27 agosto 2015

ALISON LAPPER (CON LA BOCA Y EL PIE)

J.J.D.R.
Nació sin brazos y con unas piernas muy pequeñas. Su madre, la misma que la dejó abandonada con tan sólo cuatro meses de vida, le puso por nombre Alison Lapper.
Su padre tan sólo le concedió algún que otro rato en su pesarosa infancia.
Ambos trabajaban en Yokshire en una fábrica de automóviles y decidieron separarse cuando nació su hija. El siguiente paso fue dejarla al amparo de la beneficencia, criándose en el Schailey Heritage Institute en Sussex Inglaterra, junto con otros muchos pequeños que tenían algún tipo de minusvalía física.

ALISON LAPPER Foto www.setcelebs.com
Cuenta Alison que, como estaban imposibilitados para levantarse si se caían, los colocaban en zócalos de escayola como si fueran muñecos de exposición.
También habla de cómo desde los tres meses de edad, los médicos le implantaron brazos y piernas artificiales, que más fueron una pesada carga que una ayuda, y en cuanto pudo hablar, Alison pidió que le quitaran aquellos artilugios que tan incómodos le resultaban y entorpecían sus movimientos.
Comenzó a pintar a los tres años de edad usando su boca y sus pies.
Cogiendo el pincel con su boca, empezó a trazar líneas y figuras mediante suaves movimientos de cabeza.


Con doce años comprendió realmente su minusvalía, una malformación congénita denominada Facomelia (ausencia de extremidades) y se aferró a una vida que no le había hecho justicia, sin prejuicios y plenamente convencida de ser capaz de vivir dignamente y ser autosuficiente.
¿Porqué colocar a los minusválidos por encima o debajo de los demás?
Calificarnos de ángeles o monstruos es un mismo insulto. Es excluirnos del mundo. Yo soy una mujer sexuada, tan fuerte o tan débil como cualquier. Igual de buena o mala.”Así se expresa Alison.
Mi cuerpo es bello, no estoy acomplejada””He aprendido a amarme sola

Foto www.theguardian.com
 Estudió en la escuela de Heatherley de bellas artes y posteriormente se graduó en la Universidad de Brighton en 1994 con honores de primera clase.
Ha sido galardonada con la condecoración de mayor prestigio en Inglaterra, el Members Of The British Empire (MBE) por servicios prestados al arte entregado por la reina de Inglaterra en persona.
No sé cuáles son exactamente esos servicios. Tampoco sé quién me propuso para este título. El voto es anónimo. Quiero creer que sólo se ha juzgado mi trabajo artístico y no mi deformidad.”
En el año 2003 fue galardonada con el premio de mujer del año en España.

Foto www.bbc.co.uk
 Pero sin duda alguna, su mayor reto y el mejor regalo que la vida le podía dar, es criar a su hijo Paris. Su gran miedo fue pensar que su hijo podía heredar su malformación, pero su pequeño nació sano para alegría inmensa de Alison que veía hecho realidad el sueño de su vida. Del padre, tan sólo dice que no se merece a su hijo, que ella se vale sola.

PINTURA DE ALISON LAPPER
La popularidad de Alison Lapper llegó del arte del escultor Marc Quinn. Durante 10 meses realizó, sobre una pieza de 3,6 metros de mármol de carrara, la escultura del cuerpo de Alisson embarazada de 8 meses.

Foto www.hyperbole.es
La pieza de 11,5 toneladas tomó por nombre “Lapper embarazada” que para el autor es un modelo de heroísmo femenino.
La escultura se expuso en la mítica plaza de Trafalgar Square en septiembre de 2005 y permaneció allí hasta finales de 2007.



La pintura de Alison Lapper; desnudos colages y composiciones, han sido expuestas en numerosas exposiciones internacionales, al igual que sus montajes fotográficos, que son muy apreciados por su gran calidad artística.
Alison es miembro de la asociación de artistas pintores con la boca y el pie (AAPBP) de refutado prestigio. 
La artista británica es un ejemplo de superación constante.

Foto www.ablersite.org


A cada golpe de su robusto cuello, una nueva traza emerge sobre el rugoso lienzo.
Muerde el pincel, a la vez que su boca se desliza firme y segura recorriendo el lienzo con la maestría y don que caracteriza a los artistas con talento y experiencia.
La falta de brazos en su cuerpo hizo que la herramienta de los artistas acabara besando sus tiernos labios, y a golpe de pequeños cabezazos, terminó pintando bellas obras de arte. Su sacrificio y tenacidad son como un espejo en el que debemos intentar vernos reflejados.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero

VOLCÁN PARICUTÍN (EL NACIMIENTO DE UNA MONTAÑA)

J.J.D.R

Hoy día insisten los expertos en constatar la juventud de nuestro planeta Tierra y el conjunto que forma nuestro inmenso sistema Solar. Cuando nos asomamos a las cifras que esgrimen los científicos al datar nuestro planeta, nos perdemos en un mar de ceros seguido de puntos que nos suele dejar helado. Pero hay hechos y sucesos naturales que nos pueden hacer comprender lo acertado de dicha conclusión por parte de los expertos.

ERUPCIÓN PARICUTÍN Foto www.adamdavidmorton.com
Un caso muy particular, y en sí mismo único, sucedió en febrero de 1943 en la meseta de Tarrasca (México) en el estado de Michoacán, que llevó a la comunidad científica y al mundo entero a asistir in situ al nacimiento de un volcán, o lo que es lo mismo, al nacimiento de una montaña. Éste hito histórico, en cuanto al hecho de haber asistido a fenómeno tan espectacular en todas sus fases, demuestra cómo la naturaleza de nuestro entorno sigue modificándose lenta e inexorablemente al ritmo parsimonioso en el que suceden los hechos en el universo.

 PARICUTÍN Foto www.paricutin.umich.mx
Eran las cuatro de la tarde y Dionisio Pulido trabajaba la tierra a las afueras de Parícutin. Según su testimonio, la tierra se abrió dejando a la vista una hendidura profunda por la que comenzó a emanar gran cantidad de gases a la vez que comenzó a elevarse varios metros en altura y las tripas de la tierra roncaban expulsando truenos al aire. El olor a azufre envolvió el campo y temió seriamente por su vida. Pensó entonces en su señor de los milagros y se convenció de que debía de llegar al pueblo para poner a salvo a su familia y avisar a los vecinos de lo que estaba sucediendo. Un humo gris y espeso subía en fumarolas gigantes hacia el cielo. Montado en su yegua galopó hacia el pueblo, y al llegar comprobó que su familia y los amigos le esperaban contentos con su regreso ya que pensaban había muerto en el acto.

DIONISIO PULIDO Foto www.paginasprodigy.com
Dionisio Pulido había asistido en primera persona al nacimiento del volcán Parícutin.
A lo largo de aquella jornada, la grieta se expandió notablemente y las explosiones de magma y basalto no cesaron desde aquel instante. Durante cinco años el volcán fue creciendo y la lava arrasó con todo lo que tenía por delante, llegando en todo el periodo de actividad a los 18 kilómetros cuadrados de lava.

DESALOJO DEL PUEBLO Foto de Walter Reuter www.jornada.unam.mx 
En pocos días murieron cerca de 4500 cabezas de ganado y alrededor de 550 caballos. Las poblaciones de Parícutin, San Juan Parangaricutiro, Zirosto, Zacán y Angahuan se vieron seriamente afectadas. Un éxodo masivo de personas comenzó en la región que afectó a cerca de 2500 personas de la zona. En el caso de los pueblos de Parícutin y San Juan de Parangaricutiro el éxodo fue total, dejando éstas localidades desiertas ante el inminente peligro.

Foto www.williamjconaway.com
A pesar de la magnificencia de los hechos acontecidos, no hubo que lamentar víctimas por la acción directa del volcán. Aunque sí hubo muertes por paros cardiacos y problemas respiratorios, causados indirectamente por el Parícutin.
En los primeros cuatro meses de vida del volcán, su altura se elevó hasta los 200 metros, llegando hasta los 365 en los cuatro meses posteriores. En el año 1949 pareció extinguirse por completo su actividad. Durante tres años, la tierra dio un respiro, y no se produjo actividad volcánica, hasta que en 1952, de nuevo, las entrañas de la tierra expulsaron sus fétidos fluidos hacia el cielo Mexicano, bajo una actividad extraordinaria de fuerza, cesando poco después repentinamente y quedándose por fin dormido.

Foto www.glogster.com
El paraje que dejó el nacimiento del volcán Parícutin fue desolador. La lava se tragó la simiente de una tierra fértil, y acabó de golpe con toda la vegetación del lugar, dejando tras su paso, un desierto de lava petrificada.

Foto www.anfrix.com
Los habitantes de la localidad de San Juan Parangaricutiro esperaron hasta el último momento para abandonar sus casas. Hubo quien, incluso, se negaba a aceptar tanto castigo divino. Sólo cuando la lava infernal que avanzaba a una velocidad de vértigo estuvo prácticamente a las puertas del pueblo, optaron resignados por abandonar sus hogares.
Alentados por el discurso del obispo, el cual agradeció a dios la falta de victimas, comenzaron la peregrinación hacia un incierto y nuevo futuro, que les llevo primero hasta las tierras de Angahuan, pasando después por  Uruapan, hasta que al final, se instalaron en Aguanitzaara o valle de los conejos, donde fundaron el nuevo San Juan.

VOLCÁN PARICUTÍN Foto www.paricutin.com.mx
Como huella indeleble del pueblo desaparecido de San Juan Parangaricutiro, ante la brutalidad de haber asistido al parto de la tierra, bajo las laderas del joven y altivo volcán Parícutin, aún asoman los ladrillos de la que fue una de las torres de su iglesia, que sobrevivió para poder contemplar el volcán recién nacido.

Foto www.los40viajes.com.mx
La maleza y el musgo, que en cualquier sitio crece, verdea lastimosamente la piel negra de un mar de lava. La llanura de piedra oscura, que ocupa la ladera del Parícutin, llora silencio. La silueta del joven volcán vigila el horizonte. Su tripa digiere el azufre lentamente. Mastica su humo, negro y denso, mientras padece una catalepsia disfrazada de sueño nocturno.
Las campanas de la torre de la iglesia están mudas. La cruz, en lo más alto del campanario, contempla fijamente la enorme boca del Parícutin, seguramente a la espera de frenar, llegado el momento, un nuevo derrame de fuego, violencia, y aliento fétido del gigante dormido.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero
Bibliografía consultada:
El Parícutin (Una de las doce maravillas del mundo)
Pedro Corona Chávez
Departamento de Geología
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo



26 agosto 2015

BOSQUES LAMINARIALES

J.J.D.R.
Bajo el profundo y extenso manto oceánico, cubriendo amplios espacios del lecho marino, espesos bosques laminariales aportan con su singular apariencia, un bello ecosistema acuático donde una gran variedad de vida marina se alimenta y reproduce entre los enormes y suculentos tallos de las algas pardas o Kelp.
Esta clase de alga (Phaeophyceae) perteneciente a un grupo de más de treinta especies denominado Protista, tiene como mayor característica su tamaño y su proliferación, llegando a formar espesos bosques bajo el mar conocidos como laminariales.

BOSQUE LAMINARIAL Foto www.eng.laprensa.hn
Estas algas crecen en aguas con gran contenido en nutrientes y su tamaño puede alcanzar de treinta a los ochenta metros de altura viven de uno a veinte años.  Los bosques laminariales son comunes en aguas del Pacífico siendo muy bellos y famosos los que se encuentran cercanos a las costas de California como por ejemplo el de la Isla de San Clemente de varias decenas de kilómetros. Se pensaba que estos espesos bosques de algas enormes sólo eran capaces de reproducirse en aguas del Pacífico, hasta que fue hallado uno en pleno Trópico.
A parte de constituir una base fundamental en la dieta de una gran cantidad de especies marinas, estas algas también son su refugio y un escenario perfecto para los amantes del buceo, los cuales no niegan sentirse como si nadasen entre un bosque de gigantescas coníferas submarinas.

Foto www.neofronteras.com
El aprecio de los humanos por esta nutritiva alga viene de lejos, siendo el Kelp o cabeza de toro, el alga más utilizada por los nativos norteamericanos como fuente de alimento y también como eficaz cordel para la fabricación de redes de pesca en épocas pasadas. Estas algas son muy nutritivas al contar con gran cantidad de aportes alcalinos, sodio, calcio, magnesio y potasio, además de ser una enorme fuente de Dorofila, sustancia que hace aumentar la formación de células sanguíneas que purifican el organismo. El aporte nutritivo de estas algas está altamente considerado, ya que sus cenizas son muy ricas en yodo y Alcalis que sirven para fabricar jabones, vidrio, fertilizante, y el aporte de Alginato es utilizado para espesar productos como la pasta de dientes, los helados, mermeladas, cremas y salsas. Su gran facilidad de reproducción hace que el mercadeo con estas especies sea muy productivo y de escaso impacto medioambiental, habiéndose experimentado con gran éxito en las granjas de Kelp su utilización como fuente de energía renovable al emanar una gran cantidad de metano tras su combustión.


Es indudable la gran cantidad de bienes naturales que nuestro planeta nos aporta y lo mucho que necesitamos cultivar una eficaz y duradera sincronía con nuestro medio ambiente. Una puesta de sol, un amanecer en un idílico rincón paradisiaco, el sonido del mar al abrazar la arena de una playa o el bramido del viento cuando sopla frío y hermético junto a la blanca nieve, son postales que a todos nos gusta disfrutar y que son casi una necesidad vital para nosotros. Pero sentir que nuestro mundo respira y creerlo es diferente. Y es necesario llegar a sentir su latido, saber que siente y padece como cualquier ser vivo, sólo de esa manera,   volveremos a formar parte de esto que llamamos nuestro planeta.


Foto www.mexicodesconocido.pc.mx
Los bosques Laminariales perpetúan la vida de un sinfín de seres marinos y conforman un espectacular oasis subacuático. Contemplar el enorme y tupido tejido verde de sus algas, es un ejemplo más, de la magnífica arquitectura natural diseñada por Gaia.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero











25 agosto 2015

JOSEPH SEIGENTHALER & THOMAS KUEBLER

J.J.D.R.

Bustos de piel adormecidos por el silencio cuelgan por doquier de las paredes de la estancia, como en una sala de trofeos taurinos o la colección privada de un taxidermista.
Bustos que parecen querer salir de su prisión de cal, retorcidos sobre sí mismos, tratan de alcanzar con la expresividad de sus ojos cristalinos el alma del que observa con detalle su fisonomía desgarrada pendiendo de las paredes.

ESCULTURA DE JOSEPH SEIGENTHALER Foto en.wikipedia.org
Joseph Seigenthaler es el autor del hiperrealismo que cuelga en las paredes del museo.
Nació en Nashville, Tennessee (EE.UU.) en 1959 y lleva más de dos décadas esculpiendo figuras, y haciéndolas caminar entre la credulidad y el desconcierto que origina en el espectador el hiperrealismo más absoluto.
Comenzó muy joven realizando esculturas de cera y pronto su detallada técnica y el buen uso de los materiales modernos le han puesto en el disparadero de los más cotizados y afamados artistas hiperrealista del momento.

Foto www.pinterest.com
Su estudio, tachonado de resinas, óleos, acrílicos, siliconas, ceras y telares para vestir a sus creaciones, encubre toda una sociedad de seres amputados de vida pero tan reales en apariencia, que miedo me daría quedarme en una habitación a oscuras y solo ante ellos.
Como casi la mayoría de los artistas que disfrutan creando esculturas hiperrealista, el objetivo es alcanzar el mayor realismo posible y, sobretodo, provocar en el espectador todo tipo de sensaciones raras y controvertidas.
Joseph Seigenthaler consigue de sobra captar la atención con sus obras, sobretodo con los Noggins, bustos que reflejan con increíble detalle hasta los poros de la piel por los que transpirarían sus obras si cobrasen vida.


Junto a su esposa y sus tres hijas, trabaja y reside en la actualidad en Chicago (EE.UU.), donde además tiene de la mano de Carl Hammer Gallery, una de sus colecciones permanentes.
Inmersos en un mar de siliconas y vidriosos ojos que fijamente miran hacia el vacío, todo un mundo de brujas, zombis, mutantes y pequeños duendecillos del bosque, aparece entre pinceles, paletas, acrílicos, y toda clase de utensilios de atrezo.
Mecido por la corriente de fantasía que destilan sus creaciones, Thomas Kuebler tiñe y perfora formas y colores bajo el telón que cubre su bizarro mundo de personajes diabólicos y frikis figurillas de silicona.
Thomas Kuebler nació en Cleveland, Ohio (EE.UU.) en 1960. A muy temprana edad, comenzó a perfilarse como un inquieto y hábil artista, que esculpía figuras de barro y se divertía arreglando todo tipo de juguetes mecánicos.

Foto www.thomaskuebler.com
Después de terminar sus estudios en Kent, trabajó como diseñador de juguetes para la empresa Americam Greeting durante dos décadas y media, diseñando prototipos de juguetes, pero sin descuidar en ningún momento su gran pasión, crear un sin fin de personajes fantásticos que eran exhibidos en diferentes galerías y certámenes.

THOMAS KUEBLER CON UNA DE SUS CREACIONES 
Pasado un tiempo Thomas decide realizar su sueño y dedicarse a ser escultor de lo bizarro, como él mismo se denomina, y de manera independiente, vende esculturas a museos, empresas y colecciones privadas, que demandan sus cotizados trabajos en todo el mundo.
Su técnica es muy depurada y el realismo de sus personajes monstruoso, ya que su obra está compuesta de los más variados y extraños personajes del panteón mágico de los cuentos infantiles.

Foto escalofrio.com
Para llegar a la perfección soñada, Thomas Kuebler ha seguido los consejos de expertos antropólogos para crear monstruosos cráneos y fisonomías imposibles.


Cuerpos de silicona vestidos con telas, ojos de cristal que parecen mirar en el interior de la mente del observador, cabellos sedosos y dientes amarillentos, siluetas obesas y ancianos arrugados hasta un extremo imposible, hacen que la obra de Kuebler no deje a nadie indiferente, y sus Trolls maléficos y sus duendes cejudos, lleguen a dar la sensación de querer salir en cualquier momento.

Foto www.desingswan.com
Joseph Seigenthaler y Thomas Kuebler son dos grandes exponentes del increíble arte escultórico y figurativo denominado hiperrealismo que tantos adeptos tiene en el mundo, sobretodo a través del apoyo que reciben desde las redes sociales y los medios de comunicación en Internet.


Ante cualquiera de las obras de estos extraordinarios artistas, la ficción parece ganarle terreno a la realidad, y cualquier personaje salido de la mente de estos hombres, asusta por el frío y perfecto reflejo que proyectan en un espejo.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero










24 agosto 2015

CATEDRAL DE MÁRMOL

J.J.D.R.
Bajo las turquesas aguas del lago General Carrera, los bancos de salmones y truchas en procesión subacuática esquivan con rítmico y simétrico danzar de escamas y aletas, los angostos y retorcidos muros de la catedral del mármol.
Por encima de las aguas del lago obviando el constante borboteo de los peces, una cúpula de mármol resalta en el horizonte cercano.
Trescientos millones de años de cincelado natural lograron crear ondulaciones perfectas en un conjunto pétreo de hermosura sublime.

CATEDRAL DE MÁRMOL Foto www.medioambiente.org
La catedral del mármol se ubica en las costas del lago General Carrera en la región de Aysén. La demarcación geográfica del lago es compartida por Chile y Argentina, siendo conocido el lago patagónico por parte de los argentinos como lago Buenos Aires.
Con una altura de cuatro metros, la catedral de mármol, suele ser un buen refugio para los afortunados visitantes que se acercan al lago y que, en pequeñas embarcaciones, se adentran por las cavidades minerales llenas de color.


Cerca de la Catedral, se puede contemplar la capilla y la caverna de mármol, esta última de menor tamaño pero no por ello menos espectacular.
Las tres siluetas que se elevan como centinelas sobre el lago, son formaciones de roca caliza que muestran grandes vetas de puro y ondulado mármol blanco, rizadas brechas grisáceas y rectilíneas vetas de bellísimo mármol rosáceo.


Poder adentrarse en las cavernosas entrañas de estas formaciones marmóreas y palpar la húmeda piel de la roca, debe ser como doblegarse ante un diafragma de luz atemporal que golpea los muros sintiendo que se penetra en un gigantesco caleidoscopio.
En el año 1994 el conjunto natural del lago General Carrera o Buenos Aires, fue declarado Santuario de la Naturaleza.
El mejor lugar para comenzar la travesía es Puerto tranquilo, pequeña y apacible localidad donde se puede alquilar una embarcación o sumarse a grupos que salen asiduamente a navegar por el lago.

Foto www.tumblr.com
Las excursiones a pie son también muy atractivas, siendo numeroso los senderos que discurren por toda la región que nos llevarán hasta los pies de espectaculares cascadas, quebradas de hielo, y un sin fin de aventura y libertad.
La lluvia suele ser constante en la región patagónica. Los nueve grados de temperatura son casi rutina en una zona que, por norma general, presenta buena climatología para la pesca y la observación de la fauna marina y las aves del litoral.
La luz es el mayor aliado del mármol. Los rayos del astro rey, como un tímido velo de seda se desplazan por la pulida y tersa piel de la antigua roca.

Foto www.amolife.com
Entre claroscuros y sombras chinescas, abrazada por el silencio y rozada por el leve viento que sopla del norte, la catedral del mármol, se erige como sublime icono natural y espejo en el cual el sol se asoma cada mañana al sur del continente americano.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero







23 agosto 2015

CUEVA DE LOS TAYOS

J.J.D.R.
En la cordillera del Cóndor, al norte de Ecuador, los Shuaras, delimitan sus ancestrales territorios anclados entre el progreso y sus antiguas costumbres indígenas. El pueblo Shuar, antiguos Jíbaros- nombre que les pusieron los conquistadores españoles, y término éste que no es de su agrado-, llevan recorriendo las inmediaciones del río Santiago y las selvas ecuatoriales durante siglos. En su extenso territorio, inaccesible en muchos tramos, no existe un lugar o camino que, en algún momento, en el pasado o ahora en la actualidad, haya quedado inadvertido para sus pies aún descalzos.

MIEMBRO DE LA TRIBU SHUAR Foto www.arteecuador.com
Un tayo es un ave de mediano tamaño que vive en las cuevas. Los polluelos del tayo, pueden llegar a ser más grandes incluso que sus progenitores, debido al volumen de grasa que acumulan en sus primeros meses de vida. Los Shuaras gustan de cazar éstos pájaros. Tras freírlos, usan el aceite que libera el cuerpo del ave para cocinar e, incluso, componer medicamentos. La selva ha regalado a los Shuaras todo lo necesario para subsistir en región tan difícil e inhóspita.
De la vida de los nativos, supo en gran medida el Padre salesiano Carlo Crespi que, en su incursión en el oriente ecuatoriano, durante décadas, convivió con los aguerridos indígenas ganándose su afecto y respeto.

MAPA DE LA REGIÓN
El padre Carlo Crespi Groci (1891-1982) nació en Milán, y llegó a Ecuador en el año 1927, estableciéndose como párroco en la iglesia de María Auxiliadora en la localidad andina de Cuenca. Durante mucho tiempo, el párroco recibió de manos de los nativos Shuaras asentados en la región de Morona Santiago, innumerables objetos valiosos, los cuales eran hallados por los nativos en lugares recónditos y escondidos de la selva. Como es lógico suponer, el padre Crespi comenzó a indagar sobre la naturaleza de aquellas piezas extrañas y antiguas que, en muchos casos, eran de oro y su valor, indudablemente, era muy elevado.
Al cabo de un tiempo consiguió el padre Crespi que los nativos le revelasen el lugar donde se encontraban tan misteriosas piezas arqueológicas. Sobre una elevación del terreno, a unos ochocientos metros y bajo un tupido manto de espesa vegetación, le señalaron una estrecha cavidad que se abría paso en la roca de una loma. Sin duda se trataba de una cueva de grandes dimensiones. Crespi quedó maravillado y, aún más, al escuchar las experiencias que contaban los nativos sobre la profundidad y magnitud de aquella cueva llamada por los Shuar “Cueva de los Tayos”.

CUEVA DE LOS TAYOS Foto www.arteecuador.com
La profundidad de la cueva es de sesenta metros, siendo indispensable para su acceso, deslizarse por mediación de cuerdas. La longitud de la misma no se conoce. Tan sólo los tayos, que utilizan en la negra oscuridad de la caverna su sistema de ecolocalización, a modo de radar, igual que hacen los delfines y murciélagos, saben dónde acaba este mundo subterráneo. Incluso debido a tan magna oscuridad, la luz de focos y lámparas muere enseguida entre las rocas del subsuelo de la cueva.
Carlo Crespi recibió de los Shuaras una cantidad de material sumamente alta. Entre las figuras y objetos que le entregaron, destacaban varias planchas supuestamente de oro, en la que aparecían grabados extraños y signos de un lenguaje incomprensible.
Con el beneplácito de los nativos, Crespi se llevó el material a su iglesia en Cuenca, y en el año 1962, pidió permiso al vaticano para abrir un museo donde exponer las extrañas piezas. En 1962, tan sólo dos años después, un incendio destruyó parte del museo y despareció gran parte de los objetos.

Foto es.wikipedia.org
Para Carlo Crespi, el significado de los grabados de las planchas encontradas en la Cueva de los Tayos, no era otro que la historia de una civilización tiempo atrás desaparecida, antidiluviana, que había dejado constancia en las citadas planchas de su ancestral civilización.
Leyendas antiguas ya hablan de civilizaciones intraterrestres en diversos puntos de Sudamérica y también de Norteamérica. Incluso Crespi y otros acérrimos defensores de ésta hipótesis, creían que dichas civilizaciones podían ser en todos los casos una misma, cuyo mundo subterráneo estuviese horadado en las entrañas de una tierra hueca.

PADRE CRESPI
Las ideas de Crespi fueron secundadas y ampliadas por el espeleólogo aficionado y estudioso de leyendas tribales Juan Moricz. Este húngaro nacionalizado argentino, llevaba tiempo tras la pista del paradero de diferentes cuevas, tanto en Argentina, Bolivia como en Perú. Hombre peculiar y de finalidad incierta, Moricz llega a Ecuador enterado del descubrimiento del párroco italiano. Inmediatamente entablan una estrecha relación con Crespi, y el párroco detalla a Moricz su experiencia con los Shuar, la entrada a la cueva y, cómo no, le muestra los objetos que le han sido entregados por los nativos, y dice saber de la existencia de una enorme biblioteca en la que estaría escrita la historia de la humanidad en los últimos 250.000 años.
Moricz queda impresionado al instante. Rápidamente convence al párroco para que la noticia del descubrimiento se anuncie a bombo y platillo.

OBJETO OBTENIDOS EN LA CUEVA
Inmediatamente viaja a Guayaquil para firmar acta notarial del descubrimiento el 21 de julio de 1969, y cuyo texto cita de la siguiente manera:
“He descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad.
Los objetos consisten especialmente en láminas metálicas que contienen probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida, de la cual no tenemos hasta la fecha el menor indicio”.

JUAN MORICZ Foto www.tayoscave.wordpress.com
Pronto se proclamó autor del descubrimiento. Y comenzó a dar entrevistas y salir en medios de comunicación divulgando sus ideas sobre la autoría de los grabados en las planchas metálicas.
En 1974 el famoso Erick Von Däniken, se puso en contacto con Moricz. Quería que le diese la oportunidad de fotografiar los objetos hallados y, por otra parte, conseguir de primera mano el argumento que buscaba para ser incluido en su obra “El oro de los Dioses”. Moricz accedió y, posteriormente, la obra de Däniken, muy controvertida, fue traducida a 25 idiomas y logró vender más de cinco millones de copias.

Foto www.forosperu.net
Debido a la difusión del descubrimiento, Stanley Hall, ingeniero escocés, contacta con Moricz con la intención de llevar a cavo una expedición a la cueva. Las condiciones que pone Moricz son inalterables. Él, tiene que ser el jefe de la expedición, y no permitirá que se saque nada de la cueva de los tayos. Stanley no acepta las condiciones expuestas por Moricz, como veremos a continuación, tenía otros planes para los objetos que hallase. Se puso en contacto con el gobierno Británico y logró la financiación para su expedición a la cueva. En julio de 1976, conjuntamente con el gobierno ecuatoriano, los británicos instalaron su campamento de operaciones a las faldas de la cueva. La expedición estaba formada por más de un centenar de soldados a parte del grupo científico, y una cantidad ingente de material técnico. Incluso, en Escocia, se llegó a decir que más parecía una campaña militar que una expedición científica. Día y noche hacían incursiones dentro de la cavidad, haciendo todo tipo de pruebas sobre el terreno, de tipo biológicas como geológicas. Llamó muchísimo la atención en ésta expedición que Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna, fuese uno de los miembros del equipo. Después de 35 días de intensas exploraciones, el grupo multidisciplinar científico dio por terminada la investigación en la cueva. Las conclusiones a las que llegaron dejaron helados a los que esperaban una noticia de gran relevancia internacional. Según hicieron publico, la cueva carecía de signos artificiales, lo que negaba la existencia de rastros de civilización alguna.
Lo curioso es que obviaron tajantemente signos inequívocos de la existencia de restos no naturales en las inmediaciones de la cueva, así como gigantescos bloques de piedra en una de las salas de la caverna, que están perfectamente trabajados y alineados simétricamente.

CAPITÁN LUIS HERNÁNDEZ JUNTO A NEIL ARSTRONG 1995
Posteriormente los Shuar dijeron que vieron como sacaban de la cueva varias cajas cerradas con material, que en ningún momento les dejaron ver. Los nativos se sintieron engañados, y no escondieron su malestar con lo que entendían un robo en toda regla.
A Neil Arstrong, que estuvo tres días dentro de la cueva, los medios de comunicación preguntaron sobre su experiencia, y contestó tajante:
“Ha superado con creces mi experiencia en la luna”
Sobre el paradero actual de las tablas metálicas y los objetos que los nativos cedieron al padre Crespi, poco o nada se sabe. Después del fallecimiento del párroco, se cree fueron esquilmados e incluso vendidos a extranjeros.

Foto www.idematicacion.ws
Posteriormente, el espeleólogo argentino Julio Goyén Aguado, que participó en la expedición conjunta de Ecuador y el Reino Unido, ofreció una visión muy distinta a la oficial sobre los verdaderos motivos de la expedición. Estaba convencido de que la financiación de la expedición fue llevada a cabo por la iglesia mormona, que vieron en las tablas encontradas en la cueva, aquellas que recibió el profeta Joseph Smith de manos del ángel Moroni. En éste punto, es importante recalcar la similitud entre el nombre de Moroni y la región donde se encuentra la cueva de los tayos… Morona Santiago. Aguado estaba convencido de que Stanley Hall pertenecía al servicio secreto británico, y que detrás de las tablas metálicas estaban grupos secretos masones, a los que pertenecería Neil Arstrong.
De la verdad de la existencia de dicha biblioteca metálica poco o nada se sabe. El silencio se cierne sobre la cueva y sus tesoros. Con la muerte del padre Crespi, nos quedamos sin la posibilidad de indagar sobre el paradero de las tablillas doradas.

Foto www.cronicasubterranea.blogspot.com
Creo interesante resaltar un estudio sobre las tablas llevado a cavo por el filólogo Hindú Dileep Kuman, y que fue publicado en 1976 por la revista Americana Ascient Skies. En dicho estudio, el investigador identificó los símbolos de las planchas metálicas con ideogramas de la escritura Brahmi del periodo Asokun de la historia India, datados en 2300 años de antigüedad.
Posteriormente en el año 1980, el profesor de biología de la Universidad de Harvard Barry Fell, identificó en las tablillas metálicas 12 signos del zodiaco.
Hoy día, se sigue hablando de un mundo subterráneo el cual comunica todo el continente americano. Se dice que en las profundidades de la tierra hueca, habitó una civilización desconocida, que dejó escrito sobre tablas doradas todo su mundo y toda su historia.

Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero























LOS SHUAR (JÍBAROS)

J.J.D.R
El antiguo y espléndido imperio Inca fue incapaz de doblegar el espíritu de los Shuar. Pueblo guerrero e indomable, defendieron sus territorios de los ejércitos Incaicos con sangre y violencia. Durante mucho tiempo, las confrontaciones fueron cruentas y terribles, logrando expulsar de sus territorios a los Incas en el año 1490.

Foto www.flacsoandes.edu.ec
Años después llegaron los conquistadores Españoles. Y enseguida comprendieron porqué ni la fuerza de los guerreros Incas ni otras tribus de las regiones cercanas habían sido capaces de doblegar a tan indómitos y aguerridos hombres.

Foto www.elmercurio.com.ec
Las incursiones Españolas desde 1549 fueron repelidas una y otra vez por los aborígenes. Cuando algún español caía en manos de los guerreros Shuar, eran decapitados y realizaban un ritual llamado “Tzantza” que terminaba con la cabeza reducida del infeliz abatido. Al contemplar estas costumbres, los españoles les llamaron Jíbaros (salvajes).

Foto www.sabercurioso.com
Fue en el año 1599 cuando finalmente expulsaron a los españoles de sus territorios, habiendo quedado zonas como Morona Santiago y Chinchipe, sin ser conquistadas por los extranjeros, debido al terrible ardor guerrero que mostraron los jíbaros de la zona.
La fórmula que utilizaban los jíbaros para reducir las cabezas, se mantuvo en secreto hasta hace poco tiempo.


Cuando lo jíbaros entraban en contienda contra sus enemigos, una vez acabada la refriega, para poseer la fuerza y agradar a los espíritus de la guerra, el jefe vencedor cortaba la cabeza del jefe vencido. El resto del grupo pasaba a formar parte de los vencedores, sin mostrar por parte de ningún bando rencor, ira o deseos de venganza.
después se procedía a preparar la Tzantza.
Primero se realiza un corte desde la nuca al cuello para, acto seguido, tirar de la piel hasta desprenderla del cráneo, desechando el cerebro, los ojos y las partes blandas, así como los huesos.

Foto www.id-portodoelmundo.blogspot.com
La piel se introduce en agua hirviendo, se le añade un caldo de liana y otras hojas que evitan que el cabello se desprenda. Aproximadamente durante 15 minutos la piel está sumergida. Si el tiempo es mayor, corre el riesgo de pudrirse. Al sacarla del agua, la piel ya tiene la mitad de su tamaño original. Es el momento de ponerla a secar. Una vez seca, se rasca la piel por dentro para quitar los restos de carne y evitar el mal olor y la putrefacción, frotándola con aceite de carapa justo después. 

Foto www.ecuatorianoenvivo.com
Es en éste momento cuando se procede a coser el corte inicial. También los ojos y la boca se cierran como si fuera una bolsa. Se le añade una piedra o arena caliente. Se cuelga sobre el humo del fuego para desecarla, dándole forma al cuero con una piedra caliente. Es ahora cuando la cabeza acaba reduciéndose. Después se retira la arena o la piedra y se tiñe de negro toda la piel.


CABEZAS REDUCIDAS Foto www.commons.wikimedia.org
Los Shuar, término que significa gente o persona, son el pueblo amazónico más numeroso, cuyos territorios se encuentran en una amplia zona de Ecuador y Perú. Actualmente la cifra de individuos de ésta comunidad se estima en unos 80.000.
A pesar de que las zonas de influencia de éste pueblo no está bien definida, en Ecuador se extienden por las regiones del río Pastaza, Upano, Zamora y Morona Santiago, ubicándose en Perú en el norte de sus regiones amazónicas.


A partir del año 1930, con la llegada de los misioneros Salesianos, se unificaron los asentamientos repartidos por diferentes regiones. Esto provocó que en 1964 se estableciera la Federación Shuar. Pero muchos otros grupos decidieron desplazarse hasta zonas selváticas y aisladas.

Foto www.pueblosoriginarios.com
Los Shuar basan su economía de la producción de los productos que cultivan; yuca, camote, maíz, palma de chonta y plátano. La caza y la pesca, junto a la recolección de frutos e insectos, aportan a la comunidad lo necesario para la sustentación. Entre las comidas predilectas de los Shuar, está la carne asada de mono y la carne de jabalí. Y uno de sus postres más especiales y suculentos son las hormigas asadas. La chicha es un brebaje con un altísimo grado de alcohol que se bebe asiduamente.

Foto www.gsp.edu.ec
El mundo ritual de los Shuar es extenso en cuanto a dioses de su panteón espiritual. Pueblo animista, veneran valles, ríos, cascadas, y en sí toda la selva, la cual creen habitada de espíritus que viven en ella. Así mismo, cada acontecimiento de la vida, la creación del universo, la creación del mundo, la vida, la muerte y las enfermedades, tiene su propio ser espiritual. El bien fluye a través de Etsa, el mal lo hace con Iwia, la fuerza la encarna Shakaim, el agua Tsunki, así cómo, de la felicidad, se encarga Nunkui.

Foto www.pinstopin.com
Al fallecer, su espíritu (Arútam) pasará a otro ser, ya sea un hijo o un nieto, y el proceso se repetirá de forma indefinida. La persona encargada de canalizar todas las influencias espirituales es el chamán o Uwishin, líder político y mediador entre lo divino y lo mortal.
Los hombres se encargan de la caza y la protección del pueblo, dejando a las mujeres las labores de cultivo y las propias del hogar. Las viviendas son de forma elíptica- suelo de tierra, paredes con tablillas de chonta y el techo de hojas de palma-, con dos zonas diferenciadas, Ekent, un área familiar para las mujeres y niños pequeños, y Tankamash, destinada a los hijos varones y las visitas.

Foto www.vistazo.com
La vestimenta típica del Shuar es, en el varón, una falda llamada Itip hecha de algodón y pintada con tintes de colores, mientras que la mujer usa una túnica amarrada al hombro y atada a la cintura con un cordón.

Foto www.utegabriela.blogspot.com
Hoy día son muy reducidos los grupos jíbaros que aún viven en aislamiento. Es cierto que los que siguen residiendo en las profundidades de la selva, mantienen sus costumbres ancestrales. Sus territorios se extienden por zonas prácticamente inaccesibles dónde, por ahora, la civilización y su poderosa ola de destrucción no ha llegado. Sus cabañas de madera y cade, cobija a indómitos guerreros que se niegan a aceptar un solo modelo de vida y, a la espera de intrusos en sus territorios, las hogueras prenden encendidas para seguir ahumando la Tzantza.

Foto www.hispacuarela.es


Actualmente, el gran pueblo Shuar, está seriamente amenazado por las grandes compañías petrolíferas. La aparición de reservas de petróleo en sus territorios desde 1970, les está conduciendo lentamente al desastre. Sus zonas de caza y pesca se han reducido considerablemente y la contaminación de sus recursos naturales está mermando su población.
La sangre del pueblo Shuar está siendo contaminada progresivamente con cadmio y plomo que las empresas petroleras vierten en sus ríos impunemente, contaminando su medio natural de vida y diezmando sus recursos naturales.
Hoy día la maldición de los jíbaros no son pueblos belicosos con hambre de expansión y conquista. La gran amenaza que recae sobre la estirpe de éste gran pueblo amazónico, es el capitalismo corrupto, el egoísmo absurdo del ser humano unido a un progreso mal entendido, en el cual, la vida de seres humanos que decidieron un día no caminar bajo su influencia, sufren los pesares y la maldición de ver como su mundo ancestral cae derrotado sin poder hacer nada al respecto.


Aportes y Datos:
Texto de mi anterior blog Centinela del Sendero