paredes de sus glaciares. El sol aparece lejano y difuso y sus haces de luz escapan de la gélida bruma para acariciar los témpanos límpidos y arcaicos de las cuevas islandesas. En ése momento, sólo entonces, Gaia ilumina con mil matices de azul este paraíso subterráneo para congratularse con el frío glaciar regalando algo de color entre tanto blanco polar.


Aportes y datos:

Guide to Iceland

https://guidetoiceland.is/es/naturaleza-en-islandia/cuevas-de-hielo-en-islandia

Lugares de nieve

https://www.lugaresdenieve.com/?q=es/reportaje/parque-nacional-skaftafell-maravillas-conocer-visita-islandia

Islandia 24

https://www.islandia24.com/cuevas-de-hielo-en-islandia/


07 agosto 2020

LAVA AZUL, TRABAJO INFERNAL

J.J.D.R.


Una densa nube de color indescriptible cubre el inmenso cráter. Ardientes fumarolas de azufre y corrosivos ácidos desgarran con sus caricias infernales la piel de la montaña. Gran cantidad de ése gas mortífero asciende por la empinada ladera en una columna de humo gigantesca que, tras ser expulsada por la matriz de Gaia, se funde en un éxtasis explosivo iluminando la tórrida noche de un color azul enigmático e intenso. Un estrecho sendero de parda tierra y amarillenta piedra asciende desde la base del volcán hasta la meseta zigzagueando  por la pared como la sierpe que huye del sofocante infierno. Sin apenas protección ante los tóxicos vapores y el calor sofocante, algunos hombres recorren el sendero cargando sobre sus espaldas enormes bloques de azufre mientras hunden sus pies bajo varios palmos de ceniza y respiran muerte a cada paso, restando segundos de vida en cada jornada de trabajo en busca del azufre que, una vez vendido en grandes bloques, reportará lo suficiente para proporcionar comida un día más a su familia.


Foto www.nationalgeographic.es 

El cráter de 2.386 metros del volcán Kawah Ijen de la isla Indonesia de Java es un fantástico espectáculo de belleza natural con su lago interior de aguas turquesas y la lava azul que mana de la piedra, pero a su vez es el trágico reflejo de cómo a través de la codicia y la desesperación humana, un paraje tan brusco y primario puede ser el escenario terrorífico en donde un buen número de hombres se juegan la vida a diario. Se dice que el azufre extraído en la gran caldera de este volcán es de primera calidad, pero apenas aporta unas cuantas monedas a estos sacrificados mineros indonesios que en jornadas interminables ponen en juego su vida en condiciones infrahumanas. 


Foto es.gevgelija-torism.com

El azufre extraído del cráter del volcán Kawah Ijen es muy codiciado a nivel mundial en industrias químicas y alimentarias. Para poder alcanzarlo, estos hombres bajan hasta la orilla del lago que hay en la base del cráter en largas jornadas que comienzan a las 3 de la mañana. El volcán Kawah sigue activo. Duerme bajo u turbio sueño de reposo. Pero su corazón de mortífera lava late con fuerza, como lo hacen los 143 volcanes de un total de 400 que siguen activos y que conforman el cinturón de fuego del Pacífico, algo así como el cordón umbilical que une el útero profundo de Gaia con el universo celeste del archipiélago indonesio con sus más de 17.000 islas.

Foto www.traveller.es

Desde 1967 la explotación de la mina de azufre está bajo el control de la empresa PT Candi Ngrimbi quien explota, y de qué manera, a estos mineros. La empresa les paga unas 662 rupias por cada kilo de azufre. Esto corresponde a unos cinco céntimos de euro. La oficina empresarial, venderá el kilo en el mercado a 10.000 rupias, unos 83 céntimos de euro. Los mineros realizan su trabajo sin ningún medio de protección contra los gases corrosivos. Muchos son los que tan sólo se protegen boca y nariz con simples pañuelos.

Foto es.123rfp.com

Algunos afortunados han conseguido comprar de su bolsillo gafas para proteger sus ojos del ácido sulfúrico y clorhídrico y llevan máscaras antigás. No son muchos. Pero son muy afortunados, ya que la mayoría morirá joven y de manera trágica al contraer alguna enfermedad respiratoria mortal o sufrirán secuelas terribles como problemas graves de espalda, artrosis, pérdida de visión y gran parte de la dentadura, y terminarán sus días atrapados en envejecidos cuerpos donde ni tan siquiera el espíritu de supervivencia logra escapar de tan siniestra manera de ganarse la vida.

Foto www.bioguia.com

A martillazos golpean la veta de azufre hasta desprender bloques que en ocasiones superan en peso el del propio minero, para después transportarlo en rudimentarias cestas de bambú que portan sobre sus desgarrados hombros, ascendiendo la ladera por el pedregoso sendero durante los 200 metros que separan la orilla del lago de la cima del volcán, y luego tres kilómetros hasta la oficina de la empresa minera. Un solo viaje sería un tormento para cualquier humano.

Foto www.marcandoelpolo.com

Pero estos hombres, para subsistir, realizan hasta tres viajes por jornada, para que grandes empresas se lucren de ellos mientras desempeñan el trabajo más duro del mundo, muriendo en vida cada día que bajan hasta la orilla del lago azul para que podamos tener cerillas, dinamita, fuegos artificiales o productos para el blanqueo del azúcar… el oro blanco de la industria alimentaria.

Foto www.fotosmundo.net

No es posible reprimir un sentimiento de dolor y rabia por cómo malviven estos hombres. La dureza de su día a día, en pleno contraste con la belleza intrínseca y ruda de un paraje que pese a su anatomía de gigante durmiente, esconde toda la fuerza contenida que produce un estratovolcán, y la belleza enigmática de contemplar un enorme lago de lava azul dentro de su cráter.

Foto www.lavanguardia.com

Cuántas veces, a diario, y sobre todo bajo la luz de la luna, estos mineros habrán podido observar el extraño fenómeno de la lava de color azul que mana del volcán Kawah Ijen. Y qué diferente percepción de tal fenómeno no tendrían si no fuera porque el trayecto que les lleva a diario por esos senderos, está marcado por un sufrimiento tremendo que no les permite ser conscientes de tan maravilloso espectáculo natural. El azufre fundido a más de 500 grados resplandece bajo el efecto de la combustión al entrar en erupción, y los gases resultantes al entrar en contacto con el aire, hacen que el agua y la lava del lago aparezcan de un color azul intenso que en noches luminosas parece resplandecer bajo su intenso e hipnótico color azul eléctrico.

Foto www.travesiasdigital.com

Pese a su indiscutible belleza, el insólito paraje del cráter y el lago de lava azul del volcán Kawah Ijen, posiblemente sea uno de los lugares más extremos y peligrosos del mundo. Se calcula que dentro de la caldera hay cerca de 36 millones de metros cúbicos de ácido sulfúrico y clorhídrico. Toda una bomba de relojería. La puerta de entrada a un infierno terrenal que diariamente cruzan hombres que arriesgan su vida sin apenas recursos para ganarse el derecho de poder llevar a sus familias un plato de comida. Quizá para ellos, el verdadero infierno no esté en el cráter del volcán, sino más bien en los senderos que lo recorren, donde más de uno ha perdido la vida, sino en las penurias que su desalentadora vida les reporta cada día.

Foto www.portalmochilero.com

Es inquietante y a la vez maravilloso contemplar la belleza que esconde Gaia en su sala de máquinas. Es en estos volcanes activos, en donde podemos apreciar las tripas de nuestro planeta, y percibir la enormidad de su fuerza y lo insignificantes que somos frente a su poder destructivo. Pero incluso, en el retorcimiento arcaico de su primitivo estómago, Gaia ilumina bajo un hechizo de luz su fétido aliento de gases mortales, cautivándonos con un poder infinito.


Aportes y Datos:

National Geographic

https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/grandes-reportajes/fuego-azul-2_8195

El Confidencial

https://www.elconfidencial.com/mundo/2020-03-05/kawah-ijen-volcan-indonesia-lava-azul_2481408/

ABC

https://www.abc.es/internacional/abci-oficio-mas-duro-mundo-volcan-kawah-ijen-indonesia-201212010000_noticia.html

La Vanguardia

https://www.abc.es/internacional/abci-oficio-mas-duro-mundo-volcan-kawah-ijen-indonesia-201212010000_noticia.html


ENTRADA RECIENTE

MANTIS ORQUÍDEA

  J.J.D.R. Alada dama de la húmeda selva. En sus patas terciopelo, rosados pétalos florecidos para el engaño. Sortilegio sutil el que pose...