26 junio 2017

HAMBRE

J.J.D.R.
Sus ojos demacrados apenas ven entre las moscas adosadas a sus párpados.
Sedientos sus labios mortecinos, cocidos por la sequedad, detallan la guadaña de la muerte entre sus dientes. Sus ojos demacrados no se mueven.
La desesperación se tragará su aliento de vida, más, los espasmos de su dolor, que ya ni duelen, serán cenizas de olvido en un mar de cuerpos decrépitos y moribundos.
Huesos de cristal se retuercen sobre la áspera arena.
La cabeza, busto cadavérico, es errante silueta en un mar de muerte y desolación.
Demacrados sus ojos, son ya de otro mundo, de otro espacio ajeno al nuestro, una dimensión que desconocemos y que tratamos de mantener ausente de nuestra mente, incapaces de ver y mirar cara a cara la hipocresía del hombre y su crueldad.
Él es uno más y está sólo. Uno de tantos miles, cientos de miles, que sucumbirá ante el espectro mortal y la indiferencia diaria de aquellos anónimos seres que nacen y mueren cada segundo ante los ojos del mundo.  

Foto www.libertaddigital.com
Se encuentra desnudo. El pudor le abandonó tiempo atrás. Su sentido de desnudez falleció junto a su orgullo el día que necesitó comer y no pudo, ¿Para qué vestirse? ¿Para comerse la ropa?
Su propia condición humana le fue arrebatada el propio día que fue parido.
Un insecto cualquiera obtuvo alimento al nacer.
Los senos de su madre estaban secos como el desierto de indiferencia que le rodea, y la sed y el hambre fueron sus nanas en las frías noches de hastío.
Sus ojos demacrados son grandes y negros. La piel en su cara es tan fina como el papel de fumar, tan prieta y ajustada a sus huesos que un mínimo gesto podría desgarrarla.
Pequeño cuerpo acurrucado entre la fétida persistencia de las moscas, permanece ajeno al desastre que se avecina.
Su mente seguramente dejó de pensar hace tiempo.


El mínimo de energía necesaria para poder razonar, fue consumido en un último gesto tratando de levantar la mano para pedir comida.
Después se esfumó la última proteína de su cuerpo.
Sus ojos demacrados ya no parpadean. Pupilas enormes anuncian el desastre.
El aire se ha parado, como se paró la conciencia del mundo ante el hambre que palpita desgarradora en medio mundo. El otro medio cambia sedas y pastorea codicias.
Estómagos repletos. Enjambres de avaricia. Riquezas que serán un simple estorbo para los gusanos y parásitos que sacudirán sus cuerpos.
Un mundo se mueve indiferente a escasos metros. El fétido y maloliente mundo paralelo de los desamparados, esconde el humus negro que desprende la traición humana y su peor perversión.

Viñeta de www.vistoenlared.org

Despacio, como un muñeco de trapo, su cuello se pliega ante unos hombros encogidos por el espasmo. Su mortaja será el viento y su comitiva fúnebre las alimañas.
Mientras termino de escribir la frase, el pequeño anónimo desnudo a muerto.
Sus ojos demacrados no tuvieron fuerzas para cerrarse solos por última vez.

Foto taringa.com

 Cerca de 1000 millones de personas se acuestan cada día con el estómago vacío.
Cada año 9 millones de niños mueren antes de cumplir los cinco años de edad a causa del hambre que padecen.
Unos 178 millones de niños menores de cinco años, sufren retrasos de crecimiento, y cerca de 55 millones padecen trastornos derivados de las carencias nutricionales que son claves en los primeros 1000 días de vida.
En el cuerno de África, uno de cada tres niños sufre desnutrición aguda. En esta zona del mundo, la mayor sequía de los últimos 60 años ha llevado a 13 millones de personas al borde de la inanición. Países como Somalia, Kenia y Etiopia, están en la frontera del desastre total, inmersos actualmente en la peor crisis de seguridad alimentaria de todo el mundo.

 
Foto www.diarioinformacion.com
La crisis mundial, el incremento de los precios en los alimentos básicos, la durísima sequía y los masivos desplazamientos, matan cada día a miles de personas rodeadas de la miseria más absoluta e inimaginable.
Estimaciones recientes confirman que los países industrializados desechan anualmente 600 millones de toneladas de alimentos, de las cuales 220 millones son desperdiciados por países ricos.

listas.20minutos.com
La grave crisis ahonda en las heridas de estos países e, irremediablemente, aumenta y engrosan la lista negra nuevos países con tasas elevadas de hambruna.
Unos pocos gozan de lo que desean y son los que gobiernan este mundo. Desgraciadamente, al resto, sólo le queda esperar las migajas que caigan de la mesa.



Aporte y Datos:
De mi anterior blog Centinela del Sendero

13 junio 2017

EL ÚLTIMO ABRAZO

J.J.D.R.
Todo ocurrió en cuestión de segundos. Rápidamente el fuego se adueño de la góndola y un humo denso y negro hizo que fuera imposible respirar dentro de la capsula del generador eólico. Los cuatro técnicos que reparaban el aerogenerador apenas tuvieron tiempo para reaccionar. Dos de ellos, lograron alcanzar la trampilla exterior de la góndola y descender por las escaleras internas que dan acceso a la turbina. Pero los otros dos, vieron como el fuego les acorralaba y prendía fuego al cable de seguridad, quedando aislados sin otra alternativa que salir al exterior y caminar hacia las enormes palas del molino de viento. El fuego avanzó con tanta virulencia que, en apenas unos minutos, salpicaba con sus llamas los pies de los dos jóvenes que con la más terrible desolación fueron conscientes de su inminente y trágico final.
Son aún unos niños de apenas 19 y 21 años. Los dos operarios, caminan por el lomo metálico del aerogenerador a 67 metros de altura conscientes de que no tienen salida y que la muerte les acecha de forma cruel. Ya suenan las sirenas de los camiones de bomberos y las ambulancias. Las luces parpadean y centellean bajo sus pies, justo por debajo de un horizonte que se muestra impasible, tamizado por un cielo llamativamente azul. Ha de ser terrible ser consciente de que no hay escapatoria. Es horrible pensar que cualquier decisión que tomasen les llevaría al mismo final…una muerte segura.

EL ÚLTIMO ABRAZO Foto mendozapost.com
El obturador de la cámara pestañeó, justo cuando el diafragma permitió que accediera la cantidad necesaria de luz para impregnar la escena. Y la escena fue un abrazo, “el último abrazo” título que daría la prensa a tan trágica secuencia. Pues los dos jóvenes, en un último adiós desesperado se unieron en un abrazo para después cada cual finalizar aquella horrenda jornada laboral con una última decisión dolorosa. Uno de ellos se lanzó al vacío falleciendo en el acto. El otro, se adentró en la gruesa capa de humo y fuego y fue localizado al extinguirse el incendio calcinado junto a la turbina del molino de viento. El fatídico suceso ocurrió en la localidad holandesa de Ooltgensplaat el 29 de octubre del año 2013. La terrible historia publicada por el periódico NU.nl, rápidamente dio la vuelta al mundo y la escena de los dos jóvenes dándose un último abrazo antes de morir fue una de noticia que se convirtió de manera fulminante en una noticia viral que recorrió la red de redes como las mismas llamas que atrapó sus vidas.  

Foto www.jackingcongruente.com
Detrás de muchas instantáneas, como en esta ocasión, el horror más inquietante, la angustia y la incertidumbre se cuela en la retina del observador. Uno puede preguntarse ¿Cómo hubiera reaccionado ? ¿Habría sido posible escapar de tan inesperada y trágica situación? Creo que según se presentó la tragedia nada podría haber salvado a estos dos jóvenes. Al quedar aislados del único cable de seguridad por el que podrían haber descendido, no había en el molino eólico otros medios de salvamento, ni tan siquiera, al parecer, contaron con un extintor con el que tratar de luchar contra las poderosas llamas. Un cortocircuito incendió la turbina y provocó la tragedia, y cuando los equipos de rescaten llegaron ya nada pudieron hacer por las víctimas.

Foto www.dforcesolar.com
El último abrazo fue una hermosa manera de decir adiós. Un adiós no sólo dedicado a quien junto a él moriría poco después, sino un adiós para todos aquellos  a los que no volverían a ver, a los que nunca más podrían dedicar una sola palabra.

Dos jóvenes valientes murieron aquel trágico día. Y en lo más alto de un molino de viento gigantesco se despidieron, sabiendo que quizás ése día estaba marcado en rojo en la agenda de su destino.

Aportes y Datos:
Mendoza Post
http://www.mendozapost.com/nota/13852-el-ultimo-abrazo-la-desgarradora-historia-detras-de-una-foto/