15 marzo 2016

PAILÓN DEL DIABLO

J.J.D.R.
La niebla funde su manto grisáceo sobre el musgo que recubre la pared vertical de roca. El agua cae bajo el influjo de un desaforado rugido y del fondo del precipicio emerge una intensa nube de espuma que impregna el valle de húmeda apariencia salpicando con grandes y frías gotas la tierra y el cielo circundante. El torrente, agitado, precipitándose desde las alturas, ruge tan fuerte que es audible a gran distancia. Tras el intenso muro de niebla y vapor, el Pailón del diablo muestra su desgarradora belleza, atronadora cascada que rompe la monótona sinfonía del bosque cercano.


Foto www.ecuador365.com
El nombre de Pailón viene de paila (hondonada, terreno bajo y redondo).En cuanto al sobrenombre de la cascada, según refieren los lugareños, la pared de roca muestra a cierta distancia la faz de un ser grisáceo que asemejan con el diablo, aunque ciertamente, es complicado definir tal pareidolia en el paisaje.


Foto www.flickriver.com
El Pailón del diablo se encuentra en la provincia de Tungurahua, muy próximo a la localidad de rio verde entre dos impresionantes Parques Nacionales Ecuatorianos, Llanganates y Sangay, y apenas a treinta minutos de la maravillosa ciudad de Baños de Agua Santa.  La corriente de río verde lentamente serpentea sobre el abrupto terreno, acunando sus aguas turquesas, entre bromelias, hortensias, y un sinfín de gráciles orquídeas que parecen sacadas de un libro de diseño natural artístico.

PAILÓN DEL DIABLO
El Pailón del diablo, tras remontar dos pequeños saltos de agua, se lanza al vacío desde unos ochenta metros de altura para caer sobre una piscina natural de forma redondeada. En 1994 se construyeron cuatro balcones de madera para alojar a los turistas que se acercaban a contemplar esta maravilla ecuatoriana. Estos balcones son alcanzables recorriendo una senda bien delimitada que da la oportunidad de acercarse hasta tocar con los dedos el torrente acuífero.

Foto www.wlviajerofeliz.com
La senda que guía los pasos del visitante, a veces se pierde entre las grietas de la montaña, haciendo que el caminante tenga que inclinarse para poder cruzar ciertos tramos. Son muy llamativos los escalones labrados en la piedra que ascienden en paralelo el salto de agua, que como un denso velo de espuma y vapor, se estrella contra la redonda pileta con un rugido que hiela el aliento. Estos escalones, los cuales permanecen constantemente húmedos y resbaladizos son un peligro que muchos senderistas se atreven a desafiar, a riesgo de perder el equilibrio y caer por el desfiladero.

Foto www.elcomercio.com
La alfombra verde se cierne sobre el horizonte. Aterciopeladas nubes se desvanecen bajo la cúpula celeste. Bandadas de mariposas de mil colores escapan del curioso visitante, atajando entre la bruma de la tarde y la espesura del bosque colindante. Cae la noche y el campo dormita. Sólo el bramido del Pailón del diablo retumba en la noche, tambor hueco y profundo, que redobla intermitentemente su hueca melodía haciendo temblar la tierra en la mitad del mundo.

Aportes y Datos:
Pailón del diablo
http://www.pailondeldiablo.ec/es/inicio
La Vanguardia
http://www.lavanguardia.com/ocio/20150726/54433612109/la-sobrecogedora-escalera-del-pailon-del-diablo.html