16 diciembre 2021

ROYAL DE LUXE (TEATRO CALLEJERO EN ESTADO PURO)

 

J.J.D.R.

Hace mucho hubo un tiempo en el que era necesario apearse del pulpito en el que solía encaramarse el artista y caminar rozando al espectador, sentir su furia o su alegría, gozar con su asombro o asombrarse con su goce y dejar la huella en los caminos si uno pretendía contar una historia y ganarse la vida con ello. En las polvorientas calles y embarradas avenidas de miles de ciudades del mundo, un público ávido de escapar de sus miserias por un instante escuchó y sintió la fuerza de la palabra caminando junto a los artistas, juglares y trovadores, pisando a su vez la huella dejada por ellos en la tierra, recogiendo del viento y con asombro la palabra lanzada, haciendo suyas aventuras y tragedias las cuales germinaban durante años hasta que, pasado el tiempo, regresaban para contar una nueva. El teatro llegaba a la ciudad y el mundo se detenía. El teatro era la calle y la calle se volvía por un efímero tiempo frontera entre realidad o ensueño. Todos querían ser partícipes del evento del año. Todos quería ser parte del espectáculo. El teatro y la gente, la calle y el teatro. Todos quería asombrarse y obsequiarse por un instante con la bendita nostalgia de volver a ser un niño.


Foto behance.net


Suena la música de fondo. La expectación es máxima. Durante horas, en las que el gigante disfrutaba de un onírico sueño, la gente acudió a su encuentro. La hora del despertar llegó. Movido por un perfecto entramado de tramoyas, poleas, grúas y múltiples mecanismos, guiados magistralmente por un numeroso grupo de personas, el gigante despabila y comienza a caminar por las calles a la vez que comparte con el público su epopeya convirtiendo la ciudad y su gente en escenario de su propia historia.


Foto liverpoolecho.co.uk


Son infinitas las maneras de contar historias. Se han utilizado decenas, cientos de métodos para trasmitir la palabra, para guiar un cuento, para que la semilla de un buen relato impacte de lleno en el espectador. La escritura en todos sus estilos, la narración o el canto, son maneras directas de narrar una historia. A través de la palabra o la imagen uno puede sentir en el acto qué nos quieren decir, a dónde nos quieren llevar, y el cine, el teatro o un espectáculo musical, son vías por las que transitamos dejándonos llevar con la única meta del disfrute personal.


Foto royal-de-luxe.com



Todas y cada una de estas maneras de interpretar son fantásticas y tan necesarias como lo es la propia trasmisión del arte y la cultura. Pero hay una compañía teatral que lleva en su espíritu artístico la esencia callejera desde su fundación evolucionando constantemente sin olvidar que necesitan sentir y palpar el hálito del ilusionismo allí donde todo es tan real como la vida misma. Esta compañía es Royal de luxe, y desde que comenzaron a contar sueños y narrar historias, no han parado de cosechar elogios y reconocimiento internacional.


Foto royal-de-luxe.com


El origen de la compañía se concibió en el sur de Francia, concretamente en la localidad Aix en Provence en el año 1979. El nombre de la compañía rinde tributo al magnetófono con el que Jean Lue Courcoult, Verónique Loéve y Didier Gallot-Lavallée confeccionaron sus primeros guiones teatrales y vio nacer su primera obra bajo el título “Cap Horn” el cabo de Hornos.


Foto lavoixdunord.fr


El grupo artístico se forma para crear proyectos teatrales que sean inmersivos con el público a pie de calle. Huyen de los teatros, de los espacios cerrados. Escapan de la frontera que delimita el espacio entre el contador de historias y el espectador y desde sus inicios la base de sus creaciones es que el propio público sea parte del propio espectáculo. En 1981 se trasladan a las Cévennes (montañas del sur de Francia), en la localidad de Saint-Jean -du Gard. La compañía trabaja sin descanso y su repertorio teatral aumenta con numerosos nuevos títulos como “El maletín infernal”, “Terror en el ascensor”, “El aparcamiento de zapatos”, “El bidé cardiaco entre otras”.


Foto piqsels.com


En 1984 inician una gira fuera de Francia y representan sus obras en Alemania e Italia con enorme aceptación del público. 1984 es el año de la gran revolución de la compañía. Se pone en marcha un gran proyecto. Un espectáculo que dura 3 días y que involucra a toda una ciudad. La saga de los gigantes, enormes títeres de hasta 12 metros de altura, interpretan su aventura contando sus peripecias por las calles y plazas.


Foto piqsels.com


Para poder llevar a cabo tan arduo y complejo espectáculo la compañía ha crecido considerablemente en los últimos años. Se han incorporado inventores, acróbatas, poetas y metalúrgicos, los cuales, vestidos de rojo se ocupan de dar vida al gigante. No es necesario ocultar los mecanismos que hacen posible la ilusión, ya que grúas, manivelas y poleas, cuerdas y artefactos que unen y dan vida a cada gesto del títere gigante, es en sí mismo parte esencial del espectáculo. El guion de la obra “El lago de Bacciano” se convierte enseguida en un éxito arrollador y poco después la compañía es galardonada con el prestigioso Riel de oro.


Foto unabrevehistoria.com


Transgredir forma parte del espíritu de Royal de luxe. “La casa en los árboles” o “Los coches en los árboles” son una buena muestra del inconfundible carácter propio de la compañía. Durante días, diversos maniquíes realizan una mudanza hacia lo alto de un árbol. El espectador puede ver el proceso. Y, por último, dos personas están 72 horas sin descender al suelo, a la vista de todo el mundo.


Foto bbc.com


Llegan nuevas giras internacionales y en su proceso, tras cada ciudad y cada país visitado, el espectáculo sufre una continua incorporación de matices en sus títeres gigantes y en las historias de sus obras, razón que nace del aporte de culturas y sociedades diversas de todo el mundo. Pues, si hay algo que Royal de luxe mantiene vivo, es su necesidad de involucrar con sus historias aquellas ciudades que visita, hacerlas partícipe del espectáculo durante días, conseguir dejar una huella perdurable en la memoria colectiva del pueblo.


Foto titerenet.com


La épica narración de la historia de su enorme gigante visita un gran número de ciudades dejando incompleta su historia en espera de un regreso futuro. Calais, Nantes, Bayona, Barcelona o Nimes, contemplan con asombro la puesta en escena de la compañía Royal de luxe. Jirafas, Rinocerontes y nuevas historias ambientadas en la cultura africana son incorporadas tras una gran gira por este continente, haciendo lo mismo en 2001 tras su paso por China. En Santiago de Chile tienen un gran éxito con “La pequeña giganta y el rinoceronte escondido”.


Foto kuriositas.com


Lo mismo ocurre en 2005 En Nantes y Amiens con su espectáculo “Sultán de la India en su elefante a través del tiempo y el espacio”, cuya escala en Londres en todo un clamor. En 2007 estrenan “La rebelión de los maniquíes”. Cuarenta figuras cambian en decorados y actitudes durante 9 días consecutivos trasformando un edificio en el que cuerpos que antes estaban en posiciones normales terminan colgando de las ventanas tratando de escapar de su estática y aburrida inerte vida.


Foto pxfuel.com


Cerca de 80.000 mil personas presencian en Liverpool “La odisea del mar” historia que conmemora el centenario del Hundimiento del Titanic. La gran acogida de esta ciudad a la compañía se hace patente en 2014 con la afluencia de más de un millón de personas para presenciar en directo el regreso del Xolo (un enorme perro que hace las delicias de los niños), la abuela y la pequeña giganta. 


Foto bbc.co.uk


Continúan sus giras internacionales por tierras canadienses y australianas, regresando de nuevo a Liverpool en 2018 con la puesta en escena de todos sus títeres gigantes en lo que será una de sus más grandes puestas en escena en una ciudad que se ha vuelto fetiche para la compañía.


Foto lavoixdunord.fr


Uno de sus últimos proyectos y por ende más actuales nació en 2020 y está inspirado en la película de Hichcock “Fenêtre sur cour” La ventana indiscreta. Se trata de una representación teatral que transcurre en un edificio en el que los personajes representan diferentes guiones cotidianos a la vista del público y que cambian diariamente de escenario.


Foto liverpoolecho.con.uk


Ardua tarea sería citar cuantas ciudades ha visitado Royal de luxe y cuantas veces sus espectáculos han sido representados bajo el íntimo clamor popular.  Estamos ante una compañía de arte callejero cuya meta es la de sentir y palpar tan cerca como sea posible el asombro, la risa o la tristeza experimentada por el público. Una compañía que no deja de crecer y renovarse. Que no deja de inventar y crear, para contarnos apasionantes historias.


Foto zancada.com


Han llegado a la ciudad juglares modernos. La calle se convierte en un improvisado escenario teatral en el que la gente forma parte del espectáculo. A su vera, sienten el chocar de los platillos, el paso de los títeres gigantes, el eco de los tambores flotando bajo sus pies; tan cerca el canto y la oratoria del moderno cuentacuentos que cada nota pronunciada se pierde entre la multitud fundiéndose con el asfalto de la calle hasta perderse tras las esquinas de las avenidas colapsadas por el público que acelera su paso buscando aliarse con la llamada de los trovadores.


Foto thephraser.com


Como hace tiempo, cuando el circo llegaba a un nuevo pueblo o ciudad y se sentía en la calle la añoranza de nuevas historias y la avidez de nostalgia de niñez lo envolvía todo, hoy día y gracias a la destreza y fantasía de una compañía teatral que camina por el mundo mostrando su grandeza artística, la sonrisa y el asombro de niños y adultos vuelve a formar parte de la calle…,como si el tiempo se hubiese parado y el hormigón ahora fundido por la verdad del teatro y de sus impresionantes títeres, no es óbice o impedimento para que la gente camine junto a estos modernos juglares mientras se dejan embelesar con sus bellas historias.


Aportes y Datos:

Web de la compañía Royal de luxe

http://www.royal-de-luxe.com/es/



 

 

10 diciembre 2021

EDWARD S. CURTIS, (SU CÁMARA, Y EL ALMA INVENCIBLE DE CIEN PUEBLOS EN SU LENTE)

 

J.J.D.R.

Sobre las verdes praderas, a lomo de caballo y oteando el precipicio de un rojo y ardiente cañón vertical, mientras las sedosas crines del animal dibujan el último aliento de libertad verdadera, la estampa perfecta y gloriosa de un indio norteamericano es absorbida por la lente de una cámara que atrapa el momento y deja en el vacío del tiempo los últimos estertores de un mundo que se apaga, de vidas y costumbres aniquiladas, desprovistas del sello impenetrable que marca la esencia de los pueblos en su obligado ocaso.


Foto brucekapson.com


Apaches, Navajos, Comanches, Hopi, Lakotas,Cheyenne, Chimakum, Inuit, así como otras muchas tribus, fueron fotografiadas por Edward Seriff Curtis en los años más difíciles de sus vidas, cuando la aniquilación y el exterminio les habían recluido en pequeñas reservas desojándoles de su entorno, de sus costumbres, de la magia volátil y etérea que une tierra y hombre. En la frontera del olvido, la cámara de Edward S. Curtis voló por praderas y montes, se proyectó sobre acantilados y bosques, surcó ríos y recorrió los senderos perdidos del norte de América tras la huella de los últimos indios norteamericanos con el propósito de dejar constancia en imágenes de un mundo que fenecía sin remedio bajo el yugo de la intolerancia y el desprecio.


EDWARD S. CURTIS Foto enwikipedia.org 


El 16 de febrero de 1868 nacía Edward Seriff Curtis en la localidad de Whitewater en Wisconsin (EE.UU.). Desde muy temprana edad mostró un carácter inquieto y observador recorriendo con entusiasmo las lindes boscosas que parapetaban la finca donde crecía. Con tan sólo doce años se fabrica una rudimentaria cámara fotográfica en la que coloca unas lentes que su padre le ha regalado y con la que consigue realizar sus primeras fotografías. Con tan sólo diecisiete años ya entiende la fotografía como su modo de vida y trabaja como aprendiz, montando su propio negocio en el año 1891en la localidad de Seattle donde residía desde la prematura muerte de su padre. En poco tiempo se granjea una refutada fama como retratista y gracias a su talento puede enfrentarse a la ardua tarea de mantener a su familia.


APACHE Foto etsy.com


Un buen día le encargan retratar a la Princesa Angeline hija del gran jefe Sealth de las tribus Suquamish y Duwamish, en honor del cual, tomó el nombre la ciudad de Seattle, la más grande del estado de Washington. Conocer y retratar a la princesa Angeline fue una experiencia que le dejó una imperecedera huella, y algo en su interior comenzaba a revelar una incipiente curiosidad sobre la vida de aquellos hombres y mujeres llamados indios.


Foto correodelasculturas.com


En el año 1899 forma parte de una expedición que se adentrará en territorios de Alaska y se maravillará con los paisajes serenos moteados de bosques espesos y las inmensas e inhóspitas llanuras de nieve y hielo que también supo describir la genial pluma de Jack London. Las tierras de Montana y el monte Rayner le ofrecen la oportunidad de plasmar con elegancia paisajes y, de nuevo, la mística y la enigmática aura de misterio que rodea a los miembros de las diferentes tribus indias que se va encontrando.


Foto katawiki.com


Sus fotografías son expuestas y galardonadas en un certamen que llama poderosamente la atención de varias familias adineradas que ven un gran potencial en el joven Edward S. Curtis. Sus trabajos son comprados con avidez. Uno de sus mecenas será el popular banquero J.P Morgan quien era un gran coleccionista de arte.


Foto edwardcurtis.com


De esta relación, auspiciada por el beneplácito de Teodoro Roosevelt, nace un proyecto en el que se le ofrece a Edward financiación para viajar por toda norteamérica fotografiando a las tribus indias en sus territorios, documentando sus vidas y creando un archivo visual que se venderá por volúmenes.


Foto edwardcurtis.com


Desde aquel instante Edward viaja sin cesar por cada rincón del país tras la huella de los indios norteamericanos, con la esperanza de poder capturarlos con su cámara, antes de que el olvido caiga sobre sus ritos y costumbres para siempre.


Foto britannica.com


Pocas décadas habían pasado desde las grandes masacres que diezmaron pueblos enteros de indios a manos de colonos, buscadores de oro y el ejército norteamericano. Las tribus que aún perduran, lo hacen aislados en sus propios territorios o en pequeñas reservas acotadas por el gobierno. La gloria ancestral de muchas tribus indias apenas se vislumbra en sus vestimentas y ritos, o en el carácter obstinado y orgulloso de pequeños grupos que malviven recorriendo largas distancias alejados de los territorios que un día fueron su patria.


SHAMAN Foto flashbak.com 


Edward S. Curtis fue un gran apasionado de la vida y el espíritu libre que rodeaba la vida de los indios de Norteamérica. Deseó con todas sus fuerzas dejar grabado en imágenes los últimos filamentos que, como en un estrecho cordón umbilical, unían culturas milenarias al vacío histórico al que habían sido expuestas. Durante treinta largos años convivió con innumerables tribus granjeándose su confianza y logrando con ello captar momentos íntimos vetados para cualquier otro. En su cuaderno de campo, realizaba tareas antropológicas, llevando a cabo una labor de documentación que más tarde serviría como una inagotable fuente de información histórica. Su metodología fue duramente criticada. Al no tener formación académica, la relación sistemática de sus trabajos fueron duramente desprestigiados, llegándose a afirmar que engatusaba a los indios para que posasen con sus trajes en actitudes que más réditos podían proporcionar a la imagen, buscando ése contacto presupuesto entre indio y naturaleza que tanto gustaba en aquella época a la alta burguesía americana.


Foto edwardcurtis.com


Lo cierto es que gracias a Edward, gracias a su autodidáctica manera de operar sobre el terreno, gracias a su valentía y tesón, hoy día, podemos contemplar cómo eran y qué intentaron trasmitir los indios a través de las imágenes en las que quedaron cautivos, observando en muchos casos, el miedo en las pupilas del guerrero, el coraje cautivo de la mujer india, el miedo contenido o el orgullo indeleble pese al genocidio sufrido.


Foto aksarapublik.com

Perdido entre mil territorios y bosques, Edward se olvidó incluso de que tenía una familia. Padre de cuatro hijos, quedó desposeído de todos sus bienes cuando su esposa Clara J.Phillips denunció a las autoridades abandono de hogar. Sus volúmenes sobre los indios comenzaros a no tener la misma acogida entre el público y la financiación de sus viajes se terminó. Tras treinta años fotografiando más de ochenta tribus norteamericanas, con un resultado de más de 40.000 fotografías, terminó arruinado y paradójicamente en el mismo olvido del cual quiso rescatar a los pueblos indios.


Foto esacademic.com

Entre sus más afamados trabajos resaltan Land of the Head-Hunter rodada en 1914, o su archiconocida obra The North American Indian, cuyo contenido de más de 2000 fotograbados es una de las mejores obras documentales existentes sobre los indios norteamericanos.


Foto edwardcurtis.com

Edward S. Curtis murió en los Ángeles en 1952 sin el menor reconocimiento por su trabajo. Su extensa obra de cinco tomos y veinte volúmenes se encuentra actualmente en la Biblioteca del Congreso de los EE.UU en Washington D.C.


Foto edwardcurtis.com

Con su cámara a cuestas, recorriendo cautivos senderos otrora libres, Edward S. Curtis logró mimetizarse junto a los pueblos indios sin prejuicios xenófobos, sin el lastre de la codicia o el resentimiento, ajeno al sentimiento que poseen muchos hombres de poner nombre y apellidos a la tierra, cuando la tierra jamás tendrá dueño alguno.


Foto wellcomecollection.org

Ojos profundos, miradas distantes, colores, sonidos infinitos aullando a la luna llena, ritos ocultos, cenicientas hogueras, cánticos ancestrales, un depósito inviolable de la historia hermosa y brillante de un centenar de tribus; fueron el objetivo fundamental de la vida de este gran fotógrafo que vivió obsesionado con devolver, lleno de gratitud y respeto, la gloria perdida de los indios del norte de América.


Aportes y Datos:

J.J.D.R. (Centinela del Sendero)

 

03 diciembre 2021

EL POZO DE THOR EN CABO PERPETUA

 

J.J.D.R.

Se oscurece el cielo retorciéndose sobre sí mismo al tiempo que sacude y derrama el agua que transportan las grisáceas nubes. En un abrir y cerrar de ojos, el sol desaparece y el mar se torna oscuro a la vez que diabólicas olas rompen furiosas sobre el tapiado rocoso que protege la playa. Una caverna natural situada en medio del mar es incapaz de expulsar la repentina fuerza de la tormenta comenzando a repeler el agua con forzados remolinos estridentes que colapsan la caverna submarina.


Pozo de Thor Foto blog.rocktraveller.com


Minutos después la estampa plácida de un mar en calma deja paso a un espectáculo extraño a la par que maravilloso. El torrente espumoso entra y sale con una furia inusitada formando corrientes extremas que golpean sin compasión la playa, y es conveniente alejarse del entorno ocasional formado cerca de la caverna submarina, si no se quiere correr el riesgo de ser tragado y devorado por en el agujero marino.

Este curioso espectáculo natural conocido popularmente como el pozo de Thor o cuerno Spouting, puede ser observado en la costa del cabo Perpetua en el condado de Lane en Oregón (EE. UU.). Un hermoso rincón del mundo convertido en lugar predilecto de los amantes de la fotografía. Existe un alto riesgo de ser succionado por la fuerza del agujero marino que se nutre de las corrientes que llegan desde tres lugares diferentes del océano pacífico.


Foto nuestrorumbo.com


Ha habido incluso quién ha perecido arrastrado por la fuerza del mar cuando trataba de acercarse lo máximo posible para tomar la más arriesgada foto del lugar.

Tras una jornada tormentosa llega la calma. En ése preciso momento, cuando el atardecer se posa lentamente y el sol comienza a ocultarse tras la línea del horizonte, la naturaleza nos brinda la oportunidad de contemplar la mágica diapositiva de mil colores fundidos en el firmamento al llegar el ocaso.

A escasos tres kilómetros del espectacular pozo de Thor hay un recinto de visitantes al sur de Yackats, de donde parten pequeñas embarcaciones en busca de otro sensacional espectáculo, el avistamiento de las formidables ballenas grises.


Foto conociendousapuntocom


El Pozo de Thor es un lugar poco conocido y transitado. Llegar a la playa es fácil, pero si se quiere disfrutar del fenómeno marino, es imprescindible hacerlo en época invernal y con la marea alta.

En esta ocasión, un nuevo sendero transita por la costa americana entre rocas, espuma y sal, guiándonos tras el ruido ensordecedor del mar hasta la entrada del pozo de Thor, donde la bravura titánica del mar colapsa la playa y hace que ruja con furia la garganta del mismísimo Poseidón.


Aportes y Datos:

Jorge Donato (Centinela del Sendero)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ENTRADA RECIENTE

PUNTO NEMO (EL LUGAR MÁS INACCESIBLE DEL PLANETA)

  J.J.D.R. Hay un lugar de nuestro mundo donde un profundo silencio se cierne sobre el horizonte oceánico. El sol fustiga con su celeste l...