Mostrando entradas con la etiqueta CUENTOS Y LEYENDAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CUENTOS Y LEYENDAS. Mostrar todas las entradas

17 mayo 2020

LA ISLA DE LAS MUÑECAS DE XOCHIMILCO

J.J.D.R.


Apenas a veinte kilómetros de Ciudad de México un laberinto de canales navegables se extiende alrededor de doscientos kilómetros cuadrados de espacio protegido natural; un oasis vegetal que fue y sigue siendo un rincón emblemático repleto de ancestrales tradiciones y colmado de leyendas e historias curiosas. Se llama Xochimilco y su halo de misterio cubre tanto su perímetro como las numerosas y pequeñas islas que salpican su acuífera extensión. En una de estas pequeñas islas, a hora y media del embarcadero de Cuemanco, vivió en total soledad durante veinticinco años Julián Santana Barrena, vecino del barrio de Asunción y propietario de una chinampa. Las Chinampas, que son Patrimonio Cultural por la UNESCO desde 1987, son balsas flotantes de caña cubiertas de tierra en donde desde tiempos muy antiguos se recolecta verdura, maíz y flores.

Foto www.revistaiman.es

La terrible historia que contó durante años Julián Santana tuvo como origen el islote perdido en lo profundo de la laguna de Teshuilo que albergaba su pequeña vivienda. La pesadilla del humilde Julián comenzó allá en la década de los años cincuenta cuando apareció el cuerpo de una niña que se había ahogado tras quedar atrapada entre los enormes lirios enmarañados de la orilla. Aquel traumático suceso recorrió como la pólvora la región, y el lamento profundo de dicha pérdida fue algo irreparable. Para Julián, la pesadilla no había hecho más que comenzar.


Foto www.laverdadnoticias.com

Poco tiempo después del desgraciado accidente Julián comenzó a sentir extraños sonidos cuya procedencia no supo definir pero que poco a poco fueron arrastrándole hacia una profunda angustia. Un día sí y otro también, aquellos desagradables lamentos, como gritos sofocados de una niña, le acompañaban durante casi toda la jornada, haciéndose aún más audibles cuando la noche hacia acto de presencia y los canales dormían arropados por un mudo manto de oscuridad. En ocasiones, según siempre testimonio del propio Julián, los lamentos surgían desde algún punto de la orilla de la isla. Cuando se acercaba a investigar, podía percibir la extraña sensación de que era observado entre las ramas de los árboles o incluso tras las ventanas de su propia vivienda. Un buen día, en el mismo lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida de la pequeña, encontró una muñeca flotando en el agua.

Foto www.supercuirioso.com


Aquel descubrimiento macabro Julián lo interpretó como un signo de advertencia y un reclamo por parte de la difunta de que utilizara aquella muñeca como símbolo y homenaje hacia su espíritu. De esta manera, quizás honrando su memoria a través de la muñeca desaparecieran los fenómenos extraños que a todas horas podía sentir y que parecían tenerle a él como único testigo y desafortunado protagonista.

Foto www.20minutos.es

Lamentablemente los fenómenos inexplicables no desaparecerían nunca. Pero para Julián, adornar la isla con muñecas le ayudó a conciliar el sueño y sentía que espantaba la presencia de aquellos espíritus molestos. Por ello, comenzó a recoger muñecas que la gente arrojaba a los canales. En poco tiempo el número de muñecas colgadas en las ramas de los árboles o alrededor de su casa fue en aumento y llamaron la atención de la gente, que se acercaban en sus trajineras y preguntaban el motivo de aquella extraña afición. Cuando el boca a boca puso en órbita las extrañas experiencias que Julián contaba tener a diario, tuvo como resultado el incremento de gente que se acercaba y le traía más muñecas cuyo final siempre era el mismo, terminar decorando algún punto del islote.


Foto www.mas-mexico.com.mx

Cerca de 1500 muñecas pueblan la isla. Muchas, la gran mayoría, están deformadas. Algunas muestran su vacío interior, están sucias o quemadas, podridas otras, y la mayoría tienen un color oscuro y macilento. Las que más llaman la atención son aquellas incompletas. Esas a las que les falta una pierna, un brazo o parte de la cabeza pero que a pesar de ello siguen manteniendo los ojos fijos en aquel que las observa con terrorífico desdén, empaladas en picas de madera, atadas o colgadas de cuerdas suspendidas entre los ramales de los árboles o desperdigadas por el suelo o los arbustos que rodean la isla. La colección de muñecas de Julián Santana se hizo popular en Xochimilco y en todo México. Muchos comenzaron a decir que fue él mismo quien inventó la historia de la niña para darse popularidad. Pero lo que vino a acontecer después dejó mucho por escribir y más tinta en el tintero.

Foto www.maspormas.com

Estaba Julián pescando en los canales cercanos a la isla un día del año 2001. No estaba solo, sino que le acompañaba su sobrino, quien fue quien narró lo que ése día sucedió de manera trágica. Cuenta el sobrino que su tío Julián le confesó en aquella jornada cómo desde hacía mucho tiempo una misteriosa sirena le llamaba desde las profundidades del canal. Le dijo que a todas horas, aquel ser extraño le pedía que se fuese con él y que más que una petición parecía una obligación. Cuenta el sobrino que se alejó durante un rato para controlar el ganado que había dejado pastando en un prado cercano, y cuando regresó, halló a su tío flotando el agua ahogado. La autopsia realizada al cuerpo de Julián dictaminó que falleció a causa de un infarto fulminante.


Foto www.horrorbox.ex

Coincidencia o no, leyenda urbana o misterioso infortunio, el caso es que Julián fue a ahogarse en el mismo lugar en el que años antes apareció muerta la pequeña niña, y el mismo sitio en el que fue a recoger la primera de sus muñecas, aquella que halló flotando en el agua.

Foto www.lasexta.com

Desde hace años la isla de las muñecas es un lugar que gusta de ser visitado por turistas y curiosos amantes de lo insólito. Incluso algunos les rinden culto o les llevan ofrendas y cambian sus vestidos. No todos los remeros de trajineras se atreven a acercarse al islote, pues para muchos los malos augurios y la superstición les mantiene alejados, pero siempre hay guías que aprovechan las mil y una posibilidades que ofrecen los rincones de Xochimilco para acercar a los atrevidos a pisar la isla de las muñecas como complemento a los parajes de extraordinaria belleza que son el primer reclamo de estos lares.

Foto www.ancient-origins.es

Lo más extraño y paradójico de este caso es que pese a haber fallecido los protagonistas de esta terrible historia, son muchos los visitantes que afirman sin reparos que han visto con sus propios ojos como las muñecas les han seguido con la mirada volteando sus cabezas, como movieron sus cuerpos con extraños escorzos mientras seguían colgadas de las ramas de los árboles a su paso, o como los gritos y lamentos, susurros abstractos y terroríficos que mortificaron en vida a Julián, son amplificados cuando el silencio nocturno llega a la isla haciendo tan notoria su presencia que no hay quien se atreva a quedarse en este pedazo de terruño sin que la sangre se hiele en un instante.


Aportes y Datos:

La Razón

https://www.larazon.es/historia/20200113/j72745usbrhn5cccgdnf6lee7q.html

Wikipedia

https://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_las_mu%C3%B1ecas

La Vanguardia

https://www.lavanguardia.com/cribeo/cultura/20181207/47430967631/te-contamos-la-historia-de-la-inquietante-isla-de-las-munecas-en-mexico.html


 


15 enero 2018

GÁRGOLAS Y QUIMERAS

J.J.D.R.
Altivas y grotescas, terroríficas a la par que desafiantes, las gárgolas observan el devenir del tiempo desde la cima de los templos más importantes de la fe cristiana. Desde los altos muros de catedrales, iglesias y renombrados centros populares, decenas de ojos vacíos y fauces abiertas dan la bienvenida a los cientos y miles de turistas, peregrinos, devotos y curiosos, que se acercan a los templos católicos de medio mundo.

Gárgola Lonja de La Seda de Valencia Foto Jorge Donato
Con gestos delirantes, retorcidos sus cuerpos, la piedra convertida en estigma se mofa de quien observa y, en algunos casos, incluso la obscenidad de los detalles con atributos sexuales deja patente que las gárgolas fueron un instrumento que dio rienda suelta a la imaginación de ciertos artistas que trasladaron leyendas y recuerdos populares a la gris y cenicienta piedra con el objetivo de mostrar la oscuridad latente y palpable que se cierne sobre los que escapan a la luz y por lo tanto a la fe.

Gárgola Catedral de Murcia Foto Jorge Donato
Serán muchos los que tal vez no se percaten ni siquiera de su existencia. Otros en cambio, guiarán sus ojos a las alturas y, posiblemente con cierta curiosidad se pregunten,… ¿Qué demonios –nunca mejor dicho- pinta un ser grotesco mitad humano mitad animal, en una catedral o en una iglesia?
Se puede decir con certeza que las gárgolas no son más que un instrumento arquitectónico cuyo principal valor constructivo es desaguar la lluvia de los tejados de los edificios. Quizás la pregunta acertada sería ¿Por qué utilizaron una iconografía tan radicalmente opuesta al espíritu eclesial principalmente en sus templos de mayor relevancia? Y es aquí donde, sobre todo en la edad media y principalmente gracias a la aparición del arte gótico, aparecieron las gárgolas como una amenaza, como una terrible advertencia para los infieles y descarriados y su escenografía en los templos fue un místico mecanismo para espantar y ahuyentar de los espacios sagrados los malos espíritus.

Gárgola Lonja de La Seda Valencia Foto Jorge Donato
En los aportes consultados, según Viollet-le-Duc, las primeras gárgolas aparecieron en la catedral de Laon (Francia) en el año 1220 y, tan sólo dos décadas después, ya cubrían la mayoría de los templos parisinos y franceses.

Gárgola Lonja de la Seda  de Valencia Foto Jorge Donato
Lo que no hay que obviar es que esta tradición es mucho más antigua. Ya egipcios, griegos y romanos utilizaron este recurso de desagüe sobre todo con apariencia animal o mitológica. Aunque como ya cité, la aparición de gárgolas en gran parte de templos, no fue más que la expresividad figurativa del arte gótico en pleno esplendor y el resultado en piedra de leyendas y creencias populares como ésta que hace referencia explícita sobre por qué fue tradición posterior el uso de estos elementos ornamentales en las fachadas, y dice así… “acostumbraba un horrendo dragón a sembrar de cadáveres de peregrinos y lugareños los caminos que discurrían por las campiñas y bosques anexos a la población francesa de Rouen.

Gárgola Lonja de Seda de Valencia Foto Jorge Donato
La misma leyenda, tan fantástica como antigua, cuenta cómo el arzobispo de la citada población se dispuso a terminar con tan grotesco ser y tras perseguirle durante un tiempo, logró quitarle la vida. La historia culmina con el intento desafortunado del arzobispo por quemar en la hoguera al maléfico dragón pero, si tenemos en cuenta que el ser mitológico poseía la facultad de lanzar llamaradas de fuego por su fiera garganta, no es de extrañar que ningún daño le provocasen las mismas llamas de la hoguera en las que acabó envuelto.

Gárgola Lonja de la Seda Valencia Foto Jorge Donato
Arrepentido del fallido intento y para terminar de una vez por todas con tan perturbador asunto, el clérigo ordenó decapitar al dragón y colgar su cabeza en una esquina de la catedral para que todo el mundo pudiera contemplarlo y temer con su sola visión arrimarse a la oscuridad que se suponía abrazaba para siempre a los descarriados y poco devotos de espíritu”

Gárgola Lonja de la Seda de Valencia Foto Jorge Donato
Es necesario señalar que no todas las llamativas figuras que aparecen en fachadas de los templos, por muy extrañas que sean, son gárgolas. Éste nombre sólo es atribuible a aquellas que desempeñan el papel fundamental de desagüe. El resto de figuras son denominadas quimeras, o bicha cuando se alude al arte arquitectónico plateresco.

Quimera, Lonja de la Seda Valencia Foto Jorge Donato
Estos, de igual manera, suelen representar animales fantásticos en todas sus formas y atributos y, en sus grotescas formas y posturas, reptan por muros y columnas sembrando el miedo con sus ojos inertes y vacíos.

Gárgola Lonja de la Seda Valencia Foto Jorge Donato
En la alborada, cuando el sol apenas comienza a despuntar sobre el horizonte, sus primeros rayos matutinos comienzan a iluminar la faz terrible de una gárgola pensativa.

Gárgola Notre Dame de París Foto es.aleteia.org
Quizás piense que el inframundo es más divertido que ésta quietud en piedra en la que vive adormecida. Pero sabe que su sola presencia, silenciosa bajo su manto de fría piedra, recrea perfectamente la oscuridad que subyace, incluso en los rincones donde se supone reina siempre la luz.

Aportes y Datos:
Ciencia histórica
http://www.cienciahistorica.com/2015/05/09/los-arquitectos-ponian-gargolas/
Blog de Dolores Herrero
http://doloresherrero.com/
Wikipedia
https://es.wikipedia.org/wiki/G%C3%A1rgola_(mitolog%C3%ADa)







13 julio 2014

BARRANCO DE BADAJOZ (LEYENDA)


J.J.D.R. 
En este periplo por leyendas e historias curiosas de nuestro planeta, viajaremos en esta ocasión hasta las islas afortunadas, exactamente hasta la isla de Tenerife, dónde según el acervo popular, es lugar de fuerte carga enigmática y misterio el conocido como Barranco de Badajoz. 
Tras la conquista de la isla por parte de Alfonso Fernández De Lugo en 1496, los reyes católicos ofrendaron con tierras a los colaboradores en la campaña de anexión de los nuevos territorios insulares. Una de éstos hombres fue Juan de Badajoz, quién tomó las tierras del barranco y por ello es que desde entonces se conoce popularmente a éste sitio como tal, aunque para los lugareños moradores del barranco y de Güímar, éste sigue llamándose barranco del Chamoco, como era conocido para los antiguos “guanches”. 
Sin lugar a dudas, para cualquiera que se adentre por los sinuosos senderos que transcurren bajo las paredes del barranco de Badajoz, no podrá escapar ante el magnetismo de un lugar extremadamente bello. 
BARRANCO DE BADAJOZ Foto www.tripadvisor.com
Me alejé, no en exceso, en busca de la fruta hasta llegar a un hermoso peral, bajo el cual, buscando descanso, me quedé profundamente dormida. Una extraña presencia me despabiló. Al acercarse a mí, contemplé una figura alta y blanquecina, casi transparente que con gestos gráciles y amistosos me invitó a seguirle. Junto a la misteriosa figura, entré en una cueva por la que descendí unas escaleras hasta llegar a un amplio jardín dónde más figuras del mismo aspecto esperaban. Los amables seres me ayudaron a proveerme de ricas peras, tras lo cual, cuando ya estaba cargada, me acompañaron hasta dejarme bajo el mismo árbol dónde me había quedado dormida. Según la pequeña, no estuvo en aquel sitio más de una hora, aunque para su familia habían pasado, nada más y nada menos que “veinte largos y angustioso años de espera”. 


Según cuentan excursionistas y curiosos que se han adentrado en el barranco, en ocasiones, dicen haber escuchado la tierna voz de la niña. La leyenda de “la niña de las peras”, como se la conoce popularmente, reúne características comunes a otros casos similares de desaparecidos que ilógicamente, retornan al cavo del tiempo con el aspecto que tenían al desaparecer y la sensación de no haberse ausentado más que un tiempo aparentemente corto.


Otra de las historias que ha convertido este rincón de la isla de Tenerife en popular, fue el suceso acaecido en el año 1912 a varios trabajadores que operaban en la galería de agua de Izaña, la más cercana al barranco. Mientras faenaban sobre una pared en busca de agua, ésta de repente se vino a bajo dejando al descubierto una amplia sala en la que tres seres de blanquecino aspecto les contemplaban. Después de varios segundos de asombro por parte de los trabajadores, vieron como los extraños seres se encaminaron hacia su posición. 

Foto www.barrancodebadajoz.com
En éste punto hago un inciso para aclarar que, de lo acontecido después, hay dos versiones distintas pero igualmente populares. La primera argumenta que tras ver cómo aquellos tres seres luminosos se encaminaban hacia los trabajadores, éstos no dudaron en poner pies en polvorosa acudiendo al instante ante la guardia civil para denunciar los extraños hechos. La segunda versión narra como los trabajadores entablaron conversación con los misteriosos seres, é, incluso, les fue indicado dónde debían realizar las prospecciones para asegurarse el éxito en su búsqueda de agua. 


Estas dos historias, aunque son las más populares, no dejan de ser narraciones antiguas de carácter legendario y por consiguiente poco contrastable. No obstante, a lo largo del tiempo, son muchísimas las personas que no dudan en aseverar que han tenido experiencias extrañas y misteriosas, incluso podíamos decir que místicas, en éste lugar llamado Barranco de Badajoz. Luces extrañas, avistamientos de ovnis, sonidos que recuerdan voces de niños, cantos…incluso algunos testigos aseguran haber sido testigos de la aparición de una isla de aspecto cristalino que, al aproximarse al barranco y chocar frontalmente contra éste, desaparece sin dejar rastro como si de una ilusión óptica se tratase.     

Aportes y Datos:
J.J.D.R.
Centinela del Sendero


ENTRADA RECIENTE

LAVA AZUL, TRABAJO INFERNAL

J.J.D.R. Una densa nube de color indescriptible cubre el inmenso cráter. Ardientes fumarolas de azufre y corrosivos ácidos desgarran con s...