04 mayo 2017

MAURICE TILLET (EL VERDADERO SHREK)

J.J.D.R.
Maurice Tillet nació el 23 de octubre de 1903 en Montes Urales (Rusia), frontera natural que divide el continente asiático de Europa y constituye una inmensa muralla inhóspita de salvaje belleza. Su madre era maestra y su padre ingeniero ferroviario. Ambos eran de nacionalidad francesa y, a pesar de la distancia, no dudaron en desplazarse a Rusia para trabajar en un proyecto de futuro como era el desarrollo del transporte ferroviario. El pequeño Maurice creció en el seno de una familia acomodada. Sus primeros años de vida transcurrieron rodeados de una exquisita educación recibida en prestigiosos colegios, en los que rápidamente se familiarizó con el uso de diversas lenguas y forjó los cimientos de una base de potencial cultura educativa para el futuro. En definitiva..., Maurice tuvo una infancia feliz.

MAURICE TILLET Foto www.aereomental.com
Pero la felicidad por desgracia nunca es eterna, más bien es efímera y, en el caso de Maurice Tillet, dos acontecimientos cambiarían su vida radicalmente cuando apenas contaba con catorce años. El primero de ellos fue el estallido de la revolución bolchevique en Rusia. El segundo, tanto por inesperado como por las consecuencias directas que sobre su futuro tendría, fue el repentino fallecimiento de su padre. Ambos sucesos hicieron que su madre tomara la decisión de regresar a su país natal, en concreto a la localidad de Reims, en donde, pese al infortunio sufrido, comenzaron una nueva vida.

Foto www.dentrodemicomunidad.mx
Por desgracia para Maurice, tras dos años de su llegada a Francia y habiendo cumplió los 16 años, su vida dio un giro radical que marcaria dramáticamente el futuro de su existencia. Su cuerpo comenzó a cambiar súbitamente. Sus manos se hinchaban y su mandíbula y cabeza se inflamaban de manera extraña. Hay que decir que hasta cumplir los 16 años, Maurice era un joven apuesto, de pelo rubio y cara angelical, que llamaba la atención por su agradable físico.

Foto www.pinterest.com
Al cumplir los 19 años, y después de haber experimentado un cambio radical en su fisonomía, finalmente le fue diagnosticado acromegalia, una fatal enfermedad crónica producida por la lesión de la glándula pituitaria que hace que se torne excesiva la producción de la hormona de crecimiento por parte de la hipófisis dando lugar al gigantismo. En el caso de Tillet su cuerpo no superó nunca el metro setenta de altura, sintiendo los principales cambios morfológicos de la enfermedad, traducidos en el agrandamiento de su mandíbula, las extremidades y sobre todo la envergadura de su cabeza, totalmente desproporcionada.


Hacía tiempo que Millet comenzó a sentir el rechazo social e, incluso, sentía como se desprendía e irradiaba en los demás un miedo irrefrenable hacia su físico, transmutando en su persona un cambio en su personalidad que le llevó a revolverse contra sí mismo convirtiéndolo en una persona introvertida e insegura. Quiso ser abogado, poseía grandes dotes para la poesía y también soñaba con algún día poder ser actor, y hubiese conseguido en la vida lo que se propusiera, pero la imagen que reflejaba el espejo delante de él, frustró todos y cada uno de sus planes de futuro. No obstante, sus portentosas cualidades físicas, fueron el reclamo perfecto para triunfar en el mundo del deporte. Primero destacando en Rugby, disciplina en la que llegó a ser internacional con Francia. Después con el boxeo, deporte que siempre le sedujo y en el cual cuentan que tenía cualidades para haber llegado lejos encima del cuadrilátero.

Foto www.esmitv.com
Quizá como escape definitivo, o probablemente buscando un visado a tierras lejanas, terminó alistándose como ingeniero en la Marina Mercante Francesa. Y fue en el año 1937, hallándose destinado en Singapur cuando conoció a Karl Pollejo, luchador profesional americano que enseguida se percató del potencial físico que tenía Maurice Tillet para la lucha libre.

Foto www.factoides.com.ar
No tardó en convencerle, y pronto comenzó su carrera en ésta disciplina ganando combates en Francia y Reino Unido, países que forjaron la leyenda de Tillet al que apodaban como el “Ogro del cuadrilátero”.

Foto www.unabrevehistoria.com
El estallido de la segunda guerra mundial obligó a Maurice, y su ya por entonces entrenador y amigo Karl Pollejo, a emigrar a Estados Unidos, donde su carrera profesional en la lucha libre “Wrestling” y, el personaje que en torno a su figura se forjó como luchador, saltaría definitivamente al número uno de los más afamados luchadores del mundo, sobre todo, tras ganar el título de los pesos pesados disputado en Boston el 1 de agosto de 1944 tras vencer con su inapelable “abrazo de oso” a Steve Casey a quien apodaban la “trituradora”. Aquel título mundial otorgado por la American Wrestling Association, de alguna manera, devolvía una pequeña porción de felicidad a la vida de Tillet, marcada desde muy joven por la desgracia y el dolor.

Foto www.cincodays.com
Durante una década paseó su fortaleza por los cinco continentes. Poco a poco la enfermedad le fue consumiendo mermando sus facultades físicas. En sus últimos combates apenas era capaz de aguantar los asaltos. Posiblemente, el ocaso de su carrera llegó en 1953 tras perder un combate decisivo, tras el cual cayó en una profunda depresión, que le llevó a recluirse en su casa sin apenas salir y en la que sólo permitía la visita de algunos íntimos amigos con los que pasaba horas jugando al ajedrez.

Foto www.lavozdelmuro.net
Un año después, hablamos de 1954, tras una larga lucha contra un cáncer de pulmón, fallece su entrenador e inseparable amigo Karl Pollejo. Y como un acertijo indescifrable del destino, tan sólo doce horas después, Maurice Tillet, a los cincuenta años de edad, se marchaba de éste mundo tras sufrir una fulminante parada cardiaca.

JUNTO A SU ENTRENADOR KARL POLLEJO Foto www.superluchas.com
El inconfundible rostro de Maurice Tillet es todo un icono de la lucha libre mundial. Robert Mannogian Jr. Bobby Managoff, también luchador y amigo de Maurice, le convenció para realizar un molde de su cabeza. Uno de estos bustos se encuentra en el salón de la fama de halterofilia. Otro se halla desde el año 2006 en el Salón Nacional de la Fama del Museo Wrestling Dan Gable. Y el tercer y último busto, se encuentra en el Museo Anatómico Warren en Harvard.

Foto www.pinterest.com
Aunque los ejecutivos de la factoría de ficción DreamWorks siempre lo han negado, aunque por todos y en todos los ámbitos públicos se da como cierto- posiblemente como tributo a Tillet, quien siempre manifestó su deseo de pertenecer al mundo del celuloide- se usó su busto para la creación del famoso personaje de la saga Shrek, siendo innegable el parecido casi simétrico entre ambos.

Foto www.esmitv.com
De alguna manera, de ser cierto, Tillet habría logrado, de nuevo, alcanzar una vez más las metas que se marcó en su aciaga vida, pese a luchar en contra de su propio físico, el cual le sometía a diario a soportar una carga muy pesada ante una sociedad cruel y despiadada con aquellos que son diferentes.

Aportes y Datos:
20 Minutos
http://blogs.20minutos.es/quefuede/2014/04/11/quien-fue-maurice-tillet-el-luchador-que-inspiro-a-los-creadores-de-shrek/
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/Maurice_Tillet
Libertad Digital
http://www.libertaddigital.com/deportes/mas-deporte/2015-09-04/maurice-tillet-el-deportista-en-el-que-se-inspiro-el-personaje-de-shrek-1276556172/